jueves, 28 de enero de 2016

Querella Antifranquista en México

El régimen borbónico-franquista arropa muy bien a los suyos, extendiendo un impenetrable manto de inmunidad a quienes siguiendo órdenes directas han implementado el terror como forma de gobierno a lo largo de las décadas, especialmente desde el levantamiento militar fascista de 1936. 

Los criminales al servicio de La Zarzuela, los de ayer y los de hoy, saben que gozan de total impunidad, que la Ley de Aministía de 1977 es una auténtica estafa y que, antes que esperar castigos, saben que recibirán premios a su lealtad.

Es por eso que organizaciones como Amnistía Internacional tienen que ir a otros países a intentar romper con este muro de complicidades, tal es el caso de la querella en curso en Argentina.

Pues bien, nos hemos enterado por medio de este reportaje dado a conocer en Público que una querella más ha sido abierta en México, lean ustedes:

Amnistía Internacional se querella en México contra el franquismo por "crímenes de lesa humanidad"

Presenta una denuncia por la desaparición en agosto del 1936 del ferroviario Félix Llorente Gutiérrez. La organización considera que se cometió un delito de desaparición forzada en el contexto de crímenes de guerra y lesa humanidad.

Alejandro Torrús
Nueva querella contra los crímenes de la dictadura franquista y de la Guerra Civil. Esta vez en México. Amnistía Internacional, junto con la Federación Internacional de Derechos Humanos y la Comisión Mexicana para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, ha presentado una demanda judicial por la desaparición en el verano de 1936 de Félix Llorente Gutiérrez, sindicalista ferroviario en Medina del Campo (Valladolid). Las organizaciones denunciantes consideran que se trata de un delito de desaparición forzada en el contexto de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad. 

"El objetivo es abrir una nueva vía a la que las víctimas de la dictadura puedan acudir para conseguir justicia después de que España cerrara esa posibilidad. Así, creemos que México puede constituir un nuevo camino como ya lo ha hecho Argentina", explica a Público Daniel Canales, portavoz de Amnistía Internacional España, que aclara que la intención es que también pueda acudir a esta vía las víctimas de torturas, robos de bebés y otros grupos de víctimas y no sólo los familiares de los desaparecidos.

La estrategia de Amnistía Internacional, por tanto, busca pasar de lo particular, el caso de Félix Llorente, a lo general, los crímenes de lesa humanidad cometidos por el régimen franquista. "No podemos asegurar que las denuncias prosperarán, pero sí que lo vamos a intentar", dice Canales.

Llorente Gutiérrez fue detenido el 28 de julio en Medina del Campo. Tenía 27 años y era ferroviario y sindicalista. El 15 de agosto fue trasladado a otra prisión, según lo reconocido por las autoridades franquistas, y desapareció para siempre. Nunca se ha vuelto a saber de él. Ni siquiera la sospecha de en qué cuneta puede estar. Ninguna autoridad española ha investigado jamás qué suerte corrió.

"Desde hace años venimos buscando la verdad y esperamos que la justicia mexicana nos ayude a encontrarla, ya que, como miles de familias de desaparecidos en España, no hemos contado con el apoyo de las instituciones españolas para obtener información", denuncia Anaïs Huerta, familiar de Félix Llorente, que actualmente reside en México y que emprendió, junto a su padre, un proceso de búsqueda de su familiar hace cinco años.

Ahora, 77 años después del final de la Guerra Civil, Amnistía Internacional, la CMDPDH y la FIDH han recurrido a la Procuraduría General de la República en México para que inicie, sin dilaciones, una investigación exhaustiva sobre la desaparición forzada de Félix Llorente Gutiérrez. "Esperamos y confiamos en que México nos apoye a la hora de obtener lo que las víctimas llevan años buscando: conocer el paradero de sus familiares y acceder a la justicia y la reparación", señala Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España.

La demanda de Amnistía fue entregada ayer, miércoles, en la Procuraduría mexicana, (similar en sus funciones a la Fiscalía española) por parte de las organizaciones denunciantes. "Mantuvimos una reunión corta y cordial con ellos de la que no podemos extraer ninguna conclusión. Ni positiva, ni negativa", señala Daniel Canales, que apunta que los medios y la sociedad mexicana está mostrando "mucho interés" por la iniciativa.

Garantizar el derecho a la verdad en España

Las organizaciones denunciantes han reclamado también que el Estado español colabore "plenamente" con México durante el proceso judicial en cualquier solicitud. Así, instan al nuevo Parlamento y al Gobierno que salga de él a garantizar el derecho a la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo.

De esta manera, las medidas que las organizaciones pro derechos humanos están reclamando consisten en asegurar que "la Ley de Amnistía no supone un obstáculo para investigar los crímenes de derecho internacional cometidos durante la Guerra y el dictadura"; "garantizar la imprescriptibilidad de los crímenes de derecho internacional"; y, por último, que se "ratifique prontamente y sin reservas la Convención sobre la imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y de los Crímenes de Lesa Humanidad".

Por otro lado, Amnistía recuerda que en España hay 114.266 víctimas de desapariciones forzadas y otros delitos entre el 17 de julio de 1936 y diciembre de 1951 y denuncia que la tendencia al archivo de los casos se ha consolidado después de que en 2012 el Supremo se amparara en varios argumentos para impedir a los jueces investigar. Entre ellos, la existencia de la ley de Amnistía, el presunto fallecimiento de los autores o la Ley de Memoria Histórica.

¿Por qué México?

La elección de México no es casual. En primer lugar, México abrió sus puertas a miles de republicanos que huyeron de España durante la Guerra Civil española. Allí se formó una gran colonia de ciudadanos españoles que, en cierto modo, aún continúa. Como ejemplo, la denunciante Anaïs Huerta, descendiente de Llorente Gutiérrez, reside en México.

Por otro lado, Canales explica que Amnistía Internacional considera que México es un "actor relevante" para "ayudar a luchar contra la impunidad de estas graves violaciones de derechos humanos". Las razones son dos. Por un lado, la reforma constitucional de 2011, que establecer que "los derechos humanos reconocidos en tratados internacionales tienen vigencia plena en el país y deben ser respetados por las autoridades. Por otro, que se ha reconocido el "carácter vinculante" de las sentencias de la Corte Interamericana.


.
.

Verdad, justicia y reparación. #NoOlvidamos

Hemos presentado, junto con la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) y la Comisión Mexicana para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) una demanda judicial ante la Procuraduría General mexicana por el caso de Félix Llorente Gutiérrez, ferroviario y sindicalista, que desapareció después de ser detenido y trasladado a la prisión de Medina del Campo en julio de 1936.

Pedimos a las autoridades mexicanas y españolas que colaboren para poner fin a la impunidad.


Desde ya, dado el grado de corrupción y el nivel de colaboracionismo del régimen mexicano para con su parte española, no auguramos a esta querella el éxito de la argentina.





°