viernes, 21 de abril de 2017

Manifiesto Catalán por el Referéndum

Destrabado el proceso vasco en Baiona, el tren soberanista vuelve a ponerse en marcha en Catalunya según nos informa esta nota de Naiz:


El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, el vicepresidente, Oriol Junqueras, y el resto de miembros del Govern han firmado un manifiesto en el que se comprometen «todos y cada uno» a «organizar, convocar y celebrar» un referéndum sobre la independencia de Catalunya.

Carles Puigdemont ha proclamado que el Govern reafirma solemnemente su voluntad de hacer el referéndum «pese a las amenazas» que pesan contra esta votación.

El president ha afirmado que el compromiso de impulsar la consulta es de todos: «No la hacemos a dos o a cuatro manos. Son muchas manos las que lo organizarán, convocarán y celebrarán».

Por su parte, Oriol Junqueras también ha hecho especial hincapié en la unión del Ejecutivo catalán con la tarea de organizar la consulta: «Todos nos tenemos de conjurar, todos nos conjuramos en el sentido más generalista de la palabra. Juramos conjuntamente que haremos todo lo que nos corresponde».

El Govern ha buscado escenificar unidad compareciendo en pleno en el Pati dels Tarongers –el patio central de la sede del gobierno catalán–, en un acto que ha durado 20 minutos y en el que también han acudido más de un centenar de altos cargos, entre secretarios y directores generales, que se han colocado en tarimas tras los consellers.

El manifiesto lo han firmado uno por uno el presidente, el vicepresidente, los 13 consellers y el secretario del Govern, Joan Vidal de Ciurana, y la encargada de leerlo ha sido la directora de la Institución de la Lletres Catalanes, Laura Borràs.

En el manifiesto se repasan la Guerra de Sucesión, el Decreto de Nueva Planta y la dictadura franquista, y se carga contra la «falta de respeto democrático» del Estado español hacia Catalunya.

El documento afirma que asegura que Catalunya se encuentra en una «encrucijada histórica» en la que chocan dos voluntades: la voluntad institucional y social de organizar el referéndum, y la reiterada oposición tanto de las Cortes como del Gobierno español, que solo apuesta por la vía judicial y no por el diálogo.

El manifiesto acaba con los mismos tres verbos con los que ha insistido Puigdemont: «Convocar, organizar y celebrar» un referéndum, y desde la Generalitat se asegura que el texto busca tener una carga simbólica y no jurídica, buscando evitar así que puedan haber eventuales impugnaciones.







°