domingo, 12 de febrero de 2017

Tortura y Más Tortura en Euskal Herria

Mientras COVITE hace el trabajo sucio para Carlos Iturgaiz, la verdad acerca de la situación que se ha vivido en Euskal Herria desde 1936 aflora.

Así es, mientras los peones del régimen borbónico franquista intentan mantener su versión de los hechos ante la comunidad internacional llegando a la aberrante criminalización de menores de edad que se niegan a relegar al olvido lo sucedido en su nación, casos como el de Sandra Etxeberria o el de Nekane Txapartegi ponen de manifiesto cuán extendidas han sido las prácticas de terrorismo de estado desplegadas por Madrid en su odiada Zona Especial Norte.

Lean ustedes este reportaje publicado en Gara:


Los datos sobre la práctica masiva de la tortura en Euskal Herria no dejan de crecer. Tras el adelanto en junio del informe oficial de Lakua, la Fundación Euskal Memoria ha seguido su labor de verificación y constata ya 5.657 casos perfectamente desglosados, lo que supone que han aparecido 635 nuevos desde marzo, es decir, más de dos cada día.

Ramón Sola

Mañana 13 de febrero, aniversario de la muerte en comisaría de Joxe Arregi, se conmemora en Euskal Herria el día contra la tortura, y desde la edición anterior ha habido novedades sustanciales. En junio se presentó el avance del primer estudio oficial sobre esta lacra, elaborado por el Instituto Vasco de Criminología y con el sello del Gobierno de Lakua, que certificó la práctica masiva de la tortura refiriendo casi 5.000 episodios solamente en la CAV. Y la Fundación Euskal Memoria prosigue su labor de verificación caso a caso, en todo el país. GARA ha tenido acceso al último recuento y desglose, que a fecha de 31 de diciembre pasado alcanza ya este número global: 5.657, desde 1960 hasta hoy.

Teniendo en cuenta que a finales de marzo los casos comprobados eran 5.022, ello supone que en ese periodo han aflorado 635 más, es decir, 70 al mes, más de dos por día. Lo que lleva a concluir que el alcance exacto de la tortura está lejos de ser medido fehacientemente.

La labor de Euskal Memoria se basa en el trabajo de voluntarios que revisan cada detención sospechosa producida desde 1960 para comprobar de modo directo si en ella se produjo o no tortura. Sus resultados son aportados a su vez al Instituto Vasco de Criminología, a modo de colaboración con el informe oficial que sigue su curso (en junio se avanzó que podría estar concluido en 2016, pero no hay noticias nuevas desde aquella fecha).

El valor añadido de este trabajo de Euskal Memoria estriba en que al hacerse una comprobación directa de cada caso es posible segmentarlo por zona geográfica, cuerpo policial, época, género de la víctima, desenlace de la detención... Con todo, el dato más relevante quizás sea el altísimo porcentaje de personas detenidas por razones políticas que han sufrido torturas. Se cifra en algo más del 75% (5.657 casos sobre 7.582 arrestos). En los restantes 1.597 revisados no se produjeron maltratos.

1.014 más de una vez

El cómputo por personas –no por casos– es diferente, dado que muchas han sido detenidas (y torturadas) más de una vez. Euskal Memoria ha analizado a 5.982 víctimas potenciales, de las que 4.633 refieren torturas. Ello implica que 1.014 personas (20,5% del total) han experimentado maltratos más de una vez. Hay quien acumula cinco episodios. El 82,9% de ellas son hombres y el 17,1% mujeres.

El desglose por herrialdes sitúa en primer lugar a Gipuzkoa, pero esta es la conclusión más relativizable, dado que Euskal Memoria matiza que es aquí donde ha podido hacer un trabajo de campo más exhaustivo. En Bizkaia sigue habiendo un número ingente de detenciones sin analizar por falta de medios, y en Nafarroa el tema se intentará trabajar más exhaustivamente en fechas próximas.




Uno de los datos más relevantes difundidos en marzo pasado era que la persona torturada había quedado libre en el 41% de los 5.022 casos verificados. Esta cifra ha subido un punto más con los 635 más constatados desde entonces, pero sigue siendo mayoritario el porcentaje de quienes pasaron de los calabozos a la cárcel: 57,3%.

En cuanto a los cuerpos policiales responsables, a la cabeza de este terrible ránking continúa la Policía española, a la que se atribuye el 47,2% de los casos, seguida de la Guardia Civil con el 41,1%. En estos nueve meses han aflorado 57 casos nuevos correspondientes a detenciones de la Ertzaintza, con lo que su cómputo sube de 350 a 407. En las jornadas de junio en Donostia en que se presentó el informe de Lakua, el jefe de la Ertzaintza Jorge Aldekoa intentó presentar a este cuerpo como abanderado contra la tortura, pero el estudio oficial refirió ya entonces 311 episodios.




En términos históricos y políticos resulta interesante también comprobar qué cuerpos policiales han ido teniendo protagonismo en este terreno. Ahí destaca que la Guardia Civil superó a la Policía española en la era de Felipe González, con 909 casos constatados ya, mientras la Policía española fue predominante sobre todo en la anterior de Adolfo Suárez. En cuanto a la Ertzaintza, el 60% de sus casos se registran en la época de José María Aznar (coincidente con consejerías de Interior de Juan María Atutxa y Javier Balza).

«Cada día más»

Con estos datos en la mano, Euskal Memoria destaca que «es preciso seguir investigando un asunto que, por mucho que quiera ser ocultado desde los estados y sus aparatos responsables, sale a la luz cada día más y con más fuerza». Y parafrasea esta declaración del lehendakari de la CAV, Iñigo Urkullu, en el reciente acto de Elgoibar en recuerdo a las víctimas del franquismo: «El tiempo del silencio y la oscuridad ha terminado».

«Queda mucho por hacer», insiste la fundación, que estima que la cifra real de torturas en este medio siglo superará con creces los 10.000 casos.





°