lunes, 31 de agosto de 2009

Navarra es Euskal Herria/Euskal Herria es Navarra

En el texto de Iñaki Egaña se menciona a un tal Jaime del Burgo, un "intelectualoide" navarro en la nómina del Ministerio de Propaganda Franquista de Madrid.

¿Por qué mencionamos a este gris personaje?

Su labor en contra de la historia de Nabarra viene a colación en el artículo publicado en El Mundo que les presentamos a continuación. En el mismo salen a relucir todas las tergiversaciones que se han creado alrededor de Nabarra; su historia, su cultura, su lengua, su territorialidad y su precedente jurídico-político como el estado soberano de los vascos.

En esta campaña han colaborado muchos nabarros que han perdido contacto con sus raíces que no se han preocupado por estudiar su propia historia, así como colonizadores y sus descendientes. Desde Madrid (y también desde París) los consorcios noticiosos se encargan de proveer espacios para esta campaña de desinformación como podemos ver en el propio título de la nota a la que nos estamos refiriendo, un título tendencioso que aprovecha la confusión que existe con la colección de nombres que se le da a la entidad conocida como Comunidad Autónoma Vasca, misma que incluye a las provincias de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, a la que algunas veces llaman Euskadi y otras País Vasco siendo que estos dos términos son sinónimos de Euskal Herria y de Nabarra, o sea, la nación sin estado que incluye a los siete territorios históricos vascos hoy reconocidos como tales (pues en realidad son más). Así pues, la provincia de Nafarroa (Navarra) no puede ser separada del País Vasco por el término 'Euskal Herria' por el simple hecho de que es precisamente esta provincia la que es la piedra angular tanto de Nabarra (el referente histórico-jurídico-político), Euskal Herria (el referente cultural) y del País Vasco (referente moderno del estado vasco). Baste con recordar al amable lector que el euskara fue designado por los romanos como la 'lingua navarrorum' y que la porción septentrional de esta provincia es parte de Iparralde, bajo ocupación francesa.

Pero comencemos a desmenuzar la nota de El Mundo:

'Euskal Herria' aún separa a Navarra del País Vasco

El PP navarro apuesta directamente por suprimir el nombre y 'evitar problemas'

Mikel Ilundain

Los Gobiernos de Navarra y Euskadi no habían tenido tan buena sintonía desde hacía años. La visita de Patxi López a su homólogo Miguel Sanz en Pamplona a principios de julio supuso el fin de unas relaciones institucionales tensas, cuando no prácticamente nulas. Sanz y López firmaron entonces un convenio de colaboración que incluía varios puntos, entre ellos el fomento del euskera, «sin injerencias».


Hombre, esto es agregarle insulto a la injuria de ver como los partidos ultra españolistas (PP y PSOE) que en el resto del estado español no se dirigen ni el saludo en Hegoalde están dispuestos a pactar entre sí para mantener a los partidos soberanistas vascos fuera de las instituciones. Así el PSOE pactó con el PP para hacerse con la Comunidad Foral de Navarra y a su debido tiempo el PP pactó con el PSOE para hacerse con la Comunidad Autónoma Vasca. Pura imposición política desde Madrid en contra de la voluntad del pueblo vasco. Es más, es precisamente esta actitud en contra de los derechos civiles del electorado vasco lo que demuestra que el PP y el PSOE son ultra nacionalistas más que como sus dirigentes y militantes gustan llamarse, constitucionalistas.

Así que lo menos que pueden hacer es estar "en sintonía" después de perpetuar el apartheid en contra de los vascos es llevarse bien entre ellos, lo contrario sería poner en peligro su pacto de no agresión reminiscente de la chapuza aquella denominada Pacto Molotov-Ribbentrop.

Continuemos:

Es este punto el que abordarán próximamente los departamentos de Educación del Gobierno de Navarra, dirigido por Carlos Pérez-Nievas (CDN) y de Cultura del País Vasco, al frente del cuál esta Blanca Urgell, en un encuentro que a día de hoy no tiene fecha.

La cita estaba prevista para agosto, pero, según fuentes del Gobierno de Navarra, se aplazó por cuestiones de agenda y por la coincidencia con la mayoría de fiestas en la CAV. En la reunión está previsto que se definan los detalles para desarrollar el acuerdo del protocolo firmado en julio sobre la colaboración de ambos ejecutivos en materia de política lingüística.


Y ya vimos lo que sucedió en las fiestas de la CAV (por fin usan el término apropiado). Por supuesto que Lakua no podía distraer su esfuerzo represivo en tonterías como la enseñanza del euskara. Pero veamos:

Sin embargo, un nuevo punto, sobre el que los dos gobiernos discrepan, saltó a la agenda de la cita a finales de julio: Euskal Herria. Este término suscita entre la sociedad sentimientos encontrados: rechazo, orgullo, indiferencia...

Claro, rechazo por parte de los vascófobos, orgullo por parte de los vascos e indiferencia por parte de los "equidistantes". Pero veamos lo que nos explica El Mundo:

Hay quien ve en el nombre Euskal Herria toda una realidad nacional, una pretendida unidad político administrativa, incluso ETA asesina y extorsiona con la excusa de «liberarla». Esos sentimientos encontrados también se dan entre el Gobierno navarro y el vasco.


¡Epa!

Cinco párrafos le tomó al autor meter al gran demonio en el asunto del euskara y del término de ámbito estrictamente cultural Euskal Herria, ya vemos donde yacen sus lealtades.

¿Pero exactamente quiénes ven a Euskal Herria como una realidad nacional o una unidad político-administrativa?

Los vascos, por supuesto.

Entonces, ¿quiénes opinan lo contrario?

Pues los españoles y sus descendientes atrapados en el "glorioso" pasado colonial.

Continuemos:

Con el Ejecutivo socialista, que cumplió recientemente cien días de gobierno, llegó el cambio en la interpretación y significado del término. Si hasta ahora, Euskal Herria era presentado en el currículum educativo vasco como una entidad político-administrativa, la pretensión de la actual consejera de Educación Isabel Celaá, es respetar dicho término. Eso sí, explicado correctamente. «No lo vamos a eliminar por la sencilla razón de que Euskal Herria existe, Euskal Herria es el país del euskera y es un territorio que tenemos de cultura común, de lengua común y que compartimos los vascos y esa Euskal Herria siempre la hemos definido como un espacio donde se conjugan siete territorios distintos», afirmó el pasado 27 de julio.

El ejecutivo socialista no quiere correr el riesgo de que la ONU, la UNESCO y otras instituciones internacionales se den cuenta del peligro que representa para la preservación de la cultura vasca la llegada al poder de un segundo gobierno españolista a Hegoalde, así que prefieren jugar a que son "tolerantes" y respetuosos para con el pueblo vasco. Tan sencillo como eso.

Leamos acerca de las reacciones al comunicado anterior:

Las respuestas a este anuncio no tardaron en producirse, y entre ellas destacó la del Partido Popular. Contrariamente a lo que podía esperarse, el secretario general del PP del País Vasco, Iñaki Oyarzábal defendió la utilización del término en los libros de enseñanza de Euskadi. Uno de los territorios «implicados» en el término es la Comunidad Foral de Navarra. Oyarzábal pidió respetar su realidad y «no tergiversar la historia», y abogó por explicar a los estudiantes «lo que somos como Comunidad Autónoma dentro de España sin pretender ofender a nadie».


Vaya, la actitud del PSOE hace que el propio PP tenga que recurrir a declaraciones "políticamente correctas". Pero entremos ya al quid del asunto:

Pero al parecer sí se ofendió. El Gobierno de Navarra no tardó en reaccionar ante la decisión del ejecutivo vasco. Su portavoz, Alberto Catalán, aseguró que no está de acuerdo con que Euskal Herria «se quiera utilizar para abordar el tema lingüístico entre la CAV y Navarra». «Yo no lo comparto, lo tengo muy claro. Si las instituciones vascas así lo establecen finalmente, no me parecerá adecuado ni me parecerá que sea el respeto preciso que merece otra comunidad», añadió.


Hombre, este Alberto Catalán, con ese apellido y metiéndose a querer distanciar al euskara del término Euskal Herria que cualquier persona con conocimientos básicos del idioma sabe que significa "el país del euskara", idioma que como ya dijimos alguna vez se refirieran como 'lingua navarrorum'. Así se las gastan los que lejos de ser inmigrantes son colonizadores y que por pensar que son superiores a la sociedad que los recibe deciden que ellos son los que determinan que es válido y que no lo es. El resultado más negativo es la imposibilidad para estos colonizadores de integrarse a la nación receptora o siquiera un mínimo nivel de respeto hacia la identidad histórica, cultural, política y lingüística.

Pero no termina allí:

Además, el gobierno foral anunció que, de momento, mantendrá el recurso que interpuso en su día contra el currículo educativo del Gobierno vasco, entonces presidido por Juan José Ibarretxe, por incluir el término Euskal Herria. «Navarra no hará ninguna cesión en cuanto a su realidad social, política e institucional. Si las modificaciones que se establezcan no satisfacen esa necesidad de defensa de la identidad de Navarra, el Gobierno seguirá manteniendo el recurso», insistió. Con esas declaraciones, el portavoz del Ejecutivo foral recordaba que aunque ahora las relaciones entre ambos gobiernos son «fluidas», seguirá mostrándose «firme» en la defensa de la identidad de Navarra.


Perdón pero, ¿de qué "identidad de Navarra" hablan?

La auténtica identidad Navarra es nada más y nada menos que la identidad de donde emana el término Euskal Herria, que por cierto, no fue inventado por Ibarretxe, bueno, ni siquiera por Sabino.

O sea, se refieren a lo que los españoles quieren que sea la identidad navarra, esa que nos dice que los navarros se anexionaron voluntariamente al resto de los reinos cristianos de la península ibérica para formar la Una España Bajo Dios. Continuemos:

Euskarabidea es el instituto navarro del vascuence, que depende del ejecutivo foral. consultada esta institución sobre el concepto Euskal Herria, la respuesta es que sí lo reconoce en su explicación cultural, histórica o lingüística. Según su director gerente, Xabier Azanza, el concepto «lleva utilizándose desde siempre», pero insistió en que este uso debe darse sin perjuicio del nombre de otros territorios y «sin pretensiones políticas de ningún tipo».


Vaya, de pronto el euskara se convierte en vascuence y como el vascuence es hablado por los vascongados y no por los navarros que hablan castellano por supuesto por que voluntariamente lo adoptaron en 1521 en Noain pues entonces allí está, vascongados y navarros nada tienen en común culturalmente. Uno pensaría que un periodista de nombre y apellido vasco tendría más valor y se abstendría de usar el termino vascuence pero bueno, no hay mucha ética estos días en el ejercicio periodístico.

En lo que respecta a las declaraciones de Xabier Azanza, aunque su intención no es la correcta tiene razón, el término Euskal Herria no puede ser usado para "pretensiones políticas de ningún tipo" por tratarse de un término cultural. Para pretensiones políticas está el término Nabarra.

Pero vayamos aprendiendo más acerca de Euskal Herria y del euskara cortesía de Alberto Catalán:

La referencia del instituto navarro es el documento oficial de la Real Academia de la Lengua Vasca, Euskaltzaindia, a ese respecto.

Pese a la aceptación del término por Euskarabidea, Alberto Catalán reiteró a EL MUNDO que «la política en este aspecto la marca el gobierno. Ni un departamento ni el instituto del vascuence».

Catalán considera que el término Euskal Herria «está viciado» y aunque no niega los puntos en común entre Navarra y Euskadi, no reconoce el concepto en su dimensión cultural y lingüística. «Sustituir un mapa político por otro cultural es lo mismo. ¿Qué tiene que ver la Ribera, por ejemplo?».


Hombre Alberto, podríamos en lo que respecta a la Ribera hablar de genocidio, de manipulación étnica, de imposición del castellano a sangre y fuego, de cerrarle espacios al euskara criminalizándolo y prohibiéndolo. ¿O por qué piensas que se habla castellano en la mayor parte de Latinoamérica? ¿Por inspiración divina?

Eso en lo negativo, pero en lo positivo te podríamos recordar que el castellano se origina en Nabarra, y que los vascos siempre hemos sido cosmopolitas y que aceptamos las diferentes expresiones culturales de los pueblos con los que a lo largo de la historia hemos entrado en contacto, a diferencia de los españoles que todo lo quieren conformar de acuerdo a su visión.

Pero si el tal Alberto Catalán se dedica durante todo el artículo a marear la perdíz, al final llega una tal Amaya Zarranz para decirlo claro, la defensa de la cultura vasca lleva implícita la defensa de los derechos del pueblo vasco y viceversa, por lo tanto, como los españoles hicieron con muchas otras culturas, hay que "suprimirla" para "evitar problemas":

En el PP de Navarra la secretaria de la Comisión Constituyente Amaya Zarranz, defiende que «es imposible» separar esta definición del término de las connotaciones políticas que conlleva, ya que «si se pregunta a la gente por Euskal Herria, nadie entiende tierra donde se habla euskera, sino el significado político e inventado que se ha dado a ese término». Por ello, a diferencia de lo expresado por Oyarzábal, los populares navarros apuestan por suprimir el nombre directamente y «evitar problemas».


O sea, Jaime del Burgo no está solo.



.... ... .

Egaña | Operación "Limpieza Democrática"

Este texto de Iñaki nos ha sido enviado por correo electrónico:


Operación “Limpieza democrática”

Iñaki Egaña

Dirigida por el magistrado Faustino Santafé, juez de la Audiencia Nacional, esta madrugada ha comenzado una operación policial de gran alcance cuyo final es imposible prever. En la misma han participado los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, incluidas la Ertzaintza y la Policía Foral navarra. Según fuentes consultadas por este periodista, que han preferido mantenerse en el anonimato por razones obvias, las detenciones serían únicamente la punta del iceberg de una trama de ramificaciones incalculables que afectaría a las propias esencias del Estado democrático. En consecuencia, no queda sino esperar acontecimientos y confiar en la justicia que, de seguro, no dejará pelos en la gatera y asestará un nuevo golpe al corazón del entramado terrorista.

Según confirmó el comisario-jefe de la Brigada de Investigación Criminal de Pamplona, todo comenzó hace unos meses en la capital navarra, cuando los agentes detectaron la presencia de un tal Jaime del Burgo, con antecedentes en el caso FASA, de quien supusieron había suplantado la identidad de un conocido e histórico fascista. Tras laboriosa y ardua investigación, los policías lograron saber que había dos Jaimes del Burgo y que el investigado era hijo del primero. Personados en su vivienda, descubrieron numerosas fotos del padre que le fueron requisadas, así como símbolos y textos preconstitucionales que, asimismo, fueron incautados.

Las indagaciones posteriores revelaron que el jefe de la banda vivía en Galicia y respondía al nombre de Manuel Fraga. Desplazada una brigada especial hasta la guarida del cabecilla, descubrió que el citado Fraga tenía cuentas pendientes desde hacía décadas, que fue ministro de un Gobierno sanguinario, responsable de masacres de obreros y excursionistas monárquicos y que exhibía, con gran desparpajo, su propio semblante por las calles que dan nombre a la ciudad del apóstol. Su retrato fue retirado de algunas instituciones que aún hacían alarde del mismo entre protestas de un reducido grupo de radicales que pronto fue disuelto. Descabezada la cúpula, el resto fue coser y cantar.

En Bilbao, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado detuvieron a las 4 de la mañana del día 12 de los corrientes, a I.A.U., nacido en febrero de 1943 y uno de los miembros más activos del grupo. Aprovechando su cargo de alcalde y con la aquiescencia de algunos de sus colaboradores más cercanos, había mantenido con una prepotencia inusitada el nombre de una calle a un terrorista, falangista convicto y confeso, responsable de centenares de asesinatos.

Simultáneamente a la detención de I.A.U., un grupo de intervención especial del Regimiento de Montaña número 4, se descolgó del edificio de Hacienda en la Plaza Elíptica. Como recordarán los vecinos de la capital vizcaína, el suceso fue seguido por una multitud de bilbaínas y bilbaínos que acompañaron con agrado las evoluciones de los escaladores. En unas horas, el inmenso símbolo fascista de piedra fue reducido a escombros y su recuerdo desterrado.

En los días siguientes, los expertos, gracias a los últimos avances informáticos de procesamiento de datos, lograron establecer dos interesantes relaciones con el alcalde procesado. La primera de ellas tenía que ver con un grupo de amigos del imputado, que se había registrado en el concurso de ochotes de Santurtzi. Por supuesto, la inscripción fue anulada. La segunda resultó ser incluso más atrevida que la anterior. La prima del incriminado había sido elegida pregonera en las fiestas de Bermeo. Detectada la intrusión, una democrática campaña de acoso bajo el lema “Tolerancia cero”, consiguió que la citada desistiera de su perversa intención.

En San Sebastián, los cuerpos policiales detuvieron también a su alcalde O.E.G, que se encontraba en compañía de Ramón Jáuregui Atondo, reincidente y compañero de partido del máximo mandatario municipal. El citado O.E.G., que mantiene nomenclatura fascista y religiosa en la ciudad a pesar de nuestra constitución democrática y laica, intentó eludir la acción de la justicia con el pago de una cuantiosa fianza económica impuesta por la Audiencia Nacional. Con tal motivo, gentes de su entorno abrieron una cuenta corriente en un banco de la ciudad y colocaron diversas huchas en otros tantas “herriko tabernas” (casas del pueblo). Percibidos de semejantes maniobras y alertados por el vecindario de la ciudad, los agentes procedieron a embargar la cuenta e incautar los cepillos de estos “bares nacionales”. En uno de ellos, además, arrancaron fotografías de diversos dirigentes históricos socialistas que habían pasado por prisión. En los incidentes del bar España, de la calle Anastasio Calbetón, fueron detenidos tres menores por enaltecimiento del terrorismo. Permanecen en prisión preventiva.

En cuanto al reincidente Ramón Jáuregui un minucioso registro en su vivienda permitió constatar que se trata de uno de los dirigentes más notorios de este movimiento fanático. La Policía incautó entre sus pertenencias dos ordenadores, un escáner, un teléfono móvil, un horno micro-ondas, una olla a presión y 87 euros en una hucha que se sospecha tiene relación con la recogida de fondos para pagar la fianza de O.E.G. Los investigadores tienen grandes esperanzas en llegar hasta el fondo de la trama ya que uno de los ordenadores tenía una clave para poder acceder a su disco duro, lo que hace suponer que guarda grandes secretos. Los expertos ya han comenzado a trabajar arduamente en descifrar la clave de acceso y se muestran optimistas de resultados inmediatos.

No terminó ahí, sin embargo, la investigación referente al imputado. En otra estancia de su vivienda, los agentes confiscaron fotografías y memorias de terroristas ya condenados como Barrionuevo, Domínguez, Vera, Amedo o Rodríguez-Galindo. El acusado se defendió diciendo que los conocía de vista, pero las evidencias de su trato y las escuchas a las que había sido sometido el delincuente permitieron determinar a la justicia que entre ellos había algo más que una simple relación laboral o amistosa. Le espera una larga estancia en prisión.

Si éstas fueron las detenciones previas que pusieron a los cuerpos y seguridad del Estado sobre la pista de esa inmensa trama cuyo ovillo ha comenzado a desmarañarse con las capturas de esta madrugada, no parece que la rueda se detenga en las próximas semanas. La operación sigue abierta y seguirá abierta durante los próximos días, probablemente durante los próximos meses. Entre las manifestaciones saludando las mismas, cabría destacar las del lehendakari que ha llegado a augurar el fin próximo del fanatismo y de estos brotes neo-fascistas.

A pesar de que el juez Santafé ha decretado el secreto de sumario, la identidad de algunos de los detenidos esta madrugada ha trascendido a través de una nota que ha dado luz el movimiento de apoyo a los presos falangistas, proscrito por cierto según sentencia del Supremo, de 2004. Entre los arrestados se encontrarían diversos catedráticos de la Universidad del País Vasco, autores de burdas manipulaciones históricas y, sobre todo, de panegíricos filofascistas. También ha trascendido que algunos periodistas que aprovechan la profesión no para informar sino para emitir propaganda de la ofensiva falangista se encuentran entre los aprehendidos.

Finalmente, fuentes oficiosas, a las que ha tenido acceso la Agencia ITS press, han confirmado que en lo próximos días una Comisión Rogatoria, compuesta por agentes autónomos y un juez sin determinar, cruzará la frontera para verificar la autenticidad de una denuncia, que, al parecer, no tiene que ver con la operación policial en marcha. Según la misma, en las librerías de Baiona llamadas Atlantis y La Brèche se encontrarían numerosas fotografías de presos y ex presos. Aunque algunos de ellos ya estarían fallecidos, como Mario Onaindia o Julián Zugazagoitia y otros en libertad, como Jon Juaristi o Eduardo Uriarte, el delito parece evidente.

Como podrá observar, querido y avispado lector, todos son buenas noticias en esta lucha permanente por recuperar los espacios de libertad que fanáticos y falangistas nos habían hurtado en los últimos tiempos. Aurrera bolié! (traducción: “seguir la bola siempre por el camino correcto, hasta la victoria y enterrarlos en el mar”). Que así sea.



.... ... .

Nabarra Occidental Contra Garoña

La clase política española gira en función a lo que decidan los amiguetes del franquista Juan Carlos Borbón que por algo han invertido tanto para mantener al régimen. Así pues, los que no nos dejamos engañar por la falsa ilusión creada por la democracia burguesa que dice que el pueblo es el manda y decide en las urnas sabíamos desde un principio que aquella promesa electorera por parte de José Luis Rodríguez Zapatero de cerrar Garoña no eran mas que palabras al viento. Poco más de cinco años después de la debacle de Aznar y su pandilla de mentirosos que permitió tomar el puesto de bufón de honor en la corte de Borbón a Zapatero y su propia pandilla de mentirosos resulta que Garoña sigue y seguirá activa.

Así pues, gracias a EFE nos llega esta nota en la que grupos ecologistas de Nabarra occidental (incluyendo a Burgoia y Errioxa) marcharon para mostrar su disgusto:

Medio millar de ecologistas de Burgos, La Rioja y País Vasco marchan contra la central nuclear Garoña

Agencia EFE

Barcina del Barco (Burgos), 30 ago (EFE).- Medio millar de ecologistas y antinucleares de la provincia de Burgos y de las comunidades de La Rioja y País Vasco han participado hoy en la XXX Marcha contra la central nuclear de Garoña para pedir el "cierre inmediato" de la instalación.

Según ha informado a Efe un portavoz de los organizadores, Alfonso Ribote, la marcha ha partido poco después de las doce del mediodía de Barcina del Barco (Burgos), una localidad situada a algo más de un kilómetro de la valla que rodea las instalaciones de la central de Santa María de Garoña.

En el punto más próximo a la central, Ribote ha leído un comunicado en el que ha destacado que "el bajo aporte energético de Garoña y su alto riesgo" son argumentos para su cierre, que "se puede justificar con el mismo documento en el que el Gobierno ha decidido prorrogar la actividad de la instalación hasta 2013, incumpliendo la promesa electoral de Rodríguez Zapatero, que se ha doblegado a las presiones de la industria nuclear".

Según los datos ofrecidos por los grupos antinucleares, España exportó en 2008 el doble de la energía producida por Garoña y sólo el cambio de bombillas convencionales por otras de ahorro energético supondría una reducción del doble de la energía eléctrica que produce la central nuclear.

Además, Ribote ha señalado en el comunicado que el cierre de Garoña debe ser "un paso fundamental para llegar a un sistema energético sostenible en el que se apueste por las energías renovables y el abandono de la energía atómica".

Los ecologistas esperan que, tras el anunciado cierre de Garoña, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero cumpla su compromiso electoral de cierre progresivo de todas las centrales nucleares españolas y después se aborde un plan integral para la gestión de sus residuos.

El portavoz ecologista ha considerado que la muestra de que Garoña es una instalación "obsoleta" es que sigue sufriendo incidentes, como la explosión del 30 de marzo o el incendio del 1 de agosto que, aunque "no fueron graves", suponen un riesgo y una advertencia "porque algún día se puede producir un incidente de mayor gravedad".

En declaraciones a Efe, el portavoz de la marcha contra Garoña ha anunciado que las organizaciones ecologistas mantendrán la presión al Gobierno para que se adelante el cierre de Garoña o, al menos, "no se cambie el criterio y se prorrogue el funcionamiento más allá de 2013".

Además, ha adelantado que presentarán un recurso judicial contra la orden ministerial que otorga a Garoña cuatro años más de funcionamiento.

El recurso se sumará al que también ha anunciado, aunque en sentido contrario, la empresa Nuclenor, propietaria de la instalación nuclear.

Aunque el recurso se apoyará en varios argumentos jurídicos, uno de los fundamentales será que la normativa legal establece que las prórrogas deben ser de diez años y no de dos, de seis o de cuatro, como finalmente se ha decidido desde la Administración General del Estado.


.... ... .

El Estridente Silencio en Ibarra

Ahora que bajo el "gobierno del cambio" es delito mostrar cariño a un familiar se muestra en toda su fuerza la sabiduría de un pueblo que tiene 500 años resistiendo la embestida colonialista de dos metrópolis. Así, en total silencio, los vecinos de Ibarra le dijeron al mundo entero que la solidaridad para con los represaliados políticos vascos no podrá ser arrebatada con la criminalización a la que es sometida. De esto nos habla esta nota publicada en Gara:

Cientos de personas denuncian el acoso de la Ertzaintza en Ibarra

Bajo la permanente vigilancia de los agentes de la Ertzaintza, cientos de personas se manifestaron ayer por las calles de Ibarra para protestar por los hechos ocurridos la noche del jueves cuando Maite Aranalde llegaba tras salir de prisión. El silencio que reinó durante toda la marcha se rompió con un efusiva ovación que resonó durante varios minutos. Los aplausos se convirtieron en mensajes de protesta por lo ocurrido y de apoyo a la joven Aranalde.

Janire Arrondo

Las palabras se transformaron en aplausos ayer en Ibarra. Ésa fue la fórmula que los allí congregados emplearon para protestar por lo ocurrido en estos últimos días en la localidad y para mostrar su apoyo a Maite Aranalde y a los tres imputados de «enaltecimiento al terrorismo» por saludarla a su llegada al pueblo.

Bajo el lema «Utzi pakean Ibarra», la manifestación recorrió las calles de la localidad guipuzcoana en silencio por la tarde. De este modo, sin corear lemas ni lanzar gritos, medio millar de personas consiguieron llevar a cabo la protesta en tranquilidad, aunque la presencia de la Ertzaintza, que tomó las calles del pueblo mucho antes de la hora de inicio de la protesta, hacía temer que se repitieran los incidentes.

Uniéndose al llamamiento que hicieron el sábado decenas de vecinos de Ibarra, los manifestantes mostraron su «enfado e indignación» por lo ocurrido el pasado jueves cuando Maite Aranalde llegaba a su pueblo después de recuperar la libertad al salir de la prisión madrileña de Soto del Real.

Gran expectación

Desde bastante antes de las seis de la tarde, hora a la que estaba prevista que se iniciara la movilización, varias dotaciones de la Ertzaintza merodeaban por las calles de Ibarra. Poco a poco, tanto los vecinos del pueblo como la gente que llegaba desde otras localidades se iban agrupando en la plaza mientras los agentes de la Policía autonómica tomaban posiciones en los alrededores.

No había llegado ninguna prohibición que impidiera celebrar la marcha, aunque la fuerte presencia policial hacía pensar que en cualquier momento se dispondría a dispersar a a los manifestantes.

La expectación mediática que está teniendo la liberación de Aranalde tras ser extraditada por el Estado francés y los hechos ocurridos la noche del jueves también era palpable ayer, ya que fueron decenas los medios que acudieron a la pequeña localidad a cubrir el acto. Antes del inicio de la marcha, algunos vecinos se quejaban ante los periodistas por «distorsionar» los hechos.

En esta situación, un joven, haciendo uso de un megáfono, instó a los manifestantes a realizar la marcha en silencio. «De esta forma no caeremos en provocaciones», explicaba haciendo referencia a los agentes que se encontraban en la plaza armados con gran cantidad de material antidisturbios.

La manifestación arrancó desde la plaza del ayuntamiento. Al concluir el recorrido, los manifestantes volvieron al mismo lugar y entoncés se vivió algún momento de tensión cuando los ertzainas que se encontraban allí se rozaron con un tío de Maite Aranalde que portaba la pancarta y que resultó herido en un brazo en los incidentes del jueves.

El silencio que reinó durante la marcha se rompió con un efusivo aplauso que se prolongó varios minutos. Así, aunque los manifestantes optaron por el silencio, ayer fue inevitable escuchar el mensaje de denuncia por la actuación policial del jueves y de apoyo a Aranalde.

Persecución policial

Por otro lado, en Laudio tres personas han sido imputadas por la Audiencia Nacional española acusadas de «enaltecer el terrorismo» cuando participaban en una kalejira a favor de los presos políticos vascos. Según relataron testigos a GARA, la Ertzaintza entró en el recinto festivo y procedió a identificar a tres personas que llevaban pegatinas a favor de la repatriación de los presos.

En Donostia, la Ertzaintza irrumpió ayer en la sociedad AmaikaBat de la calle 31 de Agosto alegando que habían recibido una llamada que alertaba sobre un homenaje a un preso en aquel lugar. Al parecer, en la sociedad celebraban con una charanga las fiestas de esta calle de Alde Zaharra.


.... ... .

domingo, 30 de agosto de 2009

La Historia de Lolis

Es curioso el que los directivos de las Euskal Etxeas insistan en mantener el tema de la política como tabú siendo que muchos de los miembros de la diáspora vasca pueden contar historias como esta publicada en el informativo argentino La Nación:

La niña de la guerra que sobrevivió para contarlo

Jorge Fernández Díaz

A los niños les encantaba escaparse de la casa, bajar a la playa y ver cómo los aviones bombardeaban la ciudad. Era un espectáculo emocionante, con explosiones, humaredas y rugido de motores, y ellos eran demasiado pequeños como para entender cabalmente el drama que implicaban aquellas piruetas nazis, aquellos fuegos fatuos.

A Begoña le decían Begoña; a Dolores la llamaban Lolis, y a José, Chiqui. Tenían quince, diez y ocho años, respectivamente, y habían nacido en Las Arenas, una ciudad sobre el Cantábrico que está cerca de Bilbao, en el corazón del País Vasco. Para los hijos de Pepe Barquín, todo era un juego, como esconderse en cualquier sitio cuando venían los fascistas a caballo con aires amenazantes. La vida era bella.

Pepe estaba casado con María, trabajaba de contador y militaba en el nacionalismo vasco. Mayo de 1937 fue un hito para los Barquín y Lolis lo recuerda ahora con un cigarrito Virginia Slim entre los dedos. Estamos sentados en un bar de Pueyrredón y Santa Fe tomando una lágrima, y ella es una dama guapa y lúcida de 82 años que logra con su cinematográfico relato de fugas y peripecias borrar durante cuatro horas esta ciudad soleada y llena de pesadumbres argentinas.

En mayo de 1937 el gobierno vasco impulsó la idea de enviar fuera del área de conflicto a la mayor cantidad de niños posible. Transcurría la sangrienta Guerra Civil Española y los alemanes, en solidaridad con el falangismo, acababan de bombardear la ciudad de Guernica. Habían muerto cientos de vascos en esa operación. Y Barquín era inflexible: a pesar de las protestas y ruegos, sus dos hijos menores debían marchar de inmediato con los demás. "Es para seguridad de los niños", se consolaba. La madre y los abuelos les prepararon a Lolis y a Chiqui una valijita y un paquete con chocolates y galletas. Y los despidieron en Bilbao con llantos desgarradores.

El hermano menor de Lolis se aferraba a su falda, asustado por aquel barco y aquella travesía hacia la soledad y lo desconocido. Había otros trescientos niños de la guerra, algunos sin ropa y hambrientos: Lolis les repartió todos los chocolates y todas las galletitas porque le daban mucha pena. Se quedó solamente con un bizcocho que los marineros les habían regalado en cubierta. El buque partió, protegido por naves inglesas, y de pronto todos pudieron ver cómo un crucero ligero de los nacionales apuntaba sus cañones contra el barco de los niños. Los ingleses apuntaron a su vez al crucero, y lo disuadieron a último momento. Y fue así como los niños lograron llegar a Francia.

Allí, los hijos de comunistas siguieron viaje hacia Rusia, algunos se embarcaron a Inglaterra y los "niños católicos" fueron destinados a Bélgica. Lolis y Chiqui eran católicos y terminaron en un caserón antiguo, situado en un pueblo francés de nombre indescifrable, donde los vacunaron y los trataron con aspereza. Les daban pésima comida, que les destruía el estómago, y los despiojaban despiadadamente con rasuras y querosén. Lolis organizó enseguida una fuga. Salieron de noche con dos o tres nuevos amigos, cruzaron a pie el monte en la más grande oscuridad y tuvieron que regresar porque los chicos lloraban de miedo. Al volver, a Lolis le dieron dos bofetones y la mandaron para la cama.

Vivieron tres meses de incertidumbre en aquel caserón hasta que llegó la orden de trasladarlos a Burdeos. De ahí, en tren a Bélgica. Llegaron a Bruselas y los metieron en un colegio abandonado. Durmieron sobre pajas y lonas, y fueron a misa ese mismo domingo: los belgas veían en la iglesia a esos chicos desamparados y lloraban de tristeza. Ellos espiaban los manjares de las confiterías. Les sirvieron un desayuno magnífico en el colegio, pero cuenta Lolis que no podían comer bien porque seguían con el estómago arruinado a causa de los platos horripilantes servidos en aquel pueblo francés.

Empezó luego la subasta. Grupos de belgas llegaban con el objeto de escoger, entre todos los niños, uno o dos para llevarse a sus hogares. Elegían por la pinta, y el matrimonio Speibrouc manifestó que quería llevarse a María Dolores Barquín, pero no a su hermano. "Bueno, Chiqui, no llores -le decía Lolis abrazándolo-. Ya nos encontraremos, verás que sí."

Chiqui fue llevado por una condesa y Lolis fue conducida hasta la casa de los Speibrouc, que fabricaban embutidos en su sótano. Al llegar, la niña descubrió que le habían comprado muchos juguetes. Una pequeña y entrañable muñeca alemana se transformó en su gran compañía. Ellos no entendían el castellano y Lolis no comprendía el francés, de manera que andaban todo el día de aquí para allá con un diccionario bilingüe.

Al poco tiempo, una maestra llevó a Chiqui de visita. El niño lloraba todo el día a pesar de que la condesa lo había recibido como a un hijo más. "Lolis, ¿cómo te tratan estos viejos?", le preguntó en un susurro. "Bien, ¿y a ti?", le respondió. Chiqui asentía. "Pero quiero estar contigo", se quejó, haciendo puchero. "Mira, vivimos cerca y nos veremos seguido", le prometió Lolis, que fue siempre muy madura. El hermano regresó más tranquilo con la condesa, y ella empezó en la escuela sin saber el idioma. La sentaron con la mejor alumna y se la pasaba copiando, sin entender ni jota, renglón por renglón. Al mes ya hablaba en francés. Y paseaba con los Speibrouc. Para Navidad, los padres sustitutos preparaban los regalos de Santa Claus y ella se hacía la dormida para no desilusionarlos.

Sus compañeras de clase le tenían afecto y respeto. Todas querían tener su madurez y llamarse "Dolores". Le preguntaban: "¿Es cierto que en España todos son gitanos?". Lolis les respondía: "Sí, por supuesto, y las mujeres andan siempre con la daga en la liga". Las llenaba de historias y embustes ingeniosos y fantásticos. Les enseñaba también a tirar al techo chicles con muñequitos de papel y otras travesuras menores. Un día, la directora la llamó aparte, le dijo que "había traído la revolución española al colegio" y le quitó los bonos de buena conducta.

* * *

Tres años pasaron los hermanos Barquín como huérfanos y adoptados, en un país extraño y sin certeza alguna de poder ver de nuevo con vida a sus verdaderos padres. Pepe Barquín estaba en la resistencia vasca, y cruzaba con frecuencia a Francia para llevar documentación. Una madrugada tocaron a la puerta donde vivía con María, y le avisaron a ella dos cosas: que ambos tenían dictada la pena de muerte por su ligazón con el partido, y que los nacionales habían entrado en Bilbao y venían fusilando. La madre de Lolis, con su hermana y su hija Begoña, escaparon en un barco pesquero a Santander. Allí estaba lleno de comunistas y de santos decapitados dentro de las parroquias. María se hizo pasar por una locuaz militante del marxismo leninismo y consiguió comida. Luego navegó hacia Francia, donde Pepe acababa de ser anoticiado de que los falangistas habían desvalijado y destrozado su casa de Las Arenas, y que su mujer y su hija se habían fugado y estaban desaparecidas.

Lograron, después de muchas vueltas y averiguaciones, encontrarse en suelo francés, juntar unos pesos con trabajo y cruzar a Bélgica con identidad cambiada para encontrar a los niños de la guerra. Vivieron en una pensión barata y Pepe buscó con desesperación un empleo, pero sólo lo aceptaban como ilegal y clandestino, y sus jefes tenían que esconderlo en el baño cuando pasaban los inspectores.

Fue en esa época en que los cinco miembros de la familia volvieron a encontrarse. Los belgas que tenían a Lolis y a Chiqui tragaban saliva. En el fondo, querían que esos padres originales no hubieran reaparecido y quedarse para siempre con aquellos hermanos, por quienes sentían devoción. Pero afortunadamente no mostraron esos deseos inconfesables. Y los cinco Barquín se abrazaron con alivio y alegría. Pepe, sin embargo, quiso ser realista: "Lolis, no puedo pagarte un colegio tan caro -le dijo a su hija menor-. Tienes que quedarte a vivir con los belgas." No había más remedio. Los perseguidos no pueden elegir. Al tiempo, lograron también enviar a Begoña a España para que se quedara en casa de sus abuelos y para tener una boca menos que alimentar en el exilio.

Después de mucho penar, Pepe Barquín consiguió un trabajo en una fábrica de provincia y pudo alquilar un departamentito: finalmente, los niños dejaron a la condesa y al matrimonio Speibrouc para gran consternación de ellos, y se mudaron con sus padres. Al mes apareció de visita una prima suya, casada con un misterioso inglés que parecía realizar acciones de espionaje: les traían un gran fajo de dólares desde el País Vasco, que les enviaba el abuelo. El pronóstico no era favorable: la guerra se extendía por Europa y en ningún sitio estarían a salvo.

Los vecinos de los Barquín eran jóvenes, y el hombre estaba en la trinchera. Pero una noche Pepe escuchó ruidos, se levantó y tocó a la puerta. El soldado salió y le dijo: "Sí, Barquín, se ha roto el frente, los alemanes están entrando, he venido a buscar a mi mujer para huir con ella en bicicleta". Barquín despertó a María y a los dos niños, les ordenó que juntaran lo esencial, corrió hasta la fábrica y robó un camión. Con ese camión regresaron a Bruselas, y los niños volvieron provisionalmente a sus hogares sustitutos. Caían bombas sobre la ciudad sitiada, mientras los niños se escondían en los sótanos y los padres buscaban alojamiento. Con los dólares en la mano Pepe consiguió convencer al chofer de un auto de que los llevara a la frontera. Los Speibrouc le pidieron que no se fuera con los niños, trataron de convencerlo de que sin ellos iría más rápido. "Una vez los dejé -les respondió-. Nunca más voy a hacerlo."

Escapar de los fascistas italianos, de los nazis y de los franquistas, de los bombardeos y las ejecuciones sumarias, atravesar la campiña en medio de ingleses y alemanes que se disparaban con pasión, esperar un tren bajo lluvia de agua y de bombas, cruzar a Francia y ser detenidos en la aduana. Burlar la prohibición de ser extranjero e ingresar en ese país con la ayuda de un descuido. Todo eso experimentaron los Barquín antes de vivir cientos de nuevas y amargas aventuras.

Aprovecharon un cambio de guardia para mentirle a un oficial que eran belgas, pasaron a desayunar a una confitería fronteriza, salieron por la otra puerta y se adentraron, libres y furtivos, en territorio francés. Luego tomaron otro taxi y dijeron: "A París". Llegaron a la capital cercada, y los vascos que residían allí les advirtieron que nadie podía salir de ella. "Yo saldré", porfió Pepe, y consiguió otro taxi. Puso rumbo a Biarritz, y alquiló un chalecito sabiendo que no podía dejarse engañar: pronto los nazis entrarían en París y se les vendrían encima. Mandó a Lolis y a Chiqui a casa de sus abuelos con aquel enigmático amigo inglés proclive al espionaje que aparecía una y otra vez en sus vidas. Y mientras Pepe cruzó caminando esas escabrosas distancias de regreso a casa, María volvió de contrabando en tren a Bilbao, entró disfrazada con chambergo a la casa de su suegro, se reencontró con los tres hijos y vivió seis meses sin salir ni dejarse ver, escondida de quienes le tenían jurada la muerte.

* * *

Eligieron la Argentina porque quedaba lejos de todo. Pepe se tenía que adelantar para preparar el terreno. Tardó más de un año en llegar. Se embarcó en un buque que paró dos veces en Casablanca, donde estuvo prisionero en un campo de concentración, y luego en sus calles, a merced de bandidos y cuchillazos, logró escapar a Cuba y más tarde a México. Todo el mundo le parecía menos peligroso que Buenos Aires, donde la comunidad vasca lo recibió y lo ayudó a aterrizar.

Mientras, sus tres hijos iban a las playas del Cantábrico, y los guardias civiles les preguntaban con rencor: "¿Dónde está tu padre?" Ellos respondían siempre lo mismo: "En Caracas". Salir de España no fue sencillo. Eran la familia de un fugado, y hostigaban todo el día a su abuelo. Sólo la amistad, que a veces se pone por encima de la política, evitó que la cosa pasara a mayores y facilitó que les autorizaran finalmente los pasaportes. Llevaban un sello significativo: "Sin regreso". Pero aún así viajaron a la Argentina con el corazón en la boca, esperando que de un momento a otro el policía que iba a bordo los denunciara y ordenase que los deportaran a España. Era 1942, y en ese mismo barco venían el legendario cantante malagueño Miguel de Molina y su troupe . El pianista del grupo, cuando se emborrachaba, tocaba el himno nacional español y los Barquín hacían lo imposible para esfumarse, puesto que había que cantarlo de pie y con el brazo derecho en alto. Al final, cuando el barco de carga atracó en Buenos Aires, el policía español que los vigilaba se le acercó a la niña de la guerra y le dijo: "Bueno, Lolis, que sean muy felices". Y le guiñó un ojo. Más corazón que odio. Al pisar suelo argentino y reencontrarse con Pepe Barquín lo celebraron en grande. Por fin eran libres. Se habían salvado.

La vida que les esperaba era, como para todos, agridulce. Les fue aproximadamente bien a esos vascos laboriosos y cabezas duras. María engordó veinte kilos y vivió 92 años. Pepe hizo dinero y murió del corazón en 1966. Begoña se hizo monja y Chiqui falleció el año pasado después de tener cinco hijos y seis nietos. Durante todo aquel tiempo, Lolis se casó y enviudó, tuvo dos hijos y tres nietos, y a pesar de que fuma cigarritos Virginia Slim como si tuviera treinta años sus pulmones están milagrosamente intactos.

Nunca dejó de escribirse con el matrimonio Speibrouc, por quien tenía verdadero cariño. Un día la belga mandó una carta donde le pedía permiso para regalarles sus juguetes a los refugiados húngaros. No se había atrevido a tocar, en todas aquellas décadas de ausencia, los juguetes de ella. Luego una sobrina le envió otra carta a Lolis para informarle que ambos habían muerto con pocas semanas de diferencia y que le enviaba una encomienda con aquella muñequita alemana que tanto la había acompañado en los años de orfandad. Viajaba con ella una medalla con cadena que había pertenecido a los Speibrouc. Ese matrimonio yermo y marchito no había querido deshacerse de aquella muñeca. Como si hubieran querido retener con ella, hasta la muerte, algo de lo que habían atesorado y perdido.

Lolis se dirigió a la aduana y abrió la caja. La cadena y la medalla habían sido birladas, y los ladrones habían destrozado la muñeca buscando algún tesoro oculto en su interior. El tesoro, naturalmente, no existía. Sólo existían los recuerdos, y eso nadie podía robárselo a Dolores Barquín. "Tomá -le dijo Lolis al funcionario, devolviéndole la muñeca rota-. Tomá, y que les aproveche." Prendió uno de sus cigarritos y caminó, sola, hacia la melancolía.

El personaje

María Dolores Barquín
Sobreviviente del horror

* Quién es: hija de un militante del nacionalismo vasco, fue enviada junto con su hermano de 8 años y otros 300 chicos al extranjero mientras los alemanes y los falangistas bombardeaban España. Vivió con unos padres sustitutos en Bélgica, sin saber cuál sería su destino.

* Qué pasó: sus padres escaparon de los fusilamientos y las venganzas, y reencontraron finalmente a sus hijos en Bruselas. Pero tuvieron que experimentar una cinematográfica fuga por la Europa nazi. Una odisea que los llevó a Casablanca, Cuba y México. Y que terminó en la Argentina.


O sea, las razones por las que la familia Barquín terminó en Argentina son políticas. Tuvieron que migrar como consecuencia del largo conflicto político que enfrenta a una nación milenaria, Nabarra, con dos estados modernos, Francia y España. Por lo tanto, rehusarse a hablar del tema político, ojo, político y no electorero ni partidista, es negar la propia historia de la diáspora vasca. Lo mismo va para redes sociales como EuskoSare y Vascos México.

.... ... .

El Mismo Franquismo de Siempre

Compartimos la opinión de Antonio Álvarez-Solis acerca de que la bestial represión que vive Hegoalde estos días no es producto de un neo-fascismo o un neo-franquismo sino la continuación del que ha dominado al Estado Español desde el sangriento golpe de estado liderado por Mola y Franco y las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial en lo que se refiere a Europa. Aquí su texto publicado en Gara:

Antonio Álvarez-Solís | periodista

El último escalón

Tras la lectura del artículo de Amparo Lasheras «Las semillas que siempre brotan», publicado el pasado domingo, Antonio Alvarez-Solís añade en éste ciertos apuntes sobre el tema de aquél y matiza la afirmación de Lasheras acerca del «nuevo fascismo español», pues en su opinión se trata de «la culminación de ese fascismo que ganó la guerra de 1939-45», a cuya descripción procede seguidamente.

En un artículo que he repasado con todos los sentidos puestos en su denso contenido leo lo siguiente: «Mi horror en estos momentos nace de la certeza de saber que Euskal Herria se enfrenta a un nuevo fascismo español». Firma el artículo Amparo Lasheras y creo que se trata de una reflexión brillante arropada por un estilo sólido y un saber profundo, no en vano nace ese saber de la fuente clara de un anarquista, tío abuelo de la autora, que luchó con las armas en la mano para evitar la derrota republicana.

El problema está precisamente ahí: el fascismo. Todo lo demás que acompañe al análisis de este objetivo esencial es artillería erudita de acompañamiento; valiosa, cómo no. Pero el espíritu que envenena nuestra época es el fascismo. Me gustaría, por tanto, añadir algunas notas sobre esta realidad esencial, ya que para ciertos perfiles el magnífico trabajo de Amparo no ha tenido espacio suficiente. Es mucha la leña que cortar y poca el hacha de que disponemos.

Dice la autora que estamos ante «un nuevo fascismo español». Ahí creo añadir como necesario que no se trata de un nuevo modo de fascismo, sino de la culminación de ese fascismo que ganó la guerra de 1939-45, aunque este sangriento conflicto se tenga por un enfrentamiento ideológico de las potencias aliadas frente a las potencias del Eje. De muchas cabezas pertenecientes a las potencias aliadas nacieron las doctrinas, sobre todo de cabezas pertenecientes a la intelectualidad inglesa, que encofraron el militarismo fascista de los regímenes del Eje. En realidad se trató de una guerra civil entre la economía especulativa de los anglosajones y la economía real de los alemanes, ambas en manos de idénticas castas. Los anglosajones ganaron la guerra y los alemanes, con sus aliados, consiguieron el futuro. Pero los dos diseñaron idénticas sociedades verticales en las que un populismo movido por una cultura de los grandes intereses y por un socialismo carcomido por la deslealtad se apoderaron de los mecanismos vitales de la sociedad trabajadora. Se habló a las masas de un futuro en que la abundancia estaría garantizada por un estado mesiánico, dirigido por los más capacitados. Unos presentaron ese estado como culminación de la democracia liberal; los otros, como herramienta de una tecnocracia liberadora. Unos hablaban de la constitución y los otros lo hacían del coche popular. Unos de la Bolsa y los otros de las grandes cadenas de producción. Al fondo de ese paisaje, los poderes que lo cultivaban en sus dos versiones eran los que ahora han producido la catástrofe humana que vivimos. Se echó de comer a las masas occidentales con los despojos de cien pueblos, incluidas grandes capas de los que se creían llamados al maná social. Las constituciones liberales alumbraron la democracia discriminatoria y un pasajero mundo de cosas dio muerte a la energía social de los trabajadores, a los que encuadró un sindicalismo colaboracionista. En definitiva, dos cabezas de la misma hidra fascista. Dos máscaras distintas para idéntica tragedia.

Sólo, pues, me resta añadir un encaje al fascismo que aterroriza a Amparo en su luminosa argumentación: no se trata de un fascismo nuevo sino de la culminación del viejo fascismo que ahora ya no constituye un suburbio del pensamiento burgués en su primera época liberal, sino de la penetración del fascismo en la postrera concentración del poder liberal realizada en forma de neoliberalismo. Y sobre esto hay que decir algunas otras cosas.

Uno de los fenómenos biológicos del fascismo consiste precisamente en su penetración en el sistema nervioso de las poblaciones. El fascismo que, durante muchos años, constituyó una manifestación extremista en torno a la burguesía, una expresión suburbial de la misma, y que permitía al sistema burgués proclamarse defensor del orden frente al disturbio, se ha introducido ahora en la médula social y ha tintado de fascismo todos sus mecanismos celulares.

El fascismo ha eliminado el poder colectivo del pueblo llamando a los individuos solitarios a tareas trascendentales, como es la transformación de la sociedad mediante el perfeccionamiento de la persona, prescindiendo de su carácter social. La revolución ya no es necesaria y es una expresión terrorista. El fascismo habla de la provisión ante las necesidades, mientras convierte estas necesidades en fuente de sus ganancias. El fascismo proclama la muerte de las ideologías porque el remedio de los desastres corresponde a la técnica y no al pensamiento moral en torno al modelo de existencia. El fascismo proclama la soberanía de los mejores sobre la voluntad de la masa. El fascismo reduce la expresión de libertad a un juego de salón entre jugadores registrados en el club. El fascismo subordina las naciones a los estados en tanto que penetra en ellos para hacerlos entes subsistentes por sí mismos y manejados por la minoría selecta. El fascismo decide quiénes están llamados al gobierno de la res publica, usando la formación como selección. El fascismo fomenta el miedo perpetuo a fin de degradar la grandeza del ser humano como protagonista de su aventura vital. El fascismo maneja las iglesias y los ejércitos como productores de majestad y protección. El fascismo reduce la posibilidad intelectual a una cartilla escolar fuera de la cual sólo cabe la represión institucional como agente custodio de la paz. El fascismo despoja a las leyes de la moral del Derecho, alumbrando así una normativa transeúnte y prevaricadora. El fascismo reduce su gobernación al gesto jarifo de darle la vuelta a la tortilla, con menosprecio de ambiciones, tradiciones y respetos. El fascismo es una agresión frente a la capacidad intelectual creadora, por eso cuando los genocidas al servicio de Franco penetraban en los territorios ocupados a la República se apresuraban a fusilar en primer lugar al maestro. El fascismo es la reducción de la memoria histórica a un recuerdo banal de hechos que no deben repetirse porque los que triunfaron no admiten la respuesta.

El fascismo es, querida Amparo, todas estas cosas que el liberalismo ha ido forjando mediante la verticalización de sus planos sociales y la reducción de los nichos sociales de acción popular. Vivimos, pues, el último escalón del liberalismo, como demuestra su incapacidad para generar la sucesión de sí mismo. Todos los intentos de hacerlo se reducen a una repetición de gestos que conllevan siempre la misma falsificación de la ética social y de la moral liberadora. Los brotes verdes están recogidos por los gobernantes, ya sean de la derecha o de la llamada izquierda, en una repetición de la especulación financiera, mientras los trabajadores han de acudir a la sopa conventual de las diez monedas con que pagan su propia entrega. La purificación de la Bolsa ha consistido en entregar a los poderosos el dinero del común mientras la economía real trata de generar beneficios con el despido de millones de trabajadores y el recorte de salarios hasta el nivel del hambre, que no sólo consiste en carecer de medios físicos para comer sino en yacer inermes frente a un mercado que aumenta día a día la proletarización social. ¿O acaso no ha de vivir más del 60% de los trabajadores con menos de mil euros? Eso es fascismo. Como es fascismo la depuración constante de los medios informativos para que la verdad sea asunto de sacristanes y de escritores que han hecho de la literatura un juego de palabras que suenan a campana de madera. En cuanto a lo que dices del «nuevo fascismo español», España siempre ha sido así, una tierra de generales a caballo, santos hambrientos y vírgenes irremediables, todos ellos bajo la inmemorial advocación de Ares, dios menor de la guerra.

Por ende, en lo que respecta al estado español, Juan Carlos Borbón es hoy el perpetuador del régimen de Francisco Franco y políticos de tercera como José Luis Rodríguez Zapatero no son mas que comparsas en la cínica puesta en escena titulada "la transición democrática". A lo que llaman "el viraje de Europa" hacia la derecha no es mas que el eufemismo que usan quienes aún creen el cuento ese de que el Viejo Continente es el bastión de los derechos humanos y las ideologías progresistas y liberales.

.... ... .

sábado, 29 de agosto de 2009

Iñaki Quijera en la Memoria

Este texto ha sido publicado en Kaos en la Red:

Iñaki Quijera Zelarain. 30 años de su asesinato.

Iñakiren Lagunak

Iñaki Quijera Zelarain; a consecuencia de un disparo a quemarropa realizado por un policía nacional español, resultó muerto el 1 de Setiembre de 1.979, mientras se manifestaba en Donostia, a favor de los derechos de los presos y refugiados políticos. Numerosas personas fueron agredidas y heridas, entre ellas varios cargos públicos de la época. El autor material de su muerte y los resposables de estos hechos jamás pagaron por ello; solo hubo una indemnización a la familia y un "arresto mínimo" para el autor material. No hubo ninguna responsabilidad política por tan graves sucesos.

30 años, 30 largos años sin Iñaki Quijera. No solo lo asesinaron en una manifestación a favor de los refugiados y presos políticos, sino que hoy 30 años después se permiten robar la placa recordatorio que estaba colocada desde hace años en la calle Igentea de Donostia, lugar de su asesinato. Y lo peor de todo, que siguen manteniendo la situación de aquellos años , negando la salida a este pueblo para decidir en libertad lo que queremos ser.

Nunca ha salido a la luz la verdad de lo allí ocurrido, el autor material de su muerte, Méndez Villatoro, jamás pisó la cárcel y sus instigadores tampoco. Hoy 30 años después, no solo no se ha hecho justicia sino que intentan criminalizar el recuerdo de cientos como Iñaki, intentan criminalizar la petición de justicia y reparación, intentan borrar la memoria e intentan hacer su falso listado de quien es víctima y quien no.

Obviamente no lo van a conseguir y el recuerdo de personas como Iñaki siempre estarán presentes, tanto en el Antiguo como en Donosti y Euskal Herria. Quisiéramos hacer extensible este escrito también como homenaje a los cientos de víctimas negadas como tales por estas autoridades golpistas ; queremos mandar un abrazo de solidaridad a los familiares de todas ellas y a sus amigos.

Como decía hace poco un familiar de Roberto Pérez asesinado en Eibar en 1970, se atreven a hablar de memoria histórica cuando está claro que quieren borrar la parte de la historia de este pueblo que no les interesa en su agenda oficial. Al igual que este familiar de Roberto, nosotros también nos consideramos víctimas del peor de los terrorismos, el de estado.

Aún recordamos al padre de Iñaki, que murió años más tarde sin ver justicia verdadera por lo ocurrido con su hijo, que vio como los testigos se iban echando para atrás ante las graves amenazas que sufrían en caso de declarar contra el asesino. Y qué decir de la actuación de los policías de la época que no contentos con matar a nuestro amigo, se permitieron orinar y pisotear la ikurriña y flores colocadas sobre la sangre vertida en el lugar, robar el dinero que entregaba la gente solidaria para sufragar gastos y romper los poemas y fotos de homenaje al asesinado.

Nunca olvidaremos la valentía del médico y personas anónimas que intentaron salvar a Iñaki, mientras la policía les golpeaba y disparaba pelotas de goma cuando le atendían en el suelo. Nuestro agradecimiento a todos estas personas anónimas que ayudaron a nuestro amigo en sus últimos momentos y nuestro desprecio más absoluto a esos violadores de los derechos humanos. Nuestro agradecimiento a todos los que alzaron su voz y se manifestaron contra la injusticia del asesinato poniendo en peligro su integridad y sus vidas. Nuestra solidaridad y agradecimiento también a la cantidad de personas heridas y detenidas que lo fueron en aquellas fechas y que jamás recibieron ninguna reparación moral por lo daños físicos y momentos de terror sufridos por las violentas actuaciones policiales.

Mientras tanto , hoy en día, organizan homenajes a los que ellos llaman víctimas, muchos de ellos responsables de golpear , matar, torturar y odiar a nuestro pueblo. Son catalogados como "víctimas del terrorismo", haciendo referencia a que fueron muertos por la organización armada que se enfrentó a ellos con las armas en la mano.

Dicen que las fotos de los presos políticos son un insulto a las víctimas oficiales, sin embargo ocultan que las otras víctimas tenemos que seguir viendo en las calles a los responsables de aquellos y otros muchos hechos sangrantes; les vemos pasear, actuar, detener y provocar heridos en nuestras calles y pueblos , a uno de los cuales pertenecía el asesino de nuestro amigo Iñaki.

Dicen que los ex presos políticos deben de estar lejos de las "víctimas". Que lo pregunten en Sartaguda (Nafarroa) o tantos otros pueblos de este País, qué es lo que significa vivir al lado de los verdugos fascistas años y años y sin posibilidad de hablar o protestar. La historia se repite tozudamente, quieren olvidar a aquellos miles de muertos y quieren olvidar a los que han producido a lo largo de ésta chapuza que llaman democracia, y que no es más que un franquismo sin Franco.

¿Para cuando un tribunal capaz de reconocer y reparar la brutalidad de todos estos sucesos y sentar en el banquillo a los culpables? ¿Cuándo veremos en la cárcel al policía autor material y a los instigadores políticos del asesinato de Iñaki Quijera? ¿Cuándo veremos en la cárcel a los creadores del GAL? ¿En que cárcel está Galindo? ¿Cuándo veremos juzgar tantos hechos sangrantes que han ocurrido en este pueblo?

Seguramente ese día coincidirá con el día que salgamos de esta nueva dictadura neo-franquista y ese día se escribirá la historia real, la historia en mayúsculas, la historia que quieren ocultar Mientras tanto la seguiremos contando a nuestros hijos, igual que hacían nuestros padres con nosotros sabedores que en la escuelas y en los medios de comunicación se ocultaba la realidad de la brutal represión y la negación de nuestro pueblo.

Ahora sugieren hacer lo mismo, en los medios pretenden ocultar una parte de la realidad de violencia y en las escuelas pogramar lo que el Ararteko llama "educación para la paz" que no es sino una definición falsa e interesada del concepto de violencia; hace 40 años había que echar mano de Radio París para saber qué ocurría alrededor, cerca de casa. Hoy en día pasa igual, hay que buscar la información alternativa para saber el alcance real de lo que pasa alrededor. Afortunadamente existe esa información y podemos dejar de escuchar y creer a las radios y televisiones oficiales incluyendo a la nueva ETB , que manipula ahora la información hasta extremos insospechados, que nos recuerda aquello de que los vascos volaban como los pájaros cada vez que la policía disparaba al aire. Dentro de la lógica de ellos, tienen que manipular todo para justificar y mantenerse en un poder que no les ha dado la voluntad popular en las urnas.

Nuestro recuerdo a los cientos de víctimas que quieren que olvidemos , para que un dia la verdad aflore. Nuestro recuerdo también a Ion Anza que se encuentra desaparecido y a Remi Aiestaran últimas víctimas de esta sin razón.

Acabamos con un poema que escribió un buen amigo nuestro poco después del asesinato de Iñaki:

"Sangre de juventud deliciosa, sangre de libertad ansiosa, se ha derramado con amargura.

Se acercó a una esquina, para observar como unos extranjeros uniformados oprimían a su gente, cascos, pelotas, porras y pistolas hay que tener presente, si quieres que ellos no te hagan llorar.

Certera puntería la del.... aquel, que de su escondrijo saltó como una fiera; matando dio a entender lo que era, que el asesino era él.

Me pregunto cien veces el porqué y nadie me sabe dar una respuesta, pero.... bien claro he de tener, que la vida de mi amigo está muerta.

Esta sangre derramada que hemos tenido, algún día volverá a florecer, para maldecir a los asesinos, que injustamente la han hecho padecer.

Iñaki, todos te hemos llorado porque éramos y somos amigos de verdad y porque sabemos que por tu lado como por el nuestro jamás nos olvidarás.

Soy un ser intranquilo y no puedo estar pasivo, por eso escribiendo me muestro activo; si tuviera un arma, sé que haría una locura, pero como tenía un bolígrafo, expuse mi postura.

Si a alguien le molesta lo escrito, ya sabéis que las verdades hacen daño o algo así, y si no creeis injusto lo que ocurrió aquí, darnos "armas" para defendernos y luchar y veréis".

Por una Euskal Herria libre, sin presos, sin refugiados, sin muertos de ningún tipo, sin imposiciones, sin ilegalizaciones, por una Euskal Herria que pueda decidir en libertad su futuro en democracia. Por un paz verdadera basada en el respeto y en la justicia y en la reparación a todas las víctimas muertas, heridas y torturadas. El futuro es nuestro, que nadie nos lo arrebate.

EUSKAL HERRIA AURRERA !!!, IÑAKI GOGOAN ZAITUGU!!!!


.... ... .

Eusko Flickr: Donapaleu


Donapaleu
Originally uploaded by bara-koukoug

Abrazo Familiar y Represión Fascista

El artículo que están a punto de leer ha sido publicado en Gara, el mismo le dará una idea más clara de los excesos a los que puede llegar el régimen madrileño en su obsesiva represión de todo lo vasco:

Besos, abrazos y lágrimas que ni un juez ni la Ertzaintza pueden domar

Cuando abrazar a una sobrina es motivo de arresto y saludar a una amiga que no ves desde hace años es «enaltecer al terrorismo», existe un abismo entre la lógica y la «justicia». La llegada de Maite Aranalde, la noche del jueves, hizo que afloraran cientos de sentimientos sin que el pánico extendido a porrazos lograra reprimirlos.


Oihana Llorente

Siete años después de que la vieran partir de su Ibarra natal, Maite Aranalde volvía a su hogar tras años de exilio y cárcel. Cerca de doscientos vecinos y amigos no quisieron esperar ni un segundo más y aguardaron hasta la madrugada para ver, besar y abrazar a la joven ibartararra. Pero no lo hicieron solos.

La Ertzaintza cumplió con rigurosidad la orden emitida desde la Audiencia Nacional española para prohibir el acto de bienvenida a Aranalde. El problema, que no existía acto alguno, como volvieron a denunciar ayer desde Ibarra.

Decenas de vecinos y allegados esperaban en la calle, bajo la lluvia, con el fin de saludar y mostrar su cariño a una vecina que llevaban tiempo sin ver. No había llamamiento alguno, ni siquiera una miserable bandera que ondeara, ni una de esas fotos tan perseguidas hoy. Pero no había lugar para la razón.

Ocho furgonetas de la Ertzaintza, con agentes equipados con material antidisturbios, cercaron la plaza de la localidad identificando a todo vehículo que se aproximaba. Cuando confirmaron la presencia de las cámaras, que a la una de la madrugada se encontraban «por casualidad» en Ibarra, iniciaron su espectáculo arrancando con furia las pancartas que daban la bienvenida a la excarcelada.

Nadie les miró. La protagonista era Aranalde que estaba a punto de llegar y viendo el panorama de la plaza, optaron por dispersarse por toda la recta que recorrería la joven minutos después.

La caravana de coches que venía desde Soto del Real arropando a Aranalde fue saludada desde las aceras, con los brazos en alto y lanzando besos para la joven. Una demostración de cariño delictiva, al parecer, y es que la Policía autonómica se ensañó con los que con más fervor la saludaban: sus familiares.

La carga policial se saldó con un detenido y un herido que tuvo que ser trasladado al hospital, los dos, tíos de la joven. El arrestado, Xabi Ijurko, quedó en libertad horas después pero bajo la acusación de «enaltecimiento al terrorismo».

Aranalde logró llegar hasta la plaza, donde los asistentes tampoco pudieron reprimir los abrazos y besos. La Ertzaintza volvió a cargar contra ellos obligando a los congregados a refugiarse en las viviendas que muchos vecinos abrieron de par en par.

Después de que las cámaras de televisión abandonaran la localidad con la imagen que buscaban no había teatro que figurar. La calma volvió y con ella las decenas de personas que se vieron obligadas a huir, ofreciendo otra vez estampas de abrazos, besos y de cariño. Imágenes que no interesan ser difundidas, al parecer.

Una nota de prensa emitida ayer desde Ibarra aseguraba que la persecución contra familiares y amigos de Aranalde se inició antes de que ella abandonara la prisión. La veintena de ibartarras que se desplazó hasta la prisión de Soto del Real fue identificada por la Guardia Civil en dos ocasiones. Denunciaron además, que los agentes registraron todos los vehículos, se incautaron de dos banderolas que exigían la repatriación de los presos y obligaron a dos jóvenes a dar la vuelta a sus camisetas por los eslóganes que contenían.

Habiendo conseguido compartir unos instantes con Aranalde, los congregados se dirigieron a sus casas. La sorpresa volvió, sin embargo, a la mañana siguiente cuando la joven abandonó su hogar y siguió siendo perseguida por algunos medios de comunicación.

La atención mediática de la que ha sido objeto esta joven ha sido exagerada desde que el martes fuera extraditada por el Estado francés al español. El miércoles pasó ante el juez de la Audiencia Nacional española Eloy Velasco y tras abonar una fianza de 12.000 euros la joven ibartarra quedó en libertad a última hora de la tarde del jueves ante un sinfín de cámaras que grababan sus movimientos.

Este acoso mediático ha acarreado quejas por su puesta en libertad y la Fiscalía del tribunal especial interpuso ayer un recurso para que se revoque su situación de libertad o se le impongan mayores medidas de control como una vigilancia policial permanente y que las comparecencias impuestas sean diarias, en vez de semanales. Indicaron que será la próxima semana, cuando el juez Baltasar Garzón vuelva de vacaciones, cuando se resuelva esta petición. Asimismo, insistieron en que se ha vuelto a remitir a los tribunales franceses la orden de detención y entrega, la cual dicen que se extravió.


Que los correligionarios de José Luis Rodríguez Zapatero y Francisco Javier López hayan decidido enterrar en una cuneta la memoria de sus muertos no quiere decir que el pueblo vasco deba dejar de mostrar solidaridad y cariño para con sus represaliados políticos.

.... ... .

Las Fotos y los Cipayos

Ya lo dejaba entrever el blogger Alain Coloma en su comentario hace un par de días, ahora ya lo están diciendo claro los "cagatintas" del Ministerio de Propaganda Franquista. Este texto de Maite Soroa al respecto ha sido publicado en Gara:

Maite Soroa

Los etarras del PNV

Ya sabía yo que las cosas iban a tomar este rumbo. Y es que deslizarse alegremente por la pendiente del disparate tiene estos riesgos. Miren lo que escribía ayer en «Periodista Digital» el inefable Manuel Molares do Val: «Cuidado: no se dice aquí que el Partido Nacionalista Vasco sea filoterrorista, sino que dentro de él hay un notable filoterrorismo cuyo mayor mensajero es José Egibar, heredero moral del radical expresidente del partido, Javier Arzalluz». Primero fueron los de la izquierda abertzale, luego llamaron filoetarras a los de EA y ahora empiezan por algunos del PNV. Verán como progresa el dislate.

El tal Moleres do Val asegura que «Egibar es un bovino que incansablemente lanza airadas cornadas contra quienes combaten a ETA, ha censurado a la policía autónoma y al actual Gobierno vasco por retirar las fotos de terroristas presos y la iconografía etarra de numerosas calles de la Comunidad». Y por apalear al personal sin ton ni son, Manuel. No lo olvides.

De lo que se trata es de dar cobertura a la criminalización de fotos de los presos vascos (paso previo a la criminalización de los cabezudos, como ya estamos viendo) así que Molares cuenta a su parroquia que «Hay que observar algunas zonas de Euskadi para entender a qué valores sirven esos retratos de los asesinos de casi un millar de personas a los que se rinde culto llevándolos como iconos de mártires. Descubriremos a centenares de cofrades portando las fotografías en procesiones callejeras con la solemnidad religiosa de aquellas otras marchas en las que participaban hace años sus padres o abuelos levantando estandartes, escapularios, hornacinas e imágenes de vírgenes y de santos». Otros llevaban los estandartes con el yugo y las flechas o sostenían el palio para que Franco no se mojara si llovía.

Pero va más allá el pájaro y alcanza también al clero: «Quizás entonces dirigía los rezos el jesuita, hoy secularizado, Javier Aralluz, bendecido por unos obispos vascos que honran ahora las peregrinaciones en honor de esos presos con su perversa compasión hacia las familias, no de los asesinados sino sólo de los asesinos». ¿A quién le importa la verdad? A Molares, desde luego, no.

Tantos años jugando los juegos en el tablero del poder impuesto por Madrid y en detrimento de las aspiraciones libertarias del pueblo vasco para terminar regañados por la fotofobia de Ares.

.... ... .

viernes, 28 de agosto de 2009

Al Asqueroso Basagoiti

Este texto publicado en Gara se lo dedicamos a Antonio Basagoiti que anda por allí anunciando sus ascos:

Berna Gómez Edesa | Comparsero

Politización de la fiesta: protagonistas y consecuencias

"Balance positivo a pesar de esta gente que intenta destrozar siempre Bilbao". Frase del alcalde Azkuna que asumo plenamente. Y es que la fiesta ha ido bien a pesar de la fortísima campaña que contra buena parte de sus elementos principales han lanzado quienes, desde siempre, están en guerra contra la fiesta más popular de las capitales vascas. Estas fuerzas políticas y mediáticas han aprovechado el «cambio» en Ajuria Enea para dar nuevos pasos en su cruzada de cambiar el espíritu de la fiesta en Bilbo, su riqueza y dinamismo.

Esa campaña de politización y ataque se ha desarrollado desde semanas antes de la propia fiesta, siendo el boicot a la inclusión en el programa festivo de los payasos Pirritx eta Porrotx uno de los elementos destacados. Azkuna, siguiendo la línea inquisitorial de aquel otro alcalde, también de Bilbo, y de su partido (el que hizo una pira con libros que no le gustaban), ha quemado en la hoguera de la no contratación con el dinero público, la ilusión y la felicidad de miles de niños bilbainos y de otros pueblos que esperaban una gran actuación del que, seguramente y en proporción al país al que se dirige, es el mayor fenómeno de estas características del mundo.

La elección de la txupinera, elemento simbólico clave de la fiesta, hacía subir el tono de politización de esas fuerzas contrarias al actual modelo festivo. PP, PSOE y sus altavoces mediáticos ponían en la diana, a través de la persona concreta elegida para esa tarea festiva, a la propia existencia de la Bilboko Konpartsak. Esta gente, en su afán carca de destrozar Bilbo y su fiesta popular, politiza ésta saltándose los derechos básicos de las personas; la txupinera, para ellos, no tiene derecho a su propia personalidad, a su independencia, a sus propias ideas, al amor a los suyos, a la solidaridad, a la participación activa en la fiesta a través de su comparsa. Pero ni la bala amenazadora pudo con la razón y la fiesta, y Sonia Polo es hasta hoy la txupinera más conocida y querida de las habidas en la historia de Aste Nagusia.

Y para contrarrestar ese su fracaso, las fuerzas contrarias a la fiesta popular dieron un paso más contra la misma, rompiendo el consenso a la hora de la elección del pregonero. Pero una vez más, la sabiduría comparsera y la capacidad festiva de las gentes de Bilbo ganaron para la fiesta a quien aquellas habían destinado a ser cuña contra la misma. Mi reconocimiento a Joseba Solozabal por su integración y aportación a la fiesta en las «extrañas» circunstancias en las que le ha tocado vivirla.

Y, cómo no, tenía que llegar la politización de la fiesta a su máximo nivel. Todo iba extrañamente bien, dadas las amenazas previas de intervención y las experiencias de otros sitios como Donostia y Gernika. Llevábamos cinco días de fiesta en su máxima expresión, hasta que llegaron los guardias, los «horribles» que dice Bonasso. Imponentes con sus trajes beltzas y capuchas, con sus bocachas y porras en la mano, en número inmensamente superior a quienes a esas horas del mediodía iban de retirada de la gaupasa y a quienes nos afanábamos en las tareas de dejar bien limpias las txosnas para el nuevo día de fiesta que prometía. Calles cortadas, empujones, porrazos, imposición... lo normal, porque ¿qué se puede esperar de los guardias? A ellos no les da para más, se quedaron en un peldaño anterior de la evolución social.

El caso es que arremetieron contra todo tipo de expresión en paredes, andamios y txosnas que les sonara a subversivo. Y luego, su objetivo principal del día: las fotos. Se acerca el guardia de paisano con capucha, te exige identificarte, intentas razonar que la persona de la foto es miembro de la comparsa, que la foto con el icono del mapa y las flechas significa la exigencia del reagrupamiento de los presos y presas en Euskal Herria, que cientos de organismos, asociaciones, miles de ciudadanos lo exigen, que hasta el propio Parlamento de Gasteiz tiene aprobada esa petición; na de na, es como si hablas con una pared; se va, vuelve con tu DNI y te comunica que tienes una imputación por enaltecimiento del terrorismo, por negarte a quitar la foto; alucinas, por un momento quedas descolocado, hasta que por los altavoces de las txosnas, también de la tuya, suena la canción de Aste Nagusia y te enfrentas a los guardias, a su bestialidad y la politización de la fiesta que hacen a través de ellos los gobernantes de Gasteiz, con la mejor de las armas: fiesta.

Imagen espectacular, alucinante, mágica, de dignidad, de futuro esperanzador la de un grupo de comparseras, jóvenes, neskas bailando encima de la barra de la txozna de Kaskagorri frente a los horribles y sus bocachas. La luz del futuro frente al lado oscuro de la fuerza. Impotentes, los guardias quitaron las fotos, tiraron de porra y se retiraron en orden militar entre los compases de la consigna de los ciudadanos: «así, así, así hasta Madrid» (que conste que no me parece bien fuera de lo simbólico, pues ninguna persona de bien, y en Madrid también las hay, se merece sufrir a esta gente).

Así que, un año más, Marijaia, la fiesta popular, ha ganado la partida a las fuerzas que maquinan contra ella. Pero hay quienes no dan la guerra por perdida y vuelven a la carga. El consejero de Interior, Ares, y quienes le hacen el coro ya han comenzado a politizar de nuevo la fiesta con viejas ideas y nuevos matices. Mala cosa cuando en vez de dirigentes para la paz nos gobiernan amantes de la guerra. Pero hay esperanza si, como cantan Pirritx eta Porrotx, actuamos con el corazón y la cabeza.

Bueno, le avisamos a Basagoiti que a nosotros nos da tristeza el que un español decida militar en un partido fascista como el PP, formación política heredera directa del franquismo, pero nos da verdadero asco cuando es un vasco el que lo hace.


.... ... .

Condenamos a las Colillas

Para que no digan que nos tiemblan las piernas para condenar, hoy hemos decidido no solo condenar a todas las colillas del mundo, sino también a los cigarrillos a las que están adheridas, y a las cajetillas donde se empacan y comercializan dichoss cigarrillos, y al tabaco dentro de los cigarrillos, es más, vaya nuestra más enérgica condena en contra del "hombre Marlboro", faltaba más.

Bien, esperemos que con este profuso derrame de condenas los españolitos que jornada electoral tras jornada electoral votan al PP o al PSOE ya no piensen tan mal de nosotros.

Bueno, los dejamos con esta nota publicada en Gara para que vean que así como el tabaco industrializado causa cáncer, la ceguera política causa idiotez:

PSE abronca a Lakua por una colilla «terrorista»

Si en este país uno amanece con la noticia de que en algún rincón se han incendiado contenedores y se ha atacado una piscina, da igual qué lógica puedan tener los sucesos, porque acertará de plano si espera la llegada de notas de condena. Ayer fue una jornada de ésas, y aunque los hechos no tuvieran que ver con «kale borroka», la responsable de su imprudencia también viene a ser ETA.

Gari Mujika

"Violencia callejera", rezaba la cabecera de la primera información, a las 6.34, que las agencias españolas publicaron al respecto del incendio «intencionado» de dos contenedores en Tolosa, que forzaron la atención sanitaria de varias personas por inhalación de humo. Los boletines informativos rápidamente se hicieron eco de la noticia, añadiendo poco después un segundo «ataque de kale borroka»: un artefacto compuesto por una bombona de gas y una botella de combustible hizo explosión... ¡en las piscinas municipales de Okendo!

Mientras que las ondas radiofónicas y las páginas digitales elevaban la noticia a sus principales titulares, el PSE sólo tardó en abrir las puertas de sus despachos para enviar a primera hora un comunicado de condena por los hechos. Oscar Renedo, el secretario general del PSE de Tolosa, mostró así su «firme condena y su solidaridad y apoyo a las víctimas». Renedo, que se declaró «conmocionado» por lo sucedido, aclaró que también «me siento aliviado porque, a pesar de este insensato acto de violencia, las personas heridas se van a poder recuperar». Un «acto de kale borroka» que elevó a «acto de terrorismo», ya que, a su entender, «son actos indiscriminados cuyo objetivo son los vascos». Y como colofón final del comunicado, Renedo subrayó que «la mejor respuesta frente a ETA es la acción policial y no daremos un paso atrás en la defensa de los derechos del pueblo vasco que reivindica el vivir en paz, sin bombas y sin tiros en la nuca». Y como subraya el ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, para reforzar su posicionamiento ante el conflicto político de este país: «No hay esperanza, ni futuro para el terrorismo».

Rectificamos pero «lo normal es que...»

Pero, claro, si el PSE se mostraba tan rotundo, qué iba a hacer el PP. La formación derechista de Gipuzkoa reclamó directamente la identificación de los autores materiales del incendio «para que la comisión de estos actos criminales no quede en la impunidad ni en el anonimato, ahora que tratamos de deslegitimar el terrorismo de ETA y la violencia de ese mundo protagonizada por jóvenes».

Ordena y mando. Pocas horas más tarde Interior de Lakua identificaba al único autor del «ataque de kale borroka»: una colilla mal apagada. Todo un «terrorista callejero».

Y como dicen que rectificar es de sabios, desde el PSE, al igual que la presidenta de las JJGG de Gipuzkoa, Rafaela Romero, emitían un nuevo comunicado de rectificación, en el que achacaban la responsabilidad de su error a sus compañeros que ahora gobiernan en Gasteiz. «El PSE encuadra en la situación de violencia y de tensión que vive Euskadi la mañana de confusión, tras confundir Interior del Gobierno vasco un suceso fortuito con un acto de kale borroka», afirmaba la nota aunque, a renglón seguido, señalaba que «lo normal es que la quema de contenedores siempre venga del mismo sitio».

Y todavía en los informativos del mediodía de la ente pública relegaban al último segundo que el causante del «ataque» fue un cigarro y no un acto de «kale borroka».

Pero el de Tolosa no fue el único. En el municipio alavés de Okondo, de madrugada, explotó un artefacto casero ante las piscinas municipales. Un suceso que, finalmente, tampoco fue responsabilidad de la «kale borroka», sino, según la Policía autonómica, «un asunto entre particulares». Incluso el alcalde tuvo que interrumpir sus vacaciones para declarar a las agencias que efectivamente no se trataba de «kale borroka». Y es que ya se sabe lo que cuesta un buen titular.


.... ... .

El "Viva la Muerte" del PSE

Es curioso, me han dejado este comentario en la entrada acerca de como el "gobierno del cambio" ha generado un ambiente de crispación y odio que ha provocado un recrudecimiento en las actividades de las distintas bandas de violentos que han operado libremente en Nabarra desde hace por lo menos 70 años:

Los ataques a la tumba de Lasa y Zabala, han ocurrido siempre. Creo que te has pasado diez pueblos al responsabilizar un ataque a una tumba, por las declaraciones de quienes hoy gobiernan euskadi.

Sería como decir que ETA hoy existe por los 30 años de gobierno del PNV y sus declaraciones en esos gobiernos. ¿no crees?

Y en cualquier caso creo que hay una pequeña diferencia (numérica digo) entre lo que ha hecho ETA, y este ataque o incluso todos los ataques fascistas que haya podido haber en 30 años. también hay una diferencia cualitativa, claro.

Pues bien, parece ser que Sabino Cuadra responde a Alain Coloma en este texto publicado en Gara:

Sabino Cuadra Lasarte | Abogado

¡Vivan Galindo, Vera, Barrionuevo, Amedo...! ¡Vivan!

El irónico título de este artículo de Sabino Cuadra resume la impunidad de que han gozado y gozan gobernantes, policías y militares españoles. Las penas a las que fueron condenados los miembros del GAL y la parte de ellas que se hicieron efectivas son ejempo de esa impunidad, que contrasta con el cumplimiento íntegro, incluso el alargamiento de condena, o con el mantenimiento en prisión con enfermedades graves que se da en el caso de los presos políticos vascos. Como conclusión, Cuadra ve adecuado prolongar con una conocida canción el manido discurso que alaba el estado de derecho, la justicia y la democracia que disfrutamos.

En realidad este artículo es un experimento. Se trata de comprobar qué pasa tras escribirlo. Me gustaría, por otro lado, que este texto pudiera ir acompañado de las fotografías de todas estas personas, pues así todo sería más actual. Pero vayamos al grano: ¿será ilegal dar vivas a los patriotas arriba mentados, condenados en su día por secuestros, torturas y asesinatos?

Enrique Rodríguez Galindo, ex general de la Guardia Civil: ¡presente! Condecorado con 13 cruces de oro y plata, medallas y encomiendas varias. Condenado a 71 años de prisión por el secuestro y asesinato de Lasa y Zabala. Ascendido de comandante a general mientras todo aquello ocurría. Cumplió tan solo cuatro años y medio de prisión, siendo excarcelado por razones de salud.

José Barrionuevo, ex ministro del PSOE: ¡presente! Condenado a 10 años de prisión y 12 de inhabilitación por el secuestro de Segundo Marey y por malversación de fondos públicos. Recibió un indulto parcial (un tercio de la condena) y obtuvo un tercer grado especial. Pasó solo tres meses en prisión.

Rafael Vera, ex secretario de Estado para la Seguridad con el PSOE: ¡presente! Condenado a 17 años de prisión y 12 de inhabilitación por el secuestro de Segundo Marey, malversación de fondos públicos y corrupción. Indultado parcialmente por Aznar. Cumplió tan solo dos años y dos meses de prisión, la mayor parte de ellos en régimen abierto, yendo solamente a dormir.

José Amedo, ex subcomisario de Policía: ¡presente! Condenado a 117 años de prisión por seis delitos de asesinato, secuestro, lesiones y asociación ilícita. Pasó doce años en prisión, la mitad de ellos en régimen abierto.

La lista de este club sigue con Julen Elgorriaga, ex gobernador civil de Gipuzkoa con el PSOE, condenado a 71 años de prisión por el secuestro y asesinato de Lasa y Zabala. Su estancia en la cárcel no duró dos años, quedando libre por motivos de salud; Julián Sancristobal, ex gobernador civil de Bizkaia, condenado por secuestro y malversación a 10 años de prisión y 12 de inhabilitación, cumpliendo tan solo 15 meses... y hay más: Ricardo García Damborenea, Michel Domínguez, Miguel Planchuelo, Ángel Vaquero, etc.

Según los tribunales que juzgaron todo lo anterior, los GAL y toda la trama de la guerra sucia no constituyeron banda terrorista alguna. Los secuestros, tortura y muerte de Lasa y Zabala fueron un hecho puntual, sin relación alguna con los crímenes de Amedo y su banda. Se trató, más que nada, de distintos «prontos» que les fue dando en aquella época a unos cuantos celosos defensores de la ley y el orden, empujándolos a torturar, secuestrar, matar, robar, malversar... Nada que ver los unos con los otros ni con ningún plan diseñado desde gobierno, institución o lugar alguno. El hecho de estar pringados hasta las cachas subcomisarios y comisarios policiales, oficiales, mandos y jefes de la Guardia Civil, gobernadores, secretarios de seguridad y ministros fue algo casual. Lo que pasa es que, como a veces ocurre con las setas, la cosecha delictual en aquella temporada fue abundante y por eso pudo dar la sensación de algo más organizado, pero de eso, nada de nada.

A los condenados no se les aplicó «doctrina Parot» alguna, sino todo lo contrario. De promedio no cumplieron ni el 10% de las penas impuestas, pero eso tampoco quiere decir nada. Quienes les indultaron, acordaron la prisión abierta y excarcelaron por motivos de salud no aplicaron trato alguno de favor. Estas medidas no respondían a pacto previo alguno con el Gobierno ni a las amenazas que hizo alguno de «tirar» de la manta. Y como no hubo banda armada ni ellos eran terroristas, las concentraciones socialistas ante las cárceles pidiendo «¡amnistía, libertad!» tampoco fueron disueltas a pelotazos.

Ycolorín, colorado, el cuento del GAL se ha acabado. Hoy ya no queda nada de aquello. Las torturas señaladas por Amnistía Internacional o el Comité de Derechos Humanos de la ONU, el secuestro de Alain Berastegi y la desaparición de Jon Anza son denuncias carentes de fundamento alguno. Claro está, también en su día Amedo sostuvo que los GAL eran «un invento de HB y de un periodista batasuno» y luego reconoció su plena implicación en sus actividades e, incluso, dio a entender que Felipe González estaba al tanto de todo aquello. García Damborenea afirmó también esto último, si bien con mayor contundencia.

En días pasados hemos asistido en la prensa a un interesante debate político entre distintas formaciones políticas navarras (Na-Bai, UPN, PSN...). Se señalaba que, ante los atentados de ETA, no bastaba con expresar la condena a los mismos, sino que era preciso también afirmar tajantemente la más plena solidaridad con la Policía, Guardia Civil y las fuerzas de seguridad.

Alas personas no hay que juzgarlas por la opinión que éstas tienen de sí mismas, pues esto sería estúpido. Hay que valorarlas por lo que son, que no por las virtudes con las que se adornan. De la misma manera, las instituciones «democráticas», las fuerzas de «seguridad» y los tribunales de «justicia» no son tales por el mero hecho de que así se autodenominen. En nuestro caso, muchas de estas instituciones han dado continuidad, sin más, con pequeñas pinceladas, a las que existieron durante los cuarenta años de dictadura.

Ocupaciones, cargas y detenciones policiales recorren hoy las fiestas de nuestros pueblos. El «euskal presoak, Euskal Herrira!», por arte de birlibirloque, se ha convertido en enaltecimiento del terrorismo. Reclamar la libertad, incluso la de quienes aún no han sido condenados por nada, es delito de lesa patria. Portar sus fotografías está penado ahora más que la propaganda ilegal en tiempos de Franco. Mientras tanto, Galindo, Elgorriaga, Sancristobal, Amedo, Vera, Barrionuevo, Danborenea... viven con placidez su merecido descanso. O sea, vivimos en un estado de derecho, gozamos de una democracia como pocas, nuestros jueces hacen justicia de la buena y la Policía se desvive por nuestra seguridad. Por el mar corren las liebres, por el monte las sardinas.


Otro enfoque al respecto en esta entrada publicada en Berriak Egunkaria.

Por cierto, no sabemos si reír o llorar por haber sido catalogados como un blog "jelkide". Antes ya habíamos sido un blog de los "ilegalizados".

Nota: La "directora" de Izaro News opina que Lasa y Zabala son "dos jóvenes secuestrados y asesinados por el hoy general de la Guardia Civil Rodríguez Galindo y sus hombres hace 26 años" y no víctimas del terrorismo de estado del gobierno de Felipe González por medio de los GAL. O sea, revisionismo vasco a favor de los españoles.

.... ... .