viernes, 7 de abril de 2017

La Ceguera de Zoido

Madrid sabe muy bien que la ONU es una institución desdentada, el reciente bombardeo de Estados Unidos a Siria por una ataque de falsa bandera con armas químicas lo confirma. 

Así que, ya culminado el desarme de ETA y a cinco años de la apuesta unilateral por la paz y la concordia generada en Aiete, se dan el lujo de negar algo que puede ser fácilmente verificable por la OMS. Así es como Juan Ignacio Zoido, quien dejase claro que Madrid se reserva el derecho de violentar el movimiento popular solidario en Baiona mañana 8 de abirl, con su habitual petulancia afirma que no existen presos políticos vascos gravemente enfermos. De ese tamaño su prepotencia.

Les compartimos esta nota publicada en Naiz:


El ministro español del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha negado que existan presos vascos gravemente enfermos que deban ser excarcelados a causa de su mal. Ante la interpelación presentada por Marian Beitialarrangoitia, que ha nombrado los 12 casos más sangrantes, se ha limitado a asegurar que «se cumple la ley».

Alberto Pradilla
«En ningún caso los presos enfermos revisten gravedad para ser excarcelados». Así ha zanjado el ministro español del Interior, Juan Ignacio Zoido, la interpelación presentada por la diputada de EH Bildu Marian Beitialarrangoitia. La independentista se había interesado por el estado de 12 presos gravemente enfermos y ha instado al Ejecutivo español a ponerlos en libertad o facilitar una prisión atenuada. No había nadie al otro lado.

El ministro, atrincherado en el discurso de «sabemos quiénes son las víctimas y quiénes los asesinos», ha negado la mayor, asegurando que los represaliados vascos no padecen ningún mal que recomiende su libertad.

«No existe ningún condenado que no pueda ser atendido», ha asegurado Zoido, muy centrado en negar la existencia de una política penitenciaria de excepción. Cierto es que en anteriores intervenciones había asegurado que los presos vascos están sometidos al mismo reglamento que otros y hoy ha modificado su posición, limitando esta a la normativa «antiterrorista».

También ha hecho referencia a la circular filtrada por «El País» en la que se vetaba las excarcelaciones a no ser que los presos enfermos fuesen a fallecer «con razonable certeza» y «a muy corto plazo». No solo ha reconocido su validez, sino que ha defendido que «es respetuosa con el principio de jerarquía normativa». «La circular no vincula ni a jueces ni a tribunales», ha asegurado, obviando que Instituciones Penitenciarias, que depende directamente de Interior, también tiene capacidad para excarcelar.

Beitialarrangoitia ha denunciado que «la legislación no se está cumpliendo» y ha mostrado su deseo de que «no ocurra un desenlace fatal».

En el inicio de su intervención, la diputada abertzale a recordado los casos de Jagoba Cobo, Manu Azkarate, Josetxo Arizkuren, Garikoitz Arruarte, Iñaki Etxeberria, Gorka Fraile, Joseba Borde, Txus Martin, Aitzol Gogorza e Ibon Iparragirre.
La mayoría política de Errenteria reclama la libertad del preso enfermo Aitzol Gogorza

Los ediles de EH Bildu, Irabaziz y PNV en el Ayuntamiento de Errenteria han comparecido conjuntamente este veirens para pedir la libertad de Aitzol Gogorza por medio de la aplicación del artículo 100.2, que contempla la salida de prisión de los presos con enfermedades graves e incurables para que puedan recibir un tratamiento adecuado.

Los representantes de dos tercios del pleno municipal han dado a conocer su petición coincidiendo con el Día Mundial de la Salud. Gogorza sufre «un trastorno obsesivo compulsivo desde hace varios años, a lo que hay que añadirle una derivación depresiva con un alto riesgo de autolisis».

En la actualidad se encuentra encarcelado en Basauri. En los últimos años ha tenido que ser ingresado 28 veces, dos de ellas por tromboembolismos pulmonares.

«Dejando a un lado nuestras diferencias ideológica y tomando como base el respeto de los derechos humanos y el derecho a la salud de todas las personas, también para las que están privadas de libertad, reivindicamos la aplicación del artículo 100.2 en el caso de Aitzol Gogorza» , han indicado.









°