domingo, 17 de enero de 2016

Aclaración Pertinente desde la CUP

Con respecto al acuerdo construido entre la CUP y Junts pel Sí para evitar un nuevo proceso electoral que incluyó la investidura como president de Carles Puigdemont en sustitución de Artur Mas, en Deia se ha publicado esta entrevista en la que Anna Gabriel nos comparte algunas muy necesarias puntualizaciones:

Alineada con el sector más duro de su formación, Anna Gabriel ha sido una de las caras más significadas de la CUP en la compleja y larga negociación con Junts pel Sí que ha terminado con la salida de Artur Mas

Alba Arnau
Una semana después del acuerdo in extremis para la investidura de Carles Puigdemont a contrarreloj, la CUP se recupera de los meses más tensos de su andadura parlamentaria. Anna Gabriel, diputada de la formación anticapitalista, reflexiona sobre los escenarios que se abren ahora en Catalunya y reivindica la vigencia de su partido al que, asegura, no han logrado someter.

El pacto con Junts pel Sí (JxS) exigía a la CUP una disculpa pública por entorpecer la configuración del nuevo gobierno en Catalunya. Exactamente, ¿de qué se retracta la CUP?

-Entendemos que ellos tenían la voluntad de que hiciéramos un acto de contricción pública y nos flageláramos. Nosotros siempre hemos dicho que la autocrítica forma parte de nuestra cultura política, y antes de que ellos pusieran esto sobre la mesa nosotros ya lo habíamos hecho. En las diferentes asambleas que hemos llevado a cabo estos mesos hemos visto que podríamos hacer las cosas mejor, por lo tanto, la autocrítica no la vemos como una cesión.

¿Qué cosas habrían hecho de otra manera?

-Para empezar, exigir que las conversaciones fueran públicas, así habríamos evitado deslealtades explicando a los medios cosas que no eran ciertas. Que no se permitiera que a través de la prensa se construyera un relato que no coincidía con la realidad. Hubiéramos podido pedir que las conversaciones se grabaran, se depositaran en algún sitio y si alguna vez alguien tuviera un conflicto con los contenidos tendríamos a qué acogernos.

La CUP toma todas las decisiones importantes en asamblea ¿Esto entorpeció las negociaciones?

-Nos regimos por una democracia interna que nos exige proceder así. Nuestro ejercicio, además, ha sido totalmente transparente porque hemos hecho públicos todos los resultados y debates. Creo que por nuestra parte ha sido valiente y arriesgado, y asumimos los costes que ha tenido, por supuesto. Pero tomar decisiones en cúpula de 10-15 personas nos aleja de nuestro proyecto político.

¿Qué costes habéis asumido?

-Estos tres meses nos hemos desgastado muchísimo, también a nivel personal. La tensión interna ha sido extrema. Todo esto supone un debilitamiento, por supuesto, pero sigo pensando que vale la pena porque siempre puedes decir que, decidas lo que decidas, lo haces porque tu gente lo quiere así. Esto te da mucha fortaleza.

Pero deja muy poco margen de decisión y efectividad en momentos que requieren cierta agilidad.

-Yo no envidio nada la gente que ha tomado decisiones en el ámbito de las cúpulas. ¿Qué hubiera pasado si JxS hubiera sometido a su militancia si había una alternativa a Artur Mas? Se ha ridiculizado nuestra forma de hacer política, pero nadie se ha planteado cómo hubieran ido las cosas si JxS hubiera llevado a cabo procesos de democracia interna.

Que los diputados de la CUP no toméis decisiones autónomamente ¿no dificulta vuestra labor en el Parlament?

-Los partidos tradicionales, cuya lógica es funcionar de arriba hacia abajo, creen que el sistema asambleario es lento, costoso, no es eficaz, no es ágil, y sobre todo que los que están arriba no tienen suficiente margen. Nuestra perspectiva es inversa, la legitimidad y el poder de decisión está en la base. Los que estamos arriba somos un reflejo de la voluntad de abajo. Entendemos que somos modelos contrapuestos, pero no por eso aceptamos que se cuestione nuestra legitimidad o nuestra eficacia.

¿Qué valoración hacéis de la composición del nuevo gobierno?

-Ya se nos había informado del repartimiento de consejerías, la mayoría de nombres los intuíamos, otros nos han sorprendido. Solo esperamos que se actúe de acuerdo al momento histórico que vivimos y que no se impulsen medidas interesadas por parte de nadie.

¿Qué papel jugará la CUP?

-Hacer posible que se avance en el compromiso de romper con el estado español. Este gobierno no debe hacer apuestas marcadamente ideológicas en ninguna área y nosotros velaremos por ello.

¿Os sentís condicionados por el pacto en cuanto a la orientación de vuestro voto en determinadas circunstancias?

-Nos sentimos condicionados por los resultados del 27-S. En el momento en el que la CUP tiene la clave, esto nos vincula a un nivel de responsabilidad altísimo. En otras condiciones el segundo día de negociación nos habríamos levantado de la mesa porque no nos entendíamos y listo.

¿Llegarán JxS y Puigdemont hasta el final con el proceso?

-Es que si no lo hacen lo denunciaremos con toda la contundencia. El pacto tiene esta virtud, que no nos hace callar, ni desaparecer. Si nosotros tenemos la posibilidad de fiscalizar lo haremos. En el momento en que la hoja de ruta no se cumpla por causas injustificadas, lo denunciaremos y si es conveniente romperemos el acuerdo.

¿Teméis que impulsen medidas que vayan en contra de vuestros postulados?

-No vamos a caer en provocaciones. Si nos ponen delante propuestas de privatización no pueden esperar que lo aprobemos. En cambio, si vemos que la oposición plantea determinadas iniciativas y comprobamos que el Govern, por la situación económica en la que se encuentra no puede sacarlas adelante, nos tocará defenderlo.

¿Qué papel jugará Catalunya Si Que Es Pot?

-Creemos que por lógica deberían implicarse en el proceso. En su programa apostaban por un proceso constituyente no subordinado. Entendemos que en la vertiente de políticas sociales también deberían participar en su desarrollo, pero entendemos que no se vinculen a la hoja de ruta de ruptura.

Ellos apuestan por el referéndum pactado con el Estado. ¿Cree que se producirá?

-Cuando se conozca si hay gobierno en el Estado veremos cuándo y cómo cae el compromiso del referéndum pactado. Los independentistas no estaremos nunca en contra de un referéndum para contar cuánto apoyo tiene el proyecto, pero esperamos que CSQEP se sume a la vía unilateral cuando asuman que esa consulta no va a llegar.

Diputados de CSQEP dan la CUP por muerta ¿La izquierda catalana está en disputa?

-Ni mucho menos, las izquierdas van mucho más allá de las expresione de partido. Es muy atrevido decir que la CUP ha muerto, pese a que algunos lo deseen. Ya anunciamos que no hemos venido ni a liquidarnos ni a consumirnos. Tampoco entraremos en una competición de quien ostenta más representación. Lo que demuestra si eres de izquierda o no es la práctica política cotidiana.

Hay quien interpreta el pacto en clave de liquidación.

-Quien quiera pensar que la CUP está atada en las votaciones en el Parlament es que no ha entendido la profundidad del pacto. Y si por parte de JxS piensan que es una trampa que nos han puesto porque entraremos permanentemente en contradicciones están equivocados. Entraremos en las que tengamos que entrar, en provocaciones no.

Sea como sea, los que parecían sus aliados no están conformes con nada de lo que hacen.

-Es infinito lo que le puedes pedir al otro. Si hubiéramos investido a Mas habríamos sido unos grandes traidores, no lo hemos hecho, pero seguimos siéndolo. La pregunta es ¿qué alternativa política tenían ellos? ¿Qué propuesta tenían? ¿Investir a Inés Arrimadas? ¿Se han implicado en algo? Han sido meros espectadores de todo lo que ha sucedido.

Sin embargo, ustedes siguen apelándoles

-La base social que se puede sentir identificada con CSQEP, Barcelona en Comú o En comú Podem, es una base plural de lo que a veces quieren significar algunos dirigentes. Cuando nosotros nos dirigimos a esta base social, interpelamos a la gente no a los diputados.

¿Por qué esta base social no se vincula con el independentismo?

-Por que lo identifican con postulados conservadores, porque podía ser una estrategia de Artur Mas para esconder vergüenzas, etc. Por eso nosotros insistimos en decir que la construcción de la nueva república consiste en erradicar los casos de corrupción, avanzar en los derechos sociales, etc. Confío en que el pre-procés se haga de forma abierta y acogedora para que toda esta gente se sienta cómoda.

¿En qué consiste este pre-procés del que habla?

-En un primer momento se hará un trabajo de difusión de qué es una Constitución, esto es un marco legal, que contiene los elementos, dibujar las líneas de debate, etc. La ciudadanía no tiene experiencia para hacerlo sin más. Se articulará un foro de participación, que después de esta fase ciudadana y popular, tendrá su réplica en las instituciones.

¿Será en las instituciones donde se lleve a cabo finalmente esta Constitución catalana?

-Sí, es desde donde se debe articular una ponencia institucional a partir de la aritmética que marque el nuevo Parlament que se construya con las siguientes elecciones constituyentes que se llevarán a cabo en 18 meses.

La CUP ha sufrido mucho estos meses, ¿se mantiene la sombra de la escisión?

-Alguien decía que el pacto nos hace salir reforzados. La gran mayoría de la militancia se puede sentirse cómoda con lo acordado. Las voces críticas siempre son necesarias y la gente reticente es la que te hace estar alerta. Así que no, no hay riesgo de escisión. A pesar de los costes, la CUP ha facilitado que Artur Mas pueda dedicarse a tiempo completo a la refundación de CDC, que no está mal.





°