domingo, 9 de abril de 2017

En Nuestras Manos

Alberto Spectorovsky es uno de los héroes que ha apostado todo por el desarrollo del proceso abierto en Aiete hace ya más de cinco años como integrante del GIC.

Su valoración de lo sucedido ayer en Baiona es clara, se llegó a ese hito de forma unilateral y de la misma forma se seguirán desarrollando todas las demás etapas, que es más o menos lo que significa el nombre de la iniciativa Gure Esku Dago... está en nuestras manos.

Y así será, solo el tiempo y el compromiso del pueblo vasco para con su autodeterminación terminarán por romper el cerco tendido por los estados francés y español. Después de todo, los vascos ya estábamos en Euskal Herria antes de la llegada de los romanos, y los romanos ya no están; antes de la llegada de los godos, y los godos ya no están; antes de la llegada de los vikingos, y los vikingos ya no están; antes de la llegada de los franceses y los españoles... y algún día ellos ya no estarán.

Alberto puede estar tranquilo. Es un problema de condiciones internacionales, eso no hay forma de negarlo sin caer en cínicas negaciones, pero encontrado el hilo, el pueblo vasco encontrará a su interior la forma de desenredar la madeja.

Aquí les dejamos con la información encontrada en la página Expansión:


El mediador Alberto Spectorovsky, uno de los integrantes del denominado Grupo Internacional de Contacto que impulsó Brian Currin, ha considerado que el desarme de ETA es "sumamente particular" por ser "prácticamente unilateral" y por la "implicación de la sociedad civil". Asimismo, ha considerado que el Gobierno español "tendría que haber respondido de otra manera a todo, pero no lo va a hacer" y resolver las "consecuencias del conflicto" va a ser "un problema interno dentro de la sociedad vasca".

En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, se ha pronunciado de este modo en relación a la entrega de armas de este pasado sábado, fruto de "un poco una decisión unilateral que fue facilitada por todos factores dentro de la sociedad y la política vasca, o por lo menos los partidos que estaban de acuerdo, entre ellos inclusive el PNV y el Gobierno vasco".

"Creo que han sido fundamentales en crear el marco que permita que esto se realice", ha valorado Spectorovsky, que ha destacado que se trata de un "desarme es sumamente particular" que no tiene "absolutamente nada que ver con otro conflicto internacional", teniendo en cuenta "la implicación de la sociedad civil" y que "prácticamente es unilateral".

Según ha explicado, esto era "algo que nosotros habíamos pensado hacia mucho tiempo", en el sentido de que, dado que "no había ninguna participación por parte de España, esto podía hacerse frente al pueblo vasco, a la sociedad y a los partidos políticos vascos". "ETA no lo quería, creo que el PNV lo proponía en su momento, por último creo que fue la decisión justa", ha apuntado.

A su entender, el Gobierno español "tendría que haber respondido de otra manera a todo, pero no lo va a hacer". "No lo hizo ahora, no lo hizo antes ni creo que lo vaya a hacer en el futuro", ha augurado.

Problema interno

En este sentido, ha afirmado que "sigue siendo un problema interno dentro de la sociedad vasca, en donde van a tener que resolver sobre las consecuencias del conflicto".

En su opinión, "quizá lo único que España podría hacer es acercar a los presos, sin necesidad de entrar en ningún cambio constitucional, ni de ley ni de nada", pero, "fuera de eso, las consecuencias del conflicto, cómo se analiza el pasado, cómo se analiza el futuro, eso lo va a tener que hacer la sociedad vasca consigo misma".

Por otro lado, ha considerado que no se ha producido un cambio en la actitud del Gobierno francés, al que ve "pragmático" para "facilitar" que se produzca el desarme, mientras que el Ejecutivo español tiene "muchas más susceptibilidades con respecto a esto".






°