sábado, 8 de abril de 2017

La CIV Avala Desarme de ETA

Los observadores internacionales que conforman la CIV han avalado que hoy, 8 de abril de 2017, la organización antifascista vasca ETA, en congruencia con el llamado a la paz y reconciliación lanzado desde Aiete, ha culminado el proceso de desarme iniciado unilateralmente hace ya más de cinco años.

ETA ha cumplido.

Ahora falta ver lo que harán París y Madrid con respecto al proceso de paz y reconciliación, qué pasos darán las dos metrópolis de turbio pasado colonialista y genocida con respecto a la superación del conflicto para así asegurar la convivencia, respetando claro está los derechos civiles y políticos del pueblo vasco, garantizados por el Pacto Internacional del cual son signantes ambos estados.

Aprovechamos también para felicitar a los integrantes de la CIV por mantenerse firmes en su compromiso, sabemos que tanto el régimen español como el francés son muy capaces de amenazar, amedrentar e incluso a criminalizar a cualquiera que se atreva a interceder por los vascos.

Les compartimos este artículo publicado en Naiz:


La Comisión Internacional de Verificación ha confirmado que ha puesto en manos de las autoridades francesas la información relativa a los depósitos de armas de ETA tras haberla recibido a través de uno de los artesanos de la paz. «Este paso constituye el desarme de ETA», ha afirmado Ram Manikkalingam.

@zalduariz

A primera hora de esta mañana, con el alcalde de Baiona y presidente de la Mancomunidad, Jean René Etchegaray, en el papel de anfitrión, la Comisión Internacional de Verificación ha recibido de manos del artesano de la paz Txetx Etcheverry la lista con las localizaciones de las «armas, municiones y explosivos» de ETA, que han trasladado «inmediatamente» a las autoridades francesas, en cuyas manos queda ahora la custodia del arsenal. «Este paso constituye el desarme de ETA», ha sentenciado el portavoz de la CIV, Ram Manikkalingam, ante la numerosa prensa congregada en el auditorio del Ayuntamiento de Baiona.

Según ha difundido ‘Le Monde’, serían ocho los depósitos de armas, lo que desmiente las informaciones previas difundidas por otros medios franceses, que cifraban en doce las localizaciones.

Manikkalingam ha afirmado que la responsabilidad de «asegurar y recoger» los arsenales de ETA queda en manos del Estado francés y que, por tanto, el trabajo iniciado por la CIV el 28 de setiembre de 2011 para verificar el final definitivo de la actividad armada de la organización concluye. «La Comisión no estará involucrada en esta fase», ha subrayado.

El verificador ha puesto en valor el trabajo de la Comisión, recordando el primer paso en el desarme dado en enero de 2014, al que siguieron declaraciones de apoyo a la CIV en los parlamentos de Iruñea y Gasteiz. De hecho, Manikkalingam ha agradecido el papel del lehendakari, Iñigo Urkullu, ausente en el acto de hoy.

Dos sacerdotes de renombre

Junto a Manikkalingam han comparecido en Baiona, además de Etchegaray y Txetx Etcheverry, el también artesano de la paz y presidente honorífico de la Liga de los Derechos Humanos francesa Michel Tubiana y, a modo de paraguas, dos sacerdotes de renombre: Matteo María Zuppi y Harold Good.

El primero es arzobispo de Bolonia, figura cercana al Papa Francisco y estrechamente vinculado a la Comunidad de San Egidio, grupo influyente dedicado a la diplomacia paralela, conocido también como la «ONU de Trastevere». Por su parte, Good es pastor protestante norirlandés, principal verificador del desarme de IRA junto al fallecido sacerdote católico Alec Reid.

Jornada histórica

El primero en tomar la palabra ha sido el alcalde de Baiona, Jean-René Etchegaray. En su papel de anfitrión, ha puesto en valor que se trata de una jornada «histórica». El principal cargo institucional de Ipar Euskal Herria ha recordado que se trata del «último conflicto armado de Europa» y ha puesto en valor el camino transitado desde la conferencia de Aiete, en 2011.

«El proceso de paz suponía también el desmantelamiento del arsenal de ETA», ha explicado. Por último, ha reivindicado el papel de la sociedad civil y las instituciones vascas implicadas en el proceso de desarme, antes de dar paso a la intervención de Ram Manikkalingam.





°