viernes, 29 de enero de 2016

Europa, Españistán y el Euskera

Vaya, esto sí que es una agradable sorpresa, Europa se ha dado cuenta de lo que Madrid hace en contra y/o no hace a favor de euskera.

Les presentamos esta nota publicada en Deia:
Europa saca tarjeta roja a España por el euskera

El Consejo de Ministros de la UE dice que el Estado incumple el tratado de la Carta de las Lenguas Minoritarias
Idoia Alonso
Europa le acaba de sacar tarjeta roja al Estado español por el reiterado incumplimiento de la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias. La Eurocarta, suscrita por el Estado en 1992, es un tratado por el que el Estado adquiere el compromiso internacional de proteger e impulsar las lenguas que coexisten con el español. El informe de seguimiento aprobado las semana pasada por el Comité de Ministros del Consejo de Europa pone de relieve que el euskera “ha avanzado” los últimos cinco años pero no gracias, precisamente, a los desvelos de la Administración General del Estado a la que realiza varias recomendaciones. Se da la circunstancia que son las mismas recomendaciones que el Consejo de Europa ha formulado en todas las evaluaciones precedentes (2005, 2008, 2012). Y este inmovilismo hace al Gobierno español merecedor de “un tirón de orejas” en toda regla.

Así lo manifestó ayer el viceconsejero de Política Lingüística, Patxi Baztarrika, en la valoración del cuarto informe de evaluación de la Eurocarta, un examen que Euskadi ha pasado con “nota alta”. El memorándum elaborado por un comité de expertos, tras comprobar sobre el terreno los pasos dados en los distintos ámbitos, afirma que “el euskera en el País Vasco sigue beneficiándose de medidas positivas” por lo que “se cumple la mayoría de los compromisos de la Carta”. Asimismo, valora “positivamente” los esfuerzos realizados en la CAV para fomentar su uso.

Para Baztarrika este espaldarazo europeo es el resultado “del esfuerzo de la sociedad vasca: poderes públicos, sociedad, colaboración público privada, de los agentes que trabajan en favor del euskera... de todos”. Por ello, el viceconsejero llamó a no dejarse arrastrar por el “pesimismo” o la “desmovilización” ya que “todos debemos reconocer y valorar el trabajo estamos haciendo entre todos”. En su opinión, el dictamen europeo debe servir de acicate para mejorar en todos aquellos ámbitos en los que la normalización lingüística aún está verde. Y es que el informe concluye que se han cumplido los compromisos en ciertos ámbitos, pero no en todos.

El documento destaca los avances experimentados en educación, en los servicios públicos de las distintas administraciones, en el mundo de la cultura, medios de comunicación o la colaboración transfroteriza con Iparralde a través de Euskararen Erakunde Publikoa. No obstante, los expertos creen que aunque se ha avanzado en los ámbitos de la salud y la Ertzaintza “queda mucho recorrido por hacer” y apuntan a la justicia como verdadero punto negro. Un ejemplo, solo el 10% de los jueces que ejercen en Euskadi son euskaldunes. Y en este sentido van la mayoría de las recomendaciones.

Entre otras cuestiones, el Comité ha aconsejado que se modifique el marco legal con el fin de que las autoridades judiciales penales, civiles y administrativas de las comunidades autónomas puedan realizar sus servicios en las lenguas cooficiales de su territorio. Además de legales, Europa propone otras medidas que no exigen cambio legal alguno. De hecho, su cumplimiento supondría la aplicación de la ley ya existente, como el artículo 20 de la Constitución, que recoge que los medios públicos deben respetar la diversidad lingüística.

En este sentido, el comité sostiene que es importante transmitir el carácter plurilingüe del Estado español a través de los medios de comunicación y de la educación, que tiene como objetivo proteger y promocionar las lenguas regionales o minoritarias. Asimismo, pide las medidas necesarias para asegurar la presencia de las lenguas cooficiales en la Administración del Estado a nivel de comunidades y en sus servicios públicos.

Los emplazamientos europeos para que España respete y reconozca la dimensión plurilingüe del Estado son “una tarjeta roja”. Pero además saca a la luz la paradoja permanente en la que vive el euskera y el resto de las lenguas cooficiales (euskera, gallego y catalán). Según Baztarrika, Europa certifica “el alto nivel de cumplimiento de la Carta, pero gracias a las comunidades concernidas, muchas veces no solo sin la concurrencia del Estado, sino incluso en ocasiones a pesar de la Administración General del Estado”. 





°