domingo, 31 de enero de 2016

Katuki Saguyaki

Cosas del neoliberalismo.

Tras anunciar su "episodio Steve Jobs", Mikel Urmeneta ex de Kukuxumusu anuncia su nueva aventura.

Les presentamos esta entrevista al respecto publicada en Deia:

“La marca Katuki Saguyaki surge de combinar el euskera con el japonés para activar la imaginación de la gente”

Urmeneta y los históricos dibujantes de Kukuxumusu inician un proyecto “para todo tipo de soportes y clientes”: Katuki Saguyaki, comida de gato, manjar para ratones.

Sagrario Zabaleta | Foto: Iban Aguinaga
“Un amigo de Madrid estudió hace años en Nagoya, la cuarta ciudad más grande de Japón. Un día al llegar a casa se encontró al gato de su compañero de piso con las dos patas delanteras atascadas en una jaula, en la que vivían ratones blancos. Parece ser que el gato intentó zampar a alguno de ellos, pero se enredó entre los barrotes, y los roedores fueron quienes se comieron sus zarpas”. Así explica Mikel Urmeneta la historia real que “encaja milagrosamente” en la nueva marca que ha creado: Katuki Saguyaki (una combinación de euskera y japonés que ha dado lugar a un logo en vasconés, con un significado propio de la imaginación de Urmeneta: comida de gato, manjar de ratones). Este dibujante deja claro que “esta marca no es una mera reproducción, con otro nombre” de lo que hicieron en el pasado y señala que va a servir de vehículo a sus dibujos, personajes y universo “en todo tipo de soportes, físicos o virtuales, y para todo tipo de clientes, con vocación internacional”.

La marca surge en tiempo récord.

-Ha sido un récord total porque cada uno andábamos con nuestros líos. Empezamos a pensar la nueva idea a mediados de noviembre y el nombre y el logo se han hecho esta semana.

¿Entonces, no han podido plantear muchos nombres?

-Hemos pensado cientos de miles. Queríamos que la raíz fuera en euskera pero no hemos buscado competir con la idea de Kukuxumusu.

¿Por qué se decantaron por Katuki Saguyaki?

-Nos gustó su sonoridad: unión de palabras en euskera con sufijos en japonés. Logramos combinar la comida de gato y el manjar de ratones con la estética marciana del logotipo.

¿Qué lectura tiene el logotipo?

-Esconde muchas para que el espectador active su imaginación: que me han cortado la cabeza, David contra Goliat.

Ahora toca dar a conocer la marca.

-Sí, labores de marketing, comercial, financiación, etc. Pero no partimos de cero. Yo he sido la cabeza visible de Kukuxumusu durante muchos años y me conoce mucha gente. Después de vivir en Nueva York diez años, tengo infinidad de contactos que han pasado por allá. El efecto dominó de vivir en una ciudad como esa te pone en el disparadero de hacer muchos proyectos con gente muy interesante y de influencia, que puede repercutir rápidamente en la marca.

¿Qué novedades van a introducir?

-La misión de Katuki Saguyaki es servir de vehículo a nuestros dibujos, nuestros personajes y nuestro universo en todo tipo de soportes, físicos o virtuales, y para todo tipo de clientes: empresas, instituciones públicas, museos, ONG, asociaciones, particulares, etc. Realizaremos colecciones propias y haremos otras para amigos como Los Estopa, Jon Sistiaga, Eduard Punset, el chef José Andrés, etc. Venderemos en puntos de venta físicos y crearemos un original multicentro on line. Antes de verano, quiero tener 20 personas o entidades de prestigio incluidas en esta plataforma, gestionada por Hombre de paja. Nosotros servimos creativamente a todas esas marcas prestigiosas. Y luego no quita para que tengamos la misma tienda gestionada en nuestra web, que está registrada pero en obras actualmente: KatukiSaguyaki.com También pondremos nuestra experiencia y creatividad en proyectos promocionales, campañas publicitarias y de sensibilización, imagen de eventos, corporativa y de marca. Cuidaremos nuestra cultura y lengua, proyectos solidarios y cuestiones relacionadas con problemas sociales, la ciencia, la tecnología, el medio ambiente y la alta montaña. Además, replicaremos dibujos con bacterias o confeccionaremos camisetas con hilo de plantaciones de algodones autóctonos y en peligro de extinción.

¿Qué va a contener la web?

-Productos, blogs, colaboraciones de gente...

Además de difundir la marca en las redes, ¿van a trabajar con los comercios de calle?

-Sí, vamos a presentar nuestra marca tanto a los establecimientos que antes vendían productos de Kukuxumusu como a aquellos que nunca han comercializado con nosotros.

¿La empresa tiene algún espacio físico para trabajar?

-No, estamos como a mí me gusta, totalmente deslocalizados y hablando mucho por Whatsapp.

Inconscientemente, a veces, habla de Kukuxumusu en vez de Katuki Saguyaki. ¿Es complicado despegarse de esa marca?

-Sí, porque la esencia la llevas. Soy el padre biológico de Kukuxumusu y Ricardo, el padre adoptivo. Todo el ADN que plasmábamos en Kukuxumusu lo traemos a Katuki con los dibujantes Txema Sanz, MKO, Belatz, Asisko y conmigo. Al final manda el consumidor: si opta por lo que invente legalmente, Kukuxumusu, perfecto, si opta por lo nuestro, pues mejor.

¿Qué relación va a tener Katuki Saguyaki con los sanfermines?

-Toda. Lo mismo que el anterior proyecto nació con la fiesta, esta nueva marca surge en el momento en que se presenta nuestra primera camiseta dedicada a la comparsa de Gigantes y Cabezudos. La idea es que al igual que Kukuxumusu revolucionó la fiesta en la calle y éramos la marca no oficial de los sanfermines, ahora volvamos a conseguirlo. Hemos hecho promociones divertidas, el 90% ideadas por mí, como los toros en los balcones o la cuenta atrás del reloj. Con la cantidad de cosas que se pueden idear, mi objetivo es hacernos nuevamente con los sanfermines.

¿Por qué en la primera camiseta se homenajea a la comparsa?

-La comparsa acompaña a los pamploneses de forma permanente más allá de lo que es la fiesta. Padres y niños tienen gran devoción hacia estos personajes y nos parecía que dentro de la colección de sanfermines de este año era esta camiseta, diseñada por Txema Sanz, la más indicada para enseñar.

¿Cuándo se va a poder comprar?

-Desde el 15 de febrero en la tienda on line, que será un enlace que tenga nuestra web a la plataforma del centro comercial. Costará lo habitual, entre 19 y 20 euros. 






°