domingo, 9 de abril de 2017

Crónica del 8 en Baiona

Les ofrecemos la crónica que el periódico mexicano La Jornada ha publicado con respecto a la culminación del desarme de ETA:


Paso de gran importancia: Francia; acto mediático: España

Armando G. Tejeda

Euskadi Ta Askatasuna (ETA, País Vasco y Libertad) es ya una organización "revolucionaria" y "socialista" oficialmente desarmada. En cumplimiento del anuncio que hizo hace dos semanas, el grupo armado entregó a autoridades francesas este sábado la ubicación de los ocho escondites donde conservaban su arsenal. Tenía más de 3 mil kilos de explosivos, 118 armas de grueso calibre y miles de detonadores, entre otros materiales. El armamento se encuentra ya en manos del Estado francés.

París reconoció que ETA ha dado "un gran paso" hacia la paz definitiva, mientras el gobierno español, del derechista Mariano Rajoy, advirtió que "no habrá impunidad" para los miembros de la organización, pese al desarme.

A las 8 de la mañana, el profesor Ram Manikkalingam, presidente de la Comisión de Verificación del Desarme, entregó a las autoridades francesas la lista con la ubicación de los ocho escondites en los se encontraba el arsenal de ETA, dispersos en distintas zonas del sur de Francia.

ETA surgió en 1959 para crear un Estado propio para el País Vasco y oponerse a la violenta dictadura de Francisco Franco. Fue actor central de la política española y francesa, tanto por la importancia de su movimiento secesionista como por la dureza y espectacularidad de algunos de sus atentados.

Militantes de ETA fueron los responsables de la muerte del que estaba llamado a ser el sucesor del dictador Franco en la última etapa de su vida, el general Luis Carrero Blanco, abatido en 1973 con un coche bomba.

ETA perpetró numerosos atentados, que costaron la vida a 829 personas y heridas en miles, al tiempo que sufrió durante años la llamada guerra sucia, cometida por las propias instituciones policiales del Estado español por conducto de los ilegales Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), que torturaron, desaparecieron, asesinaron y secuestraron a cientos de miembros o simpatizantes de ETA, además de personas sin relación con el grupo armado.

Los GAL fueron apoyados y financiados por el gobierno del ex presidente socialista Felipe González, quien recientemente dijo arrepentirse de no haber "volado por los aires a toda la cúpula de ETA" cuando tuvo la oportunidad.

La decisión de ETA de decretar el "cese definitivo de la lucha armada" se adoptó el 20 de octubre de 2011 y no hubo marcha atrás. Con el paso del tiempo se ha consolidado el proceso de pacificación en la región. Después de insistir por varias vías, incluidos los mediadores internacionales, para que los estados francés y español se involucraran en el procedimiento de desarme, siempre encontró una negativa por respuesta. Por ello decidió entregar sus armas por conducto de los mediadores.

Así, 172 ciudadanos participaron como voluntarios en la entrega de los arsenales, que se trasladaron hasta el lugar fijado por la organización armada para llevar a cabo la búsqueda, identificación y finalmente cesión del material a las autoridades francesas; bajo la protección de los mediadores internacionales, todos con amplía trayectoria profesional en la resolución de conflictos internacionales.

"Hoy he recibido de un representante de la sociedad civil información relativa a la localización de armas. Esta información ha sido puesta a disposición de las autoridades francesas. Ellas serán quienes aseguren y localicen el arsenal de ETA", explicó el profesor Ram Manikkalingam, presidente de la Comisión de Verificación Internacional.

El mediador explicó que "hemos desarmado al último grupo autóctono de Europa, con lo que ha sido un nuevo modelo de desarme y verificación, porque hay dos estados involucrados".

El gobierno francés se pronunció en la voz del ministro del Interior, Matthias Fekl, quien afirmó que el desarme de ETA es "un gran paso de innegable importancia". El gobierno español, sin embargo, mantiene su rechazo al proceso de desarme, en el que se ha limitado a advertir que el único comunicado que esperan de ETA es en el que "anuncien su disolución".

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoilo, minimizó el desarme al sostener que se trata de "un acto mediático cuyo único objetivo es sacar rédito político a lo que no es sino su derrota definitiva". Añadió: "ETA no tiene futuro y no habrá impunidad".

El gobierno vasco, presidido por el nacionalista moderado Íñigo Úrkullu, señaló que "todas y cada una de las víctimas son hoy sujetos y partícipes principales de este logro democrático", y reconoció que el paso dado por ETA es crucial para la construcción de un futuro en paz para la región.

Horas después de que la organización entregó sus arsenales, decenas de miles de personas se manifestaron en la localidad vasco-francesa de Bayona para respaldar la medida adoptada por el grupo armado de forma unilateral.

La mayoría de los manifestantes eran simpatizantes o militantes de la llamada "izquierda abertzale", o separatista, afín a las tesis independentistas de ETA desde hace décadas y que ahora, después de un largo proceso de debate y reflexión, han decidido apostar definitivamente por las vías pacíficas para lograr sus objetivos políticos, que siguen siendo la autodeterminación del País Vasco y la secesión del Estado español para la construcción de un nuevo Estado en el que estén todas las provincias vascas, incluida la francesa (Iparralde).

Los manifestantes también respaldaron a ETA y a los agentes políticos y sociales que han participado en el proceso de paz en al menos dos peticiones concretas del grupo armado: la reagrupación de los presos vascos a cárceles de la región, para que, los que no puedan ser liberados por cuestiones humanitarias o en función de la propia legislación española, cumplan el resto de su condena cerca de sus familias. Y, la segunda, que todos los presos enfermos gravemente sean liberados lo antes posible para que puedan vivir el resto de sus días fuera de prisión. Hasta el momento, tanto el gobierno francés como el español se niegan a ceder en estos puntos.

"El desarme ayuda a la paz, pero el desarme no es la paz, se trata de un proceso más complejo", aseguraron en representación de los llamados "artesanos de la paz", Mixel Berhokoirigoin y Michel Tubiana, quienes añadieron que "este es un acto de confianza, que trae seguridad, pero que va más allá, porque demuestra inteligencia, que se ubica por encima de la fuerza. Nada será igual a partir de hoy, después de romper los muros de Madrid y París. El desarme es algo positivo. Todo el mundo debería alegrarse. Tenemos que aprender a convivir juntos, luchar contra la guerra, contra el deseo de venganza".

Después intervino el sacerdote Harold Good; involucrado en el proceso de paz en Irlanda del Norte y quien ejerció de testigo de la entrega de las coordenadas con los arsenales.Advirtió que "no será fácil hacer la paz", especialmente con el recuerdo de los que han perdido la vida. Reiteró que cada arma inutilizada implicaba una víctima menos.

En la protesta, oradores señalaron: "Nosotros aquí presentes compartimos algo fácil de explicar: que la paz no es solamente la ausencia de violencia... Y en consecuencia, que en situación de violencia no hay paz. Si el desarme era tan importante, era porque éste marca un paso adelante necesario en el camino de la paz. El desarme ha quedado atrás. Este hecho, a marcar con una estela blanca, cierra un capítulo doloroso de nuestra historia, sembrado de muertos y de agonías, que queremos dejar atrás, sin dejar por ello de mirar al pasado".

Otro discurso señaló: "Nuestros corazones y nuestra memoria se vuelven indudablemente hacia la figura de las víctimas, de todas y cada una de ellas, a aquellas de ayer, de hoy, a las conocidas y a las anónimas, a aquellas que han sucumbido a éstas y otras armas. Sobre cada una de ellas, sobre todas estas víctimas, pesa una tragedia. No ha sido fácil para nosotros llegar hasta aquí sin caer en la desesperanza. A decir verdad, no todos lo han conseguido".

Por último, los manifestantes volvieron a reclamar a Francia y a España que se involucren "de una vez" en el proceso para dar más pasos hacia la paz definitiva y duradera del País Vasco.






°