domingo, 31 de enero de 2010

El Manifiesto de Adierazi EH

Haití ha estado ocupando los titulares debido a la tragedia provocada por el sismo que la asoló . Pues bien, ahí mismo, hace doscientos años, los vientos de libertad comenzaron a soplar para los pueblos americanos. Uno a uno se fueron liberando del yugo impuesto por estados genocidas europeos que no solamente destruyeron civilizaciones enteras, sino que se dedicaron al despojo de la riqueza natural de las colonias. Este movimiento libertario ha perpetuado y el siglo pasado la ONU protegió los derechos de las naciones aún bajo la ocupación de estas antiguas potencias imperiales. El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos consagra el derecho a la autodeterminación de los pueblos, entre ellos el vasco, siendo necesario apuntar que tanto España como Francia son signatarios del mismo. Pues bien, de una nueva iniciativa ciudadana para reivindicar dicho derecho nos habla esta nota publicada en Gara:

Adierazi EH reivindica ante el mundo los derechos civiles y políticos

Adierazi EH, Eskubide zibil eta politikoen Ekimen Herritarra, se presentó ayer a la tarde en el auditorio del Palacio Euskalduna de Bilbo como lugar de encuentro de personas de diversas procedencias y creencias para reclamar el inmediato restablecimiento de la democracia y exigir el respeto de los derechos civiles y políticos cercenados durante años.

Agustín Goikoetxea | Bilbo

El auditorio del Palacio Euskalduna sirvió ayer de escenario para la presentación a la sociedad vasca, pero también a los estados español y francés, a Europa y al mundo, de una declaración solemne de principios en defensa de los derechos civiles y políticos. Lo dijo bien claro la profesora de la UPV-EHU Yolanda Jubeto, delante de las decenas de personas que impulsan Adierazi EH reunidas en Bilbo: «La generación del espacio de participación democrática en Euskal Herria es inaplazable, ineludible e inexcusable».

Pero no se quedó ahí su declaración. Jubeto subrayó que «el restablecimiento de un sistema de libertades, absolutamente inapreciable hoy en día, y la restitución del ejercicio de los derechos civiles y políticos más elementales es una prioridad que reivindicamos con absoluta determinación».

Fueron algunas de las reflexiones que escucharon las personas que abarrotaron el auditorio principal del Euskalduna tras ser testigos de la puesta en escena de un cuidado montaje teatral de Kukubiltxo, combinado con música de Katamalo, juegos de luces e imágenes que repasó los avatares de vascos y vascas desde el trágico bombardeo de Gernika en 1937 hasta la ilegalización hoy en día de las ideas y la persecución de cualquier voz disidente con el marco político y social establecido por quienes niegan los derechos básicos a Euskal Herria.

En una tarde desapacible, como los duros tiempos que le ha tocado vivir a un sector importante de este país, el Euskalduna sirvió ayer de cobijo a quienes se rebelan con el actual estado de las cosas. Allí se dieron cita personas de toda procedencia, desde el ámbito de la política al sindical, sin olvidar al mundo de la cultura, el deporte, la universidad y del rico movimiento popular nacido del seno de la sociedad vasca. No faltó tampoco GARA, en la persona de su director, Josu Juaristi.

A caras habituales en otras citas como políticos de la izquierda abertzale, Aralar, Eusko Alkartasuna y Alternatiba, se sumaron representantes de LAB, STEE, EHNE e Hiru, así como procesados en los diferentes sumarios abiertos en la Audiencia Nacional española por trabajar en política, denunciar vulneraciones de derechos, dirigir medios de comunicación o formar parte de la primera institución nacional de Euskal Herria.

Al finalizar el montaje, decenas de personas que conforman la iniciativa Adierazi EH tomaron el escenario del Euskalduna. Amaia Esnal, una de las militantes de la izquierda independentista detenida en octubre, y la profesora universitaria Yolanda Jubeto se encargaron de explicar que el acto de ayer no era uno más. Aclararon, además, que en sus respectivos ámbitos de actuación, algunas de las personas allí reunidas han mantenido divergencias, «en algunos casos de calado», y por tanto no les une «una visión monolítica de la realidad. Sí, en cambio, -apostilló Jubeto- constatamos que nuestras ideas merecen ser expresadas, que nuestra actividad pública es necesaria o, al menos, en ningún caso puede ser ilegítimamente recortada».

La imposición de la censura, en opinión de la dinámica presentada en la capital vizcaina, ha servido para «invisibilizar y sacar de la plaza pública, de la discusión abierta, aspiraciones compartidas por amplios sectores de la sociedad. Ha prohibido reivindicaciones, actos, movilizaciones ciudadanas impulsadas por mayorías sociales, políticas, sindicales. Ha impedido -añadieron- la circulación libre de las ideas y de los proyectos políticos. Ha afectado y falseado la configuración de las actuales instituciones. Ha tenido, en suma, un severo impacto en la pluralidad política y social y en la participación democrática, lo cual condiciona el presente y el futuro de nuestro pueblo».

De tal calibre es la conculcación denunciada, subrayaron, que no existe en Europa una situación similar que condicione el futuro de un país. Pero no todo es negativo para los hombres y las mujeres que impulsan la declaración del Euskalduna; también se ha respondido a los embates represivos con movilizaciones multitudinarias que han mostrado la importancia del trabajo en común, y Adierazi EH pretende ser la plasmación de esa filosofía de colaboración.

Respuestas multitudinarias

«Desbordamos Donostia en solidaridad con dirigentes de la izquierda abertzale, detenidos bajo acusaciones estrafalarias. Llenamos las avenidas de Bilbo por los jóvenes independentistas a quienes se sometió a malos tratos y cárcel por sus aspiraciones. Poco más tarde lo hicimos con los compañeros de Egunkaria injustamente sometidos a un proceso de infamia en la Audiencia Nacional. Recientemente tuvimos que reaccionar conjuntamente para evitar que se borre de un plumazo la reclamación de respeto a los derechos de los presos y presas vascas», relataron ante las 2.000 personas que llenaban el auditorio, escenario de puestas en escena importantes en la reciente historia de Euskal Herria.

El acto de ayer, aclaró Esnal, no es la respuesta frente a una acción concreta de los estados, sino una reacción meditada frente a la sucesión de ataques y la necesidad de unirse, confluir, para articular una herramienta colectiva de respuesta «de modo positivo y colectivo».

«Un esfuerzo colectivo en defensa para crear, impulsar y asegurar una nueva situación en la que las ideas y opiniones latentes en este pueblo vuelvan libres a la plaza pública», resaltó. A renglón seguido, la militante independentista que ejerció de portavoz de la dinámica plural anunció que, amparándose por declaraciones de organismos internacionales de reconocido prestigio, reclaman a los estados español y francés, a Europa y al mundo «el ejercicio efectivo de derechos como el de opinión, expresión, asociación, manifestación, sufragio activo y pasivo, acceso a la justicia, intimidad y privacidad, y el de reparación y restitución democrática».

Recuerdo

En la declaración no se obvió el sufrimiento creado por la persecución de ideas, materializado en largas penas de prisión. A los familiares de los que están encarcelados les mandaron un fuerte abrazo.

Futuro

Los portavoces de Adierazi Euskal Herria anunciaron que su iniciativa no se quedará en la declaración solemne de ayer en el Palacio Euskalduna y que sus objetivos se extenderán a pueblos y ciudades del país.


Manifiesto. Iniciativa popular en favor de los derechos civiles y políticos

Somos muchos y muchas las que, en este país, observamos con preocupación la vulneración de derechos civiles y políticos que se ha ido afianzando durante la última década. El Estado español, y a otro nivel el francés, dirige sus baterías legislativas, ejecutivas, judiciales… hacia un punto en el cual el mero ejercicio público y transparente de la actividad social y política se convierte en delito. Esta estrategia condiciona el presente y el futuro de Euskal Herria.
Así las cosas, creemos que es momento de enfrentarnos a hechos sin parangón en Europa. Y es por eso que debemos poner en marcha instrumentos que, como pueblo, nos permitan revertir la situación, restituir el respeto y la garantía de los derechos civiles y políticos, restablecer la democracia. Una iniciativa en defensa de la expresión libre de personas y colectivos. Un esfuerzo colectivo para crear, impulsar y asegurar una nueva situación en la que las ideas y opiniones latentes en este pueblo vuelvan libres a la plaza pública. Por eso, amparados por declaraciones de organismos internacionales de reconocido prestigio, reclamamos el ejercicio efectivo de los siguientes derechos ineludibles:

Libertad de opinión. Los estados están empleando todas las medidas a su alcance para, más allá de quitar la palabra, incluso desterrar el pensamiento disidente en Euskal Herria. Se impone así un verdadero estado de excepción que censura reclamaciones legítimas y afecta de manera irremediable a la libertad de pensamiento.

Libertad de expresión. El cierre de medios de comunicación, la limitación de la libre participación en ruedas de prensa, conferencias, actos públicos, la criminalización, en definitiva, de la expresión de ciertas ideas, incluso sentimientos, impide la participación popular en la vida política. Esto certifica la defunción de un estado que tal vez alguna vez se quiso considerar de derecho.

Libertad de asociación. La ilegalización de organismos populares, el encarcelamiento de ciudadanos y ciudadanas que participan en ellos y la prohibición de sus actividades es muestra del autoritarismo y del monopolio que el estado quiere hacer del derecho a organizarse.

Libertad de manifestación. La continua restricción en la convocatoria de manifestaciones pacificas y la violencia con que se ejecuta esta prohibición, con muestras cada vez más vergonzosas de brutalidad policial, nos revela la verdadera faz de sus responsables y sus gestores políticos.

Derecho a la intimidad y privacidad. La proliferación de tecnologías de vigilancia y de control social, el espionaje a organismos políticos, el almacenamiento y utilización de datos personales en ficheros secretos… medidas justificadas en el todopoderoso concepto de ‘‘seguridad’’, conllevan una agresión a la esfera privada de la persona, siendo esto el ingrediente más definidor de un estado policial.

Derecho de acceso a la justicia. La criminalización de la actividad pública y la extensión exacerbada del término ‘‘terrorismo” se ha propagado, como una metástasis, a toda la administración de justicia. La arbitrariedad y la politización han arraigado definitivamente en el poder judicial. La posibilidad de encontrar justicia para quienes sufren el atropello, en muchas ocasiones generado por la propia administración de justicia, es inexistente.

Derecho de sufragio activo. El derecho a votar en las elecciones está bajo sumario, restándosele a toda la ciudadanía el derecho de optar por ciertas expresiones políticas, impedidas como están para desarrollar el papel que en una verdadera democracia se presupone a los partidos políticos. El diálogo político aparece definitivamente criminalizado.

Derecho de sufragio pasivo. Miles de personas son impedidas de ejercer su derecho a presentarse en candidaturas electorales, empleándose contra ellos términos como “contaminados”, “infiltrados”, “parasitados”, “listas blancas y negras”, que trasluce una forma de pensar y actuar por parte del estado absolutamente discriminatoria. El término apartheid contra sectores de ciudadanía en continua expansión cobra todo su significado.

Derecho a una reparación y restitución democrática. La involución en los derechos civiles y políticos nos obliga a exigir la reparación y superación de la actual situación sin demora y sin excusas. La regeneración del espacio de participación democrática en Euskal Herria es inaplazable, ineludible e inexcusable. El restablecimiento de un sistema de libertades, absolutamente inapreciable hoy en día y la restitución del ejercicio de los derechos civiles y políticos más elementales es una prioridad que reivindicamos con absoluta determinación.

ADIERAZI-EH
30 de Enero de 2010



.... ... .

jueves, 28 de enero de 2010

Defensa del Proceso Democrático

En esta nota publicada en Gara se nos dan los pormenores de la lección en democracia y civismo que Arnaldo Otegi le proporcionó a los españoles en general y a la inquisidora Ángela Murillo. Aquí la tienen:

Arnaldo Otegi hace apología del proceso democrático en la Audiencia Nacional

Arnaldo Otegi aprovechó el juicio contra él y otros cuatro vascos en la Audiencia Nacional para hacer apología del proceso democrático y la declaración de Altsasu. Fue una intervención pedagógica que la presidenta del tribunal intentó torpedear obligándole a condenar a ETA.

Ramón Sola | Madrid

Técnicamente, Arnaldo Otegi se había sentado en el banquillo de la Audiencia Nacional junto a Itziar Galardi y Josune Irakulis por «enaltecimiento del terrorismo» y «reunión ilícita», pero durante toda la mañana apenas se habló de otra cosa que de política. Durante más de media hora, el líder de la izquierda abertzale actualmente entre rejas -y en huelga de hambre junto al Colectivo de Presos Políticos Vascos- se dedicó a enaltecer otra cosa: un proceso democrático que resuelva el conflicto.

La intervención se desarrolló en un tono pedagógico que Arnaldo Otegi consideró necesario. Lamentó que la izquierda abertzale no haya conseguido por ahora trasladar al «pueblo español» qué es lo que demanda: que todos los proyectos políticos puedan competir en igualdad de condiciones y que sea la ciudadanía vasca quien decida. Culpó a los medios de ello.

La jueza Ángela Murillo, conocida ya por su polémica gestión en el juicio del «caso 18/98», le dejó hablar sin interrumpirle para intentar cortocircuitar el mensaje de Otegi justo al final, y recurriendo al latiguillo habitual en estos casos. Le preguntó si estaba dispuesto a condenar a ETA. Cuando el líder independentista le dijo que no contestaría a eso -tampoco había respondido a las acusaciones-, la presidenta Murillo sentenció: «Ya lo sabía». Los medios más dispuestos a menospreciar la intervención de Otegi ya tenían titular con el que contrarrestar su mensaje.

A preguntas de su abogada, Jone Goirizelaia, Otegi explicó a la sala cuáles habían sido los dos mensajes principales del acto juzgado, celebrado el 9 de julio de 2005 en Zornotza para recordar que el vecino de esa localidad Joxe Mari Sagardui, Gatza, cumplía 25 años de cárcel (hoy va ya camino de los 30). Otegi detalló que, por un lado, quiso denunciar «una situación absolutamente cruel e injusta, que no tiene parangón en Europa», y que, por otro, trató de remarcar las opciones para avanzar hacia la resolución del conflicto, en un momento en el que «había un proceso de diálogo y negociación en ciernes».

Escocia, Irlanda, Sáhara...

Pero Otegi no habló sólo en pasado, sino que trajo la cuestión al presente para remarcar que ahora también es posible abrir un proceso democrático. Y explicó a qué se refería: «La solución al conflicto tiene que ser justa para todas las partes, de modo que se puedan desarrollar todos los proyectos políticos si así lo desea la mayoría».

«Lejos de hacer enaltecimiento de soluciones violentas, la izquierda abertzale, entonces y ahora, lo que hace es una apelación a una solución pacífica y democrática», detalló el político de Elgoibar.

Añadió que «existen condiciones para ello» y que sería largo enumerarlas, por lo que citó una: «La mayoría demanda el derecho de autodeterminación y el reconocimiento de la identidad nacional. Y esto que parece tan raro lo podemos ver pronto en Escocia, como lo hemos visto en Irlanda del Norte y en todos los países que se han convertido en estados en Europa en estos últimos años. Pero parece que tiene dificultades innegables en este estado», lamentó Otegi antes de añadir que «pese a todo, seguimos reivindicando un proceso democrático».

Para entonces ya se escuchaban algunos suspiros de disconformidad en la sala, que luego se calmarían con la intervención final de la jueza Murillo. Pero Otegi siguió con su alegato: «En aquel acto hablé de escenario democrático porque se estaban desarrollando niveles de interlocución que permitían avanzar que se iba a poner en marcha un proceso de diálogo y de negociación», explicó en alusión al contexto de julio de 2005. Y trajo a colación que aquel intento posterior contó con observadores internacionales de primer nivel y se llevó a cabo en el centro de Europa.

Volvió al presente: «Por escenario democrático entendemos que todos podamos defender nuestros proyectos y hacerlos reales si así lo desea la mayoría. Demandamos condiciones de igualdad. Yo soy independentista vasco, no español, pero la izquierda abertzale se compromete a respetar lo que decida la mayoría. Y pedimos que, por reciprocidad, lo mismo haga todo el mundo». Concluyó por tanto que «estamos deseando confrontar los proyectos y ver cuál es el que tiene la mayoría».

«Cruel e injusto»

La otra parte de la declaración de Otegi, y del propio acto de Zornotza, fue la referida a los presos, intensamente unida al contexto general. Antes que nada, el imputado dejó claro que su presencia en aquel evento de julio de 2005 «no necesita mucha explicación. Gatza es un referente que no existe en el resto de Europa. Llevaba entonces 25 años en prisión y es alguien querido en su propio pueblo y su propio país, y cuya libertad había demandado el Parlamento Vasco. Su situación es absolutamente cruel e injusta, y no tiene parangón en Europa».

Otegi recordó que en 2005 él mismo era miembro de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento de Gasteiz, que en su día adoptó acuerdos por la excarcelación de los presos enfermos y quienes han cumplido condena -caso de Sagardui- con el único desmarque del PP.

Del mismo modo, Arnaldo Otegi calificó de «lógico en términos políticos y en términos de sentido común» que la existencia de «casi 800 presos en un país de tres millones de personas pone en evidencia la existencia de un conflicto sin parangón en el planeta». Dijo que por eso plantea que «los presos son parte del problema y parte de la solución», y ve claro que serán excarcelados en el transcurso de un proceso democrático.

Hoy, casi cinco años después, Otegi es uno de esos presos. Muchos periodistas y público presente descubrieron ayer que está en huelga de hambre, junto al resto del Colectivo de Presos Políticos Vascos. Ocurrió cuando Jone Goirizelaia pidió que se le facilitara una botella de agua.

Galardi e Irakulis

Como habían anunciado la víspera, Jon Enparantza y Estanis Etxaburu no acudieron a la sesión por su propio pie, de modo que serán juzgados aparte cuando se les detenga. Junto a Otegi declararon las otras dos personas acusadas: Itziar Galardi, que intervino en Zornotza en calidad de amiga de Sagardui, y Josune Irakulis, que figura en el sumario como organizadora.

Galardi explicó a los jueces que ella también estuvo más de 20 años en prisión y que la situación de Gatza ni siquiera es excepcional, ya que «se nos ha denegado sistemáticamente la libertad condicional al cumplir los tres cuartos de condena». Añadió además que los presos «están en la cárcel por luchar por Euskal Herria. También tienen que ser un agente político activo y dar su opinión. En otros procesos también ha sido así», añadió citando a Irlanda. Como a Otegi, la presidenta del tribunal le despidió tras preguntarle si condenaba a ETA. Tampoco respondió.

Irakulis, por su parte, reveló que aquel acto de Zornotza tenía el respaldo de más de 30 colectivos del pueblo, entre ellos viudas, deportistas, cocineros, artistas, ecologistas... «El 80% de los comercios del centro tienen la foto de Joxe Mari hace años», añadió. Sin embargo, para las FSE aquel fue «un acto orgánico» de Askatasuna y, por tanto, una «reunión ilícita» además de un «enaltecimiento». Por ello se piden hasta cinco años de cárcel (la fiscal propone 18 meses).


Sabemos que entre el pueblo español habrá quienes entiendan el llamado a la libertad y a la democracia, tanto como sabemos que Ángela Murillo es demasiado idiota para si quiera entender de la forma más mínima estos conceptos.

.... ... .

Bilboko Gosegrebalariak


Nos han compartido el enlace al blog Bilboko Gosegrebalariak en apoyo a los presos políticos vascos en huelga de hambre para protestar en contra de las medidas represivas por parte del gobierno franquista de Juan Carlos Borbón, medidas inhumanas que son aplicadas por su lacayo en turno José Luis Rodríguez Zapatero.

Aquí lo tienen:



Reafirmamos nuestra solidaridad por parte de la diáspora vasca internacionalista y solidaria.


.... ... .

martes, 26 de enero de 2010

Cuando el Burro Toca la Flauta

Dicen que cuando el burro toca la flauta hay que celebrarlo, aunque en este caso el burro sea el impresentable de Iñaki Anasagasti. Así lo hacen los de inSurGente que nos comparten esta perla:

El senador del PNV, Iñaki Anasagasti, se despacha a gusto contra el Borbón y Javier Solana

inSurGente.- Es tan infrecuente que un político diga cosas contra las “vacas sagradas” de la política y las instituciones patrias que, cuando ocurre, nos vemos obligados a hacernos eco de ellas. Aunque el personaje sea del PNV, partido conservador donde los haya, no hemos visto a mucha gente hablar sobre el Borbón y Javier Solana con tanta claridad. Vean si no.

De su blog:

Lo del rey es claro. Se pasó treinta años al lado de un dictador asumiendo todo lo que éste hacía y decía, asesinatos incluidos, pasó por encima de su padre, juró los Principios fundamentales del Movimiento que luego incumplió y habiendo sido uno de los responsables del 23-F, acepta sonriendo que le digan que salvó la democracia. En definitiva un farsante de tomo y lomo.

Solana por su parte era uno de esos socialistas marxistas de los de la lucha de clases, republicano como su tío abuelo Salvador de Madariaga y sobre todo anti yanqui. En 1986 propuso y defendió que España no entrara en la Otan y anduvo por ahí haciendo campaña en contra de éste organismo para aceptar posteriormente de muy buen grado ser secretario general en 1996 y desde este puesto dar la orden de bombardear Belgrado y diversos puntos de Serbia. Ante semejante decisión y para congraciarse con aquel país enreda, trabaja y manipula para que el referéndum de autodeterminación de Montenegro, para ser independiente de Serbia, no baste el 50% sino el 55% y es el responsable de que España no haya reconocido, todavía hoy, a Kosovo.

Otro farsante de tomo y lomo. Y además peligroso.

Bueno pues la noticia es que el primero le ha dado al segundo el Collar del Toisón de Oro, la orden dinástica, dicen los cortesanos, más prestigiosa del mundo. La decisión del monarca ha sido refrendada por el gobierno socialista. Collar del Toisón de Oro que el hijo de Alfonso XIII, el Infante Don Jaime, concedió a Franco la víspera de la boda de su nieto, Alfonso, con la nieta del dictador. Un Collar, como se ve, con mucho prestigio, que el actual rey no quiso conceder al general Sabino Fernández Campo que le salvó de su gran chapuza el 23-F de 1981. Pero se la da a Solana. El socialista Solana.

Es decir. Un farsante le otorga a otro farsante un Collar y el farsante segundo acepta encantado porque lo de él es la inconsistencia, el vasallaje, el falso socialismo.

Frente a estas dos conductas ahí está la de Pep Guardiola, entrenador del Barcelona, con seis títulos seguidos para su equipo bajo su mandato. Pues bien. Fue propuesto para el Premio Príncipe de Asturias y no aceptó tal premio poniendo la excusa de que no tenía méritos para ello. Los tiene y muy sobrados. Lo que no quiere Guardiola es que le utilicen para esa ceremonia a mayor gloria de Felipe de Borbón y de la monarquía española que utiliza semejante montaje como un acto de reafirmación de la pareja Felipe-Letizia.

¡Zorionak a Pep Guardiola por su coherencia, por no ser un farsante y por tener la valentía de rechazar el premio!, frente al nuevo Toisón de Oro exrepublicano, exsocialista Javier Solana Madariaga. ¿Qué quieren que les diga? Pues que me parece una vergüenza lo de Solana. Por lo menos con el plato de lentejas comes un poco pero ¿verdura por ese "prestigioso Toisón de Oro"?


A Solana lo hemos denunciado múltiples veces en este blog por el asunto de Montenegro, cruel y cobarde el tipejo, un excelso ejemplo de lo abyecta que puede ser la izquierda franquista, seres mezquinos que sin haber leído nunca a Marx, a Lenin o a Gramsci gustan llamarse a sí mismos "socialistas".

Por cierto, tristemente, la Universidad Nacional Autónoma de México sí aceptó el dudoso honor que no aceptó Pep Guardiola. El eurocentrismo hace estragos en México doscientos años después de su independencia.

.... ... .

El Significado de Dignidad

Este texto ha sido publicado en Gara:

Antonio Alvarez-Solís | periodista

Órdenes e ideas

A la infantil silogística con la que el Estado español justifica sus imposiciones sobre la ciudadanía vasca, Antonio Alvarez-Solís responde con la lógica del sentido común. Las reflexiones que en las últimas semanas ha hecho públicas la izquierda abertzale han sido respondidas con un guión preestablecido por la mentalidad castrense de un Estado no habituado al debate de ideas. El periodista madrileño realiza aquí una reflexión al respecto que el Gobierno de Madrid pretende silenciar.

Recuperar la dignidad social es hoy un menester urgente. La dignidad social reside en los pueblos y en los individuos. Sin ella viven en la derrota. Un pueblo al que se le arrebata la dignidad se le deja sin alma. Esa es, al menos, la pretensión de quien le viola. De ahí las violencias con que pueden responder los agraviados. Como siempre en estos casos en que un concepto verbal es distorsionado malévolamente para transformarlo de derecho en delito, recurro en principio al correcto significado lingüístico que ha de darse a ese concepto. Hay que someter la lengua también al escáner. Dignidad: «Gravedad y decoro de las personas en la manera de comportarse». Ahora sigamos el viaje. Recuperar la dignidad social es quizá el primer trabajo revolucionario en un mundo de cazadores desaprensivos; de falsificadores. Urge, por ejemplo, recuperar el uso de la dignidad mutua cuando se trata de intercambiar seriamente ideas. Ver en las propuestas del adversario una sencilla intención de intercambio de pareceres en torno a cosas y situaciones constituye una exigencia elemental para abrir camino a algún tipo de creación moral. Ser digno y creer digno al otro. No se puede transformar en insidia o atentado lo que no es más que propuesta; no se debe interpretar como perfidia lo que precisamente trata de clarificar una situación compleja o confusa. Es cierto que siempre hemos de producirnos con prudencia previsoria, pero teniendo en cuenta que la oferta de diálogo, por ejemplo, no tiene más prueba en contra de su previsible buena fe que la contradicción que siga en el ejercicio de la idea postulada. Y esa prueba en contra no se inicia con una precoz especulación vaporosa, maliciosa o frívola, cuando no nutrida por apetencias alimentadas insidiosamente -por ejemplo la pretensión de dominio- y que ya desvelan su primera voluntad malintencionada sometiéndolas a la poderosa presión inicial de medios coactivos por instituciones determinantes. Un ejemplo preciso al respecto: la promulgación de la Ley de Partidos. Otro ejemplo: la predeterminación del ejercicio judicial. Proceder con indignidad, es decir sin gravedad y sin decoro en este escenario, con afán de desmerecimiento, equivale a destruir la trabazón y el vigor sociales en cuyo seno han de robustecerse la democracia y la libertad. Es destruir el cuadro envileciendo el marco.

Durante las últimas semanas la izquierda abertzale ha hecho públicas una serie de propuestas para desbrozar el camino que permita la incorporación de miles de vascos al menester político, del que han sido separados por leyes deshonestas y actuaciones inadmisibles. Esas propuestas son consecuencia de un debate abastecido públicamente con razones que deben ser tomadas en cuenta en el ámbito del poder para producir el enriquecimiento político, a no ser que este poder haya decidido reducir el ámbito del juego político a su propia conveniencia y mediante armas indecorosas. La publicación de las intenciones de la izquierda abertzale de defender pacíficamente en el marco cívico e incluso institucional su postura nacionalista o sea soberanista, ya que los dos términos son sinónimos en el análisis del lenguaje, ha sido recibida con un claro rechazo inicial apelando a que esa izquierda maniobra a las órdenes de la organización armada ETA. Es más, el argumento de sumisión a ETA produjo la ilegalización de partidos sólidos, con lo que esa ilegalización ha producido en cadena la ilegalización de todos los que se produzcan con confluencia ideológica con los ilegalizados. Así se ha construido un muro que impide el libre contraste de las ideas ya sea en la calle o en las instituciones vascas, lo que ha producido una situación de emergencia nacional a cuya sombra los poderes represores tienen vía libre para neutralizar a una ciudadanía muy extensa.

Esta es la situación en que, además, se exige una condición degradante: que nunca se produzca una identidad siquiera verbal con ETA. Es tremenda esta exigencia de la castración unilateral del lenguaje, en el que tantas cosas pueden significar tantas cosas. Más aún, los represores exigen que se pruebe la absoluta libertad respecto a ETA mediante un expediente tan elemental como agraviante: que se condene a la organización armada por su violencia, lo cual supone admitir que hasta ahora el abertzalismo de izquierda ha estado dirigido por un afán violento, en el marco de una sumisión elemental y solamente supuesta por coincidencias verbales tan comunes a muchos vascos como es la petición de independencia; aparte que entrar en el alma del acuciado con una petición tan maliciosa, por apoyarse en un distinto valor jerárquico -ciudadanos que mandan y ciudadanos que obedecen- equivale a una rendición indebida y absurda, ya que en momento alguno se solicita a la vez como condenable la palmaria violencia contraria, ejercida de mil modos distintos por las instituciones invadidas y, tras ello, invasoras.

Durante las últimas semanas la izquierda abertzale ha sufrido una persecución que nos regresa a épocas de memoria dolorosa en la historia de España. Una época en que la razón se deducía de las órdenes previa y globalmente aprobadoras o condenatorias y las ideas aprisionaban las palabras en un cercado en que se triaba lo válido y lo inválido.

La cuestión es ésta: ¿los abertzales de izquierda reciben órdenes o tienen ideas? Parece absurdo que una masa tan amplia de ciudadanos como la que integran ese abertzalismo, amén de los que están con ellos en la defensa de la vasquidad, constituya un puro mecanismo de transmisión. De aceptar esta disparatada hipótesis podría plantearse si los votantes socialistas son una estricta e inerte herramienta del Gobierno de Madrid en vez de constituir la razón de ese Gobierno. Es una meditación que tendrían que hacer el Sr. Zapatero y los que manejan el aparato del partido. Los habilidosos creadores de conspiraciones quizá aleguen que los dirigentes del abertzalismo son investidos de su dirección por ETA, lo que jamás ha sido demostrado materialmente sino mantenido mediante juegos elementales de lógica infantil. Es más, la ideología abertzale es previa históricamente a la aparición de ETA, que fue constituida por una minoría combatiente que estimaba ineficaz el solo camino de la acción política. Esto último que dejo escrito negro sobre blanco está avalado por el giro que se ha dado a la desaparición violenta de «Egunkaria», cuya dependencia de ETA ha resultado insostenible. A mí me gustaría saber qué van a hacer socialistas y «populares» a medida que los presos políticos que tienen en prisión no puedan ser acusados seriamente de militancia formal o secundaria en la organización armada y que toda confluencia con la misma se derive de una cierta concordancia de ideas plenamente políticas y que son mantenidas por partidos legales, al menos hasta ahora, así como por voluminosas masas de ciudadanos que han decidido manifestarse enérgicamente en la calle. España está convirtiéndose, merced a su furia represora en Euskadi, así como por sus fracasadas políticas en otros numerosos ámbitos, en un Estado cada vez menos apreciado en Europa. España une a la furia el ruido, lo que la deja sin credibilidad alguna. La falta de consistencia ideológica de Madrid hace que sus movimientos susciten la sorpresa o la ironía en los ámbitos internacionales. Supongo que de todo ello hará la meditación correspondiente el Sr. Zapatero mientras asista al desayuno religioso a que ha sido invitado por el Sr. Obama, a cuyo entorno irónicamente vengativo podría atribuirse este hermoso y espiritual acontecimiento.


.... ... .

La Renuncia de Garzón

El juez clown está agotado, no puede más, está reventado. Las exigencias de la casta divina española son demasiadas y el señorito se resquebraja ante la presión. Además, en el tanque de tiburones donde antes él era el escualo alfa ahora la competencia por aparecer como el inquisidor más brutal ante su majestad franquista ha hecho que el pobre leguleyo con nombre de rey mago renuncie a los conocimientos adquiridos en la facultad de derecho y ha abandonado su quehacer represor para dedicarse a la ficción, como nos muestra esta nota publicada en Gara:

Garzón coloca en su punto de mira al polo soberanista

Baltasar Garzón dictó ayer auto de procesamiento por «integración en organización terrorista» para los detenidos en la redada del 13 de octubre contra dirigentes independentistas. El auto no demuestra la participación de los encausados en los hechos que se les imputan, al tiempo que hace una lectura sesgada de los datos para presentar como acusatorios incluso aquéllos que contradicen su deseo de criminalizar a los detenidos y a un futuro polo soberanista.

Iñaki Iriondo | Gasteiz

El juez Baltasar Garzón ha procesado por «integración en organización armada» a Arnaldo Otegi, Rafa Díez, Miren Zabaleta, Sonia Jacinto, Arkaitz Rodríguez, Amaia Esnal, Txelui Moreno y Mañel Serra. Les acusa de formar parte de «Bateragune o Comisión de Coordinación o Dirección de la Izquierda Abertzale» que, según detalla en el auto hecho público ayer, «es un órgano de coordinación dirigido y controlado por ETA en el seno de la izquierda abertzale».

Sin embargo, el magistrado no detalla ni cuándo se crea ni quién compone dicho supuesto órgano. Ni siquiera prueba su existencia ni la relación de los imputados con el mismo. Por ejemplo, roza el ridículo al afirmar que, siguiendo supuestas órdenes de ETA, y «coincidiendo con el funcionamiento en esas primeras semanas de 2009 del Bateragune, desaparece cualquier cita o referencia a Batasuna en los comunicados y comparecencias públicas, y, aparece la mención a la izquierda abertzale». Es público y notorio que la marca Batasuna había dejado de ser empleada desde años antes, por las consecuencias penales que acarreaba.

Además, se inventa realidades inexistentes, como cuando afirma que «para llevar adelante el proyecto diseñado por ETA, el 16 de marzo de 2009, se produjo en San Sebastián la presentación pública de los integrantes del Bateragune, arropados por representantes de todo el entramado organizativo de la izquierda abertzale». En aquella fecha, en un hotel donostiarra tuvo lugar una comparecencia en la que la izquierda abertzale llamó a la búsqueda de una estrategia para un «independentismo eficaz». La rueda de prensa se entiende hoy como el primer paso de la reflexión interna que ha llevado a la apuesta de Altsasu por las vías políticas y democráticas. Como se puede comprobar en las reseñas de prensa, no se hizo en la misma referencia a ningún Bateragune ni comisión de coordinación. Tampoco explica Garzón por qué atribuye a algunos de los presentes ser miembros de Bateragune y a otros «representantes de la izquierda abertzale», cuando ni de la intervención en el acto ni de su colocación formal se observan distinciones entre los participantes.

La jerarquía y la autonomía

El juez Baltasar Garzón atribuye a los imputados actuar a las órdenes de ETA, «partiendo de la posición jerárquicamente superior de ETA que priva de autonomía al Bateragune».

Sin embargo, en el propio auto recoge los elementos suficientes para refutar esas afirmaciones. En los hechos que se detallan como acusatorios hay dos hitos importantes: las elecciones al Parlamento europeo y el debate sobre el proceso democrático. Y, en ambos casos, según escribe Garzón, los imputados contradijeron a ETA y se acabó haciendo lo que ellos previeron y no lo dictado por la organización armada.

El escrito del juez llega a tal punto de negación de la realidad que recoge un documento hallado en el despacho de Rafa Díez en el que se dice textualmente que «hay que superar una fase de confrontación político-militar que nos mantiene en el bloqueo e incrementa el desgaste de la estrategia del MLNV» y luego el juez lo presenta como parte de un proyecto ideado por ETA. Al igual que atribuye a Arnaldo Otegi la misión de conseguir «treguas encubiertas» de la organización armada por orden de la propia organización armada.

Directo al «polo soberanista»

La mayor parte de las acusaciones y citas que se recogen en este auto de procesamiento son copiadas del auto con el que el propio Baltasar Garzón envió a prisión a cinco de los detenidos. Pero hay una diferencia sustancial que no puede pasar desapercibida: la importancia que el juez da ahora a la formación de un «polo soberanista».

Si en el auto de octubre las menciones al mismo eran prácticamente colaterales, en el de ayer se presenta la formación de este polo como la principal misión del llamado Bateragune.

De momento, eso sí, la presunción de criminalidad sólo recae sobre la izquierda abertzale. El resto de agentes políticos y sociales que pudieran integrarlo, habrían caído en «una operación de engaño o enredo».

Baltasar Garzón ratifica en su auto las situaciones de prisión y libertad de los imputados. El juez no ha procesado y desvincula de la causa a Rufi Etxeberria, porque su presencia en la sede de LAB era circunstancial. Fija para el 10 de febrero una declaración indagatoria de los procesados. Antes, Arnaldo Otegi se enfrenta a partir de mañana a un juicio, junto a otras cuatro personas, por su intervención en un acto de recuerdo al preso zornotzarra José Mari Sagardui.

El PP pide que Gobierno y fiscal actúen contra el polo

La posible creación de un polo independentista de izquierda en Euskal Herria ha llevado en los últimos días a que determinados portavoces institucionales y políticos, así como medios de comunicación, hayan puesto en circulación la posibilidad de que Eusko Alkartasuna esté «dispuesta a ceder sus siglas a Batasuna para concurrir a las próximas elecciones» que, cabe recordar, serían en primavera de 2011, para lo que falta más de un año.

Aunque la dirección de EA ya ha desmentido esta posibilidad, y ha atribuido el bulo al «nerviosismo y preocupación» que generan «la posibilidad de articular una mayoría plural en torno a un proyecto estratégico nacional», hay quien se ha decidido incluso a pedir ya la intervención de la Fiscalía.

El portavoz del PP de la CAV, Leopoldo Barreda, instó ayer al Gobierno español y a la Fiscalía a que tomen las medidas «necesarias» para impedir la posibilidad de que EA «ceda» sus siglas a Batasuna y «burle» así la legalidad democrática. Se trata de evitar que Batasuna se beneficie de ese «saldo» de siglas para «burlar» la legalidad democrática e indicó que «todos los demócratas debemos estar atentos para que, quienes este fin de semana se ha comprobado que son estrictamente lo mismo que ETA, no puedan hacerse pasar por una formación democrática».

Barreda indicó que hay tiempo para tomar las medidas y reformas que sean «necesarias» y pidió que «no se pierda ni un minuto» para que «no se pueda hablar de sorpresa dentro de unos meses». «El anuncio está hecho y es el momento de tomar decisiones», concluyó.

Ante esta petición, el portavoz del PSE, José Antonio Pastor, señaló que el Gobierno español «sabe perfectamente lo que tiene que hacer» ante un escenario político y electoral que definió como una posibilidad que es tan sólo «una hipótesis».

Por otra parte, el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, consideró que la posibilidad de que se produzca un acuerdo para las próximas elecciones municipales y forales entre EA y la izquierda abertzale «no tiene recorrido». Además, aunque aseguró que no pretendía polemizar sobre la cuestión, sí quiso apuntar que es «ilusorio» dejar «de lado» al PNV en una colaboración entre formaciones nacionalistas.

Que importa que sus autos estén mal elaborados, para Juan Carlos Borbón y su entorno lo único que cuenta es la eliminación de todos los derechos políticos y civiles de los vascos, y si Garzón no quiere rubricar los esperpentos jurídicos ya habrá quien este dispuesto a hacerlo, a cambio claro de los generosos estipendios atados y bien atados, y es al dinero a lo único a lo que Garzón nunca va a renunciar, así se muestre como un imbécil sin los más mínimos conocimientos acerca de lo que la justicia significa.

.... ... .

lunes, 25 de enero de 2010

Galiza Non Se Vende

Están más que molestos en cierta cloaca infesta por el nombramiento de Xosé Luis Méndez Ferrín al frente de la Real Academia Galega, pero, que más se puede pensar de seres poco evolucionados que dedican sus vidas a hacer apología de la monarquía franquista.

Y bueno, ya que estamos hablando de esta nación hermana que también trabaja día a día para liberarse de la ocupación por parte del estado español, aquí les compartimos esta información que nos ha llegado por correo electrónico:

1º CONCERTO DA II CARAVANA REIVINDICATIVA DE GALIZA NON SE VENDE



Galiza Non Se Vende sae de novo á rua coa II Caravana de concertos e actividades por cidades e vilas galegas.

O primeiro concerto, o de presentación da Caravana, será en Vigo, o Sábado 30 de Xaneiro ás 22:30 na Sala Farándula (Prza. de Portugal). Actuarán:

* Labregos do Tempo dos Sputniks (García MC (DKTC) máis Leo i Arremecághona)
* Abobriga (Música tradicional / contemporánea)
* Assircópatas (Teatro e circo)

Colaboración 2 Euros

Esta Caravana rematará o 21 de Marzo, cunha grande manifestación nacional en Compostela en defensa do territorio (a terra, o mar, o aire, os ríos... e os recursos naturais todos). Porque sin territorio non hai vida, non hai cultura, non hai música, non hai nada.

Goberne quen goberne Galiza Non Se Vende.

Terra viva e vida digna para tod*s.

http://www.myspace.com/caravanagalizanonsevende

http://galizanonsevende.org/


.... ... .

Martxelo, Egunkaria y la Tortura

Nos han hecho llegar el enlace a este video de la entrevista de Martxelo Otamendi con este comentario:

La mejor entrevista contra la tortura...

…como sin quererlo, hoy, en TV3, en el programa de máxima audiencia matinal, a propósito de la gira catalana a favor de Egunkaria…

...el alegato de Martxelo va camino de convertirse en un documento antológico contra la tortura y la excepción.

Vale demasiado la pena no perdérselo…


Y el video:


.

.


.... ... .

jueves, 21 de enero de 2010

Galeano y el Futbol

Desconocíamos este texto de Galeano, pero gracias al blog Descontexto aquí se los presentamos:

La pelota como bandera

Eduadro Galeano

En el verano de 1916, en plena guerra mundial, un capitán inglés se lanzó al asalto pateando una pelota. El capitán Nevill saltó del parapeto que lo protegía, y corriendo tras la pelota encabezó el asalto contra las trincheras alemanas. Su regimiento, que vacilaba, lo siguió. El capitán murió de un cañonazo, pero Inglaterra conquistó aquella tierra de nadie y pudo celebrar la batalla como la primera victoria del fútbol inglés en el frente de guerra.

Muchos años después, ya en los fines del siglo, el dueño del club Milan ganó las elecciones italianas con una consigna, Forza Italia!, que provenía de las tribunas de los estadios. Silvio Berlusconi prometió que salvaría a Italia como había salvado al Milan, el súperequipo campeón de todo, y los electores olvidaron que algunas de sus empresas estaban a la orilla de la ruina.

El fútbol y la patria están siempre atados; y con frecuencia los políticos y los dictadores especulan con esos vínculos de identidad. La escuadra italiana ganó los mundiales del .34 y del .38 en nombre de la patria y de Mussolini, y sus jugadores empezaban y terminaban cada partido vivando a Italia y saludando al público con la palma de la mano extendida.

También para los nazis, el fútbol era una cuestión de Estado. Un monumento recuerda, en Ucrania, a los jugadores del Dínamo de Kiev de 1942. En plena ocupación alemana, ellos cometieron la locura de derrotar a una selección de Hitler en el estadio local. Le habían advertido:

- Si ganan mueren.

Entraron resignados a perder, temblando de miedo y de hambre, pero no pudieron aguantarse las ganas de ser dignos. Los once fueron fusilados con las camisetas puestas, en lo alto de un barranco, cuando terminó el partido.

Fútbol y patria, fútbol y pueblo: en 1934, mientras Bolivia y Paraguay se aniquilaban mutuamente en la guerra del Chaco, disputando un desierto pedazo de mapa, la Cruz Roja paraguaya formó un equipo de fútbol, que jugó en varias ciudades de Argentina y Uruguay y juntó bastante dinero para atender a los heridos de ambos bandos en el campo de batalla.

Tres años después, durante la guerra de España, dos equipos peregrinos fueron símbolos de la resistencia democrática. Mientras el general Franco, del brazo de Hitler y Mussolini, bombardeaba a la república española, una selección vasca recorría Europa y el club Barcelona disputaba partidos en Estados Unidos y en México. El gobierno vasco envió al equipo Euzkadi a Francia y a otros países con la misión de hacer propaganda y recaudar fondos para la defensa. Simultáneamente, el club Barcelona se embarcó hacia América. Corría el año 1937, y ya el presidente del club Barcelona había caído bajo las balas franquistas. Ambos equipos encarnaron, en los campos de fútbol y también fuera de ellos, a la democracia acosada.

Sólo cuatro jugadores catalanes regresaron a España durante la guerra. De los vascos, apenas uno. Cuando la República fue vencida, la FIFA declaró en rebeldía a los jugadores exiliados, y los amenazó con la inhabilitación definitiva, pero unos cuantos consiguieron incorporarse al fútbol latinoamericano. Con varios vascos se formó, en México, el club España, que resultó imbatible en sus primeros tiempos. El delantero del equipo Euzkadi, Isidro Lángara, debutó en el fútbol argentino en 1939. En el primer partido metió cuatro goles. Fue en el club San Lorenzo, donde también brilló Ángel Zubieta, que había jugado en la línea media de Euzkadi. Después, en México, Lángara encabezó la tabla de goleadores de 1945 en el campeonato local.

El club modelo de la España de Franco, el Real Madrid, reinó en el mundo entre 1956 y 1960. Este equipo deslumbrante ganó al hilo cuatro copas de la Liga española, cinco copas de Europa y una intercontinental. El Real Madrid andaba por todas partes y siempre dejaba a la gente con la boca abierta. La dictadura de Franco había encontrado una insuperable embajada ambulante. Los goles que la radio transmitía eran clarinadas de triunfo más eficaces que el himno Cara al sol. En 1959, uno de los jefes del régimen, José Solís, pronunció un discurso de gratitud ante los jugadores, «porque gente que antes nos odiaba, ahora nos comprende gracias a vosotros». Como el Cid Campeador, el Real Madrid reunía las virtudes de la Raza, aunque su famosa línea de ataque se parecía más bien a la Legión Extranjera. En ella brillaba un francés, Kopa, dos argentinos, Di Stéfano y Rial, el uruguayo Santamaría y el húngaro Puskas.

A Ferenk Puskas lo llamaban Cañoncito Pum, por las virtudes demoledoras de su pierna izquierda, que también sabía ser un guante. Otros húngaros, Ladislao Kubala, Zoltan Czibor y Sandor Kocsis, se lucían en el club Barcelona en esos años. En 1954 se colocó la primera piedra del Camp Nou, el gran estadio que nació de Kubala: el gentío que iba a verlo jugar, pases al milímetro, remates mortíferos, no cabía en el estadio anterior. Czibor, mientras tanto, sacaba chispas de los zapatos. El otro húngaro del Barcelona, Kocsis, era un gran cabeceador. Cabeza de oro, lo llamaban, y un mar de pañuelos celebraba sus goles. Dicen que Kocsis fue la mejor cabeza de Europa, después de Churchill.

En 1950, Kubala había integrado un equipo húngaro en el exilio, lo que le valió una suspensión de dos años, decretada por la FIFA. Después, la FIFA sancionó con más de un año de suspensión a Puskas, Czibor, Kocsis y otros húngaros que habían jugado en otro equipo en el exilio desde fines de 1956, cuando la invasión soviética aplastó la resurrección popular.

En 1958, en plena guerra de la independencia, Argelia formó una selección de fútbol que por primera vez vistió los colores patrios. Integraban su plantel Makhloufi, Ben Tifour y otros argelinos que jugaban profesionalmente en el fútbol francés.

Bloqueada por la potencia colonial, Argelia sólo consiguió jugar con Marruecos, país que por semejante pecado fue desafiliado de la FIFA durante algunos años, y además disputó unos pocos partidos sin trascendencia, organizados por los sindicatos deportivos de ciertos países árabes y del este de Europa. La FIFA cerró todas las puertas a la selección argelina y el fútbol francés castigó a esos jugadores decretando su muerte civil. Presos por contrato, ellos nunca más podrían volver a la actividad profesional.

Pero después Argelia conquistó la independencia y el fútbol francés no tuvo más remedio que volver a llamar a los jugadores que sus tribunas añoraban.


en El fútbol a sol y sombra, 1995

Por cierto, les recomendamos que lean estos escritos de Eduardo Galeano acerca de Haití publicados en Bitxikeriak aquí y aquí.


.... ... .

Medios Mexicanos Omiten al Euskara

Mañana se estrena la película mexicana "Regresa" con el actor Jaime Camil, misma que contiene diálogos en euskera, hecho este último que ha sido obviado tanto en la entrevista que el actor concedió a Carlos Loret de Mola (hijo del vascófobo Rafael Loret de Mola) el pasado martes como en la entrevista que concedió al encargado de las noticias de espectáculos en Milenio Televisión. En la entrevista con Televisa por lo menos se mencionó que escenas de la película se habían filmado en Vitoria y "que ahí se come bien". Curiosamente en los cortos que pasaron al aire se podían leer subtítulos en los diálogos entre Camil y Blanca Soto lo cual no fue suficiente para que informaran el por qué de la necesidad de los mismos.

En el artículo que presentamos a continuación que ha sido publicado en e-consulta Magazine tampoco se menciona a la lingua navarrorum, pero por lo menos se menciona un "Reino Vasco", aquí lo tienen:

Jaime Camil le apuesta a la comedia romántica

Alejandro Cárdenas Ochoa

Jaime Camil recuerda que gastó mucha energía en tratar de convencer a la gente de su talento "que era un chavo buena onda, que trabajaba y que mi papá no me pagaba mis proyectos y ni mi vida. Creo que ahora las cosas hablan por sí solas. Sin duda la comedia es algo que me gusta hacer mucho, pero también he tratado de diversificar los papeles que he hecho en el cine".

Ahora en "Regresa" Jaime Camil y Blanca Soto encabezan una singular comedia romántica, donde se presenta un México más esperanzador, donde no hay groserías ni desnudos. A través de la cual se cuenta la historia de María y Ernesto una pareja de clase alta que parece tenerlo todo. Sin embargo ella siente que su relación se está enfriando, por lo que en se somete a una terapia de regresión para descubrirse como una princesa del Reino Vasco, quedando atrapada en su mente. Ernesto tendrá que volver a enamorar a su esposa para poderla regresar al mundo actual.

Continúa...


Ya para terminar, en los cortos de televisa se alcanza a distinguir como el cuello de la filipina del actor que hace el papel del chef vasco (que llega para ayudar al personaje principal) luce la bandera franquista española. Suponemos que ni el director ni la producción tuvieron el valor de colocar la ikurriña. Curioso, por que al fin de cuentas, no hay otro reino Vasco que el de Navarra, y Gasteiz (Vitoria) es la ciudad capital de Araba, provincia que hoy se encuentra en la CAV pero que históricamente está más estrechamente enlazada con Nafarroa. Así que tal vez sin quererlo, el director Alejandro González le metió gol a la casta divina española.

.... ... .

Desmenuzando el "Antinacionalismo"

Este texto ha sido publicado en Kaos en la Red:

El “antinacionalismo”: discurso por excelencia del nacionalismo español de nuestros días

Si hay algo con lo que el nacionalismo español juega constantemente para reforzar la identidad nacional española, eso es el ataque constante y directo al nacionalismo de otros territorios del Estado

Pedro Antonio Honrubia Hurtado

En un lugar de la península Ibérica, de cuyo nombre no quiero acordarme, había una vez un Estado que no sabía si llamarse nación, potencia o imperio salvador del mundo. Nacido tiempos atrás de la peculiar unión de los reinos de Castilla y Aragón, su bandera rojigualda ondea desafiante en el horizonte de la democracia. Tiene por boca una rosa, por labios una gaviota, y en su discurso de amor, habla de derechos y libertades, estatutos y constitución, aunque la verdad sea dicha, nada de esto nos vale, si, por los motivos que fuere, alguno de sus ciudadanos no se sintiese español.

Bien podría empezar así, con este tono literario, la argumentación política que a continuación expondré. Y es que, seguro estoy, cada vez somos más los habitantes de este Estado que pensamos que la mayor parte de la vida política española no es más que una novela que a cada año que pasa va rellenando nuevos capítulos, pero para cuyo final ya hay quien, desde hace muchos siglos, ha pretendido escribir sus párrafos.

Para estos escritores de la España grande y libre, en el horizonte no hay más camino que la unidad de España, y en el libro de la política del Estado Español no hay más epígrafe que su indisolubilidad. Punto y final.

Durante siglos estos planteamientos fueron defendidos por “las bravas”, a golpe de inquisición o de alzamientos militares de carácter nacional-fascistas. En la actualidad, todos estos planteamientos ultra conservadores siguen estando plenamente vigentes, pero, eso sí, escondidos bajo una fina capa de democracia mediática, que trata de ocultar, lo mejor que puede, la auténtica realidad de su totalitarismo nacional-católico.

No quepa duda, que detrás de esa aparente cara democrática que intentan vendernos, se oculta toda una maquinaria de poder que lucha día a día por no dejar paso a cualquier otra alternativa política distinta a la que los nacionalistas españoles, con las burguesías de unos lados y otros a la cabeza, han diseñado para sus intereses particulares. Intereses, todo ellos, muy alejados de los intereses del pueblo trabajador.

Por mucho que intenten camuflarlo con discursos europeístas, con llamamientos a las libertades individuales, o con mensajes aptos para el neoliberalismo globalizado, el nacionalismo español está más vivo que nunca, tiene tanta o más fuerza que en cualquier otro momento de su historia, y sigue siendo tan excluyente y totalitario como lo ha sido siempre.

El nacionalismo español de hoy es un agente secreto que se mueve como pez en el agua entre sombras y disfraces, y que toma diferentes rostros según el momento, el lugar y la persona a quien decida manifestarse, pero que está siempre con nosotros, hasta en lo más profundo de nuestro yo. Con su discurso imperialista, con sus proclamas patrióticas, está en la política, en la prensa, en la educación, en la radio, en las carreteras, en la televisión y hasta en los espectáculos de masas. Está en todos lados. Continuamente controlando que nada se salga del camino trazado, y constantemente emitiendo sutiles mensajes para mantener adoctrinados a sus fieles allegados.

Pero, si hay algo con lo que el nacionalismo español juega constantemente para reforzar la identidad nacional española, eso es el ataque constante y directo al nacionalismo de otros territorios del Estado. Parafraseando a Javier Pulido, quien ya escribiese un artículo a comienzos de los años 80 hablando del “anti-catalanismo” como expresión de masas del nacionalismo español de la época, hoy podemos decir que el antinacionalismo ”periférico” se ha convertido en la principal expresión ideológica de masas del nacionalismo español actual. Todos, nacionalistas catalanes, vascos, gallegos, canarios, andaluces, castellanos o de donde sean, somos hoy sus principales enemigos. Si además de eso hablamos de movimientos revolucionarios, y/o de izquierda anticapitalista, ya no sólo somos enemigos del Estado, de la patria, de la nación, sino apestados antisistema. ¡Pónganse en guardia!

Sobré decir que desde la óptica nacionalista española no se ve a los nacionalistas como miembros del pueblo español, si quiera como “miembros” a secas, lo cual posibilita que se les pueda presentar perfectamente ante el resto de los ciudadanos como enemigos a los que combatir en pos de la sacro santa unidad de España. Esta frase, extraída de un artículo del ABC escrito por el señor Jaime Campmany, puede servir como ejemplo perfecto para entender esta diferenciación que los nacionalistas españoles hacen entre ciudadanos españoles y ciudadanos nacionalistas no españoles:

"Ibarreche no se considera español y no quiere serlo, y cuando ya no tenga relación alguna con España, como extranjero no me producirá la menor curiosidad".

Digo esto para que luego no se asuste nadie cuando desde estos mismos medios españolistas se hable sobre que son los nacionalismos periféricos quienes establecen diferencias entre ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda, quienes dan más o menos valor a las personas según se sea o no seguidor del nacionalismo, según sean o no naturales de la “patria”.

Curiosamente, aunque los mensajes mediáticos suelen apuntar sus tintas mayoritariamente hacia Cataluña o País Vasco, somos los ciudadanos nacionalistas que habitamos en territorios de escasa implantación histórica del nacionalismo, los que en mayor grado sufrimos en nuestras propias carnes, socialmente hablando, esta caza de brujas que desde el poder mediático español se viene desarrollando contra todo atisbo de ideología soberanista no españolizante o españolizada. En esta línea cabe resaltar, por ejemplo, las ideas políticas del señor Rodríguez Ibarra que ya advirtiera que "están surgiendo cantidad de pequeñísimos partidos nacionalistas que no representan al conjunto de la ciudadanía, sino que tienen como objetivo traficar con sus votos beneficios económicos para sus territorios", y ante lo cual propuso una serie de medidas para, según sus propias palabras, "acabar con el nacionalismo en siete, diez o doce años". ¡Tendrán que fumigarnos a todos!

El nacionalismo es malo, es excluyente, es egoísta, es reaccionario, y está relacionado con el “terrorismo”. Los nacionalistas no son gente de confianza, no representan al pueblo, no son más que una panda de individuos "invertidos" que quieren hacer daño a la convivencia pacífica y democrática de la nación española. Los nacionalistas sólo miran por sus intereses particulares, y olvidan las solidaridad internacionalista, así como el apoyo mutuo entre las diferentes comunidades de España. Todo esto (y mucho más) es lo que nos dicen sin descanso desde los medios de comunicación afines al sistema y al españolismo. No se cansan de propugnar estas ideas en sus telediarios, sus periódicos, sus emisoras de radio y hasta en sus series televisivas. Día sí y día también se ridiculiza el hecho nacionalista para ensalzar la identidad nacional española. Curiosamente, el mismo discurso que hacen suyo desde algunas organizaciones de izquierda revolucionaria, aunque sustituyendo la identidad nacional española, por una supuesta lucha internacionalista que solo ellos tienen derecho a definir, y en la cual no cabría ninguna lucha nacionalista por más fundamentada en la izquierda revolucionaria, o la lucha de clases que estuviera. Que se lo hagan mirar.

Esta línea de actuación del nacionalismo español, del cual participan actualmente, sabiéndolo o no, queriéndolo o no, determinadas organizaciones auto-denominadas revolucionarias e internacionalistas, se refleja a la perfección en los siguientes párrafos de un artículo de Edurne Uriarte, publicado en el ABC el Viernes, 28 de enero 2005:

"Existe un nacionalismo español, sí, aunque algunos prefieran llamarlo patriotismo constitucional, y consiste en el conjunto de sentimientos y creencias alrededor de la centralidad de la nación española para la articulación territorial de nuestro Estado. De hecho, millones de españoles comparten ese nacionalismo español, más allá de las élites políticas e intelectuales que han intentado definirlo. Pero, a partir de ahí, son lamentables las falsificaciones de quienes equiparan este nacionalismo español con los nacionalismos étnicos excluyentes, porque los nacionalistas españoles son los que acordaron en la Transición la construcción de un Estado profundamente descentralizado, en el máximo nivel de descentralización de las democracias del planeta. Son nacionalistas que creen que España es un país plural, de identidades complejas, y son los que defienden el Estado de las autonomías frente a quienes lo quieren destruir. Y estos nacionalistas españoles nada tienen que ver con el nacionalismo español del franquismo, en contra de lo que insinúan y hasta afirman en ocasiones sus detractores. Su concepto de nación española y su concepto de estado están en los antípodas del franquismo, y no sólo desde el punto de la oposición de la democracia a la dictadura.(....) El único nacionalismo excluyente que tiene protagonismo en esta historia es el del Plan Ibarretxe o el del independentismo catalán"

Ahí se puede ver con toda claridad qué es, cómo actúa, y qué debe defender en su mensaje el nacionalismo español de nuestros días. Ellos son demócratas y moderados, amantes de la libertad y propulsores de una patria integradora que no entiende de raza, de sexo, de religión ni de ideología política. Una nación suprema que rige con mano de santo los designios de su pueblo. Nosotros, los nacionalistas periféricos, somos malos y excluyentes, anti democráticos y radicales, negadores de la libertad suprema del individuo y defensores de la creación de un estado soberano en nuestros territorios donde se ensalce lo nuestro sobre todo lo demás y donde seamos los nacidos en ese pueblo los privilegiados políticos, económicos y sociales, dejando al resto de la humanidad un escalón por debajo de nuestro nivel nacional.

Y, por si quedaba alguna duda de lo excluyentes que somos los nacionalistas no españoles, y lo tolerantes que son los nacionalistas españoles, aquí dejo unas cuantas perlas que lo demuestran:

*En el debate del año 2005 del estado de la nación (que lo llaman ellos) en el congreso de los diputados de Madrid, el señor Rajoy, en una de sus feroces intervenciones contra el presidente del Gobierno español, se refería a Euskadi bajo el término de "el metafísico pueblo vasco" (sic).

* "La nación vasca es un mito absoluto. Es una invención completa de la Historia, una reconstrucción que ha logrado cuajar en la mente de unos fanáticos. Se habla del lenguaje del paraíso, de la raza vasca. Pero ¡dónde vamos a parar! (....) La identidad de Asturias, por ejemplo, consiste en ser una parte de España, como la identidad de mi brazo consiste en ser parte de todo mi organismo. El concepto de identidad cultural es un concepto metafísico que hay que utilizar adecuadamente y aquí se utiliza como un arma política. Y el primer paso, es que la lengua no la entiendan los demás para después tener una autonomía política. ¿En qué se diferencian la cultura asturiana de la cántabra o la andaluza de la vasca? En nada. Hay matices distintos, simplemente." (Gustavo Bueno, ABC).

* "Será preciso concluir que el Pueblo Vasco -en esa forma mayúscula- o no existe o lleva una existencia bastante limitada dentro de su sociedad; en suma, que el éthnos no coincide con el démos. Y aunque algún etnólogo local detectara la existencia de tal Pueblo o se hubiera culminado ya la artificiosa labor de su 'construcción nacional', el segundo principio también sería insostenible. Ni ésa ni ninguna otra etnia gozan del derecho a decidir su futuro, si por tal se entiende el derecho a su secesión respecto del Estado en el que se integran, como no aporten más razones que su mera voluntad unilateral" (Aurelio Arteta, El País)

* "Sin embargo, nadie puede dudar de que el nacionalismo y el socialismo catalán han logrado un cierto éxito. No sólo han conseguido que toda la izquierda se haga nacionalista, sino que ha infectado al cuerpo político de los ciudadanos españoles de Cataluña con su patraña independentista. Sin embargo, nada de eso garantiza la existencia de la nación catalana. Esa es su gran cruz. ¡ Y es que Nación de verdad sólo hay una, las otras son juego de nacionalistas y asesinos! (....) ¿Dónde estaba la “nación catalana” el jueves pasado cuando fue llamada a manifestarse en la Plaza de San Jaime? (....) En fin, allí sólo estaban los obscuros “funcionarios” de la pobre idea de “nación catalana”, pero la nación no podía estar allí, sencillamente porque no existe." ( Agapito Maestre, Libertad Digital)

* "Es un término moderno que no responde a una "realidad histórica". Tanto Catalunya como el País Vasco nunca han sido una nación" (Rodríguez Ibarra)

* "Mire usted, para que haya una selección nacional de fútbol primero tiene que haber una nación, y para que exista una nación tiene que haber antes un pueblo. ¿Selección Nacional, de qué? Si aquí no se ha resuelto el principal problema autonómico del deporte, que es que la gente sigue confundiendo la bandera de Andalucía con la bandera del Betis, y tomándola a chufla, ¿a qué viene una selección nacional?" (Antonio Burgos, EL Mundo)

* "Andalucía debe llamarse ni más ni menos que Andalucía. Porque Andalucía no es una nación, ni una región. Es una cultura. Es un sentimiento. O no es nada. Como ahora." (Antonio Burgos, ABC)

* " Si se dice que una Comunidad Autónoma es una Nación, lo que viene a significar es que ésta posee la soberanía y el propio poder constituyente. Por consiguiente, la definición de una Comunidad Autónoma como Nación, lo que significa en definitiva es que no existe la Nación española (....)No se trata de una mera cuestión semántica, sino que existen cientos de monografías, explicando que en un Estado no cabe más que una Nación política, y así se pactó en el artículo 2º de nuestra Constitución, en donde no se reconoce más que la Nación española, aunque se admitan nacionalidades y regiones.Romper esa denominación, no significa ni más ni menos que cambiar la Constitución por algo etéreo y enormemente peligroso" ( Jorge de Esteban, El Mundo)

Toda una muestra de integración, tolerancia, respeto y reconocimiento de la pluralidad cultural, lingüística e identitaria de la “España” de nuestros días, como puede verse. No es de extrañar, por tanto, que desde el vasco al andaluz, pasando por el catalán, el canario o el gallego, toda muestra de nacionalismo soberanista sea rápidamente reprendida, humillada y ridiculizada por los medios de comunicación afines al régimen y al sistema, y, consecuentemente, por las masas españolistas.

¿En qué lado del frente situamos, pues, a esa izquierda revolucionaria e internacionalista que constantemente hace suyos estos mismos argumentos anti-nacionalistas contra vascos, catalanes, gallegos, canarios, castellanos y andaluces nacionalistas y de izquierdas? Esa es, finalmente, la reflexión que pretende derivar este artículo. Porque, díganme, si al artículo expuesto con anterioridad le hacemos unos pequeños cambios, solo en la forma, manteniendo intacto el fondo del mismo, ¿no podría pasar perfectamente por uno de esos discursos firmados por cualquier internacionalista revolucionario que ataca con saña a todo lo que huela a nacionalismo vasco, catalán, gallego, o andaluz?:

"Existe un internacionalismo español, sí, aunque algunos prefieran llamarlo patriotismo revolucionario, y consiste en el conjunto de sentimientos y creencias alrededor de la centralidad de la nación española para la articulación territorial de la lucha de clases en nuestro Estado. De hecho, millones de españoles comparten ese internacionalismo español, más allá de las élites políticas e intelectuales que han intentado definirlo. Pero, a partir de ahí, son lamentables las falsificaciones de quienes equiparan este internacionalismo español con los nacionalismos étnicos excluyentes, porque los internacionalistas españoles son los que apoyaron en la Transición la construcción de un Estado profundamente descentralizado, en el máximo nivel de descentralización posible. Son internacionalistas que creen que España es un país plural, de identidades complejas, y son los que defienden el Estado revolucionario frente a quienes lo quieren destruir. Y estos internacionalistas españoles nada tienen que ver tampoco con el nacionalismo español de los partidos burgueses, en contra de lo que insinúan y hasta afirman en ocasiones sus detractores. Su concepto de nación española y su concepto de estado están en los antípodas del patriotismo burgués, y no sólo desde el punto de la oposición de la democracia a la dictadura.(....) El único nacionalismo excluyente que tiene protagonismo en esta historia es el del Plan Ibarretxe, el del independentismo catalán o el de todos aquellos que se llaman nacionalistas y reclaman derechos colectivos para sus pueblos, supuestamente desde la izquierda"

Que cada cual, saque sus propias conclusiones....


.... ... .

Acerca de la Carta Espuria

No conformes con la misiva por parte de dos "arrepentidos" que ha circulado por toda la red, la casta divina española decidió inventarse de la nada una carta que después por medio de su ministerio de propaganda (en el que se incluye al diario vasco Deia) insistió en atribuir a Arnaldo Otegi. Por supuesto que la farsa pronto quedó al descubierto y parece que la cosa avanza de acuerdo con esta nota publicada en Gara:

La juez requiere a «Deia» que aporte la carta que atribuyó a Arnaldo Otegi

El Juzgado de Instrucción número 3 de Bilbo ha requerido al diario «Deia» que aporte la carta que según informó en su edición del 22 de diciembre Arnaldo Otegi había remitido a un preso de Zuera y de la que llegó a entresacar expresiones textuales. El dirigente independentista negó a su abogada haber escrito las cosas que le atribuyeron ése y otros periódicos del Grupo Noticias, por lo que ésta presentó la correspondiente denuncia, que ha sido admitida a trámite.

Iñaki Iriondo

La magistrada juez Yolanda Paredes ha aceptado la denuncia presentada por la abogada Jone Goirizelaia a raíz de la publicación en «Deia» y otros diarios del Grupo Noticias de una información en la que se atribuyen a Arnaldo Otegi diversas apreciaciones sobre el proceso de debate que se vive en la izquierda abertzale y sobre el Colectivo de Presos Políticos Vascos. Según estos periódicos, dichas expresiones -algunas entrecomilladas- figuraban en una carta que Otegi había remitido desde Soto del Real (Madrid) a otro preso de la cárcel de Zuera (Zaragoza). En una conversación con su abogada, el dirigente independentista negó haber escrito esas afirmaciones en ningún tipo de correspondencia.

Jone Goirizelaia presentó entonces una denuncia por «un posible delito de revelación del secreto de las comunicaciones y/o vulneración de la intimidad», con el fin de esclarecer lo ocurrido. El Juzgado de Instrucción número 3 de Bilbo ha abierto por ello una causa por el procedimiento abreviado y ha ordenado la práctica de cuatro diligencias.

La primera de ellas es «que se requiera al periódico 'Deia' a fin de que aporte la carta sobre la que realizó la información publicada en dicho diario».

Además, la juez solicita que se tome declaración a Arnaldo Otegi «en calidad de perjudicado».

También mandó enviar sendos oficios al Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional y al Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria para que certifiquen si Otegi «tenía intervenidas las comunicaciones escritas por orden del juzgado, y si así era, si el juzgado autorizó su publicación en los medios de comunicación o su difusión pública».

Esclarecer los hechos

Tras las diligencias señaladas, la juez decidirá si para esclarecer los hechos pide al periódico denunciado que identifique al autor de la información referida o, en caso de no hacerlo, si cita como imputado a su director, Iñigo Camino.

También podrían requerirse los datos de los funcionarios que realizaron la intervención de las comunicaciones, para que declaren como imputados.

El diario «Deia» abrió su edición del pasado 22 de diciembre anunciando que «Otegi critica en una carta desde la cárcel a quienes se resisten a dejar la violencia», a lo que añadía que «el referente del ala posibilista señala en la misiva a un preso de Zuera que quien no está con Altsasu no está en sus cables o 'trabaja para el enemigo'». Además, en la información que publicaron en primicia «Deia» y el resto de diarios del Grupo Noticias, se recogían como escritas por el dirigente independentista otra serie de alusiones al Colectivo de Presos.

A la siguiente semana, Arnaldo Otegi pudo comunicar telefónicamente con su abogada y le negó que él hubiera escrito lo que le atribuyeron estos periódicos. Según explicó Jone Goirizelaia, le comentó que «ha escrito varias cartas desde la cárcel, pero ninguna de ellas con ese contenido».

Según la noticia, Otegi había remitido su carta a Zuera desde la prisión de Soto del Real. Sin embargo, en esa cárcel apenas estuvo preso unos días tras la detención. Cuando se produjo la declaración de Altsasu, a la que según «Deia» hacía referencia el escrito, estaba en Estremera.

Declaración

El Juzgado de Instrucción número 3 de Bilbo, que ha aceptado a trámite la denuncia presentada, ordena entre las diligencias a practicar que se tome declaración a Arnaldo Otegi «en calidad de perjudicado».

Autorización

Pide a la Audiencia Nacional que aclare si «tenía intervenidas las comunicaciones escritas por orden del juzgado, y si así era, si el juzgado autorizó su publicación en los medios de comunicación o su difusión pública».

El diario jeltzale se reafirmó en el contenido de su noticia

Al conocer la presentación de la denuncia, «Deia» -como el resto de periódicos del Grupo Noticias- anunció que «se ratifica en la información publicada y en la verosimilitud del contenido de la carta, así como en la credibilidad de la fuente que tuvo acceso a ella, que es ajena al Ministerio del Interior».

A continuación, dejaban ver que, en realidad, no tenían la mencionada carta, sino que se trataba de «una misiva a cuyo contenido parcial tuvieron acceso los diarios del Grupo Noticias».

Tanto en esa ocasión como en otras posteriores tras la presentación de la denuncia, los diarios insistieron en que la información les había llegado «de fuentes fidedignas ajenas por completo al Ministerio del Interior». Trataban de responder así a la acusación de Arnaldo Otegi de que algún tipo de relación tenía que haber habido entre el ministerio y el Grupo Noticias o los partidos cercanos a ese conglomerado editorial.

Aunque es lógico que ningún medio descubra sus fuentes, e incluso que las oculte, en su primera información del 22 de diciembre, llamó expresamente la atención sobre el hecho de que Otegi hubiera enviado la carta que le atribuían «por el conducto oficial del centro penitenciario». A su parecer, eso «denota que el remitente asume que la dirección del centro o Instituciones Penitenciarias van a acceder al contenido de la misma y, por tanto, corre fundados riesgos de poder ser aireado y publicitado». Para abundar en ello, los diarios del Grupo Noticias añadían que «además, la carta está escrita en castellano, lo que refuerza esta hipótesis».


.... ... .

miércoles, 20 de enero de 2010

A Prohibir el Tour de Francia

Hemos recibido este texto por correo electrónico:

¡POR LA PROHIBICIÓN DEL TOUR DE FRANCIA!

Sí hombre, ahora van a prohibir los olentzeros porque se "han visto pancartas" y era responsabilidad de los organizadores quitarlas... Joder, cada vez que veo en el tour de Francia las etapas de los Pirineos están llenas de banderas de los presos, pancartas, ikurriñas e incluso pintadas en la carretera de apoyo a ETA... Ahora va a resultar que es responsabilidad de los organizadores del Tour quitar todo eso.

O igual es que el tour de Francia hace "exaltación del terrorismo".

Joder, igual hay que prohibir el próximo Tour de Francia! Eso, que no les den permisos. Y que Santamaría mande un informe a la Audiencia Nacional.

Aunque lo de las pintadas en la carretera no se yo... porque claro, las carreteras son del estado, entonces una pintada de apoyo a ETA en una carretera del estado igual la responsabilidad pasa a ser del propio estado.

Fijate, que igual el estado francés está apoyando a ETA. Así que por la misma regla de tres de Barcina y UPN ¿no habría que prohibir al estado francés? Y Sarkozy se suele reunir con Zapatero, así que Zapatero también estará contaminado y también debe ser de la ETA... Hay dios! ¿Y no estuvo hace poco Zapatero con Sanz? ¿y Sanz no es del partido de Barcina? Joder, todo cuadra... ¡¿BARCINA IGUAL ES DE LA ETA?!

Claro, pero si además basta con traducir el nombre de su partido al euskera. UNIÓN=BATASUNA, PUEBLO=HERRI, Osea... UPN=HB. ¡Claro! ¡UPN es la nueva tapadera de la izquierda abertzale!

No hay nada como unir hilos, como hace la Audiencia Nacional... y todo queda claro... DE VERDAD: POR LA MISMA REGLA DE TRES QUE AHORA QUIEREN PROHIBIR OLENTZEROS PODRÍAN PROHIBIR EL TOUR DE FRANCIA.

ESTÁN ENFERMOS.


.... ... .

Otro Llamado a Izquierda Vasca

Hemos leído el texto de Tasio Erkizia acerca de la labor que deben desempeñar los izquierdistas vascos. Pues bien, en inSurGente nos han iluminado el día con un apunte biográfico acerca de Alexandra Kollontai que pueden leer en Bitxikeriak. Así mismo, en Rebelión se ha publicado este escrito de Iñaki Gil de San Vicente:

"Atzoko eta gaurko euskal ezkertiarrak"

Los izquierdistas vascos de ayer y de hoy

Iñaki Gil de San Vicente

Durante la semana del 18 al 23 de enero van a tener lugar diversos actos de debate y reflexión colectiva sobre izquierdas vasca de ayer y hoy. El título de las jornadas es muy aclaratorio: debemos recuperar nuestra larga historia de lucha contra la opresión para ver qué lecciones, qué constantes, podemos aplicar de ahora en adelante para no repetir errores. Son muchas las preguntas que debemos hacernos en estos tiempos de crisis en los que, por un lado, las fuerzas progresistas, soberanistas e independentistas van comprendiendo la necesidad de confluir en una gran dinámica que rompa la creciente represión estatal; por otro, el Estado español sobre todo y también el francés aunque menos ven cómo peligra su posición en la jerarquía imperialista mundial con efectos globales sobre su situación interna y, por último, cuando es ya aceptado por el “pensamiento colectivo” burgués que su economía se va a arrastrar durante años por el suelo de los muy bajos crecimientos y con la reaparición probable de nuevas caídas y crisis a escala regional o mundial. Debemos partir de esta realidad ya asentada para comprender por qué las fuerzas revolucionarias ahondamos la reflexión sobre nuestro pasado y nuestro presente.

Los cambios capitalistas son innegables, pero es más cierto que nunca que la actualidad nos muestra con crudeza las contradicciones esenciales y permanentes del capitalismo en cuanto modo de producción, contradicciones que se presentan con formas, intensidades e interacciones diferentes en cada período histórico. También es cierto que han aparecido problemas nuevos y que se han agudizado al extremo ya existente hace siglo y medio, pero, si los estudiamos con seriedad, vemos que nos remiten a la contradicción básica del actual sistema, la que existe entre la producción social y la apropiación privada, la que existe entre el trabajo asalariado y el beneficio burgués. El choque entre la producción social y la apropiación privada adquiere tantas formas como realidades de explotación existen, de manera que la opresión nacional también es una expresión directa de la necesidad ciega capitalista de convertir en su propiedad privada a los pueblos oprimidos, reduciéndolos a simple fuerza social de trabajo.

La dialéctica entre contenido y continente, fondo y forma de los problemas que nos golpean en estos momentos nos muestra la necesidad de aprender del pasado, de cómo otras fuerzas revolucionarias vascas respondieron a agresiones idénticas en su contenido y fondo. Ahora, el neofascismo y el nacionalcatolicismo españoles están a la ofensiva, como en la década de los ’30 del siglo XX. Ahora, el capital sufre una crisis sustantiva como entonces y el pueblo trabajador paga las consecuencias. Ahora la burguesía autonomista y regionalista está dividida entre sus burocracias dirigentes y parte de sus bases, como entonces, mientras que sectores nacionalistas, socialistas y comunistas miran con creciente simpatía al independentismo. Ahora, la socialdemocracia española es abiertamente antivasca como hace ochenta años. Ahora el Estado aplica estrategias represivas de contrainsurgencia dura acordes a la agudización de sus contradicciones y a la fuerza del independentismo en el contexto presente, y hace ochenta años su estrategia represiva culminó en la guerra contrarrevolucionaria en lo social y de invasión nacional en 1936. La sociedad burguesa actual ha desarrollado más que entonces los sistemas de alienación, de consumismo y de fetichismo, y también los de desintegración de las conciencias y de coerción sorda o violencia descarada, de terrorismo al más puro estilo de las criminales derechas latinoamericanas, como las desapariciones forzosas y la guerra sucia.

Sabiendo de las obvias diferencias existentes entre los dos períodos tenemos que aprender de los aciertos de aquellas mujeres y hombres que, posponiendo sus disputas, confluyeron en una impresionante resistencia nacional y de clase vasca contra el exterminio terrorista de las libertades y de la democracia entonces existente. Pero también hemos de aprender de sus errores, de sus tardanzas en reaccionar, del tiempo valioso que perdieron en bizantinismos mientras que el poder fáctico que nunca desapareció preparaba la sublevación exterminadora. Remarcando todas las diferencias, ahora sufrimos una ofensiva reaccionaria dirigida rápidamente hacia el mismo objetivo esencial designado por el bloque de clases entonces dominante, abuelo del actual: liquidar la democracia y los derechos elementales, con el matiz de que, por ahora, su formalismo hueco se mantiene por estricta necesidad de legitimación interna y externa, por nada más. Como ahora, hace ochenta años los derechos democráticos elementales estaban en el punto de mira del capitalismo, pero ahora éste y su Estado español no bombardean impunemente a las poblaciones civiles como entonces, sino que, tras dictar las nuevas leyes que oficializan la contrainsurgencia más tecnificada e interactiva, aplican su “guerra legal”.

El mismo problema se nos presenta si avanzamos un poco más en la historia, hasta llegar al final de la década de los ’40 y primeros años de los ’50, cuando resurgieron en nuestro pueblo las primeras resistencias de masas contra el terror nacional y de clase franquista. Y otro tanto deberemos hacer al llegar a finales de los ’60 y hasta finales de los ’70, durante la agonía, muerte y resurrección del franquismo transustanciado en constitución monárquica. Debemos descubrir las constantes que se reiteran desde los años ’30 por no retroceder hasta los problemas de unidad en las muy duras luchas sociales y nacionales sostenidas desde 1890 hasta la dictadura militar de 1923. No negamos la importancia de este primer período de lucha de clases y nacional en el contexto capitalista, pero es la segunda fase, la muy corta de los años ’30, cuando la síntesis de las contradicciones totales hace surgir al fascismo y a los primeros esbozos del independentismo socialista. Siendo cierto que la historia se construye según los antagónicos intereses sociales enfrentados, también lo es que, por debajo, existe la historia objetiva, las explotaciones y las violencias sanguinarias realizadas por la clase propietaria de las fuerzas productivas. La dialéctica entre la construcción social, subjetiva, de la historia y la realidad objetiva del sufrimiento histórico es una necesidad imperiosa en lo teórico y en lo ético para quienes luchamos por la libertad. Es esta interacción siempre concreta la que nos explica el por qué y el hacia dónde del movimiento interno de la identidad de los pueblos, y de las contradicciones entre sus clases sociales.

Necesitamos elaborar teóricamente las constantes prácticas realizadas con lógicas limitaciones en el período de 1890-1923, con embrionarios avances en los años ’30, con avances cualitativos en la segunda mitad de los ’60 con la formación del independentismo abertzale, con expectativas inusitadas pero traicionadas en la segunda mitad de los ’70, con los sucesivos procesos e intentos de diálogo y negociación habidos hasta ahora, y con las reflexiones en el nuevo contexto estructural presente arriba resumido en tres puntos. Una experiencia heroica de 120 años no puede desaparecer en el olvido bajo el plomizo diluvio de la desmemoria impuesta por la industria propagandística española. Son muchas las lecciones positivas y negativas que podemos extraer de tanto sacrifico humano, y más en el presente y mirando al mañana. Durante más de un siglo, la libertad, los derechos y la democracia han estado en Euskal Herria bajo las agresiones del capitalismo español y francés, o simplemente destruidas militarmente. Pero también por nuestros errores.


Sin comentarios, ya lo hicimos en el texto de Erkizia.

.... ... .