jueves, 30 de junio de 2011

El "Guernica" a Gernika

Por correo electrónico nos recuerdan hoy acerca del esfuerzo que se está llevando a cabo por parte de la sociedad vasca en general y del ayuntamiento de Gernika en particular para que la reconocida obra de Pablo Picasso que describe el horror sufrido por los habitantes de tan emblemática y significativa villa durante el bombardeo realizado por las fuerzas aéreas alemana e italiana a solicitud de los militares españoles que se habían sublevado en contra de la Segunda República Española apoyados por el Vaticano, Adolph Hitler y Benito Mussolini.

El cuadro de Picasso fue exhibido originalmente en París de donde inició un deambular por el mundo hasta quedar "hospedado" en los EUA pues a petición del propio autor este no debía regresar al estado español hasta que quedara restaurada la democracia, lo cual significaba que el "Guernica" no podría regresar mientras durase el régimen franquista.

Como sabemos, el deseo expreso de Pablo Picasso no fue respetado y el cuadro no solo fue llevado al estado español con el régimen franquista siendo perpetuado por Juan Carlos Borbón y muchos de los ministros franquistas colocados estratégicamente en diversas instituciones de la "joven democracia" sino que el mismo fue puesto en exhibición como trofeo de guerra en un museo que lleva el nombre de la esposa del monarca que jurase lealtad a los principios del franquismo.

Es por eso que es necesario que hoy alcemos la voz en defensa de la memoria de Pablo Picasso y del pueblo vasco y contribuyamos a que el "Guernica" sea trasladado al único lugar en el que realmente pertenece, Gernika, para hacerlo, solo basta con firmar la petición en esta página.




Nosotros ya hemos firmado, agradecemos tu apoyo a esta iniciativa.

°

martes, 28 de junio de 2011

Rebasado por la Izquierda



Les compartimos esta nota que ha sido publicada en Rebelión:

El ‘sorpasso’ de Bildu al PNV

Miguel Manzanera Salavert

Si tomamos en cuenta la población de Euskalherria en el Estado español, ha faltado muy poco para que Bildu haya sido el partido más votado, sumando las cuatro provincias. En el cómputo total de los votos municipales, el PNV adelanta a Bildu por poco menos de 14.000 votos, pero se debe tener en cuenta, que en los pueblos de Euskalerria se presentan muchas listas independientes, de ciudadanos implicados en la vida local sin pertenecer a ninguna formación nacional.

Si descontamos las 23 alcaldías que Bildu ha conseguido en Nafarroa, en la Comunidad Autónoma Bildu alcanza 100 alcaldías, el mayor número; por su parte, los independientes tienen 35, mientras que el PNV tiene que conformarse con 95. A pesar de esa ventaja institucional, para hablar de un claro y auténtico ‘sorpasso’ o adelantamiento de Bildu sobre el PNV, tendríamos que saber cuáles son las intenciones de esos independientes.

¿A qué lista autonómica van a parar los votos municipales que reciben esos independientes? Si observamos los resultados en Nafarroa, Bildu recibe casi 6.000 votos más en las autonómicas que en las municipales, y por su parte NaBai recibe 13.500 votos más. No podemos equiparar Nabai con el PNV, pues aunque juega un papel parecido, la situación de Nafarroa no puede compararse a la de Bilbao o Guipúzcoa. Pero aún así, aunque en el País Vasco no haya habido elecciones para el gobierno nacional, podemos observar que el voto a las Juntas Generales aumenta la diferencia entre el PNV y el Bildu, de 50.000 votos en las municipales a 60.000 votos. Como conclusión podemos decir que la mayoría de la población nacionalista en Euskadi todavía es conservadora –aunque no reaccionaria como sucede en el resto del Estado español-.

Bildu ha heredado los votos de la izquierda abertzale, anteriores a la ilegalización, superando los resultados de la década final del siglo XX en Euskadi, cuando se presentaba con la marca Euskal Herritarrok. Después de superar la prueba de la represión del Estado español, los abertzales has reaparecido con más fuerza. Cierto que el precio que han tenido que pagar para ese crecimiento, es el del abandono de la violencia y la confrontación armada con el centralismo español. Pero no deja de ser meritorio el haberse replegado militarmente de ese modo, no ya sin perder votos, sino incluso ganándolos. Los dirigentes políticos del Movimiento Vasco de Liberación Nacional han sabido jugar sus cartas, y con una tenacidad digna de todo encomio enfilan una nueva época en las mejores condiciones.

La debilidad del Estado español y el capitalismo financiero que lo controla, es cada día más evidente por la crisis económica que ha estallado en los últimos años. Las manifestaciones y movilizaciones ciudadanas –el 15M, el 19J, etc.– son expresión de un descontento cada vez mayor entre la población española. Éstas, aunque no adopten un programa revolucionario sino reformista y apenas tengan consecuencias en la redistribución del poder político, están erosionando la credibilidad del actual ordenamiento político y económico.

La profunda crisis del capitalismo pone en la agenda del día su superación hacia una sociedad más justa y solidaria. En Euskadi, la primera consecuencia política de esto, ha sido el reforzamiento de Bildu y el fracaso del españolismo, identificado con la ideología reaccionaria y la corrupción social. Si como es de prever, la crisis económica sigue su marcha hacia el desastre en España –5 millones de parados, empobrecimiento de la población, déficit de la balanza de pagos, endeudamiento público y privado, bancarrota de las finanzas públicas, etc.–, una fuerza anticapitalista tiene muchas oportunidades para crecer. La única solución auténtica para esos problemas que plantea la financiarización de la economía consiste en meter mano a los bancos desde el Estado y acabar con el dominio del capital financiero sobre la vida social y la economía de un pueblo. Y eso solo se podrá hacer cambiando el orden político a través de la participación ciudadana y la profundización de la democracia. Es el camino de Islandia, que está ya incluido en el programa abertzale y en la historia de su movimiento durante las últimas décadas.

A punto de producirse el sorpasso de los revolucionarios euskaldunes sobre la mayoría conservadora, en Euskadi se pueden avistar ya los nuevos tiempos que cambiarán la historia. 


°

lunes, 27 de junio de 2011

Represión Borbónico-Franquista en México


Hace unas semanas elementos de una de las distintas corporaciones policíacas de México detuvieron al refugiado vasco Luis Miguel Ipiña Doña (autor del libro "Exiliados Vascos" que entre otros temas tocaba el asunto de los seis vascos privados de su libertad y vergonzosamente entregados al régimen franquista durante el sexenio de Vicente Fox). Hoy en La Jornada han publicado este texto de Carlos Fazio en el que se detallan las ya clásicas inconsistencias en que las instituciones mexicanas incurren cada vez que se trata de satisfacer los caprichos de Madrid, como en el caso de Baltasar Garzón que les recordábamos recientemente. Aquí tienen la nota:


Carlos Fazio
El pasado 22 de mayo, alrededor de las 5 de la mañana, cuando sacaba de su casa el taxi con el que trabajaba, Luis Miguel Ipiña Doña, refugiado vasco naturalizado mexicano desde hace 26 años, fue detenido por cuatro agentes de la Policía Federal Ministerial (conocida como Agencia Federal de Investigación). El hecho ocurrió en la colonia El Gallito, municipio de Ecatepec, estado de México. Esposado, fue subido a una camioneta con logotipo de la AFI, mientras de otros vehículos sin balizar descendían más elementos federales. Según informó el abogado Leonel Rivero, tras la captura, sin mostrar orden judicial, los agentes penetraron en el domicilio del detenido y durante más de una hora realizaron un cateo. En el procedimiento incautaron una computadora y diversos documentos, y sembraron un fusil calibre 7.62 por 39mm y cinco cartuchos, los cuales no fueron puestos a disposición del Ministerio Público adscrito a la Unidad Especializada en Investigación de Terrorismo, Acopio y Tráfico de Armas (UEITA), dependiente de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO).

Acusado del delito de posesión de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, la Armada y Fuerza Aérea nacionales, Ipiña está preso en el penal de Chiconautla, en el marco de una trama que, una vez más, pretende criminalizar a la comunidad vasca en México. De acuerdo con la defensa, la SIEDO, que depende de la Procuraduría General de la República (PGR), valiéndose de informes de los servicios de inteligencia brindados por Plataforma México, entre ellos la llamada ficha roja de Interpol y un informe remitido por el Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional (CISEN) –lo que está vedado por la ley–, ha tergiversado y fabricado pruebas de manera facciosa y discrecional.

Según se deduce del expediente, la "pista" para llegar a Ipiña derivó de la detención y expulsión del ciudadano vasco Juan Carlos Recarte por el Instituto Nacional de Migración, el 29 de noviembre de 2010. Tras la entrega de Recarte al reino de España, la PGR, a través de la UEITA, ejecutó en febrero de este año (¡dos meses después!) una orden de cateo en su domicilio, incautando, presuntamente, diverso material informático (nueve memorias, dos discos compactos y un USB). A partir de ese material, y con información de inteligencia proporcionada por el CISEN y la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP), la PGR viene llevando a cabo una investigación por terrorismo internacional, terrorismo y delincuencia organizada, que pretende involucrar a diversas personas con una vida pública muy conocida, así como a ciudadanos vascos naturalizados mexicanos y nacionales del campo de la solidaridad política, entre ellos simpatizantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Como en la fábula envenenada de las computadoras del comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Raúl Reyes –asesinado con otras 24 personas en un campamento en el Sucumbíos ecuatoriano–, de donde las autoridades colombianas dijeron haber obtenido material magnético y correos que sirvieron para criminalizar a varias personas (incluida la ex senadora Piedad Córdoba), pero que carecen de valor probatorio según la Corte Suprema de Justicia colombiana, la PGR dice haber extraído documentos de los discos duros de Recarte, entre ellos, relaciones de cuentas de la Casa Vasca y otros materiales sin relevancia alguna.

Sin embargo, existiría un correo electrónico supuestamente enviado de la Casa Vasca a L.M. Ipiña a nombre del señor Blasco, donde se dice que ya está el "encargo" y se adjuntan fotografías de varias armas de fuego. El colmo: ¡traficantes de armas subversivos por Internet! Según la defensa, ese correo apócrifo, más la manipulación de información de inteligencia proporcionada por el CISEN y la SSPF, que habría sido utilizada para obtener órdenes de cateos ilegales, estarían sirviendo para reproducir en México la experiencia colombiana. En el montaje, la PGR pretende relacionar a Ipiña con la Diáspora Vasca Xavier Mina y a ésta con la organización armada Euskadi Ta Askatasuna (ETA, País Vasco y Libertad, en euskera).

La Diáspora Vasca Xavier Mina es una asociación pública que ha venido realizando jornadas en favor de la autodeterminación de Euskal Herria en el Club de Periodistas de la Ciudad de México. No tiene ni ha tenido ningún tipo de relación estructural o de otra índole con ETA. Es más: el último documento promovido por la asociación ha sido el Acuerdo de Guernica, donde numerosas organizaciones de la izquierda abertzale (nacionalista) y personalidades del mundo solicitan el alto al fuego a ETA y el fin de la lucha armada.

No deja de llamar la atención que la averiguación previa por terrorismo internacional, terrorismo y delincuencia organizada promovida por los sabuesos de la SIEDO/UEITA se dan en un espacio temporal (julio de 2010 al presente) signado por el cese de las acciones armadas ofensivas de ETA y su compromiso con la Declaración de Bruselas (suscrita por cuatro premios Nobel de la Paz y 19 personalidades), que pide un alto al fuego permanente y verificable, y el ascenso de la lucha de masas en el País Vasco, que el 22 de mayo pasado culminó con la victoria político-electoral de la coalición Bildu (unir o reunión), la cual, tras superar una ofensiva judicial, mediática y política (PSOE/PP) criminalizadora, con listas "descontaminadas" (60 mil vascos están fichados por la policía) y en sólo dos semanas de campaña, obtuvo el mayor número de concejales (mil 138), constituyéndose en el mayor poder municipal de Euskadi.

En ese contexto, ¿qué pretende la PGR con la clonación de la fantasmal computadora de Reyes, la detención ilegal de Ipiña y los seguimientos y monitoreo de miembros de la comunidad vasca? ¿Apunta a encuadrar a miembros de la colonia vasca con recursos en una inexistente estructura económica-logística de ETA? ¿Con qué fin? ¿Para entorpecer el tránsito de ETA a la vía política y el fin de la violencia? ¿Para golpear a Bildu con fines desestabilizadores por encargo del Estado español?

¿Tendrá este asunto algo que ver (aparte de lo ya expuesto tan atinadamente por Carlos Fazio) con el caso del cagatintas fascista Enrique Krauze?

Mientras tanto, de parte de la mencionada Diáspora Vasca Xavier Mina llega esta invitación:

Ante la detención de Luis Miguel Ipiña Doña, refugiado vasco con mas de treinta años de residencia en México y nacionalidad mexicana desde 1987, y el nuevo intento de criminalización de la comunidad vasca y solidarios mexicanos/as con ella, hacemos un llamado a la solidaridad de todas las organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos de México para que acudan este jueves 30 de Junio del 2011, a la reunión que se llevará a cabo a las 5 de la tarde en las oficinas de SERAPAZ, sitas en la Casa de la Solidaridad, Patricio Sanz Nº 449, Colonia Del Valle.

Tema a tratar: Iniciativa ante la detención ilegal, sembrado de pruebas y criminalización  de la comunidad vasca y amigos

Lugar: CASA DE LA SOLIDARIDAD DON SERGIO, Patricio Sanz Nº 449, Col. Del Valle (a tres cuadras del World Trade Center, Metrobús Polyforum).

Hora. 17 Horas

INVITA: Diáspora Vasca Xavier Mina


°

sábado, 25 de junio de 2011

No al Estado Policial



Como hemos denunciado con anterioridad, la estrategia predilecta por parte del estado español para "reducir a los bárbaros del norte" ha sido la del despliegue de un número altísimo de elementos de los diferentes cuerpos represivos. A los agentes de la Guardia Civil, la Policía Municipal y la Ertzaintza hay que añadir a los "guardaespaldas" (esos seres abyectos que han estado gimoteando desde que ETA anunciase su cese al fuego a principios de este año), mercenarios variopintos y miembros de diversos grupos de choque de ultra derecha. Nos alegra ver que a pocos días de cambiarle el rostro a Hegoalde, Bildu ya trabaja en hacer frente a esa estrategia que tanto dolor ha traído al pueblo vasco. Les dejamos con esta nota publicada en La Información:

Bildu pide que haya menos presencia policial y del Ejército en Euskadi

El portavoz de Bildu, Peio Urizar, ha manifestado hoy que la presencia policial y militar en Euskadi debe "disminuir", por lo que hay que "definir" la posibilidad de plantear la eliminación de las aportaciones al Estado para el sostenimiento de estas fuerzas. También ha afirmado que "comparte" la decisión de su compañero de filas y alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre, de retirar el retrato del Rey del Consistorio. Por su parte, el nuevo diputado general de Guipúzcoa, Martín Garitano, ha asegurado que habrá un referendum de independencia "cuando la ciudadanía así lo demande".

El portavoz de Bildu Peio Urizar ha afirmado que "comparte" la decisión de su compañero de filas y alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre, de retirar el retrato del Rey del Consistorio, tras lo que ha afirmado que "en muchos ayuntamientos" del País Vasco, la imagen del Monarca "no ha estado nunca". Además, ha manifestado que la presencia policial y militar en Euskadi debe "disminuir", por lo que hay que "definir" la posibilidad de plantear la eliminación de las aportaciones al Estado para el sostenimiento de estas fuerzas.

El también secretario general de EA -formación que integra Bildu junto a Alternatiba y a independientes de la izquierda abertzale- se ha referido en Vitoria a la retirada del retrato del Rey del salón de plenos del Ayuntamiento de San Sebastián, así como a la posibilidad de que Bildu, desde la Diputación de Guipúzcoa, plantee la eliminación de las aportaciones económicas al Estado que, vía Cupo, se destinan al Ejército, la Casa Real y las Fuerzas de Seguridad.

Urizar, durante un receso de la asamblea celebrada por EA en la capital alavesa, ha reconocido que la supresión de la imagen del Rey "quizá pudiera ser un delito", aunque ha asegurado que, personalmente, "comparte" la decisión del alcalde de San Sebastián.

Tras subrayar que no es "monárquico", ha manifestado que este es un asunto que debe ser "asumido con normalidad" y sin "crispación", dado que la ausencia de la imagen de Juan Carlos I "es algo bastante normal" en consistorios de Euskadi y Navarra. "Es algo real, en muchos ayuntamientos, el retrato del Rey no ha estado nunca", ha manifestado.

Respecto a la posibilidad de que Bildu plantee la eliminación de las aportaciones a la Administración central para el sostenimiento de del Ejército, la Casa Real y las Fuerzas de Seguridad, ha manifestado que esto debe definirse "con mayor detalle".

"En la apuesta de soberanía que tenemos, las Fuerzas de Seguridad del Estado, teniendo en cuenta que Euskal Herria es una de las zonas con más presencia policial y militar, es una cosa que se tiene que ir relativizando y disminuyendo", ha indicado.

Por otra parte, y ante las advertencias del Gobierno central sobre la adopción de medidas contra la coalición si ésta vulnera la ley, ha lamentado que "algunas personas", entre ellas el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, siguen "mirando al pasado", planteando "mensajes obstruccionistas y de aislamiento".

Frente a estas actitudes, ha reafirmado el compromiso de la coalición con "las vías democráticas y pacíficas", ya que "sólo así podrá avanzar Euskal Herria hacia la obtención de sus derechos".

El alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre, de Bildu, ordenó la retirada del retrato del Rey del salón de plenos del Ayuntamiento donostiarra, por considerar que "no es representativo de la ciudad".

En su lugar, fuentes del consistorio han explicado que el equipo de Gobierno va a colocar una imagen más representativa de San Sebastián y que ésta se elegirá entre los fondos artísticos del Museo San Telmo.

Tras conocer la decisión, los portavoces del PSE y del PP en el Ayuntamiento de San Sebastián, Ernesto Gasco y Ramón Gómez, respectivamente, exigieron que se vuelva a colocar en el salón de plenos el retrato del Rey.

La nota continúa haciendo un recuento de la entrevista a Martín Garitano que han publicado en el Diario Vasco.


°

Despejando Pseudo-Cuestionamientos



En esta entrevista publicada en Diario Vasco (no se dejen engañar, este pasquín de vasco no tiene nada, y de españolista mucho), Martín Garitano le aclara el panorama a un reporterillo que le ha planteado los mismos manidos cuestionamientos. Garitano le ha  dado una lección a su "entrevistador" acerca de democracia y congruencia que dudamos haya podido entender. Con ustedes la entrevista:

«Convocaré un referéndum por la independencia de Euskadi si lo reclama la mayoría de los guipuzcoanos»

«Dentro de dos años, en el Parlamento Vasco puede haber una correlación de fuerzas que impulse la consulta»

Fernando Segura

Martin Garitano estrenó ayer el despacho del diputado general. No parecía sentirse incómodo. Ni un papel, nada personal sobre la mesa. Todavía en plena mudanza, con un móvil sonándole continuamente con el himno de la Real, contestó sin tapujos: promoverá la independencia mediante un referéndum bien a escala local o, dentro de dos años, desde el Parlamento Vasco si la correlación de fuerzas lo permite.

-Finalmente no hubo sorpresas en el pleno de investidura. ¿Temió que un acuerdo de última hora entre PNV y PSE le desbancara?

-No. Una jugada de ese tipo hubiera tenido tal coste para quien la protagonizara que era impensable. No lo creía, aunque era consciente de que esas cosas pasan en la política.

-Usted ha sido aupado por 120.000 votos, pero reconocerá que Egibar también ha tenido algo que ver con su investidura.

-A nosotros nos ha traído a la Diputación exclusivamente el voto popular. Supongo que Egibar como dirigente del PNV y Olano como candidato aspiraban a que su partido dirigiera la Diputación. El PNV ha sabido respetar la decisión tomada por los ciudadanos.

-¿Comprende que la llegada de Bildu a la Diputación genere desconfianza, cuando no miedo, entre parte de los guipuzcoanos?

-No, no lo entiendo. Nadie debe temer por que 120.000 ciudadanos hagan valer su voto. No venimos a asustar a nadie ni a quitar a nadie sus derechos. Creo que detrás de ese tipo de asertos hay más interés mediático que realidad.

-La izquierda abertzale, de la que usted procede, como demuestra la presencia de Etxeberria y Permach en el pleno, ha ejercido presión sobre una parte de la sociedad y estos guipuzcoanos sí pueden verse intimidados.

-Yo he visto hoy (por ayer) en la prensa la fotografía de Joseba Egibar y de Markel Olano saludando a Rufi Etxeberria y a Joseba Permach. Creo que ninguno de los dos dan miedo a la gente.

-¿No cree que parte de los 350.000 votos logrados en Euskadi son prestados, en el sentido de que son un mensaje para que Bildu empuje hacia la paz y la desaparición de ETA?

-Todos los votos son prestados para todas las formaciones políticas, el voto cautivo no existe. Lo que sí entiendo es que en Euskadi se ha abierto un proceso político nuevo y la gente percibe que nos va a llevar a un escenario de paz. Una buena parte de los votos que hemos recibido estima que Bildu es un agente importante para que ese proceso siga adelante. A su vez, el electorado ha castigado, como en el caso del PSE, la inacción. En Euskadi hay una ola de ilusión y quien no lo vea, es por que no quiere.

Pueblos Solidarios con Palestina



El tono de las amenazas en contra de los internacionalistas que han organizado la segunda flota de la libertad en favor de los asediados palestinos ha llegado a extremos incomprensibles. Ante esto, el cariño y solidaridad de los voluntarios sigue firme, tal como lo muestra este texto de nuestro amigo Iñaki Errazkin publicado en inSurGente:

La solidaridad de los pueblos del Estado español viaja rumbo a Gaza

Iñaki Errazkin

Cuando hace un par de meses me propusieron formar parte de la II Flotilla de la Libertad como pasajero del carguero comprado y fletado por la organización internacionalista española Rumbo a Gaza, acepté sin titubeos y me puse inmediatamente a organizar mi viaje. Había que atar muchos cabos, desde la necesaria desocupación de una agenda siempre saturada hasta la concienciación de familiares y amigos que, previsiblemente, pondrían objeciones a mi decisión dado el alto riesgo de la misión.

En principio, según me explicaron los organizadores, la II Flotilla la compondrían una docena de cargueros de distintos países capitaneados por el buque turco Mavi Marmara, el mismo que el año pasado fue asaltado por soldados israelíes que lo abordaron a sangre y fuego haciendo riza, asesinando a nueve voluntarios, hiriendo de bala a más de cincuenta y secuestrando durante varios días al resto del pasaje de la I Flotilla. A día de hoy, aquellos hechos siguen impunes.

En estos dos meses de preparativos he tenido la oportunidad de conocer a buena parte de los cientos de personas que componen Rumbo a Gaza, todas ellas generosas en extremo, totalmente entregadas al noble fin de romper el criminal bloqueo con el que Israel castiga a los palestinos, hombres y mujeres de todas las edades, que sobreviven en la Franja de Gaza. Si digo que son lo mejor de esta sociedad, me quedo corto.

La catalana Laura Arau y el madrileño Manuel Tapial son las almas máter y páter de Rumbo a Gaza. Ambos, junto al periodista valenciano David Segarra, eran los tres ciudadanos del Estado español que viajaban a bordo del Mavi Marmara y fueron testigos presenciales de los estragos causados por los uniformados sionistas. Manuel y Laura, impresionados por la experiencia y reforzada su motivación, decidieron, poco después de su regreso, integrarse en la organización internacional de la II Flotilla de la Libertad con el objetivo de aportar un barco a la nueva expedición naval que está a punto de zarpar.

Para ellos ha sido casi un año de actividad frenética, primero creando la red de activistas y, siempre, buscando dinero para poder ver realizada la compra del carguero. Donaciones, conciertos, productos licenciados, rifas... Como suele, esfuerzo, constancia e imaginación han sido las claves de su éxito. Así, para la primavera se habían conseguido los 200.000 euros que ha costado el carguero, bautizado para la ocasión con el simbólico nombre de Gernika, la villa vasca que fuera bombardeada en día de mercado por la aviación del III Reich alemán, aliado de las tropas nacionalistas sublevadas contra la II República española.

Más de sesenta personas del Estado español, entre activistas, periodistas y varias personalidades de la cultura, de la política, del sindicalismo, de la sociedad en definitiva, íbamos a embarcar repartidos entre el Gernika y el Mavi Marmara. Me llevé una inmensa alegría al encontrarme entre ellos con algunos buenos amigos: el combativo coronileño Diego Cañamero, dirigente del SOC, del SAT y de la CUT; el actor Willy Toledo, siempre comprometido con las causas justas; el bueno de Juanma Morales, que posee el don de la ubicuidad revolucionaria; el escritor mundaqués Edorta Jiménez, que hace cuarenta años me inició en el marxismo; el histórico militante abertzale Mikel Zuloaga, Mikelon, salvajemente torturado en 1984 por la policía del PSOE y encausado veinte años después en el infausto sumario 18/98; el filósofo Santiago Alba Rico, actual editor del periódico electrónico Rebelión... Manitú nos cría y nosotros nos juntamos.

Así estaban las cosas cuando, la semana pasada, nos desayunamos con la noticia de que, por motivos geopolíticos, el Mavi Marmara, con pabellón turco, se ha descolgado de la expedición y no formará parte del convoy solidario. El que iba a ser de nuevo nuestro buque insignia, que llevaría a bordo a la mitad de los componentes de la Flotilla, abandonaba... ¡Nuestro gozo en un pozo!

La agitación vivida desde entonces es inenarrable. Me consta que los compañeros y compañeras de la comisión organizadora de Rumbo a Gaza han pasado estas noches en blanco intentando ajustar una lista de pasajeros que había que reducir considerablemente sí o sí. No me hubiese gustado estar en su lugar, pues, siendo el perfil general de los voluntarios más que alto, tuvieron que revisar y valorar en pocos días la lista primitiva decantándose finalmente por quienes más contribuyesen a la resonancia internacional de la misión, léase cargos políticos y periodistas de los grandes medios estatales, además de activistas que se habían ganado a pulso su pasaje por su encomiable trabajo durante la intensa y prolongada campaña.

De más de sesenta a menos de cuarenta. Muchas hemos sido las personas que hemos pasado a engrosar el apoyo a la Flotilla desde tierra renunciando a nuestras respectivas plazas en los barcos. Quiero resaltar la talla humana y militante demostrada por todos los afectados. He visto muchos ojos de gente curtida en mil batallas derramando lágrimas por no poder viajar en el Gernika, y ello a pesar de haberse incrementado considerablemente el riesgo de ataque por la ausencia del Mavi Marmara que, sin duda, ha debilitado cuantitativamente a la Flotilla si bien cualitativamente permanece intacta.

Por fin, este miércoles, 22 de junio, los treinta y tantos voluntarios partieron del aeropuerto de Barajas hacia Atenas, de donde viajarán la próxima semana hasta el puerto del Mediterráneo desde el que zarparán con rumbo a Gaza. Llevarán con ellos diez toneladas de ayuda humanitaria (materiales de construcción, escolar y clínico) valorada en 600.000 euros. El gobierno israelí les/nos acusa de terroristas porque, dicen, el Gernika, como los otros barcos, transporta armas destinadas a Hamás. Yo conozco el contenido del carguero y doy fe de que lleva, efectivamente, una potente arma, una sola pero verdaderamente peligrosa: la solidaridad internacionalista con nuestras hermanas y hermanos palestinos. Ahora desde tierra, seguiremos informando.


°

En Justa Perspectiva



En respuesta a todas las idioteces que les hemos oído (y leído) a los españolazos y los españolitos en las últimas semanas con respecto a Bildu, aquí les dedicamos este texto publicado en Gara:

Josemari Lorenzo Espinosa | Historiador

Mentiras mostrencas

Cuando la portavoz del Gobierno Vasco dice que en Euskadi la violencia tiene nombre y apellidos y luego cita, en exclusiva, a ETA... miente.

Miente porque no es posible que ignore toda la historia de violencia contra los vascos, ejercida por su querida España. De la que ETA es sólo una de las respuestas. Miente porque es imposible que no sepa que en 1512 las tropas hispánicas invadieron Nafarroa anexionando violentamente este territorio a la Corona española.

Miente porque oculta que en 1876, después de varias guerras de agresión violenta con miles de muertos, la reina de España abolió los Fueros vascos. Esto es, sus leyes propias e independientes. Y les obligó violentamente a pertenecer a España.

Miente porque tiene que saber que desde entonces hasta hoy hay una ocupación militar permanente en suelo vasco.

Y miente porque seguro que sabe que en 1936 de nuevo el Ejército español atacó a los vascos, causándoles miles de muertos.

Las víctimas de estas agresiones sí que tienen nombre y apellidos. Aunque todavía los estén desenterrando.

No es tan difícil saber el daño causado por España a los vascos, en bienes y vidas. Incontablemente mayor que el de ETA a los españoles.

Lo que pasa es que algunos quieren reducir la historia al nacimiento de ETA y a su desaparición. Como dijo Gatari hace tiempo (1962), «con quien quiera razonar, razonaremos...».

Pero mal empezamos repitiendo las mentiras mostrencas de los historiadores franquistas para justificar la invasión y ocultar su sinrazón.


°

Clásica Injerencia Españolista



Rodríguez Zapatero, político español de rancio abolengo franquista, miembro de una formación política (PSOE) que desplegase a los GAL (grupo terrorista de mercenarios contratados con el erario público durante el gobierno de Mr. X Felipe González), ha hecho declaraciones que simplemente no pueden ser toleradas ni por su forma ni por su contenido. Al expresarse como lo hizo del inicio de funciones de Martín Garitano en Gipuzkoa, José Luis Rodríguez muestra con toda claridad que los españolazos viven atrapados en el siglo XV y que la democracia es un concepto que simplemente son incapaces de entender. Y luego tenemos las declaraciones del sociopata Rubalcaba a quien solo le faltó decir que las leyes de las que habla son las que se heredaron directamente del franquismo que personifica su jefazo, Juan Carlos Borbón. Aquí la nota al respecto de las declaraciones de Zapatero y Rubalcaba publicada por Gara:

Zapatero asegura que no le «gusta nada» que Bildu gobierne Gipuzkoa y Donostia

En el primer día de mandato de Garitano, el presidente del Gobierno español se refirió al tema en Bruselas, mientras que en Madrid el ministro de Interior aseguraba que «estaremos encima para que cumplan la ley»

I.I.

En su primera jornada como diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano comenzó el día con una minigira por varias radios para ofrecer entrevistas y a las 10.30 de la mañana acudió a la Diputación, donde su antecesor, el jeltzale Markel Olano, le recibió cordialmente para enseñarle las dependencias en las que trabajará en adelante, presentarle a los funcionarios y despachar sobre los primeros asuntos forales. Además, Garitano firmó los ceses de los anteriores diputados forales que se publicarán en el Boletín Oficial. Luego, más entrevistas.

Mientras el encuentro en la plaza de Gipuzkoa se celebraba en ambiente de normalidad y en tono incluso afectuoso, el unionismo español seguía expresando su indignación porque la realidad vasca contradice sus teorías.

Dice el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que «no le gusta nada» que Bildu gobierne en Gipuzkoa y en Donostia. Y amonesta al resto de fuerzas políticas demandándoles que hagan una «reflexión» sobre el hecho de que no teniendo mayoría absoluta en ninguna de las dos instituciones, haya acabado presidiendo ambas.

Su vicepresidente y ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, adoptó un tono más amenazante, al anunciar que «estaremos encima para que cumplan la ley». Según explicó, el Gobierno se va a mover en ese triángulo: vigilar el cumplimiento de la ley, recordar a Bildu que no tiene mayoría y mantener la «política antiterrorista» hasta que «ETA lo deje».

También Zapatero destacó que Bildu «va a tener que cumplir la ley, toda la ley».

Garitano, con la mano tendida

El tono amenazante de Madrid, el faltón que pudo volver a escucharse de boca del presidente del PP de la CAV, Antonio Basagoiti, en el Parlamento de Gasteiz, y el autoritario del lehendakari contrastan con el mensaje de mano tendida y de búsqueda de un futuro compartido que sigue manteniendo Bildu.

Martin Garitano volvió a insistir ayer en que su deseo es mantener una «relación preferencial» con el PNV, que es la segunda fuerza en Gipuzkoa con un importante apoyo electoral. Además, dio por seguro que podrá alcanzar acuerdos puntuales con el PSE en materia social. E incluso mostró su convicción de que hay materias en las que podrá coincidir con el PP, y puso como ejemplo la retirada de los peajes en la N-1.

Bildu sostiene que «la situación ha cambiado mucho en Euskal Herria y esto hará que sea mucho más fácil mantener relaciones con el resto de partidos políticos».

martes, 21 de junio de 2011

¿Porno Feminista?

En la publicación de este blog confluen personas de sensibilidades plurales de izquierda, también se toma en cuenta las aportaciones tanto de mujeres como de varones.

Nuestra postura en contra del capitalismo en su etapa neoliberal es radical.

Nos oponemos de lleno a un sistema que todo lo convierte en mercancía, un sistema en el que todo, absolutamente todo, es susceptible de ser vendido o de ser comprado: personas, animales, plantas, tierra, aire, agua, genes, órganos, ideologías, etc.

Es por eso que nos posicionamos en contra de la pornografía, porque más allá de deformar una sexualidad que nosotros queremos libre y lúdica, orgásmica y plenamente compartida, porque la pornografía convierte a los seres humanos en objeto y en mercancía.

Habiendo establecido lo anterior, les compartimos este texto publicado en la página Distintas Latitudes:

La pornografía, para muchos, lleva inevitablemente a un debate en torno a la legitimidad de la sexualidad en sí misma: se trata de un todo-o-nada en torno al sexo y al placer. Estar a favor de la pornografía implica estar a favor de una sexualidad libre, placentera; estar en contra de la pornografía implica estar en contra de la perversión y degradación de la sexualidad (redimida, en el fondo, sólo a través del matrimonio reproductivo). Es la diferencia entre creer que el sexo es bueno y que es perverso… sucio. La pornografía –que no es sino la puesta en escena del sexo (no reproductivo, no privado)– se convierte en un vehículo legítimo del placer o en una herramienta de corrupción. De ahí su liberación o su censura. De ahí si se tiene derecho a ella o existe un interés público fundamental que justifique su restricción.

El debate que describí en el párrafo anterior ocurrió, primordialmente, en los años sesenta y setenta en Estados Unidos. La pornografía, en ese momento, fue una de las áreas en las que la pugna en torno a la liberación sexual ocurrió. El campo en el que se luchaba por liberar al cuerpo, al placer, al sexo del control gubernamental y de la vigilia social. Esta fue la época de Hugh Hefner –fundador de Playboy (1953)– y Larry Flynt –fundador de Hustler (1972)–, de Deep Throat (1972) y The Devil in Miss Jones (1973) –símbolos del porno chic–, de Stanley v. Georgia (1969) y Miller v. California (1973) –de los fallos más importantes de la Suprema Corte de EUA en este tema– y de la Comisión del entonces Presidente Lyndon Johnson sobre obscenidad (1970) –en la que se determinó que para los adultos, ver porno no era dañino–.

Existe otro debate, sin embargo, en el que la pornografía se ha visto envuelta en las últimas décadas y que no siempre recibe la misma atención, a pesar de que es terroríficamente relevante para muchos de los problemas contemporáneos: la pugna que libró con el feminismo radical. Y, por lo mismo, la discusión que terminó suscitando entre los feminismos (sí: existe más de un feminismo). En los ochenta, la preocupación en relación al porno cambió.

Como dije, antes, era un tema de todo-o-nada. En el nuevo debate, sin embargo, el problema no era el sexo en sí mismo, sino el tipo de sexo mostrado:  aquél en el que la mujer no es sino un objeto a poseer, a coger, a humillar, a penetrar, a violentar. Aquél en el que la relación sexual que predomina es la de la subordinación y cosificación de la mujer. Dada la industria de la pornografía –hecha por hombres, para hombres–, no sorprende que para el feminismo radical, la gran mayoría de los productos porno reflejaran, precisamente, esa idea: la mujer como propiedad.

Las grandes representantes de esta postura en torno a la pornografía son Catharine MacKinnon y Andrea Dworkin. Feministas preocupadas primordialmente por la subordinación, discriminación y violencia en contra de las mujeres en distintos ámbitos: en la casa, en el trabajo, en la calle. Pero, a diferencia del llamado feminismo de la primera ola, estas pensadoras no estaban preocupadas por superar los obstáculos meramente formales de discriminación, sino identificar y erradicar las prácticas cotidianas –sociales, económicas, políticas y legales– que tuvieran como resultado la subordinación de la mujer. Puede decirse que la consternación de esta generación obligaba a realizar análisis más cuidadosos, complicados, precisos de la realidad. Ya no era tan sencillo como identificar normas que le prohibieran a las mujeres desempeñar ciertas labores –como votar o trabajar–, sino visibilizar las prácticas sociales complejas que terminaban por provocar su subordinación.

En este contexto es que pensadoras como MacKinnon y Dworkin se interesaron por la pornografía. Ante las cifras espeluznantes de la violencia que sufrían las mujeres –en sus casas, en sus trabajos, en las calles–, uno de sus propósitos era determinar el origen de esta violencia. La forma en la que era perpetuada. La manera en la que la idea –las mujeres son cosas– se concretaba en la realidad –la violación–. Una de las respuestas a las que llegaron fue que la pornografía era parcialmente responsable de ello. ¿Por qué? Porque la pornografía no es sino el vehículo a través del cual esa idea –la de la cosificación sexual de la mujer– se transmite de generación a generación, de hombre a hombre, de adulto a joven, de padre a hijo, de amigo a amigo.

La pornografía como constitutiva de la identidad masculina: el espacio en el que aprenden lo que es el sexo, lo que es la mujer, lo que es el placer, lo que es la masculinidad, lo que es la sexualidad. El ciclo interminable en que la industria recoge lo que el público quiere, y el público quiere lo que la industria demuestra. Pero, el problema no se detiene ahí. Aunque las mujeres están ausentes del ciclo de producción y consumo de pornografía, están presentes como objetos a lo largo del proceso: ellas son el material a retratar, fotografiar, videograbar, penetrar. Ellas son los center-folds. Pero también son las receptáculas finales de la fantasía masculina: la novia a la que se le exige recrear una escenografía, la esposa a la que se le impone cierta posición, la niña a la que se le pide realice cierto acto sexual, la puta contratada para encadenarse como en la película.

La pornografía no sólo muestra un concepto de sexualidad específico, sino que termina constituyendo a la experiencia sexual: lo sexual es lo que endurece al pene. Lo que endurece al pene es la pornografía. La pornografía es la violación de la mujer. La violación de la mujer endurece al pene. La violación es el placer del pene. Lo sexual es la violación de la mujer. Pero, nos diría MacKinnon, la perversión del sistema es que invisibiliza la violencia. Todo opera con una presunción: esto no es sólo lo que los hombres quieren, sino lo que las mujeres desean también. Es esta idea –que las mujeres realmente quieren lo que los hombres quieren de ellas– la que borra la distinción entre la violación y el sexo. Los equipara: la violación es sexo. La violación es placer. De pronto, la violación ya no es violación. Es la experiencia cotidiana. Es la noche más común. Es la vida de todos y todas. Es elección. Es identidad. Es.

Era obvio que las críticas de estas feministas suscitarían, por lo menos, una reacción del mismo calibre. El resultado fueron las llamadas Sex wars. Pocas épocas han sido tan prolíficas en la investigación del porno como cuando ellas se avalanzaron contra el sistema. Había que comprobar que ese daño no existía. Diría MacKinnon: billones de dólares –por no decir el sistema patriarcal– estaban en juego. Me parece sensato decir que, técnicamente, las feministas radicales perdieron la batalla. Sus análisis teóricos convertidos en propuestas jurídicas –de prohibir la pornografía que mostrara a las mujeres en posiciones degradantes, violentas o subordinadas– fueron derrocadas en la sede legislativa y en la judicial. En la arena académica, a pesar de los múltiples esfuerzos, nunca fue comprobado el perjuicio que se decía provocaba la pornografía. Y creo que es evidente que, a pesar de todo, la industria del porno hecho por y para hombres no sólo no decreció (o modificó sus prácticas), sino que se consolida en los billones anuales año con año. Con todo, creo importante señalar algunas reflexiones y cambios que, a mi entender, le debemos al feminismo radical.

Creo que resulta evidente que, lo que en el fondo está discutiéndose, no es sólo la pornografía, sino la sexualidad. Lo que tenemos son teorías de la misma que pretenden responder a múltiples preguntas que, al menos en el público en general, no siempre se plantean. Si algo invitan estos debates es a realizar las siguientes interrogantes, no sólo en la arena pública, sino en lo personal: ¿De dónde proviene el deseo? ¿Por qué deseo lo que deseo? ¿Por qué cojo como cojo? ¿Por qué beso como beso? Esto, al final, invita a reflexionar en torno a: ¿En qué momento y a través de qué dispositivos configuré mi concepto del placer, del amor, del sexo? ¿En qué, de todo ello, participó el porno? ¿El cine, la literatura, la televisión, la música? En este sentido, la discusión en torno al porno no está limitada a ella exclusivamente: se trata, en el fondo, de los mecanismos a través de los cuales se reproducen ciertas ideas –en este caso, de lo que es ser hombre, ser mujer, ser heterosexual, ser homosexual, ser erótico–.

Implica una revisión crítica de la sexualidad propia. En este sentido, lleva no sólo a inquirir por sus orígenes, sino también por sus resultados. Los debates feministas no son, a mi entender, sino un debate en torno al Otro. La lucha, al final, estriba en reconocerlo. Verlo. Considerarlo. La pregunta no es sólo qué siento yo, sino que está sintiendo ella. ¿Qué me dice su mirada? ¿Qué me dicen sus besos? ¿Qué me dicen sus piernas? ¿Qué me dicen sus palabras? Incluso en el porno, el ejercicio obliga ver más allá de los agujeros y los palos y tratar de ver a las personas –si es que existen– detrás. ¿Qué se tuvo que realizar para que yo obtuviera este video, esta fotografía? Evidencía las condiciones de producción detrás de la industria, las condiciones de intercambio entre las partes. De aquí, siguen las interrogantes: ¿Cómo se configura el consentimiento de las partes? ¿Qué significa que un contrato –de trabajo sexual, como el porno o el matrimonio–, se pactó libremente? ¿Qué significa el sí? ¿Qué implica el no?

Desde aquí, el feminismo radical obliga a prestar atención al proceso a partir del cual se define el placer. En este sentido, lo que ocurre en la pornografía es similar a lo que ocurre en la política. ¿Qué sucede cuando al proceso de definición de lo que son los derechos o la justicia –o el placer– se introduce un nuevo jugador? ¿Una nueva mirada? ¿Cómo cambia lo que se considera erótico o pornográfico? Aquí es precisamente en donde nace el porno feminista: aquél que pretende ofrecer una nueva forma de mirar a los cuerpos, a los actos sexuales, a las relaciones que se suscitan en los participantes a través de la puesta en escena que es el porno. Sí: un porno en el que la forma en la que la mujer figura, en la que el hombre participa, en la que la relación se suscita es distinta a lo que por lo general se produce. Y que lo hace de manera consciente. Si lo personal es político,  es justo aquí donde resultan indistinguibles. Lo que tenemos son orgasmos como statements políticos. Qué bien.



Pornografía que muestre el gozo sexual de las mujeres y en donde ellas sean sujeto, a la par de los varones, no es pornografía, es erotismo. Y hasta puede ser pedagógico y terapeútico... pero no es porno.

O sea, pornografía per se y feminismo en nuestra humilde opinión, no son compatibles. 

Erotismo y feminismo, sí.




°

domingo, 19 de junio de 2011

A Iruñea por los Presos



Este llamado a la resolución pacífica y al respeto a los derechos de los presos políticos vascos ha sido publicada en Noticias de Navarra:

La iniciativa 'Egin Dezagun Bidea' se manifestará el 3 de julio en Pamplona por "el fin de la dispersión de los presos"

La iniciativa 'Egin Dezagun Bidea' (Hagamos el camino) ha convocado una manifestación el 3 de julio en Pamplona para reclamar "el fin de la dispersión y de las situaciones extremas que se viven en las cárceles", con el lema 'Eskubide guztiekin, Euskal Presoak Euskal Herrira' ('Con todos los derechos, presos y presas vascas a Euskal Herria').
 
Los convocantes de la marcha, que partirá a las 12 horas de los cines Golem, han explicado que el pasado 9 de abril se presentó en Bilbao la iniciativa 'Egin Dezagun Bidea', promovida por decenas de personas de distintos ámbitos de la sociedad vasca y nacida a raíz de la manifestación por los derechos de los presos del pasado 8 de enero en Bilbao.

Los promotores de 'Egin Dezagun Bidea' reclaman "el respeto a los derechos de los presos políticos vascos y su reagrupamiento en 'Euskal Herria', como primer paso en el camino hacia la amnistia y la vuelta a casa de todos los represaliados políticos".

Así, han llamado a la sociedad navarra a "salir a la calle" y han defendido que "la política penitencia debe pasar a claves de resolución del conflicto". Para ello, han destacado, "es imprescindible que las situaciones más extremas que padecen los presos políticos vascos sean desactivadas".

Con esta manifestación, quieren "exigir que se respeten de una vez los derechos de los presos y de sus allegados y decir que los queremos en 'Euskal Herria' dueños de sus derechos".

"Como queremos la paz para este pueblo, como queremos la resolución del conflicto, vemos imprescindible también que este camino concluya con la amnistía, con la vuelta a casa de todas las personas presas y exiliadas por motivos políticos", han concluido.

Así que ya lo saben, todos a la capital de Nabarra a contribuir en favor de los derechos de todas y todos.

Por cierto, una felicitación a quienes diseñaron el afiche.


°

Franco-Españoles

La defensa de los derechos de los vascos no es tarea de corazones pusilánimes, no, muy al contrario, el día a día te demuestra cuan poco conocimiento hay de la historia de los vascos, de sus instituciones reivindicativas y de sus derechos políticos y civiles como pueblo. Y de esta falta de conocimiento surgen las declaraciones más disparatadas (muchas veces seriamente dañinas).

Para darles un claro ejemplo de ello les queremos compartir fragmentos del texto de Daniele Ganser titulado "Los ejércitos secretos de la OTAN VIII / La guerra secreta en España", mismo que ha sido publicado en Red Voltaire y que nos ha sido compartido por nuestro amigo Iñaki Egaña en respuesta a la campaña que se ha iniciado en el estado español para "sanitizar" la imagen de Carrero Blanco por medio de un documental que ha salido al aire poco después de que un dichoso diccionario nos dijera que su jefazo, Francisco Franco, era un valiente y católico, autoritario pero no totalitario. 

Iniciemos con esto:

En 1953, Franco consolidó su posición en la escena internacional al firmar con Washington un pacto que permitía a Estados Unidos el despliegue de misiles, tropas, aviones y antenas SIGINT (Signals Intelligence) en territorio español. En reciprocidad, Estados Unidos sacó a España de su aislamiento internacional convirtiéndola en 1955, a pesar de la oposición de muchos países, comenzando por la Unión Soviética, en miembro de la Organización de Naciones Unidas. Como muestra de respaldo a la «muralla contra el comunismo» que era España, el secretario de Estado John Foster Dulles, hermano del director de la CIA Allen Dulles, se reunió con Franco en diciembre de 1957 y el hombre de confianza del Caudillo, Carrero Blanco, puso especial cuidado en cultivar las relaciones entre la dictadura española y la CIA. A fines de los años 1950, «las relaciones se habían fortalecido, convirtiendo el aparato de inteligencia de Franco en uno de los mejores aliados de la CIA en Europa» [9].

Hasta ahí todo bien, queda claro que Carrero Blanco lejos de ser una inocente Hermana de la Caridad era el hombre fuerte de Patxi Garbantzu.

Ahora lean esto:

En 1968, Franco tuvo también que hacer frente al movimiento internacional de protesta de los estudiantes. Por temor a la aparición de manifestaciones masivas, el ministro de Educación de España pidió al jefe del SIAEM, el general Marcos, que organizara operaciones secretas contra las universidades. En 1968, el almirante Carrero Blanco, muy cercano a la CIA, creó en el seno del SIAEM una nueva unidad especial de guerra secreta bautizada como OCN cuyo blanco eran los estudiantes, los profesores y el movimiento revolucionario social en su conjunto. Después de varias operaciones exitosas, Carrero Blanco decidió, en marzo de 1972, convertir la subdivisión OCN del SIAEM en un nuevo servicio secreto denominado SECED (Servicio Central de Documentación de la Presidencia del Gobierno), servicio que puso bajo el mando de José Ignacio San Martín López, quien ya dirigía la OCN desde 1968 [18]. Según el autor especializado en el Gladio Pietro Cedomi, el SECED mantenía estrechos vínculos con el ejército stay-behind español, numerosos agentes eran miembros de ambas organizaciones a la vez, y el ejército secreto participó en la represión desencadenada contra los estudiantes y los profesores opositores [19].

Oh cielos, la pristina figura de Carrero Blanco se desdibuja más y más. Pero aquí es donde Ganser comienza a desbarrancar:

Marco Pozzan, quien huyó de España a principios de los años 1970, reveló que «Caccola», como apodaban a Delle Chiaie, recibía muy buena paga por los servicios que prestaba en España. «Hacía viajes muy costosos, siempre en avión, incluyendo vuelos transatlánticos. Caccola recibía casi siempre el dinero de los servicios secretos y de la policía española.» Entre los blancos del fascista se hallaban los terroristas de ETA (Euskadi Ta Askatasuna) que luchaban por la independencia del país vasco. Por orden de Caccola, agentes subversivos se infiltraron en las células de ETA y entre sus simpatizantes. «Sabemos que Caccola y sus hombres actuaron contra los autonomistas vascos por orden de la policía española», recordó Pozzan. «Yo recuerdo que durante una manifestación en Montejurra, Caccola y su unidad organizaron una batalla entre dos movimientos políticos opuestos. Para que no se pudiera acusar a la policía española de intervenciones violentas injustificadas, Caccola y su unidad tenían que provocar e instaurar el desorden. Aquel día incluso hubo varios muertos. Fue en 1976.» [21]

O sea que ETA, una organización armada de izquierda que busca independencia y socialismo para Euskal Herria, misma que fue infiltrada y atacada por los malos malosos del Gladio es gracias a la bendita equidistancia, terrorista. Pero ahí no termina la cosa, lean:

En junio de 1973, sintiendo la proximidad de su propio fin, Franco había nombrado primer ministro a Carrero Blanco, su oficial de enlace con la CIA y gran arquitecto de sus servicios secretos. Pero la mayoría de la población odiaba a Carrero Blanco, debido a sus métodos brutales, y este murió en diciembre del mismo año cuando su automóvil hizo estallar una mina de ETA. Considerada hasta aquel momento como «folklórica», la organización terrorista franco-española ETA se convirtió entonces, como resultado del asesinato del primer ministro español, en un peligroso enemigo del Estado.

Vaya, para Daniele Ganser los vascos ni siquiera existen y por lo tanto ETA aparte de terrorista es una organización franco-española, o sea, compuesta por franceses y españoles, ciudadanías ambas impuestas a los vascos a través del más brutal colonialismo en el pasado y por el terrorismo de la OTAN más recientemente, tal como nos lo hace ver el propio Ganser. Y claro, no fue la mina de ETA la que hizo estallar el auto de Carrero Blanco, no no, ¡fue el auto de Carrero Blanco el que hizo estallar la mina!

Así como si la mina se le hubiera olvidado a algún militante de ETA por ahí nomas, en una calle de Madrid.

Ahí lo tienen pues, para Daniele Ganser, una organización armada de resistencia luchando a pesar de tener en contra suya a españoles franquistas, alemanes nazis, terroristas de ultra derecha italianos y sicarios estadounidenses de la CIA merece ser ninguneada.

¿Cuál es entonces la finalidad de su investigación acerca del Gladio?

Nota: Para los que no estén enterados del tema, segun Wikipedia, Gladio fue una red clandestina secreta anticomunista que operó en Italia durante la pasada Guerra Fría, vinculada a la OTAN y a cuya financiación contribuyó la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense. Su principal objetivo era intentar hacer frente a una eventual invasión soviética del país. Su lema en latín era Silendo libertatem servo, el cual significa "En silencio, preservo la libertad". Aunque Gladio específicamente se refiere a la rama italiana de dicho entramado clandestino, en general también se suele utilizar es nombre para referirse a las ramificaciones de la OTAN similares que operaron en otros países de Europa Occidental.


°

sábado, 18 de junio de 2011

Un Regalito para Savater



En América Latina se han asegurado de que nombres como Fernando Savater o Mario Vargas Llosa sean venerados y que aquellos que emane de las bocas o de los bolígrafos de tan ilustres intelectuales nunca debe ser cuestionado, bajo ninguna circunstancia, so pena de dejar al descubierto lo ignorante que uno es. Pues bien, alrededor del mundo hay quienes no se ciñen a ese edicto real y pontificio, y como muestra esta misiva de respuesta al "filósofo vasco" por los biliosos disparates vomitados hace unos días:

Carta a Savater de un mastuerzo

Víctor Sampedro Blanco

Le escribo con vídeos y hemeroteca. Para que mi espístola se le haga más leve, se solace y refresque la memoria.

Con el respeto que usted nos niega llamándonos mastuerzos, me permito recordarle que no es este el primer insulto con el que desvela la postura que mejor adopta: el escriba sentado. Un genuflexo copista de las palabras del poder. La única vez que le he visto levantarse lo ha hecho bajo palio. Usted, buen aficionado a la hípica, distingue siempre al caballo ganador y practica un activismo epicúreo. Reconoce haberse divertido (también ganado dinero y galardones, ¿no?) y haber recuperado la juventud perdida con su monocultivo antietarra. Ojalá Pilar Manjón pudiese decir lo mismo respecto al 11M. Y después usted ha sabido mantener vivo su furor democrático defendiendo el idioma castellano y el negocio de la tauromaquia. Como todo el mundo sabe, banderas que residiendo en Madrid comportan un estigma y una coacción sólo comparables a la de Rosa Díez visitando un ayuntamiento de Bildu.

Insultándonos se ha alineado con quienes tachan el 15M de marihuanero y totalitario. Se ha puesto una vez más del lado de los violentos de esta democracia de baja intensidad: cargos que normalizan los regalos de sus comisionistas y que compran parlamentos a través de Tamayazos. A los estigmas clásicos de marginales y extremistas radicalizados, añade usted ahora el de minoría no representativa. Emplea el argumento de que 400 manifestantes, aunque coincidan según las encuestas con el 60% - 80% de la población (dependiendo el tema), no son representativos de 40 millones. Ni siquiera aunque más de la mitad haya afirmado haber participado en alguno de sus actos. ¿Estuvo también en Génova gritando el 22M: "Esto es democracia y no lo de Sol"?

Por su concepción del orden y el espacio público debe resultarle, en cambio, representativo el cargo que ocupa el Conseller de Interior. Como a usted se lo subvencionan o lo rentabiliza con autobombo promocional, quizás se le haya olvidado que en democracia el derecho a reunirse y manifestarse se reconoce: nunca es una concesión ni un permiso excepcional. Usted no parece preocupado por garantizar que así sea el 19 de junio. Desde luego, por su silencio cómplice, cuando los mastuerzos de la Plaça de Catalunya fueron apaleados debió henchirse de orgullo socrático al ver cómo por fin limpiaban el ágora. Lástima que luego llegase otra multitud mayor de mastuerzos, metecos y bárbaros, dejando claro de quién han sido siempre las plazas. Tan anglófilo usted y no encuentra paralelismos entre el speaker’s corner y el intento del 15M de regenerar la cultura política desde la vía pública. Sin duda es porque sabe que no tiene apenas nada que aportar a una conversación colectiva, horizontal y sin vetos. Quizás no lo capte: nada que ver con los usos de la Transición, ni miedos ni consensos impuestos.

Está claro que lo suyo era hacer de consejero aúlico en la Bodeguilla de la Moncloa de F. González o de escriba adoratriz del "Espíritu de Ermua" a partir de Aznar. Ambas cosas ya no serán posibles. Estamos haciendo lo imposible porque así sea, al denunciar a sus validos. Y a lo mejor de ahí vienen sus insultos. De ver que se le acaba el discurso tras lo de Bildu y permítame decirle, al paso que va, la audiencia... como a tantos otros. Corean con usted los periodistas de este país que somos una amenaza a la democracia; pero carecen, no ya de datos, sino de legitimidad para afirmarlo. Para tenerla debieran haber denunciado a los agentes del desorden: los que sin identificación alguna "limpiaron" la Plaça de Catalunya e infiltrados iniciaron la violencia ante el Parlament. ¿No quiere usted saber sus números de placa? ¿O es que ya los conoce? ¿Está cómodo pagándoles los salarios con sus impuestos? ¿O usted no paga? Medite la respuesta. No vaya a ser que algún día los Berlusconi patrios que tanto ayuda a medrar prescindan de usted. Claro que, constatado el panorama electoral, ya está haciendo méritos para hacérseles tan imprescindible como Pío Moa y Sánchez Dragó. ¡En qué Santa Compaña anda usted! ¿No se reconoce en el ultramundo de las espectros de la Inmaculada Transición?

Nunca compartimos el nihilismo con el que usted fundamentaba sus primerizas, y ya tan trasnochadas, poses progresistas. Por eso no nos ha perdonado nunca ser tan mastuerzos. Gentes que su coleguita J. Cercas tampoco comprende, porque nunca ensalzamos con ustedes a "los héroes de la traición". No se confundan, sus héroes de la Tra(ns)ición no traicionaron ideal alguno. El único que tenían era el poder. Y ni siquiera era un ideal: siempre lo acapararon. Hoy más que nunca, lo demuestran ante el 15M. Y en su apoyo ha salido usted siempre publicando insidias e insultos contra nosotros. Siempre desde el buque insignia de la corrección politica de este su País. Siempre justificando nuestra represión, no fuera a ser que nuestras demandas diesen "alas" a ETA. ¡Ay, ustedes siempre mirando tan alto! ¡Siempre de cacería y a por las mismas presas! Se entiende que ahora busquen otras en el 15M. ¡Y qué ridículo el que nos han hecho pasar!

Daba vergüenza ajena, cuando lanzábamos V. de Vivienda ver cómo monopolizaban el juego y el debate político recurriendo al espantajo sangriento de ETA. Hace apenas cuatro años resultaba tan bochornante leerle, como si al abrir Le Monde su principal articulista sufriese una monomanía con el terrorismo corso. "Ya sé que estas elecciones municipales no son ni debieran ser unas primarias, pero me temo que en gran medida van a funcionar como tales. Porque algunos estamos preocupados sin duda por la corrupción urbanística y temas afines, pero por mero instinto de conservación sentimos otras cuestiones como prioritarias. Y no podemos dejar pasar esta oportunidad de mostrar con la ocasión de voto que se nos ofrece nuestro rechazo ante la explicación sociológica y la ambigüedad gubernamental que refuerza en lugar de impedir el peligro que corren nuestras cabelleras." ¡Ay, qué forma de hacer el indio! O no, mejor aún, de colono victimista, que describe mejor su actitud ante las minorías.

De su labor contraria a la no violencia y secuaz con el miedo infundido en la Tra(ns)ición sobran dos perlas. Que podemos acabar deslumbrándonos si las exhibimos todas. En marzo de 1993 calificó de "disparate" una absolución a un insumiso por si los etarras aprovechaban la sentencia. Once años más tarde, el 12 de marzo de 2004, le hizo la Autopsia a los casi 200 cadáveres de Atocha y de paso a esta democracia: "Veo la masacre por fin cumplida, la masacre que se venía buscando desde Navidades por lo menos, los kilos de explosivos que esta vez no pudieron ser interceptados: ahora ya no quedan dudas [...] Hoy no, hoy las dudas se han volatilizado junto a centenares de vidas humanas. Supongo que ahora no queda más remedio que aceptar la incursión de ETA en la campaña electoral. [...] escuchemos a nuestros intelectuales y artistas para quienes lo verdaderamente intolerable es la política del PP: en cuanto se acabe con ella, reinará la armonía y el Prestige se convertirá en un yate de recreo con velas blancas (por cierto, ¿quién habrá sido el primero en decir que la culpa de la matanza de Madrid la tiene la falta de "cintura política" de Aznar?)".

Usted estrechaba el cerco a la disidencia, pedía nombres para llevar a la hoguera de la espiral del silencio que ayudó a crear. Blindaba a un poder opaco, alimentado de odio a la discrepancia o disidencia, opuesto a toda evidencia empírica y lógica argumental. Se entiende que ahora se ponga del lado de los higienistas democráticos, que antes pedían fumigar las acampadas y ahora quieren erradicar a "los violentos." El siguiente paso será animalizarnos más, para que las mayores cotas represión que están por venir (ya que ustedes no la denuncian) no suenen a recorte de libertades. ¿Nos quitarán las flautas para llamarnos tan sólo “perros que ladran su rencor por las esquinas”? Recuperen la retórica aznarista y fraguista, ya les han hecho el trabajo. Porque, no disimule, eso es lo que usted hace, continuarlo.

Aquel día de marzo, hace siete años, decidí que jamás le volvería a leer. Sobre todo cuando constaté la ignominia de su silencio cómplice con la posterior teoría de la conspiración. Por omisión y de forma implícita – esto es, de la forma más cobarde e irresponsable - usted tomó parte en aquella conspiración. Porque le excusaba de retractarse de la mordaza que quiso imponernos con aquel artículo. Porque le permitía usar a las víctimas (sólo las "suyas") como “arietes de la lucha por las libertades”. Asó lo declamaba también Acebes, sin reparar en la inhumanidad y el engendro jurídico-político en el que incurrían. He cumplido lo de no leerle. Pero no logro dejar de escucharle. Hay quien le sigue considerando una voz autorizada, sobre todo cuando de "violencia política" se trata. Por eso deben haberle dado ahora micrófono.

Los canes acampados nos hemos vuelto violentos lanzando nuestras malas pulgas cuando se nos pega. Nos hemos pasado la raya. Pero es usted quien ha traspasado "la línea roja" ya demasiadas veces. Ha degradado el debate sobre las libertades y la democracia de este país hasta límites intolerables. Es usted uno de los máximos responsables de la degeneración de la esfera pública que colapsó el 13M de 2004, sin que usted lo supiera, y que está siendo regenerada desde el 15 M de 2011. Ayúdenos, quítese ya el disfraz de moderno iconoclasta y librepensador. Vista los hábitos de Inquisidor de una democracia clerical y mojigata. Ingrese en las filas de la reacción. Cultive esa feligresía antes de quedarse sin fieles.

Por último, le ruego no convierta esto en una amenaza etarra. El discurso del miedo y la violencia no es nuestro. Ni sus medios de comunicación los que nos respetan. A pesar de los insultos, queda usted invitado a la próxima asamblea, la siguiente y más cercana a su casa. No tiene pérdida. Quizás descubra ahí ese elixir de la eterna juventud, sin necesidad de abrazarse a una militancia propia del INSERSO. Aprovecho, por tanto, para desearle una tercera y hasta una cuarta y quinta juventud sin que necesite jugar a progre díscolo, políticamente incorrecto sólo para la tercera edad izquierdosa. No busque más la indignación de los indignados para darse publicidad. Hay números menos viejunos que representar en el circo caduco del que participa.

Salud a espuertas, que no le falte nunca y que sepa compartirla.

Blog del autor.


Nota: Les recomendamos ampliamente visitar la fuente de este texto pues ahí podrán acceder a los enlaces que contiene el mismo.
°

Los Indignados y el Terrorismo de Estado



Mientras que los indignaditos continúan crucificando a los indignados, estos ya se dan cuenta que terreno pisan, y si no lo han hecho, entonces les recomendamos leer este texto publicado en Rebelión, pues o una de dos, o están "contaminados" o son "parte del entorno":

15M. Hobbes en la Ciutadella

Violencia y legitimación del Estado

John Brown

Han tardado en hacerlo, pero la máquina ya está en marcha. Tal vez por oportunismo preelectoral o por genuina sorpresa ante un movimiento tan lógico como inesperado y tan potente, no se atrevieron hasta ahora a utilizar el arsenal de siempre contra el 15M. El arsenal de siempre, blandido ayer por Felip Puig y Artur Mas en el Parlamento catalán, es la utilización de los términos "batasunización" y "kale borroka", es la reducción de toda oposición radical al régimen al punto de fijación que es "la cuestión vasca" identificada con el "terrorismo" y la "violencia". La cuestión vasca acepta a una zona pequeña del Estado español, pero ha sido hasta ahora estratégicamente determinante, pues ha dado al régimen heredero del franquismo oxígeno para mantener un aspecto fundamental de su constitución material: la política, la legislación y los aparatos de excepción que configuran la democracia española como "democracia antiterrorista". No es exagerado pensar que lo que hizo tan extraordinariamente fácil la transición a la democracia fue que, en este aspecto de la excepción antiterrorista no hubiera transición alguna sino riguroso mantenimiento de la legislación y de los aparatos policiales y judiciales del franquismo.

 Los incidentes de Barcelona en torno a la votación de los presupuestos de la Generalidad en el Parlamento de Cataluña fueron el pretexto para un ataque policial y político contra el movimiento 15M. Primero fue el ataque policial que repetía las agresiones policiales contra la acampada de la plaza de Cataluña. La particularidad, esta vez es que se produjeron algunas agresiones verbales o simbólicas contra los diputados catalanes. Si bien la mayoría aplastante de los manifestantes había mantenido la misma actitud pacífica y respetuosa que siempre caracterizó al movimiento, un sector optó por un acto de repudio simbólico (un escrache), contra unos diputados que se disponían a operar dolorosos recortes sociales con vistas a una salida de la crisis favorable al capital financiero. Otros aún protagonizaron algún pequeño acto de violencia urbana de mínima importancia como juntar contenedores de basura para frenar las cargas policiales, dar un empujón a un diputado o lanzar alguna imprecación. Está documentada la presencia de policías infiltrados entre los manifestantes. Falta documentar completamente las características de su actuación, pero son fáciles de adivinar. Normalmente, estos agentes procuran soliviantar a los manifestantes, tal como se ha podido ver en un video de las últimas manifestaciones de Valencia, a fin de propiciar cargas policiales y de iniciar una espiral de violencia que -retrospectivamente- justifica las cargas. De hecho, en los principales escenarios de actos "violentos" en torno al 15M: en Madrid, el propio 15 de mayo, en Valencia y en la Ciudadela de Barcelona, se ha podido comprobar la presencia de agentes infiltrados y hay testimonios de su actuación. No todo es violencia policial, pero cuando las autoridades han optado por que se produzcan "incidentes", curiosamente siempre han seguido el mismo patrón con el fin de desprestigiar a un movimiento que ha optado abierta y claramente por la no violencia.

 La opción no violenta, como toda opción política es discutible, pero ha sido la opción del movimiento desde el primer momento. Su mayor virtud es que desprestigia la represión y da una gran autoridad moral al movimiento. Su inconveniente es que resulta difícil en el ser humano determinar las fronteras entre el antagonismo constitutivo de la política y la violencia. Hay quien considera violento que se ocupen las plazas públicas o se deslegitime al parlamento y a las autoridades del país, otros consideramos violento que se voten leyes al dictado de los poderes económicos y financieros y en contra del interés general o que se deshaucie a miles de personas, o que haya más de cuatro millones de parados etc. En todos estos casos no hay violencia física traducida en golpes o lesiones, pero indudablemente se produce una agresión muy real contra las instituciones o contra la mayoría de los ciudadanos. El Estado nunca opta ni puede optar por la no violencia. Para existir necesita tener partidas permanentes de "hombres armados" que constituyen sus ejércitos y policías. El Estado es Estado en la medida en que dispone de la fuerza violenta más poderosa en un territorio. La famosa caracterización del Estado por Max Weber como "monopolio de la violencia legítima" es en cierto modo circular, pues el monopolio de la violencia sólo es legítimo cuando la propia violencia, en competencia con otras, se ha hecho con dicho monopolio. No es que la legitimidad otorgue un monopolio de la violencia; el monopolio de ésta, por el contrario, sustenta la legitimidad.

 El problema de la violencia para un movimiento que, como el actual, pone en entredicho el orden existente y sus instituciones es decidir sobre el respeto del monopolio estatal de la violencia. Evidentemente, este monopolio tiene que ponerse en entredicho si se persigue un cambio político y social radical, pero existen varias maneras de hacerlo. La más evidente es violar el monopolio y practicar la violencia como han hecho las organizaciones que el Estado denomina "terroristas", esto es las que violan el monopolio estatal del terror y de la intimidación violenta de las poblaciones. El problema de esta posición es que, a menos de hacerse progresivamente con un potencia de fuego que pueda superar la del propio Estado y de mantener un fuerte vínculo con los movimientos sociales y las organizaciones políticas como ocurriera en Cuba o en Nicaragua, la organización que desafía el monopolio estatal de la violencia corre peligro de legitimar al Estado con cada una de sus acciones. La historia de ETA y de organizaciones armadas menores (FRAP, GRAPO) durante los últimos decenios en España lo demuestra con toda claridad. Ello no obedece sino a la lógica implacable del régimen de legitimación del Estado moderno.

Planteamiento por la Paz desde Sudáfrica



Gerry Adams, ahora Brian Currin.

Los gestores por la paz con justicia y dignidad en favor del pueblo vasco continúan trabajando, fieles a sus principios y congruentes con sus ideales. Saben que su labor es titánica pues frente a ellos se erige un régimen retrógrada y anquilosado, un régimen que ha sido mimado por Washington y Londres en su demencial cruzada contra la izquierda internacional. Es por eso que con una mezcla de alegría y esperanza compartimos con ustedes este texto publicado en Rebelión:

¿La violencia llega a su fin?

Elegir la paz en el País Vasco

Brian Currin

La izquierda nacionalista, cuya participación estaba prohibida hasta la víspera de las elecciones municipales españolas de mayo pasado, finalmente consiguió un 25,5% de votos en tres provincias vascas. Esta victoria no es ajena a aquellos que, como el autor, abogan por la resolución de uno de los últimos conflictos políticos violentos de Europa. La posición oficial del gobierno español sobre el conflicto vasco es clara: no se trata de una cuestión política. Madrid presenta a la Euskadi Ta Askatasuna (ETA) como una “banda criminal y terrorista” y le pone la etiqueta de esta organización a toda la izquierda abertzale (1) que no la haya condenado explícitamente, incluyendo a aquellos que nunca cometieron actos violentos ni preconizaron el recurso a la violencia. Así, durante la última década este movimiento político fue prácticamente prohibido en España, lo que constituye un enfoque a la vez desconcertante e inútil.

Desconcertante porque, a pesar de las tomas de posición públicas de Madrid, varios gobiernos –tanto de izquierda (conducidos por el Partido Socialista Obrero Español, PSOE) como de derecha (Partido Popular, PP)– han tratado desde 1998 de lograr un acuerdo negociado con la ETA. Inútil, porque el rechazo a admitir públicamente la existencia de una controversia de orden político desacredita, en el espíritu de la población española, los intentos gubernamentales por resolver el conflicto. En efecto, resumir este conflicto a las acciones de la ETA supone que la única salida posible es el fin de la violencia de los etarras y su rendición.

Sin embargo, ante los ojos de los abertzale, la Constitución de 1978 viola los derechos culturales, sociales, cívicos y políticos del pueblo vasco, y especialmente su derecho a la autodeterminación (2). A lo que Madrid responde que España es una régimen constitucional y que el estatuto de Comunidad Autónoma del País Vasco está inscripto en esa Constitución, de manera que el gobierno no tiene ninguna razón para modificar esta situación, y tampoco dispone de un mandato para hacerlo. Es la oposición de estas dos perspectivas lo que estructura el conflicto político vasco. Y no la violencia de la ETA.

Temores y desafíos

Los atentados de la organización clandestina han producido más de 800 muertos y, por lo menos, otros tantos heridos. Entre las víctimas hay políticos, miembros de las fuerzas de seguridad, hombres de negocios, jueces, periodistas, universitarios y simples ciudadanos. Al mismo tiempo, decenas de miembros de la ETA y de la izquierda abertzale fueron muertos por grupos paramilitares y por las fuerzas de seguridad tanto en España como en Francia. A veces, los malos tratos recibidos durante su detención contribuyeron a radicalizar a los jóvenes nacionalistas. En este círculo vicioso, la violencia de la ETA también ha contribuido a desnaturalizar los aspectos políticos del conflicto, permitiendo al gobierno español caracterizar como “terrorista” una reivindicación negociable que prefiere ignorar.

Pero, sin duda, es necesario hacer una distinción entre la cuestión política y la violencia. Ciertamente, si la ETA se niega a poner término a la lucha armada, las fuerzas de seguridad tienen todo el derecho de tomar, en el marco de la ley, las medidas necesarias para obligarla a hacelo. Sin embargo, el compromiso de todos los partidos políticos del País Vasco presentes en las negociaciones dirigidas a encontrar una solución democrática negociada es lo que seguramente más llevará a la ETA a renunciar a sus acciones. Para mucha gente, especialmente aquellos que han sufrido la violencia –de la ETA o del Estado– la paz puede parecer un objetivo fuera de alcance, incluso fantasioso. Ahora bien, tal vez sea un candor infantil, intacto y confiado, en oposición al hastío, la agresividad y el cinismo de los actores y de las víctimas de un conflicto prolongado, lo que se necesita para salir del impasse.

Los miembros del Grupo Internacional de Contacto (GIC) para el País Vasco representan los nuevos interlocutores en este conflicto. Imparciales, sólo tienen como objetivo la paz y la normalización política. En estas condiciones, sorprende la hostilidad que su participación suscita en el proceso entre numerosos constitucionalistas españoles. La única explicación posible es el temor a una democracia global en el País Vasco, en la cual participaría el conjunto de los nacionalistas favorables a la autodeterminación. Uno de los desafíos para el GIC es disipar esos temores.

Naturalmente, la confianza no es algo que hay que dar por sentado. Pero el compromiso internacional es un buen augurio. El cese del fuego observado actualmente por la ETA es una respuesta a la invitación contenida en la declaración de Bruselas, firmada en marzo de 2010 por una serie de personalidades, entre ellos, cinco premios Nobel de la Paz (Desmond Tutu, Frederik Willem de Klerk, John Hume, Betty Williams y Mairead Corrigan Maguire) (3), la ex Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos , Mary Robinson, y la Fundación de Nelson Mandela. La experiencia muestra que otros árbitros, sobre todo cuando son tan respetados, pueden ayudar a poner fin a los comportamientos desviados de las otras dos partes.

Cuando el GIC se reunió oficialmente en el País Vasco en enero de este año, el entorno sociopolítico era profundamente diferente al que había prevalecido durante la década anterior. Los cambios observados devienen en primer lugar de la decisión tomada por los dirigentes políticos de la izquierda abertzale de hacer lo necesario para poder participar en la vida política institucional de las comunidades autónomas del País Vasco y de Navarra.

Para la derecha política se trata de una iniciativa de la ETA, deseosa de reagruparse y consolidarse ante una derrota política y militar inminente. Otro punto de vista, menos cínico, considera que la izquierda abertzale comenzaría a tomar conciencia de que, sin una participación legal y transparente en un proceso de paz y con estructuras democráticas, su proyecto político de autodeterminación no tiene ninguna posibilidad de concretarse.

La dirección de Batasuna comprendió perfectamente lo prudente y razonable de la opción de la legalización. El movimiento hacia un nuevo partido político que respete las condiciones de la legalización fue progresivo. Exigía una estrategia prudente para construir fundamentos sólidos –especialmente mediante consultas prolongadas con sus partidarios–, el apoyo de los partidos políticos del País Vasco y el apoyo internacional.

En enero de este año, la izquierda nacionalista franqueó un paso adicional al crear una nueva organización: Sortu (“nacer” en vasco). Esta organización se comprometió a emplear únicamente medios pacíficos para lograr sus fines políticos, se disoció de cualquier organización que hubiera recurrido o recurra todavía a la violencia y garantizó que condenaría los actos violentos que se cometieran en el futuro, en particular por la ETA (la ley española sobre los partidos lo exige).

Paralelamente, Sortu se adhirió a la declaración de Bruselas que le pedía a la ETA anunciar un cese del fuego unilateral, permanente y verificable, al cual la organización clandestina respondió positivamente el 10 de enero de este año.

Esperanzas para el futuro

El gobierno español se ha mantenido muy prudente ante estos cambios. Presentó un recurso judicial contra el estatuto legal de Sortu, que fue examinado por la Corte Suprema. En marzo, sus dieciséis jueces decidieron por una mayoría de nueve votos contra siete, que había que prohibir a Sortu.

Una apelación de la decisión se presentó inmediatamente ante el Consejo Constitucional y los partidos nacionalistas existentes (Eusko Alkartasuna, Alternatiba, Herritarron Garaia y Araba Bai) se aliaron para constituir un nuevo partido, Bildu (“unirse”, en vasco), que les propuso a personas independientes, pero cercanas a la izquierda abertzale, figurar en sus listas.

Madrid consiguió que la Corte Suprema también proscribiera a Bildu. Las razones invocadas eran notablemente las mismas que para Sortu: el partido contaba entre sus miembros a individuos que habían tenido vínculos con Batasuna y, por esa causa, se trataría de un desprendimiento de la ETA. El 5 de mayo pasado, el Consejo Constitucional, convocado de urgencia, consideró que la tesis de un complot de la ETA no se apoyaba en ninguna prueba. Se levantó la prohibición a Bildu.

Con apoyo estratégico y estímulo se logró que Sortu aceptara satisfacer las exigencias de la legalización, con todo lo que eso implica. Una parte importante de este apoyo provino del compromiso internacional a favor del proceso de paz en el País Vasco, más allá de la desaparición o no de la ETA. En efecto, aunque la organización clandestina renuncie definitivamente a la violencia y deponga las armas, puede temerse que el gobierno español entre en un impasse sobre los aspectos políticos del conflicto, para proclamar su victoria en la lucha contra el “terrorismo”.

La constitución del GIC está dirigida, en parte, a impedirlo. Su mandato, negociado en 2010 con los principales partidos adheridos, es “acelerar, facilitar y favorecer la normalización en el País Vasco”.

Como se convino en la declaración de Bruselas, desde el momento en que la ETA anunciara un cese del fuego unilateral, permanente y verificable, el GIC podía comenzar su trabajo. Se estableció y publicó un mandato más específico, que incluía acciones dirigidas a “permitir la legalización de Sortu; superar las medidas especiales de restricción a la libertad de acción política; adaptar la política penitenciaria a este nuevo contexto político; incitar y asistir a las partes, si lo solicitasen, en la preparación y elaboración de un programa que favorezca el diálogo político mediante discusiones y negociaciones globales multipartidarias, no sometidas a condiciones ni a un objetivo predeterminado, y conformes a los ‘principios de Mitchell’ (4); en caso de llegar a un impasse, asumir el papel de mediador si las partes así lo requiriesen, y, de manera general, llevar a la población a creer en la posibilidad de llegar a un resultado en el proceso de paz”.

Esta misión es apoyada por la mayoría de los partidos políticos del País Vasco –incluyendo a miembros del Partido Socialista–, por los principales sindicatos, así como por asociaciones de empresarios. El GIC considera que la condición esencial para la normalización reside en una integración política sometida al compromiso, sin equívocos, de todos los partidos intervinientes de recurrir exclusivamente, y de manera irreversible, a medios pacíficos y democráticos. El Grupo tiene buenas razones para pensar que este objetivo, así como el abandono definitivo de la violencia por parte de ETA, no están lejos de convertirse en realidad.

La organización clandestina no tiene otra opción que seguir a Sortu. Debe saber que sus propios simpatizantes se han expresado a favor del nuevo proyecto político. Ha visto que Sortu se imponía y hacía alianzas con otros partidos nacionalistas que hasta ese momento habían rechazado a Batasuna. El cese del fuego anunciado es unilateral y responde al llamado de hombres y mujeres de paz de envergadura internacional; no es condicional ni está negociado con el gobierno español. La organización ha aceptado que sea controlado por la “comunidad internacional” y, para terminar, sabe que, si lo rompe, será condenada por Sortu. Sabe también que un cese del fuego verificable se traducirá, al fin y al cabo, en un desarme.

Nosotros disponemos de una prueba sólida del cambio operado por la ETA: la suspensión del cobro del “impuesto revolucionario” (la extorsión de dinero a los empresarios), una práctica que se perpetuó durante años y que era un componente principal de la lucha armada. El GIC hizo su propio trabajo de verificación y confirmó públicamente que esta dimensión del cese del fuego era bien respetada.

Controlar que la ETA respete todas las demás exigencias del cese del fuego es la primera prioridad. Se trata de un punto extremadamente sensible y complicado que, para ser eficaz y creíble, exige la cooperación del Estado. El GIC está en vías de ponerse en contacto con las partes interesadas y de consultar a expertos, con la esperanza de lograr el objetivo buscado.

La inmensa mayoría de los actores políticos y sociales del País Vasco ha comprendido que la oportunidad de ver que se implemente un proceso de paz es real. Por la manera en que se inició, y por los elementos nuevos (antes mencionados), este movimiento es verdaderamente portador de esperanzas para el futuro. De la misma manera que los partidos del País Vasco dan pruebas de autoridad y de valentía, será necesario, para lograr finalmente liberar a Europa de sus últimos conflictos políticos violentos, que el gobierno español acepte reconocer que, efectivamente, hay un conflicto político distinto de la violencia etarra que requiere ser resuelto mediante negociaciones globales a escala regional y, en última instancia, a escala nacional.

Brian Currin. Abogado, especialista en Derechos Humanos, en Transformación de Conflictos y en Procesos de Paz; coordinador del Grupo Internacional de Contacto para el País Vasco.

Notas:

(1) Izquierda favorable a la independencia, históricamente representada por Herri Batasuna, y luego por Batasuna.

(2) N. de la R.: Después de la disolución de las instituciones franquistas, en 1977, el 6 de diciembre de 1978 se aprobó por referéndum una nueva Constitución. En el País Vasco, la abstención alcanzó el 45% (contra el 33% de los españoles), y el 31% de los votantes rechazaron el texto (contra el 22%).

(3) N. de la R.: Los dos primeros por su lucha contra el apartheid en Sudáfrica, y los otros tres por su papel en el proceso de paz en Irlanda del Norte.

(4) N. de la R.: Georges J. Mitchell es un ex senador demócrata estadounidense que de 1995 a 1998 jugó un papel central en el proceso de paz en Irlanda del Norte. 


°