miércoles, 5 de abril de 2017

Un Acto a la Altura

Durante lustros exigieron el desarme de ETA. Insistían en el mantra aquel de "O votos o bombas". Le llamaron "los años del plomo".

Y de pronto, hace cinco años, lo que tanto pidieron se les concedió. Primero un cese unilateral de toda actividad armada, después el anuncio del inicio de un proseco de Desarme, Desmoviliación y Reinserción, más tarde pasos en firme en esa dirección.

Lo obstaculizaron al punto que por parte de ETA hubo que tomar una decisión tras el operativo en Luhuso, si los estados no aceptaban la entrega de las armas, estas serían entregadas al mismo pueblo vasco que tanto anhelaba cerrar un ciclo para iniciar un proceso de paz y reconciliación.

Ese camino culminará en Baiona dentro de tres días y los quejosos de siempre ahora hablan de celebraciones y de un acto meramente propagandístico que humillará a las víctimas, sus víctimas, claro.

Nada les satisface, ellos prefieren la atmósfera enrarecida, llena de amenazas, preñada de enfrentamientos estériles.

En Deia se ha publicado este artículo en el que Anaiz Funosas pone los puntos sobre las íes con respecto a la cita en Baiona:


Afirma que Hollande puede terminar su mandato "poniendo en marcha el  tren de la resolución del conflicto"

Anaiz Funosas, presidenta de Bake Bidea, colectivo de Iparralde en favor del proceso de paz e impulsor del Foro Social, ha  afirmado que el 8 de abril no va a haber "celebración" ni va a ser  "un día de humillación", sino "una ventana a la solución". Además, ha  afirmado que el presidente del Gobierno francés, François Hollande,  puede concluir su mandato "poniendo en marcha el tren de la  resolución del conflicto".

En una entrevista concedida al diario euskaldun 'Berria', Funosas ha señalado que el 8 de abril "va a ser un  grito desde el punto de vista de la participación de la sociedad  civil" porque en "Iparralde estamos convencidos de que, a partir de  ahí, llegará el desbloqueo y el avance".

En este sentido, ha afirmado que, hace cinco años, "pocos pensaban  que la participación de la sociedad civil era fundamental en un  proceso de paz". No obstante, ha manifestado que "el trabajo de  hormiga que se ha hecho durante años ha dado sus frutos en este caso,  y ha quedado claro que ése es el camino hacia una paz justa y  duradera".
"Este proceso comenzó a partir de la iniciativa de tres personas  conocidas, pero ni esas personas ni nadie tiene la voluntad de  celebrar nada. Lo del sábado no va a ser una celebración, porque no  va a concluir nada", ha añadido.

A su juicio, a partir del sábado, todos tienen que afrontar "las  cuestiones más dolorosas". "Algunos temen que lo del sábado vaya a  ser un día para la humillación. No, no lo va a ser. A todos nos  corresponde respetar el espíritu del 8 de abril. Debe ser otra  ventana hacia la solución. Para Euskal Herria, la primera ventana fue  Aiete, en noviembre de 2011, y ésta es la segunda", ha añadido.

Anaiz Funosas ha manifestado que, "cuanto más participativo sea el  proceso, hay más seguridad de que no se retroceda en los avances  dados". En esta línea, cree que hay dos opciones: 'O haces un proceso  como siempre se ha hecho en Euskal Herria, entre un grupo armado, los  estados y los partidos; o lo haces de otra manera, con agentes  sociales. Nosotros somos favorables a este último modelo", ha  indicado.

Gobiernos español y francés

Según ha explicado, a los Gobiernos francés y español "se les ha  puesto difícil que obstaculicen lo del 8 de abril". "Cuando los  'artesanos de la paz' hicieron lo de Luhuso, el Estado francés tomó  una medida. Ahora sabe que, si entra, va a entrar contra un apoyo  amplio. Además, tenemos una nueva institución, y su presidente  Etxegarai está implicado con empeño desde Aiete", ha manifestado.

A su juicio, "los estados no han gestionado racionalmente el  proceso durante cinco años". "Ahora esperamos que gestionen  racionalmente lo del 8 de abril, no obstaculizando el desarme", ha  señalado.

Tras indicar que "algunos pueden interpretar que es pura  provocación el anunciar un día (para el desarme)", ha explicado que,  para ellos, tiene dos sentidos: "Por un lado, decirle a Francia que  tiene una tarea a partir del 8 de abril. Hollande tiene una  oportunidad para terminar positivamente su mandato. De lo contrario,  va a quedar como un presidente que no ha hecho nada en el conflicto.  Comenzó su mandato con la muerte de un preso vasco. Lo que le decimos  es que puede terminar poniendo en marcha el tren de la resolución del  conflicto", ha aseverado.

Anaiz Funosas ha destacado que "el segundo efecto" del 8 de abril  "es decirle a Francia que deje hacer". "Sabemos quién va a estar en  el poder hasta el 23 de abril (primera vuelta de las elecciones  presidenciales), pero luego no, y eso también se ha valorado", ha  reconocido.

En este sentido, ha indicado que, a partir del sábado, quieren  "continuar con un trabajo permanente" con prioridades como "la vuelta  a casa de los presos y refugiados, el reconocimiento de todas las  víctimas y la convivencia, el relato y la memoria".

"El 8 de abril va a ser una liberación de fuerzas y debemos lograr  acuerdos, sobre todo me refiero a Hego Euskal Herria. La lección de  los de Luhuso es ésa, que a partir de acuerdos amplios logras hitos y  poner los cimientos de un avance firme", ha manifestado.

Asimismo, ha subrayado que lees gustaría que "continuara la marca  de 'artesanos de la paz' o de pacificadores porque es una sigla  activadora socialmente".

"Luego hay instrumentos como el Foro Social Permanente o Bake  Bidea que queremos que se llenen de personas y agentes, y esperamos  que haya voluntad también por parte de instituciones y agentes  políticos. Constituyamos poco a poco un acuerdo de paz. Necesitamos  un acuerdo que sea nuestro, porque todos nosotros somos la garantía.

Estamos construyendo un ejercicio que nunca se ha visto, un nuevo  modelo", ha apuntado.
Por último, ha recordado que los Estados "han dicho hasta ahora  que ETA aún está armada, y han basado en eso muchas medidas  extremas". "A partir del sábado ese argumento se va a caer", ha  concluido.

Foro Social

Por su parte, el portavoz del Foro Social Permanente, Agus Hernán,  ha manifestado que, "más que un logro, el desarme y su proceso son  otro paso importante, fundamentales para la gestión de las  consecuencias que quedan".

"En la postura de algunos se nota un impulso político, y detrás de  eso, está el debate vencedor-vencido. Debemos construir una paz que  abandone esos conceptos. Sobre los conceptos vencedor-vencido no se  puede construir la convivencia, se debe construir sobre todos los  sufrimientos y todas las víctimas", ha explicado.

A su entender, el proceso emprendido ahora "se cimenta sobre un  trío: los de Luhuso, las instituciones vascas y los agentes  internacionales". "Los 'artesanos de la paz' han pedido que  participen al Gobierno de Navarra, a la Mancomunidad de Iparralde y  al Gobierno vasco, así como a los verificadores internacionales. Por  lo tanto, deben acordar las cosas entre todos. A saber cuantas  reuniones ha habido durante estas semanas en todos los ámbitos, y las  que va a haber, para que el desarme salga bien y acordar el carácter  del día", ha añadido.

Hernán ha indicado que "en Iparralde hay costumbre de construir  comunicaciones básicas entre la sociedad civil y los electos, y en  Hegoalde esa cultura es menor".

"Es verdad que en Hegoalde la dimensión de la tragedia del  conflicto es mucho mayor: más de mil muertos causados por una parte y  por otra, en su momento hubo unos 800 presos, miles de denuncias de  torturas, heridos, etc. Todo eso ha creado una desconfianza en los  mbitos políticos", ha dicho.

En este sentido, no comparte que se afirme que "el tema del  desarme de ETA está amortizado". "No estoy de acuerdo, no está  amortizado. Puede que en el ámbito técnico sí, pero el proceso de paz  no está amortizado, y la gente quiere construir el futuro y la  convivencia sobre una paz justa", ha afirmado.

Asimismo, cree que en el Estado español se ha visto "una pequeña  evolución". "Por lo menos, no tenemos datos de que vayan a  obstaculizar el desarme. Ahí están sus declaraciones, y esperamos que  mantengan esa postura. De todos modos, a día de hoy, no tenemos  ninguna garantía sobre lo del sábado", ha asegurado.

En este sentido, ha explicado que, "desde que ETA diera por  finalizada su actividad armada en 2011, el proceso de paz se ha  gestionado desde las trincheras de cada uno". "En cambio, se ha  logrado una conformidad en torno a su desarme. Ha habido generosidad  por parte de todos. Hemos construido el campo base y, a partir de  ahí, ahora debemos pasar a mayores consensos", ha añadido.

Tras señalar que ellos no tienen "la llave de las cárceles",  considera que, "si en Euskal Herria se logra un amplio acuerdo en  torno a los presos", seguramente se conseguirá "que los estados se  muevan". "Ahora la posición de los estados se ha movido con el  desarme. *Por qué? Porque ha habido un amplio consenso en Euskal  Herria", ha concluido.





°