lunes, 17 de abril de 2017

El Aberri y el Bidasoa

Les presentamos la crónica elaborada por Gara con respecto a los dos aberris soberanistas celebrados uno en Gernika y el otro en Uztaritze:


Gernika y Uztaritze no dejaron ayer lugar a otras lecturas que no sean la existencia de un notable respaldo popular al derecho a decidir, sin embages. A un lado del Bidasoa, una multitud avaló activar una mayoría social independentista y al otro, más pasos para n país que ya ha comenzado a andar

Nerea Goti

No parecía que el sol fuera a brillar ayer en Gernika ni que una multitud llegara a abarrotar la Plaza de los Fueros en apenas unas horas y, sin embargo, ambas cosas sucedieron sumando simbolismo a una cita muy marcada por la historia y la memoria, pero también por la determinación de una multitud de iniciar un camino para decidir el futuro en libertad y la idea de que este Aberri Eguna marca la apertura de un nuevo ciclo impulsado por la fuerza de la sociedad demostrada en Baiona o durante la última edición de Korrika. Es el signo de un pueblo «en movimiento, que no se puede detener», tal y como manifestó Txutxi Ariznabarreta.

Primero se lanzó la reivindicación y luego llegó la celebración. Centenares de personas fueron sumándose a la manifestación tras el lema “Askatasuna eta Bakea. Euskal Herriak erabaki” que abrió a mediodía los actos organizados por la red Independentistak y Gernika Batzordea. En la movilización participó una importante representación de cargos de EH Bildu, con las parlamentarias Maddalen Iriarte y Jasone Agirre a la cabeza, representantes del sindicato LAB, así como el exlehendakari Juan Carlos Garaikoetxea, que acudió acompañado de Rafa Larreina, y una importante delegación de jóvenes representantes de naciones sin estado invitados a los actos por la organización juvenil Gazte Abertzaleak.

Notable fue también la presencia de grupos de jovenes llegados de Igorre tras participar desde el jueves en el Gazte Akelarrea de Ernai y Aitzina.

Junto a ikurriñas y banderas navarras, numerosa fue también la presencia de esteladas, como nutrida fue la representación del independentismo catalán en Gernika. A la manifestación acudió la vicepresidenta de Udalbiltza, Iratxe Lopez de Aberasturi, acompañada de Jordi Gaseni, de la Asamblea de Municipios por la Independencia (AMI) de Catalunya.

Bajo el mismo sonido de las sirenas que hace 80 años advirtieron del bombardeo, la cabeza de la manifestación tuvo que abrirse paso entre el gentío. Los y las joaldunak a la cabeza y un gran grupo de txistularis animaron el recorrido entre gritos de “Independentzia” y “Jo ta ke irabazi arte”.

A la llegada a la plaza, la manifestación dio paso a un acto, que abrió el cantante Rafa Rueda, después de que se desplegara el telón para dejar a la vista una imagen del “Guernica” en el que Picasso dejó impreso el horror de la guerra. Con el cuadro de fondo se sucedieron mensajes como el leído por Edorta Jimenez, en el que el escritor esbozó retazos de un pasado marcado por «huesos bajo la tierra y mentiras sobre ella» y el presente de un pueblo que piensa en educación, unión, solidaridad, igualdad y presos.

«Comencemos a caminar o moriremos», indicó en un hermoso pasaje, en el que recordó «tiempos de destrucción, muerte y mentira», rememoró centenares de muertes por hambre y enfermedades entre 1938 y 1942 que no aparecen en las fotos pero sucedieron también «en este punto cero de la historia» y animó a otros pueblos del estado, como andaluces y extremeños a caminar «con nosotros», porque la transformación comenzará aquí, según expresó.

Sobre el escenario siguieron la conversación de Zuriñe Hidalgo e Iñaki Aurrekoetxea dando voz a quienes durante décadas fueron silenciados pero dejaron su mensaje a los más pequeños, y la intervención de Xabin Ibazeta, de Gernika Batzordea, que dedicó una bienvenida a los refugiados de hoy, tras recordar que miles de vascos fueron empujados al exilio. Tal y como subrayó, «la propaganda de guerra, la condena al silencio o el exilio» no consiguieron aniquilar un pueblo que revivió. Una nación que se renueva y enriquece también continuamente «con los de aquí y los de allí», destacó.

Ibazeta, que recordó a naciones que ya han iniciado su camino como Escocia o Catalunya, cedió la pablar a Francesc Ribera concejal del municipio catalán de Berga, que intervino en euskara y castellano. Zanjó tajante que en Catalunya va a haber un referéndum. «Lo vamos a ganar y lo vamos a aplicar», subrayó, para agregar que las esteladas deberán seguir ondeando hasta que se incorporen el resto de los países catalanes y «se conquiste el pleno poder popular».

«Más pasos» en Uztaritze

A la determinación de comenzar a andar lanzada desde Gernika por organizaciones ciudadanas se sumó en Uztaritze un acto de conmemoración del Aberri Eguna organizado también por un grupo de ciudadanos soberanistas, en el que estuvo presente la apuesta de la sociedad de Ipar Euskal Herria por dar nuevos pasos en un país que ya está en construcción.

A primera hora de la mañana diferentes movimientos y organizaciones pudieron dar a conocer sus reivindicaciones antes de la salida de una manifestación que reunió a 1.300 personas en la localidad de Lapurdi. En la misma participaron el presidente de Udalbiltza, Luis Intxauspe, acompañado por representantes de la asociación de municipios catalanes AMI, junto a los parlamentarios de EH Bildu en las cámaras de Gasteiz e Iruñea Pello Urizar y Adolfo Araiz, así como la representante de EH Bai Anita Lopepe, el dirigente de Sortu Xabi Larralde y Nicolas Blain, de Batera, entre otros. A la cita acudieron también jóvenes de Aitzina.

En el acto que cerró la movilización, Grazi Etxebehere destacó que 2017 es un «año histórico» en el que la creación de la Mancomunidad ha supuesto un gran paso que debe celebrarse pero «no es suficiente», ya que no reúne las competencias necesarias «para construir el futuro ni asegurar el derecho a decidir». «La independencia es la única garantía» y «hay que ganarla paso a paso», manifestó.

Etxebehere se refirió asimismo a la situación abierta tras el desarme de ETA, sobre la que remarcó que el conflicto político que se vive en Euskal Herria no surgió con el nacimiento ETA ni acabó con el acto del pasado 8 de abril en Baiona, sino que la solución debe llegar «en una nueva fase, en la que todos los agentes deben trabajar en diferentes campos»

Como en Gernika, en Uztaritze la celebración del Aberri Eguna se alargó durante horas en diversos actos preparados por la iniciativa ciudadana y con un marcado ambiente festivo, del que los participantes destacaron la presencia de diferentes generaciones juntas.





°