miércoles, 5 de abril de 2017

Aztecas Nazis

A contiuación les compartimos el comentario publicado en La Jornada con respecto a las declaraciones hechas por el revisionista y apologista del genocidio americano de nombre José Antonio Sánchez, mismas en las que caracteriza a los aztecas como nazis.

En nuestra publicación anterior al respecto se nos han quedado unos cuantos de asuntos en el tintero:

a) El grupo étnico exterminado por los invasores españoles, mismo que habitaba la ciudad de Mexico-Tenochtitlán así como otras poblaciones ubicadas en y alrededor del Lago de Texcoco se denominaban mexicas. Los aztecas habitaban el islote de Aztlán en el actual estado de Nayarit. El que los primeros hayan migrado desde Aztlán hasta fundar Tenochtitlan cientos de años después no justifica que se use ambas etnicidades como sinónimos. Sería el equivalente a llamar ingleses a los estadounidenses,  a los canadienses, a los australianos o a los neozelandeses.

b) Quien equipara con los nazis a los mexicas -aztecas según él- de hecho es vocero de un régimen que adivine usted... está directamente relacionado con loz nazis. Así es, no hay español de derechas hoy en día que no abreve de las fuentes del franquismo... y el franquismo no hubiese llegado a derrocar a la Segunda República Española de no haber sido por la valiosa ayuda prestada por Adolph Hitler y Benito Mussolini a la causa de Emilio Mola y Francisco Franco. Es curiso como los españoles con total desparpajo se deslindan de su vínculo con lo nazi al grado que llegan a caracterizar a sus contrincantes pasados (mexicas) y presentes (vascos, catalananes) como nazis, sin que nadie en la comunidad internacional diga nada. 

c) Intentar proveer contexto y rigor histórico al Holocausto Nazi ha llevado a la defenestración de académicos universitarios europeos y en muchos países del Viejo Continente el simple hecho de cuestionar el relato oficial con respecto a lo sucedido en los campos de trabajo nazis durante la Segunda Guerra Mundial es considerado un crimen de odio, como apología de nazismo, como antisemitismo. Pero aquí tenemos a un español diciendo claramente que se siente orgulloso por lo que sus antepasados hicieron en América con el resultado de decenas de millones de seres humanos exterminados a mansalva... y nadie... dirá... nada, bueno, ni siquiera los judíos, etnia-religión que debiera ser empática con todos los grupos que han sufrido la barbarie de quienes se sintieron superiores por vivir "en un país lleno de catedrales".

Lean ustedes:


Armando G. Tejeda

“Lamentar la desaparición del Imperio azteca es como mostrar pesar por la derrota de los nazis en la Segunda Guerra Mundial. La cultura azteca era un totalitarismo sangriento fundado en los sacrificios humanos”, señaló en una conferencia el presidente de Radio Televisión Española (RTVE), José Antonio Sánchez. Durante la conferencia, impartida por el máximo responsable del mayor ente público de radio y televisión de España, Sánchez también aseguró que el “descubrimiento de América ha sido el acontecimiento más importante de la historia de la humanidad desde el nacimiento de Cristo”.

Sánchez, en la órbita de la derecha más radical de España y vinculado a grupos ultracatólicos, siempre ha estado vinculado a los gobiernos del derechista Partido Popular (PP), tanto en los gobiernos de José María Aznar (1996-2004) como en el del actual mandatario, Mariano Rajoy (2013 a la fecha). También ha tenido cargos de responsabilidad en la multinacional de las telecomunicaciones españolas, Telefónica, y en la emisora local de televisión Telemadrid.

Durante su conferencia, Sánchez aseguró que “el descubrimiento de América ha sido el acontecimiento más importante de la historia de la humanidad después del nacimiento de Cristo”. Y que, como un hecho de tal trascendencia, “ha tenido mala publicidad”. Algo que atribuyó a que “la obra de España ha sido de tal magnitud que durante siglos los enemigos del imperio han dedicado lo mejor de sí para desprestigiarla. ¿En qué cabeza cabe que los españoles de entonces se iban a dedicar al exterminio de seres humanos?”

Los argumentos que ofreció Sánchez para sostener que los colonizadores españoles en ningún momento exterminaron a las culturas y civilizaciones originarias fueron que “los españoles que fueron a América eran los españoles que tenían unas Cortes desde hacía mucho, que tenían sometido al derecho cualquier poder o arbitrariedad, que vivían en un país lleno de catedrales. Españoles que sabían de la existencia de Dante o de Petrarca, que sabían que Miguel Ángel pintaba la Capilla Sixtina, ¿cómo los españoles de ese entorno iban a dedicarse al exterminio de seres humanos?”

En un gesto de empatía histórica, Sánchez sí reconoció que se hicieron mal algunas cosas, pero con el remate de “¡que alguien me diga en qué conquista no las hubo!”. Finalmente concluyó que dados todos estos argumentos, “España nunca fue colonizadora, fue evangelizadora y civilizadora”. Y amplió la idea asegurando que “los pueblos bárbaros cuando han transitado desde la orilla de la esclavitud a la ribera de la libertad lo han hecho tras haber sido civilizados”. Para finalmente arremeter contra la cultura azteca, basándose en las tesis de “una historiadora de Cambridge”, que sostiene, según Sánchez, que “lamentar la desaparición del Imperio azteca es como mostrar pesar por la derrota de los nazis en la Segunda Guerra Mundial. La cultura azteca era un totalitarismo sangriento fundado en los sacrificios humanos”.

Desde hace varios meses distintos grupos políticos de oposición han exigido la destitución de Sánchez porque sostienen que desde que asumió el cargo de RTVE, todas las emisoras e informativos de la entidad pública manipulan la realidad, condicionan los debates a los intereses del gobierno y en las noticias y tertulias a un sesgo extremadamente conservador.






°