martes, 11 de abril de 2017

Un Muy Estadounidense Desliz Freudiano

Los estadounidenses están obsesionados con idea de ser reconocidos a nivel mundial como los grandes adalides de la libertad y de la democracia. Para ello, han recurrido al revisionismo más pueril que se haya visto en los anales de la historia.

Se niegan a aceptar su parte en el genocidio más grande en la historia de la humanidad, el que fue llevado a cabo a lo largo de los siglos primero por las potencias europeas colonizadoras como España, Portugal, Inglaterra, Holanda y después por naciones americanas de nuevo cuño como Canadá, Chile, México y Argentina. Pero nada comparado con lo que ha hecho Washington al perpetuar el genocido de los pueblos originarios hasta el mismo siglo XXI

Mucho menos van a aceptar su parte en el genocidio africano, ese que combina atroces matanzas con el esclavismo al que fueron sujetos millones de habitantes de un continente que tuvo la mala fortuna de estar demasiado cerca de Europa. Su responsabilidad en ese rubro lo están manejando con un cinismo sin igual, recurriendo a cipayos como Jada Pinkett Smith, Oprah Winfrey y Al Sharpton, seres miserables que están dispuestos a traicionar la autodeterminación de su gente desviando la atención hacia temas pueriles como su presencia -sobredimensionada- en películas y series de televisión, las cuotas en becas educativas y otras ayudas gubernamentales, una negritud basada únicamente en el color de la piel y devestida de auténticos elementos históricos y culturales, por mencionar algunos.

Y ya ni hablar de su política expansionista, esa que le llevó a apropiarse de vastos territorios en la América Septentrional incluyendo la ilegal apropiación de la mitad de México, Puerto Rico, Las Filipinas y Hawaii. Política que les ha llevado a inmiscuirse en los asuntos internos de países de todo el orbe.

Pues bien, el Secretario de Prensa de la Era Trump, un típico estadounidense burdamente impreparado e inmensamente inculto que responde al nombre de Sean Spicer ha recurrido al gran monigote de paja para justificar el ataque con misiles en contra de un aeropuerto militar en Siria para según él castigar a ese país por el supuesto bombardeo con armas químicas en la población de San Sheijun en la provincia de Idlib, mismo que no ha sido confirmado y de cual solo hay reportes por parte de los Cascos Blancos, esos misteriosos hombrecillos que van a donde quiera que el Estado Islámico vaya.

¿Quién es el gran monigote de paja?

Adolph Hitler, quién mas.

Washington va a recurrir per secula seculorum a la figura de Adolph Hitler para justificar sus propias andanzas genocidas por el mundo. Y es que junto a los cien millones de seres humanos que se calcula perdieron la vida en las andanzas colonialistas, expansionistas y supremacistas, primero de los ingleses y después de los estadounidenses, el Holocausto y sus seis millones realmente palidecen cuantitativa y cualitativamente. Pero mientras Hitler sea el más maligno entre los malignos nadie volteará a verlos a ellos, piensan los yankis.

Y entonces, para justificar el ilegal bombardeo a Siria, Spicer no tuvo mejor ocurrencia que decirnos que Bashar al Assad es peor que... Hitler, sí señor, no faltaba más, Bashar al Assad es más malo que el mismísimo maligno y por eso Washington, guiado por la rectísima mano de Dios, no tenía otra opción mas que actuar de la forma que lo hizo.

La nota en Proceso nos dice que periodistas estadounidenses, celosos del relato sionista, corrigieron a Spicer, quien entonces matizó que Hitler no había utilizado armas químicas en contra de los suyos, como si los judíos alemanes no fuesen eso, alemanes... pero bueno, dejémoslo ahí.

Lo importante es que si Hitler es el maligno y Bashar el Assad es peor que Hitler por usar armas químicas... ¿dónde deja eso a Winston Churchill? Recordemos que el genocida inglés fue el primero en aprovechar la aviación para bombardear aldeas kurdas con armas químicas insistiendo en que las tribus incivilizadas merecían ese tipo de arsenal bélico. Ya en la India utilizó un método menos diabólico que las armas químicas, ahí se contentó con matar a millones de indios insurrectos... de hambre.

Para terminar y antes de presentarles la nota en cuestión solo nos queda un señalamiento: Si Bashar al Assad es peor que Adolph Hitler por usar armas químicas... ¿qué nos puede decir Spicer del uso del Agente Naranja en Vietnam y Camboya? ¿En dónde quedan los Estados Unidos en comparación con la Alemania Nazi? 

Lean ustedes:


Sean Spicer, secretario de Prensa del gobierno de Estados Unidos, comparó al presidente de Siria, Bashar al Assad, con el dictador alemán Adolfo Hitler, luego de que oficiales de la Casa Blanca acusaron a Rusia de encubrir al régimen sirio.

Durante su conferencia de prensa diaria y en un esfuerzo por avergonzar a la alianza rusa-siria, el funcionario aseguró que en la Segunda Guerra Mundial no se usaron armas químicas y expresó: “Tenías a alguien tan despreciable como Hitler quien no se rebajó a usar armas químicas”.

Ante esa afirmación, una periodista le pidió aclarar la idea; entonces Spicer tartamudeó y hasta olvidó el término “campos de concentración”, que sustituyó con “centros de Holocausto”.

Peor aún, Sean Spicer contradijo su anterior afirmación sobre Hitler al admitir que el líder alemán sí utilizó armas químicas:

“Cuando se trata de gas sarín, no estaba usando el gas contra su propia gente de la misma manera que Assad lo está haciendo… (Hitler) Lo llevó a centros de Holocausto, entiendo eso”, agregó.

Tras el yerro, y en entrevista posterior con la cadena televisiva CNN, el secretario de Prensa de la Casa Blanca ofreció disculpas por sus comentarios.

“Incorrectamente hice una referencia inapropiada e insensible al Holocausto, que no tiene comparación”, admitió. “Y por eso me disculpo. Fue un error hacer eso”, dijo.

En otro tema, el vocero se refirió a las declaraciones del presidente Donald Trump contra Corea del Norte.

“Creo que (Trump) mantiene todas sus cartas sobre la mesa. Y como mostró la semana pasada con respecto a Siria, cuando el presidente está dispuesto a actuar, va a ser decisivo y proporcional para hacer muy clara la postura de Estados Unidos”, aseguró.

Así lo dijo luego de que oficiales de la Casa Blanca aseguraron en una conferencia de prensa que Moscú intentó “encubrir” al régimen sirio. Aseguraron que el ataque contra la población civil se planeó desde finales de marzo.

“Creemos que es una pregunta que merece hacerse a los rusos acerca de cómo es posible que sus fuerzas estuvieran colocadas con las fuerzas sirias que planearon, prepararon y llevaron a cabo este ataque de armas químicas en la misma instalación y no tenían conocimiento“, añadieron.





°