sábado, 29 de julio de 2006

A Casa

Cerca de la localidad vasca de Beasain, familiares de presos políticos vascos sostuvieron una protesta a lo largo de la autopista N-1 para demandar la transferencia de los mismos a cárceles de Euskal Herria.

El gobierno español anunció la semana pasada algunos beneficios para alrededor de 500 presos políticos vascos como medida conciliatoria en un gesto hacia el cese el fuego declarado por ETA en marzo.

En la foto se pueden ver las banderolas de Presoak en las que se lee "Los presos vascos al País Vasco", tambien arriba en el puente una manta que reza "Amnistía ahora".

.... ... .

Grave Enfermedad

Este escrito publicado en Kaos en la Red demuestra que el gobierno del Estado Español dista mucho de estar comprometido con el presente proceso de paz en Euskal Herria:

La "grave enfermedad" de los exiliados vascos

La «grave enfermedad» de los exiliados es el exilio, por eso la estrategia de criminalización practicada por el Estado español -con los franquistas o con los "socialistas"- es una auténtica inducción al asesinato.

Daniel C. Bilbao

Ha muerto otro vasco en el exilio. ¿Cuántos ya? Desde las guerras carlistas en adelante. ¿Cuántos durante los 40 años de la dictadura franquista? ¿Cuántos desde que los hijos putativos del franquismo y la izquierda degradada se hicieran cargo del simulacro democrático de la Transición? Y sólo estamos hablando de los exiliados políticos, no de los económicos, expulsados por las políticas de clase que sumieron en la miseria a los pueblos del Estado español.

En los medios nos ha tocado leer, en cada caso, que la causa de su muerte -salvo la excepción de los asesinados por el estado español o en accidentes- ha sido «una grave enfermedad». Ningún "demócrata" de los que se pavonea a diario en los medios se hará cargo. Para ellos es sólo una contingencia, y no hallarán responsabilidad alguna en sus partidos o en sus gobiernos, o en sus políticas. Será, en todo caso, la ley de la vida o un problema de la medicina.

Pero no es así. La «grave enfermedad» es en realidad un crimen, que se parece mucho a un asesinato. La enfermedad que mata es el exilio. Es la lejanía de su familia, de su casa, de sus amigos. Es no poder ver a sus hijos o a sus padres durante largos años. Mata la privación de un derecho tan humano como el de convivir con su familia. Mata la impotencia que produce la impunidad de las políticas que ejecutan los criminales que gobiernan. Mata la indignación que produce que un juez ramplón, ignorante y brutal empuje a cientos de seres humanos al exilio.

La «grave enfermedad» de los exiliados es el exilio, por eso la estrategia de criminalización practicada por el Estado español -con los franquistas o con los "socialistas"- es una auténtica inducción al asesinato. La persecución política y judicial del independentismo vasco es lo que conduce a la muerte a los exiliados, tal como la política de la dispersión lleva a la muerte de los familiares de los presos.

Los exiliados vascos mueren lejos de sus casas, sin el abrazo de sus padres, esposa o hermanos, porque en el Estado español están prohibidas las ideas que no concuerden con el nacionalismo español, fascistoide y elitista.

Iñaki Rike Bilbao ha muerto en el exilio, asesinado por el Estado español, por el Partido Popular y el PSOE y el cómplice silencio de los "demócratas". Ésa ha sido su «grave enfermedad».

*Daniel C. Bilbao es periodista, escritor y coordinador general de la Asociacíón Internacional Diáspora Vasca

.... ... .

viernes, 28 de julio de 2006

La Más Linda de Las Sonrisas

Este escrito nos llega vía correo electrónico, es de indispensable lectura:

Con el odio por bandera

Tengo que contarles algo. Tengo que decirles a ustedes, y ustedes tienen que saber.

El lunes a 24 de julio se abrió un juicio en Madrid para juzgar a los presupuestos autores del asesinato de un general franquista, en 1982.

Un juicio tanto tiempo después, por, dijo el presidente del tribunal, « las familias de las víctimas », lo que es normal. « Pero, añadió en tono despreciativo – y eso, lo es menos – no cambiará nada para los acusados, quienes, de todas formas ya están con condenas largas. » Es decir en claro : los podemos condenar de oficio a la pena más fuerte.

Lo que me llega a la mente, es el término de « juicio amañado » que usan los Cubanos para calificar un juicio escandaloso en el cual, en Miami, el feudo de la mafia anticastrista, fueron sentenciados en 2001 hasta a doble cadena perpétua (!) 5 Cubanos injustamente acusados de espionaje. Ahora, por haberlo vivido, sé qué significa.

Ibamos cuatro en Madrid, por esa mañana del 24 de julio. Cuatro venidas de Euskal Herria, una mujer y tres jovencitas apenas salidas de la infancia, sentadas con el público, arriba, solas en el último banco, custodiadas por cinco policías vestidos de paisanos. « Hombre, ¡no mordemos ! » le dije medio riendo al joven que no me dejaba ni a sol ni a sombra desde nuestra llegada en la Audiencia. « Claro, señora, me contestó, ¡si es por su seguridad ! »

Este fue el primer golpe. ¿Cómo se podía amenazar nuestra seguridad en el recinto de una Corte de Justicia? Pero ignoraba que la Justicia podía ser sólo una máscara.

Fue un juicio aberrante. Un panel de jueces entre los cuales Fernando Grande Marlaska – corbata roja y mangas con bordados, impasible y distante… Un Fiscal vindicativo y sin inspiración … Los acusados – Unai Parot y Lasa Michelena, Txikierdi – que cada uno a su turno hablaron en euskara (el traductor tuvo unas dificultades…) para decir que se negaban como de costumbre acontestar a una Corte a la cual no reconocían (Unai) y que no se prestarían a esa farsa (Txikierdi)… Testigos únicamente a cargas, y que, a pesar del poco de valor de sus declaraciones (Fue hace tanto tiempo…vi una moto gorda rodando a toda velocidad – por la derecha, para unos, por la izquierda para otros… oí dos o tres disparos – no, afirmó el Fiscal, eran ráfagas de metralleta-¡ ah, si, claro!... llevaban un casco integral, no les vi la cara… he tenido tanto miedo…) quisieron quedar anónimos, disimulados de los « terroristas » y de posibles cómplices escondidos en la sala… Sólo uno, el chófer del general, tuvo el valor de atestiguar con la cara al descubierto, sin agresividad, contando sencillamente lo que había vivido, como resultó herido, el traumatismo sufrido y que aún le afecta. Por él, y nada más que por él, Unai y Txikierdi pararon de discutir entre ellos… Un público rencoroso y grosero… Una abogada que se negará con calma y determinación a defender a sus clientes en un juicio en el cual la decisión se conoce de antemano…

Sí, Txikierdi tenía razón, fue una farsa, una parodia trágica y cruel.

Con el odio por bandera.

Cuando entraron los acusados en la jaula de cristal blindado, Unai buscó a sus hijas con la mirada. Al vernos, allá en el fondo, nos dirigió una sonrisa que le iluminó y nos hizo levantar de un golpe, y nos saludó con la mano. ¡Estupor en el público! Hubo como una fluctuación, como una ola, un rumor que gruñió. Esta sonrisa, este saludo de la mano de un hombre a quien se quería patalear, ¿para quiénes eran? La gente se volvió de un golpe… y nos vieron, las cuatro, devolviéndole a Unai la sonrisa. El hombre que estaba delante de mí, un tío gordo y sanguíneo que llevaba como muchos otros de sus compinches alrededor suyo, hechos en el mismo molde, un letrero amarillo (luego supe que eran miembros de la asociación de ultra derecha AVT - Asociación de Víctimas del Terrorismo -) me fusiló con la mirada. Creo que a su sorpresa de encontrarse frente a una mujer debo no haber recibido un puñetazo…

Pero descubrí el Odio en sus ojos. Un odio como una bestia inmunda, espumajeante, no razonado y quemante. ¡Era tan monstruoso que ni siquiera tuve miedo! Entonces, la bestia me rugió : « ¡SON HIJOS DE PUTA ! »

No pude callar… ¡Sin embargo, había prometido callar! ¡Pero me salió por sí solo! « « No, señor, son hombres de honor.» Sin reflexionar, calmamente. Y me preparé para recibir una sarta de insultos… Curiosamente, el hombre se quedó boquiabierto, luego dio la vuelto y se sentó en silencio.

¿Cuándo España se decidirá a hacer la limpieza que se necesita, a callar esos tufos nauseabundos de franquismo, esa dictadura que los partidarios de Rajoy se niegan a condenar y que manchan el honor de la patria del Quijote y del Padre Las Casas? ¿ Cuándo quemará esa bandera infame? ¿ Cuándo entenderá que el odio no puede más que destruir, empezando por quien la alimenta? ¿Quién le dirá que nada se edifica en el odio?

No, señor, somos hijos de buenas madres.

Creí que salía indemne de la mordedura del odio.

Me equivocaba.

Llevo su marca en un rincón del alma. La cicatriz no desaparecerá. Pero tiene la forma de Euskal Herria.

Y bueno, tengo el antídoto. La imagen de aquel hombre que, después de más de dieciséis años en la mano de sus enemigos, seguía de pie y, detrás del cristal blindado, nos ofrecía la más linda de las sonrisas.

Annie Arroyo


.... ... .

jueves, 27 de julio de 2006

El Árbol

Esta información nos llega vía Vascos México:

El Árbol y la Cultura Vasca

Mitología Vasca

Desde Plinio, que situaba el espacio "Saltus Vasconum" entre los Pirineos, el mar y el "Ager Vasconum" de los cultivos agrarios, a Iparragirre, que ensalzaba a los montes y árboles señeros del país, la montaña y los bosques vascos han atraído a quienes se han acercado a ellos.

Como testimonio de un panteísmo milenario, en lápidas aquitanas de la época romana leemos las dedicaciones: Arixo deo, Artehe deo, Fago deo, Leheren deo, a los dioses Roble, Encina, Haya y Pino, en expresión vasco-latina cuya inteligencia respectiva es fácil a través del vasco actual haritz, art(h)e, pago y leher. Un habitante poderoso de los bosques era Basajaun, que llegó a tener réplica femenina en Zuberoa, con la presencia de Basandere.

Todavía en los albores de este siglo R. Mª Azkue recogía la frase ritual que dirigían los leñadores al árbol que iban a cortar: Guk botako zaitugu eta barkatu iguzu (nosotros te derribaremos y perdónanos).

Ese respeto y convivialidad con el árbol adquirió a través de los siglos carácter simbólico y representativo y de ahí la veneración otorgada a los robles de Gernika, Aretxabalagana y Arriaga, como protectores vivos de las Juntas de Bizkaia y Álava, que al amparo de aquellos robles se celebraban.

De entre todos los árboles singulares repartidos por toda la geografia vasca, "el árbol Malato" de Ayala merece especial mención. El origen de la singularidad del árbol Malato parte de la figura legendaria de Juan Zuria, hijo de un duendecasa y una infanta escocesa llegada a Mundaka. Fue elegido por los vizcaínos para, a su frente, expulsar a las tropas capitaneadas por un hijo del rey de León, que habían llegado hasta Bakio causando grandes estragos a su paso. Las tropas vizcaínas vencieron a las leonesas en la batalla de Padura, y las persiguieron hasta el árbol de Lujaondo, donde abandonaron la persecución. Estos hechos ocurrieron en el año 840, 870 u 880 según diferentes historiadores. Lo cierto es que, a partir de entonces, el árbol Malato era considerado faro o señal de la frontera militar del Señorío de Bizkaia. En 1603 el árbol ya no existía, por lo que en Juntas Generales se decide conmemorar el lugar donde estaba enraizado con una cruz de piedra y un letrero. El roble que ocupa en la actualidad el lugar del Malato es un ejemplar muy joven descendiente del Arbol de Gernika.

El haya, los robles y los fresnos han dado sombra y protección a ermitas y campas de reunión festiva y romería. En lo que se refiere al fresno, lizar, M. Lekuona recogía la siguiente expresión: Lizarra ez da bedeinkatu behar; berez da bedeinkatua (el fresno no hace falta bendecir; de por sí es bendito). En ocasiones, son los arbustos los que adquieren protagonismo de salvaguarda ante adversidades atmosféricas, como el rayo y sus consecuencias u otras desdichas y adversidades.

En este caso, los arbustos se unen a connotaciones de la vida y pasión de Jesucristo. Así los ramos de loro o laurel, ereino, erramu, propios del Domingo de Ramos, como en otros lugares fueran las palmas. Las pequeñas cruces de espino blanco o albar, elorri zuri, arantza zuri, cuyas espinas producen una punción dolorosa, que se asociaba a la ocasionada por la corona de espinas. Dichas pequeñas cruces, clavadas a puertas o en el suelo de los campos, debían proporcionar la protección necesaria frente a calamidades meteóricas. Los árboles de mayo, de la Ascensión y de San Juan son otras tantas representaciones simbólicas y protectoras. Normalmente se empleaban hayas o fresnos esbeltos, cogidos en bosques densos.

El fuego del hogar tenía frecuentemente carácter guardián ante maleficios y adversidades, como en otros lugares de Europa; así la tradición de xubilaro en la Baja Navarra. Olentzaro, Olentzero es otra representación, personificada en un carbonero báquico, que se ha sublimado recientemente en un Santa Claus o Papa Noël a la vasca, dadivoso y repartidor de regalos navideños.

.... ... .

Crímen y Mentiras

Este otro escrito acerca de Gernika y la red de mentiras que el franquismo creó alrededor del evento también llega a nosotros gracias a Vascos México:

La destrucción de Guernica

Gérard Brey

"La destrucción de Guernica no sólo fue espectáculo horrible para los que la presenciaron: fue además el objeto de la más gigantesca y absurda mentira que jamás escucharon oídos cristianos», escribía el periodista inglés George L. Steer en su libro El árbol de Guernica, publicado en Londres en 1938, en Buenos Aires en 1963, y que todavía no se ha editado en España."


EFECTIVAMENTE, desde las primeras horas del bombardeo, y a pesar de los testimonios de los que presenciaron los hechos (como el Padre Onaindía) o visitaron la ciudad pocos momentos después del mismo (como el propio Steer, corresponsal de The Times en Bilbao), el bando «nacional» divulgó una serie de mentiras, más o menos contradictorias, repetidas con insistencia posteriormente por los propagandistas del régimen franquista. Cuarenta años después de los trágicos sucesos, aún existen «historiadores» capaces de difundir versiones ambiguas, dejar la duda instalarse en la mente de los lectores y criticar sin espíritu científico obras publicadas fuera de España por investigadores independientes intelectual y políticamente. Tal es el caso del señor Ricardo de la Cierva que, en uno de sus últimos folletos de la serie España 1930-1976. La historia se confiesa, titulado precisamente «La polémica y la verdad sobre Guernica» (1), ataca con vehemencia un libró publicado hace ya dos años por la Editorial Ruedo Ibérico; de París, sobre el mismo tema. Se trata de una tesis leída en la Universidad de La Sorbona por el historiador Herbert R. Southworth, infatigable y erudito impugnador de algunos mitos elaborados en España o fuera de sus fronteras acerca de la guerra civil (2).

En su folleto, Ricardo de la Cierva afirma textualmente que «las elucubraciones teóricas del señor Southworth tienen cierto interés para la historia de la propaganda, pero el apasionamiento y la falta culpable de información por parte del autor las invalidan a radice como fuente de credibilidad histórica» (p. 299). No vacila en comparar el trabajo de Southworth con el reciente best seller de Gordon Thomas y Max Morgan-Witts, diciendo que los autores de El día en que murió Guernica «han ignorado voluntariamente o por negligencia una documentación esencial y carecen de formación básica sobre la historia de la guerra de España, como le sucede al autor de una tesis sobre Guernica y su propaganda, el señor Herbert R. Southworth, que no ha sido jamás un historiador, sino un propagandista» (p. 298). Por fin, con motivo de una conferencia de Southworth sobre Guernica en la Fundación Miró de Barcelona, Ricardo de la Cierva volvió a aludir a «un bibliógrafo americano menopáusico, el señor Herbert Rutledge Southworth (...), uno de los ignorantes más audaces de nuestra historia moderna» (léase contemporánea) (3). Toda esta polémica se ahorraría, o al menos tendría mucho más carácter científico, si el señor De la Cierva se hubiera tomado la molestia no sólo de indicar dónde fue publicado el libro de Southworth, sino también de precisar los puntos concretos en los cuales discrepa. Y creemos que una exposición clara y precisa, en el mencionado folleto, de las tesis mantenidas por Southworth hubiera permitido al lector medir el alcance real de sus «elucubraciones». Como «las circunstancias» han impedido hasta ahora la aparición del libro en España, creemos conveniente dar a conocer al lector de TIEMPO DE HISTORIA los aspectos esenciales del trabajo de Southworth.

Primero, en lo que a «la falta de información» se refiere, cabe indicar que este estudio sobre Guernica se basa en la consulta de unos documentos inéditos, como los archivos diplomáticos del Foreign Office inglés, algunos documentos alemanes relativos a la Legión Cóndor y los papeles de la Agencia Havas conservados en el Archivo Nacional de París. Además, el autor cita en su bibliografía 356 títulos, la mayor parte relacionados muy directamente con el tema, y ha consultado unos 163 periódicos.

EL PAPEL FUNDAMENTAL DE LOS CORRESPONSALES EXTRANJEROS

Southworth explica primero cómo y porqué, en las primeras horas que siguieron al bombardeo de la ciudad vasca por aviones alemanes el lunes 26 de abril de 1937, el mundo anglo-americano fue informado rápida y correctamente por los corresponsales (Steer, Monks y Holme) que se trasladaron en seguida desde Bilbao al lugar de la tragedia. En cambio, la Prensa francesa y latinoamericana, que dependía casi exclusivamente de las noticias divulgadas por la Agencia Havas, sólo publicó informaciones deformadas y tardías, excepto el diario izquierdista Ce Soir, que tenía un corresponsal belga en Bilbao. Mientras tanto, el Servicio de Prensa y Propaganda «nacionalista» intentaba convencer al público europeo de que los relatos de la Prensa inglesa (especialmente los de Steer en The Times) y los del presidente vasco Aguirre sólo eran falsedades y mentiras. Se afirmó desde Vitoria y Salamanca que la aviación del bando «nacional» no había podido volar el día 27 (sic) por causa de la tormenta, del viento o de la niebla (existen variantes contradictorias), y que por lo tanto Guernica había sido dinamitada e incendiada por los «rojos». Southworth impugna esta versión oficial, mostrando que, si efectivamente no hacía buen tiempo el día 27, en cambio la aviación fue muy activa en el frente vasco el día 26, fecha del bombardeo. Hace notar, además, la ausencia de pruebas en cuanto a la presencia eventual de «dinamiteros» republicanos en Guernica por aquellas fechas. Como lo ha apuntado Steer en su testimonio sobre la guerra en Euskadi, el interés estratégico de la villa vasca era tan escaso que no podía justificar un bombardeo tan sistemático y cruel: «No había tropas en retirada atravesando la ciudad. El ejército en combate se hallaba más allá de Marquina, muchos kilómetros al Este y en el Oíz, varios kilómetros al Sur. Guernica estaba en la retaguardia en la vía de comunicaciones con Bilbao. Su destrucción aislaría a los ejércitos en retirada del Estado Mayor y de sus bases» (4).

Southworth enumera luego los numerosos testimonios de los corresponsales, que pudieron leer en las bombas inscripciones reveladoras de su origen alemán. Algunas horas después del bombardeo, el mismo Steer pudo comprobar que «aquellas bombas incendiarias procedían de la fábrica alemana RhS (Rheinsdorf) y estaban fechadas en 1936, según rezaba su sello. Sobre la inscripción había un símbolo en miniatura: el Águila Imperial con sus alas de espantapájaros extendiéndose» (p. 124). Southworth indica después las condiciones, especialmente anormales, en las que trabajaban los periodistas extranjeros y las presiones sufridas por ellos en la zona franquista. Delimita claramente la responsabilidad de la Agencia Havas (que más tarde había de colaborar con el ocupante hitleriano en Francia) y particularmente la de su corresponsal, Georges Botto. Hace hincapié en la intromisión en las noticias difundidas por Havas del Ministerio francés de Asuntos Exteriores, controlado por el radical-socialista Yvon Delbos, hostil a toda ayuda al Gobierno del Frente Popular. Estudia las reacciones en la opinión pública europea y estadounidense, especialmente entre los núcleos católicos. Analiza detenidamente el famoso informe Herrán, realizado por una comisión de investigación «nacionalista» entre el 30 de julio y el 9 de agosto de 1937, o sea más de tres meses después de la tragedia. Este documento, aunque «no se ha juzgado conveniente publicarlo» en España, como lo reconoce el propio Ricardo de la Cierva en su folleto (p. 284), fue editado en Inglaterra en 1938. Southworth muestra cómo las conclusiones finales de los informantes están en contradicción total con los testimonios recogidos entre los supervivientes y publicados en este documento. En efecto, aunque la mayor parte de los veintidós testigos interrogados se refieren a un bombardeo aéreo entre las 4,30 y las 8 de la noche, los redactores del informe pretenden que la villa había sido dinamitada por orden del Gobierno vasco. Ricardo de la Cierva, en cambio, que pudo encontrar el original de este documento, hace una síntesis muy personal de estas contradicciones afirmando que «la destrucción de la ciudad debe atribuirse a la acción simultánea del bombardeo y de los comandos de incendio del Ejército republicano en retirada» (5), tesis terminantemente rechazada por Southworth. Este describe luego la farsa diplomática orquestada por ciertos países dentro del Comité de No Intervención. Hace hincapié en la hipocresía del entonces ministro conservador del Foreign Office, sir Anthony Eden, el cual, a pesar de estar enterado de la verdad gracias a los informes de Steer y del cónsul británico en Bilbao, se negó a denunciar abiertamente los crímenes cometidos ante el Comité y la Cámara de Diputados.

TREINTA Y CINCO AÑOS DE PROPAGANDA MENTIROSA

El autor abre luego un extenso capítulo de más de cien páginas sobre «la controversia entre 1939 y 1974» acerca de Guernica. Es de mencionar, sobre todo, la declaración de Adolf Galland, oficial de la Legión Cóndor, que llegó a España el 8 de mayo de 1937 y admitió en 1953 que la ciudad había sido bombardeada por aviones alemanes «por equivocación». Según Galland —resume Southworth—, «la Legión Cóndor había sido encargada de destruir un puente que los republicanos utilizaban para transportar sus tropas. La visibilidad era mala, las tripulaciones no tenían experiencia, las miras eran primitivas. El puente quedó intacto, pero la ciudad cercana fue afectada gravemente» (p. 320). El autor le contesta a Galland que «las bombas incendiarias no fueron cargadas por equivocación» (p. 488) en los aviones, y que —por lo tanto— el objetivo real del bombardeo era a todas luces la misma población de Guernica, y no el famoso puente de Rentería situado en las afueras.

Sin embargo, la «confesión» de Galland iba a facilitar no poco la tarea de los historiadores de lo que Southworth llama «la escuela neofranquista» (p. 330). Estos investigadores oficiales (Carlos Rojas y, sobre todo, Ricardo de la Cierva) fueron admitiendo progresivamente que la villa vasca había sido bombardeada, eso sí, pero tratando de demostrar que toda la responsabilidad recaía sobre los alemanes. En los años 1967-1970, en efecto, era cada vez más imprescindible para el régimen franquista encontrar «una nueva verdad» sobre Guernica para frenar el recrudecimiento del nacionalismo vasco con la E.T.A., por una parte, y conseguir la recuperación del célebre cuadro de Picasso, por otra. Después de analizar las contradicciones de las nueve (!) versiones ofrecidas por La Cierva al público español entre 1967 y 1973 y criticar «los métodos de trabajo del historiador oficial», Southworth hace observar «el fracaso de esta tentativa por disculpar a Franco, Mola y las autoridades nacionalistas, en cuanto a su participación en el desastre» (p. 382).

Por su parte, Ricardo de la Cierva hace suyas ahora lo que el llama «las conclusiones de Talón y Salas», según las cuales «la acción fue emprendida unilateralmente por los alemanes, sin conocimiento ni menos aprobación de Franco ni de Mola» (p. 297). Sin embargo, que sepamos Vicente Talón nunca dio la prueba definitiva de la inocencia de Franco en aquel caso, ni mucho menos, como veremos luego.

¿QUE PASO EN GUERNICA Y POR QUE?

En sus «conclusiones», Southworth enfoca «los problemas esenciales planteados por la cuestión de Guernica». El primero es el número devíctimas. Según los testimonios contradictorios, Guernica tenía entre 3.000 y 12.000 habitantes a principios de 1937; la mayoría de los testigos hablan de 6.000 personas, a las que deben añadirse otras 4.000 entre refugiados y campesinos que acudieron al mercado aquel día. El caso es que, según el informe Herrán, el 70 por 100 de las casas fue destruido totalmente, mientras el 30 por 100 resultó más o menos deteriorado, lo cual significa que ninguna de ellas escapó al efecto de las bombas. El propio La Cierva admite que, cuando las tropas franquistas se apoderaron «de las ruinas humeantes de Guernica» el día 29 de abril, la ciudad «había quedado totalmente destruida el anterior día 26» (p. 282 del folleto, subrayado nuestro). Por lo que no parece exagerado pensar en un número elevado de víctimas. ¿Cuántas fueron exactamente? Uno de los contados españoles que se ocuparon de este aspecto, el periodista Vicente Talón en su "Arde Guernica" (6), «llegó a la conclusión de que el número total de muertos no pasó de doscientos. Estaba tan seguro de esta cifra —comenta Southworth— que escribió que podía establecer fácilmente una lista nominal de los que fallecieron en la incursión aérea. Es de observar —añade Southworth— que no ha publicado nunca semejante lista y lo sentimos» (p. 467-468). Por eso, el historiador pone en tela de juicio la cifra de Talón, porque éste no hace caso de los 592 individuos que murieron en los hospitales de Bilbao, adonde habían sido evacuados muchos heridos, ni de los que (¿pero cuántos?) perecieron en las casas quemadas por las bombas incendiarias. Además, la cifra aproximada de Talón («no más de doscientas personas») es sin duda una subestimación, ya que el bombardeo de Durango, realizado el 31 de marzo en un tiempo seis veces más corto, con menos aviones y sin bombas incendiarias, produjo 258 muertos y 145 heridos. Recientemente, el entonces arquitecto municipal de Guernica, Castor de Uriarte, ha afirmado, utilizando sus recuerdos personales, que «pueden calcularse los muertos en 250 y los heridos en muchos más» (7). En cuanto a la cifra propuesta por Ricardo de la Cierva, ha ido variando constantemente. En una entrevista publicada por Arriba el 30 de enero de 1970, afirmó primero que apenas hubo 12 víctimas; en la revista Historia y Vida de abril de 1970, dijo que fueron un centenar...

Ahora bien, cabe preguntarse, ¿quién se dedica a divulgar «elucubraciones»? ¿Ricardo de la Cierva que, aunque tiene a su alcance probablemente cuantos documentos se conservan, hace evaluaciones tan poco serias, o Herbert Southworth que, humildemente, reconoce que no ha podido reunir las pruebas históricas definitivas de la exactitud de las cifras constantemente mencionadas por el Gobierno vasco; o sea, 1.654 muertos y 889 heridos? Sólo admite Southworth el carácter verosímil de esta estimación, antes de concluir que es «una lástima que los que conquistaron Guernica no hayan realizado nunca indagaciones serias para conocer el número de personas que murieron allí el 26 de abril» (p. 475).

Luego considera las tres cuestiones fundamentales: «¿Cómo, por quién y por qué fue destruida Guernica?» (p. 477-494). Las respuestas que ofrece Southworth son las siguientes:

1. ¿Cómo? Según numerosos testimonios y las explicaciones de un oficial español, José Manuel Martínez Bande (8), el bombardeo se efectuó durante cuatro horas en tres fases:

a) Bombas explosivas pesadas: la gente huye de sus casas o abandona la ciudad.

b) La población es ametrallada en las calles o en las afueras: entonces se protege como puede, bajo los puentes, en los edificios, o penetra de nuevo en sus casas.

c) Por fin, caen bombas incendiarias sobre la mayor parte de los edificios, a menudo casas de madera: la gente muere en la hoguera.

Eso lo había explicado Steer en The Times, y lo confirmaron dos testigos visuales de la tragedia: el Padre Onaindía, en el primer volumen de sus memorias Hombre de paz en la guerra (Buenos Aires, Editorial Vasca Ekin, 1973, p. 238-9); y el antiguo «gudari» Joseba Elosegui, en su libro Quiero morir por algo (Burdeos. Edición del Autor, 1971, p. 146-155). Resaltemos otra vez que ambos libros tuvieron que publicarse fuera de España.

2. ¿Quién? Un telegrama de 7 de mayo de 1937, «mandado por el Cuartel General de Franco a la Legión Cóndor para informar a Berlín» (p. 478) y reproducido por primera vez por Vicente Talón, dice así: «(..) Unidades primera línea pidieron directamente a Aviación bombardeo cruce carreteras, ejecutándolo Aviación alemana e italiana (sic), alcanzando por falta de visibilidad por humos y nubes polvo bombas aviones a la villa (...)» (9).

Esto basta para demostrar, según Southworfh, que «Guernica fue destruida por una incursión aérea realizada por la Legión Cóndor, a instancia del mando nacionalista español» (p. 481).

3. ¿Por qué? La existencia de dicho telegrama, que demuestra que los alemanes no actuaron por cuenta propia, permite afirmar que, a pesar de las «ultramodernas» bombas incendiarias allí utilizadas, la experimentación de un material de guerra nuevo no era sino un objetivo secundario. A este propósito, Southworth no parece admitir sino con muchísimas reservas (por falta de pruebas concretas e irrefutables) la autenticidad de lo que hubiera declarado Goering a otras dos personas en su celda de Nuremberg durante 1945: que Guernica había sido «un banco de pruebas para mi joven Lutwaffe».

Southworth explica que, inspirándose en la táctica empleada en el sur de España por Queipo de Llano contra los republicanos (desorganizar la resistencia fusilando masivamente), Mola quiso vencer la moral de los vascos empleando una «violencia progresiva»: el 31 de marzo, manda bombardear Durango (258 muertos); en abril, son bombardeados numerosos pueblos de Euskadi; el 26 de este mes, se ordena la destrucción de la ciudad santa de los vascos (suceso que los partes diplomáticos entre Berlín y Salamanca tratan de presentar como «un accidente»). Y, si es necesario, a Bilbao, tradicionalmente inexpugnable durante las guerras carlistas, le tocará ser arrasada totalmente. Es preciso, declara Mola en la radio, que los ingleses dejen de «apoyar a los bolcheviques vascos» y que sea castigado un «pueblo perverso que se atreve a desafiar la irresistible causa de la idea nacional» (10).

La consecuencia directa del bombardeo, según Southworth, bien parece ser, además del elevado número de víctimas, la escasa resistencia ofrecida desde este momento por Bilbao, que cayó el 18 de junio de 1937. «La situación de Bilbao —confirma Manuel Tuñón de Lara en La España del siglo XX— era angustiosa al comenzar el mes de junio. La superioridad aérea del enemigo había creado una sensación de inferioridad en gran parte de la población».

Otra consecuencia, que desgraciadamente subsiste aún hoy, es que «Guernica sigue siendo un obstáculo que impide cualquier entendimiento entre Madrid y Bilbao (... aunque) podría, eventualmente, en circunstancias políticas distintas, ser un símbolo de reconciliación» (p. 507).

G. B.

Notas:

(1) Núm. 45, 16 de diciembre de 1976, Barcelona, Planeta, pp. 281-300.

(2) La Destruction de Guernica. Journalisme, diplomatie, propagande et histoire, prólogo de Pierre Vilar, París, Ed. Ruedo Ibérico, 1975, XXIV +535 páginas; versión española de próxima aparición en la misma editorial. Otros trabajos de Southworth son: El mito de la cruzada de Franco, París, Ruedo Ibérico, 1963; Antifalange. Estudio crítico de «Falange en la guerra de España: La Unificación y Hedilla», de Maximiano García Venero, París, Ruedo Ibérico, 1967. Su artículo «Los bibliófobos: Ricardo de la Cierva y sus colaboradores», publicado en los Cuadernos de Ruedo Ibérico (núm. 28-29 de diciembre-marzo de 1971), ya contenía algunas observaciones sobre el tema de Guernica.

(3) Revista Opinión, núm. 15, del 15 al 21 de enero de 1977, p. 5.

(4) Steer, El árbol de Guernica, Buenos Aires, Editorial Gudari, 1963, p. 114.

(5) Historia ilustrada de la Guerra civil española, Madrid, Danae, t. II, 1970, p. 155, y reproducido en «La polémica y
la verdad sobre Guernica», p. 284.

(6) Vicente Talón, Arde Guernica, Madrid, San Martín, 1970; luego Editorial Gregorio del Toro, 1973.

(7) Bombas y mentiras sobre Guernica, Bilbao, Edición del Autor, 1976, pp. 82, 138 y 141.

(8) Vizcaya, Madrid, San Martín, 1971, pp. 107-8.

(9) Arde Guernica, pp. 158-9.

10) Declaración hecha en la Radio, divulgada por la agencia británica United Pressy reproducida por el Daily Herald, órgano del partido laborista, de 29 de abril de 1937. En París, la Agencia España, de tendencia prorrepublicana, difundió también esta declaración, que fue reproducida por La Dépéche,de Toulouse

.... ... .

Ciudad Martirizada

¿Sabía usted que el "gran educador" mexicano José Vasconcelos apoyó la versión de Francisco Franco con respecto al bombardeo de Gernika?

Esto y más en este texto que ha sido compartido en Vascos México:

Guernica, la mártir

Indalecio Prieto


El Arbol de Guernica, situado ante la Casa de Juntas del pueblo vasco. «Era y es famoso en el mundo entero por simbolizar las antiquísimas libertades vascas que pueden considerarse preludio de la democracia moderna, respecto de la cual no ofrecen otra diferencia que la representada en el voto por familias frente al actual sufragio universal», escribió Indalecio Prieto sobre el inmortal Árbol.

"DOBLADO por la emoción, no he podido ponerme en pie y erguirme, como se han erguido mis compatriotas, para aplaudiros y vitorearos." Así dije al hablar tras los licenciados Ignacio García Téllez y Alejandro Carrillo en reciente cena ofrecida por el Centro Republicano Español, de México, al ingeniero César Martino en señal de gratitud por varios artículos periodísticos suyos oponiéndose a ciertas tentativas para que el Gobierno mexicano reconozca diplomáticamente al del general Franco.

«Se fue deliberadamente a destruir Guernica», afirma Prieto, desechando toda hipótesis relativa aun presunto «error» de la aviación alemana. «¿Por qué Franco eligió a Guernica para martirio?», se pregunta después. Y responde: «Por lo que significa histórica y políticamente».

Entre esos artículos descollaba uno en el que don César Martino rechazó con duras palabras la aserción de don José Vasconcelos de que Guernica fue destruida por los vascos defensores de la República. Aunque parezca increíble, el nombre de Guernica ha figurado en la serie de maniobras tramadas para lograr dicho reconocimiento.

No es la primera vez que un escritor mexicano agasajado por Franco ha pretendido persuadir a sus lectores de que tamaño genocidio no fue obra del franquismo ni de los aviadores alemanes, eficaces auxiliares de la rebelión. Anteriormente, lo había hecho don Alfonso Junco, pero no de modo categórico, sino urdiendo absurdas conjeturas a través de las cuales se entreveía la incredulidad del firmante sobre lo que le habían mandado decir. El vocero de la mentira ha sido ahora persona de talla mucho mayor, don José Vasconcelos, quien la ha suscrito de manera rotunda.

Si bien las artificiosas deducciones del señor Junco me produjeron un sentimiento de desdén, las audaces afirmaciones del señor Vasconcelos me han causado pena porque atentan contra su crédito de historiador. Ni unas ni otras me indignaron, pues mi indignación al respecto quedó colmada cuando un año después de aquel bombardeo que costó la vida de dos mil personas, oí a Franco decir cínicamente, aun cuando con indiscutible fondo de verdad: «No podrán invocar a la patria los destructores de Guernica».

Presentado por don Ramón María del ValleInclán conocí a don José Vasconcelos en Madrid allá cuando la dictadura de Primo de Rivera. Más tarde, la primavera de 1931, le encontré en París conviviendo con varios republicanos españoles en un modesto hotel de la calle Vaugirard, frente a la Sorbona, en una de cuyas aulas le oímos los españoles refugiados disertar sobre México. Aquí, al coincidir en torno a la mesa de nuestro común amigo José Rubén Romero, cuidó de patentizarme su desvío, pese a lo cual me duele que hombre de sus méritos no vacile en arrostrar el ridículo estampando bajo su firma aserciones en pugna no sólo con una realidad evidentísima desde primera hora, sino con lo que ya está atestiguado irrefragablemente.

Hoy ya no puede mantenerse la tesis propagada por los nacionalistas en el sentido de que Guernica fue destruida por los propios dinamiteros republicanos. Ello no era sino la forma en que los franquistas quisieron contrarrestar la ola de indignación que se extendió por todo el mundo al aparecer en la Prensa imágenes como las que reproducimos en esta página.

GOERING Y GALLAND

«La verdad —se atrevió a asegurar don José "Vasconcelos— es que una bomba de los franquistas cayó por accidente en la ciudad produciendo algunos daños, pero provocando la salida de la guarnición republicana, y fueron los izquierdistas al salir de la población los que la incendiaron y causaron destrozos.»

Sin duda el profesor mexicano ignoraba que en Nuremberg había confesado la verdad —la verdad verdadera, y perdónese el pleonasmo— el mariscal Goering. No es presumible que, habiéndolo sabido, se decidiera Vasconcelos, por poco que se respete a sí mismo, a negar testimonio tan fehaciente. Podría si acaso —y ello hubiera sido gran osadía teniendo en cuenta su filiación política y religiosa— poner en duda los testimonios del canónigo don Alberto de Onaindía y del propio párroco de Guernica, presentes en la agresión, pero ¿cómo oponerse a la declaración del jefe supremo de las fuerzas aéreas alemanas que la realizaron?

En Nuremberg, los señores Maier y Sender, altos funcionarios de los servicios de investigación británicos, interrogaron a Goering acerca del bombardeo de Guernica. «Fue una especie de banco de pruebas de la Lutwaffe», contestó el mariscal. «Le recordamos entonces —refieren los citados señores— el martirio de las mujeres y los niños que murieron en ese banco de pruebas.» Goering replicó con voz suave: «Es lamentable; pero no podíamos hacer otra cosa. En aquel tiempo estas experiencias no podían hacerse en otra parte».

Pudieron hacerse en otra parte, claro que sí: pudieron hacerse en el pueblo natal de Goering escogiendo para víctimas a sus familiares y convecinos. Mas por si no bastara la declaración del lugarteniente de Hitler, tenemos otra del mismo irrecusable origen, impresa con tinta todavía fresca. Es la del general nazi Adolfo Galland, comandante de aviones de caza, ahora propuesto para reorganizar la aviación militar de Alemania Occidental, nombramiento acogido con júbilo por la prensa falangista de España.

Al volver a su patria, procedente de la República Argentina donde residía, el general Galland ha entrado firmando dedicatorias en ejemplares de un libro suyo, pues se las solicitaban muchos admiradores. El libro, en su edición original alemana, se titula Los primeros y los últimos, habiéndose traducido al francés bajo el título de Hasta el fin sobre nuestros Messerchsmitts. Las páginas 42 y 43 de la edición alemana corresponden al pasaje relativo a cómo participó en la guerra de España la legión Cóndor, a la cual pertenecía Galland. He aquí algo de lo que en ellas se dice:

«Vestíamos uniforme muy parecido al español, de paño color aceituna tirando a castaño, e insignias de graduación españolas, en forma de barras y estrellas, tanto en la guerrera como en la gorra. Los voluntarios alemanes eran incorporados a la legión, con el grado inmediatamente superior al suyo. Yo, como primer teniente alemán, llevaba las tres estrellas de capitán español.


El Árbol de Guernica ha conservado la antigüedad que ilustra a sus mayores, sin que tiranos le hayan deshojado, ni haga sombra a confesos ni a traidores», dejó escrito Tirso de Molina. De hecho, ni siquiera los masivos bombardeos nazis lograron destruir el tradicional roble, cuya primitiva presencia en 1575 queda aquí dibujada.

El grupo de caza al cual me incorporé hallábase estacionado entonces, en Vitoria, en el frente del norte. Tenía por misión apoyar la ofensiva de primavera de Franco contra la faja costeña entre San Sebastián y Gijón... En los primeros meses de entrar en acción, los bombarderos Cóndor recibieron orden de destruir un puente de carretera por el cual los rojos transportaban sus tropas y grandes cantidades de material de guerra a la tenazmente defendida ciudad porteña e industrial de Bilbao. El ataque se llevó a cabo bajo desfavorables condiciones visuales. Las tripulaciones tenían poca experiencia y los instrumentos de puntería eran rudimentarios. Cuando se disipó el humo de las bombas lanzadas por varias escuadrillas, se comprobó que el puente estaba intacto mientras que ei pueblo vecino (Guernica) había sufrido bastantes daños. Aunque quedó destruido material de guerra en dicho pueblo ocupado por los rojos, el resultado debía considerarse un fracaso, tanto más cuanto que el principio máximo de nuestro mando era exterminar al enemigo, pero respetar la población civil en lo posible. Con el ataque al puente se había logrado lo contrario.»

Torre del Ayuntamiento de Guernica, con el escudo de la villa en primer término. «Después de Rotterdam y Varsovia, después de Hamburgo, Cassel y Berlín, y aún después del espanto de Dresde, sigue siendo Guernica telón de fondo para el resentimiento anti-alemán».

POR QUÉ FRANCO ELIGIÓ A GUERNICA

El relato de Galland merece algunas aclaraciones. Don Alberto de Onaindía, testigo presencial, tiene dicho: «Primeramente apareció un solo avión de caza, que fue seguido a continuación por tres más, después por otros siete y luego por seis trimotores. El bombardeo duró desde las 16:50 hasta las 19:45. Durante todo ese tiempo no pasaban cinco minutos sin que aparecieran en el cielo nuevos aviones criminales. El método de ataque era siempre el mismo: primeramente, fuego de ametralladoras seguido de lanzamiento de bombas ordinarias y a continuación de bombas incendiarias. Los aviones descendían muy bajo. Sus ametralladoras crepitaban furiosamente batiendo arbolados y carreteras, donde se amontonaban ancianos y niños buscando refugio».

Ante estos datos, cualquier técnico de aviación militar o cualquiera otra persona que sin haberse especializado en dicha rama discurra con sentido común, pensará que para destruir un puente no es necesario ametrallar a la población civil, ni movilizar ininterrumpidamente durante tres horas masas de aviones, ni lanzar bombas incendiarias. Para objetivo tan concreto y limitado como un puente, basta un solo avión o, a lo sumo, varios pasando a intervalos uno tras otro, porque en oleadas la humareda que una escuadrilla ocasiona con su bombardeo les dificulta la visibilidad a las siguientes. El cielo hallábase despejado aquella tarde, según consta en el relato del señor Onaindía. Guernica está en el centro de amplia vega. Luego de remontar cumbres de Zugastieta, los aeroplanos procedentes de Vitoria podían volar tan bajo como quisieran, sin más limitaciones que la impuesta por la necesidad de librarse de explosiones causadas por ellos.

Aparte de esas elementales razones, diremos que allí no hay puente alguno de valor estratégico, pues no cabe atribuir semejante carácter al puentecillo de piedra tendido sobre la ría de Mundaca, ya muy estrecha en Guernica, que comunica esta villa con la aldea de Ajanguiz. La carretera principal que, atravesando Guernica, va de Amorebieta a Bermeo, carece de puentes en las proximidades de la villa foral. Guernica no constituye ningún nudo de comunicaciones, por el que se pudiera abastecer a Bilbao. En fin, cuanto hipócritamente alega el bizarro general Galland para presentar como fruto de deplorable error la terrible salvajada, no pasa de ser burdo tejido de patrañas.

Se fue deliberadamente a destruir Guernica. Desde el instante en que sus aviones actuaron en España, Goering ansiaba disponer de un «banco de pruebas», conforme él lo denominó, para ensayar los efectos del bombardeo masivo. Primeramente, se propuso a Franco efectuar el apocalíptico ensayo sobre una zona de Madrid que previamente demarcarían de acuerdo los mandos nazi y franquista. Franco rechazó la propuesta. Las representaciones diplomáticas y consulares frustrarían toda coartada y, además, la quinta columna madrileña era muy densa. ¿Por qué Franco eligió después a Guernica para el martirio? Por lo que Guernica significa histórica y políticamente.

Cierta casa editorial de Barcelona viene publicando una serie de Guías de España. La del País Vasco le fue encomendada a Pío Baroja, pero el mérito del libro no corresponde al viejo novelista donostiarra, sino a los fotógrafos que han proporcionado magníficas vistas y a los grabadores e impresores que las han reproducido con arte. Pese a su importancia histórica y a sus bellos parajes, no se dedica a Guernica una sola fotografía entre las varias centenas que el tomo contiene y Pío Baroja da de la capital foral una escueta y seca referencia. El franquismo sigue odiando a Guernica, maldiciéndola. Pero muchas y muy grandes figuras mundiales la han bendecido. Si en la Casa de Juntas se conserva el libro registro de visitas, encontraránse en él páginas manuscritas por eminentes personalidades extranjeras alabando el viejo sistema democrático que rigió durante siglos en el País Vasco y prodigando elogios al simbólico roble, del que Tirso de Molina dijo:

El árbol de Guernica ha conservado la antigüedad que ilustra a sus mayores,
sin que tiranos le hayan deshojado ni haga sombra a confesos ni a traidores.

El Colegio de México editó meses atrás un libro de don Vicente Llorens Castillo titulado Liberales y románticos. Una emigración española en Inglaterra (1823-1834). Ateniéndose a lo que acerca de aquellos refugiados escribió Carlyle, el autor recuerda que a un árbol solitario junto al viejo camino de Somers Town donde, «a uso español solían juntarse muchos a engañar, a cielo raso, las horas ociosas en conversación entretenida, lo bautizaron con el nombre del árbol de Guernica». Este era y es famoso en el mundo entero por simbolizar las antiquísimas libertades vascas que pueden considerarse preludio de la democracia moderna, respecto de la cual no ofrecen otra diferencia que la representada en el voto por fuegos u hogares, es decir, por familias, acomodado a la estructura de entonces, frente al sufragio universal, propio de los tiempos presentes.

Los llamados Fueros codificaron el derecho consuetudinario. Repasando el de Vizcaya, codificado en 1526, encontramos refrenado el despotismo con la fórmula de «se obedece pero no se cumple» aplicable a disposiciones que violaran los usos y costumbres del país; amparada la dignidad humana al disponer que a ningún vizcaíno, cualquiera que fuese su delito, se le diera tormento ni se le amenazara con darlo; establecida la igualdad social declarando hidalgos a todos los vizcaínos, y contenida la «inflación religiosa» —frase no inventada por ningún hereje, sino discurrida ha poco por la revista Ecclesia, el órgano más autorizado del actual episcopado español— mediante la prohibición de qué, fuera de su respectiva parroquia, concurriesen los vizcaínos a ninguna misa nueva, salvo los parientes del misacantano, ni tampoco a funerales, con iguales excepciones, ni en la propia parroquia a bodas y bautizos si no lo justificaban lazos familiares... El Fuero guipuzcoano establecía que los sacerdotes no formaran parte de la Junta General, supremo órgano legislativo. Por representar todo eso Guernica con su Casa de Juntas, con el tronco del primitivo roble, guardado en vitrina, como sacra reliquia, y con el roble nuevo, vástago suyo, aceptó Franco que Guernica fuese el banco de pruebas ansiado por Goering.

LOS CARITATIVOS FRAILES DE AVILA

Adolfo Galland, que sarcásticamente llama voluntarios a todos los componentes de la legión Cóndor, a quienes ahora el Gobierno de Bonn ha computado como tiempo de servicio activo en el ejército alemán los años que pasaron en España, cuenta en su libro:

«No nos gustaba hablar de Guernica. Corresponsales de prensa de todas las potencias democráticas fueron llevados a Guernica, y al poco tiempo aparecían en la prensa mundial, desde Nueva York hasta París, títulos enormes tales como "Ataque infame de piratas del aire alemanes sobre una ciudad pacífica"; "La ciudad abierta de Guernica destruida por aviones boches"; "Grito de indignación del mundo civilizado: ¡Guernica!". Y de hecho se convirtió Guernica, que no fue objeto militar sino equivocación lamentable, en símbolo del salvajismo y de la barbarie alemana. Aún hoy, después de Rotterdam y Varsovia, después de Hamburgo, Cassel y Berlín, y aún después del espanto de Dresde, sigue siendo Guernica telón de fondo para el resentimiento antialemán.»

Galland fue trasladado desde Vitoria a Ávila. «Bajo el cielo azul e infinito de Ávila —escribe— se podía vivir. La compañía estaba alojada en un convento antiguo, a la sombra de cuyos claustros habían rezado frailes piadosos desde hace mil años. Tanto nuestros huéspedes eclesiásticos como toda la población nos acogieron con mucho afecto.»

¡Conmovedora caridad la de los frailes abulenses! Como católicos, no tuvieron reparo en recibir cordialmente a quienes sin duda eran luteranos; como españoles, no sintieron escrúpulos para acoger fraternalmente a soldados invasores, y como cristianos supieron perdonar a torpes aviadores que, queriendo derribar un puentecillo sin importancia, se equivocaron y destruyeron, matando a dos mil fieles de la Iglesia romana, una villa como Guernica, cuna de venerandas tradiciones. En los milenarios claustros avileses, que sirvieron de cuartel a intrépidos pilotos de la legión Cóndor, los caritativos monjes seguirán rezando.

I. P.

Fechado el 16 de marzo de 1955, este artículo de Indalecio Prieto se halla incluido en el volumen «Convulsiones de España« (Ediciones Oasis, México, 1967)

.... ... .

miércoles, 26 de julio de 2006

Cronopiando : "Navarra Siempre P'alante"

Por correo electrónico nos ha llegado el Cronopiando más reciente de Koldo Campos:

Cronopiando

Koldo Campos Sagaseta


Se descubren nuevas fosas con restos de republicanos asesinados en el monte Ezcaba, pero nada desvela el sueño de Miguel Sanz. “Si se hunde el mundo, que se hunda, Navarra siempre p'alante”.

Continúan los movimientos sísmicos en los alrededores del pantano de Itoiz, pero nada altera la calma de Miguel Sanz. “Si se hunde el mundo, que se hunda, Navarra siempre p'alante”.

Resultan afectadas por un brote de legionella 150 personas en Pamplona, pero nada inquieta el ánimo de Miguel Sanz. “Si se hunde el mundo, que se hunda, Navarra siempre p'alante”.

Podrían perder sus puestos de trabajo miles de trabajadores navarros de la Wolkswagen, pero nada afecta el espíritu de Miguel Sanz. “Si se hunde el mundo, que se hunda, Navarra siempre p'alante.”

Aparecen miles de peces y cangrejos muertos en el Arga, pero nada perturba el día de Miguel Sanz. “Si se hunde el mundo, que se hunda, Navarra siempre p'alante”.

Después de medio siglo, finalmente, la paz gana un espacio, todavía tímido, apenas un discreto espacio en el que hacer posible el cambio, y se propone que callen las armas y que hablen los navarros, y ahí es que Miguel Sanz malogra el sueño, extravía la calma, pierde el ánimo, desperdicia su espíritu y daña el día.. Y es que, si se hunde Navarra que se hunda, Miguel Sanz siempre p'alante”.

.... ... .

EuroNews Entrevista a Otegi

Aquí tienen la entrevista que el pasado 21 de julio hiciera EuroNews con Arnaldo Otegi:

Otegi: "Hay algo que los vascos quieren por encima de todo, la libertad y la libertad para decidir"

Arnaldo Otegi, el dirigente del partido independentista vasco, Batasuna, ilegal desde 2002, ha concedido una entrevista en "euskera" a Euronews. El miércoles, en San Sebastián, cuatro meses después de la declaración de tregua permanente por parte de ETA y tres semanas, desde el anuncio de apertura de negociaciones, hecho por el Gobierno español, para acabar con la violencia terrorista.

Euronews: ¿Cómo explica usted que haya gente dispuesta a matar y a morir por el País Vasco, teniendo en cuenta que su autonomía es más importante que la de cualquier región europea?

Arnaldo Otegi: "El pueblo vasco es uno de los pueblos más antiguos de Europa. Hay algo que los vascos quieren por encima de todo: la libertad, y la libertad para decidir. En consecuencia, mientras que este derecho sea rechazado y negado a los vascos, siempre habrá gente dispuesta a luchar".

Euronews: Tras cuatro meses desde el anuncio de tregua por parte de ETA. Usted ha reconocido haber celebrado, previamente, diversas reuniones con los socialistas. ¿Cuáles han sido los frutos de estos encuentros?

Otegi : "La construcción de un clima de confianza entre los dos partidos, y el hecho de que ambos hayan manifestado su voluntad de ir construyendo, cada uno, las cosas, para dar soluciones democráticas a los problemas. El diálogo siempre es beneficioso, la izquierda independentista vasca apuesta, siempre, por el diálogo, y el fruto de este trabajo amplio, profundo y duradero ha llevado a los dos partidos a pensar que puede haber una posibilidad de resolver el conficto por la vía del diálogo".

Euronews: ¿Han definido una "hoja de ruta"?

Otegi : "No, no hemos diseñado una hoja de ruta conjunta, pero estas reuniones son una prueba de la voluntad de los dos partidos de resolver el conflicto con el diálogo. Además, nosotros pensamos que esta hoja de ruta debería ser definida por todos los actores sociales, sindicales y políticos del País Vasco, a lo largo y ancho del País Vasco; la hoja de ruta no deben establecerla únicamente el Partido Socialista y la izquierda independentista. Deben hacerla todos los actores, sindicales, sociales y políticos, todo el pueblo vasco".

Euronews: El Gobierno español ha declarado que en el futuro, solo hablará de política con los partidos legales. Su partido fue declarado ilegal por no condenar la violencia. ¿Hasta donde están dispuestos a llegar para volver a la legalidad?

Otegi: "De entrada, quiero subrayar que es excepcional que en Europa un partido sea ilegal. La excusa invocada para ilegalizarnos es que nosotros no condenamos la lucha armada de ETA. El Sinn Féin hacía lo mismo en Irlanda, y Nelson Mandela también, mientras estaba en prisión. En realidad, la cuestión no es condenar los problemas o parte de los problemas".

"El tema es que un partido político debe, en primer lugar, resolver los conflictos de forma eficaz. Y nosotros, estamos preparados para la resolución. Pero en mi opinión, existe una paradoja, que recientemente ha sucedido en Europa. El Partido Popular no condenó el franquismo, y nadie ha ilegalizado al Partido Popular. Es pues, un partido que no ha condenado un régimen que pactó con Hitler, el Partido Popular, en este caso, es el que nos pide entrar en una dinámica de condena. Nosotros debemos estar en la legalidad, porque esta es la voluntad de nuestros ciudadanos y de nuestro pueblo".

Euronews: Territorio, el derecho a decidir del pueblo vasco, el futuro de los presos de ETA. ¿Cuáles son, para usted, los puntos no negociables?

Otegi: "Nosotros tenemos una línea roja, delimitada por la democracia, la libertad y la justicia. Nosotros pensamos que es necesario admitir, sin ningún dramatismo, que existe un país que se llama el País Vasco, reconocer lo mismo que es un país y que es una nación, pero no en un sentido estricto del término: nosotros reivindicamos una postura de izquierda, y afirmamos que somos una nación, sin dramatizar. También admitir que, para nosotros, no hay más que una simple lógica democrática: el respeto a las decisiones del pueblo vasco".

"Dicho de otra forma, es necesario llegar a este punto, como llegó Montenegro, como llegaron, Lituania, Letonia, Estonia, como sucedió en Europa, como pasará en Gibraltar; esto debe igualmente tener lugar en el País Vasco; es decir, que se debe respetar la voluntad del pueblo vasco".

Euronews: En lo que respecta al derecho a decidir, ¿piensa usted que el Gobierno español aceptará una consulta sobre la autodeterminación?

Otegi: "Nosotros confiamos que si. En efecto, nuestra esperanza no se reduce únicamente a la voluntad del Gobierno español. Está claro para nosotros que esta es la voluntad de la mayoría del pueblo vasco. Además, nosotros pensamos que se trata de la reivindicación de un principio democrático que tiene una base democrática sólida".

"Nosotros creemos realmente que el Gobierno español y el Gobierno francés, si son realmente democráticos, y además, en el caso de los españoles, si son realmente republicanos, deberían aceptar algo que para nosotros es una operación democrática simple: es necesario escuchar al pueblo vasco, y respetar lo que reivindique el pueblo
vasco".

"Es el caso de Montenegro, ¿por qué no en el País Vasco?, es el caso de Lituania, ¿por qué no aquí? Dicho de otra forma, nosotros, en tanto que europeos, y seguramente como estamos entre los pueblos más antiguos de Europa, exigimos igualdad de derechos respecto a estos otros europeos".

Euronews: Usted considera que una parte del País Vasco está en Francia, y pide al Estado francés su intervención en el proceso. Pero, París dice que "la cuestión de ETA es un tema escrictamente español". Así las cosas, ¿es realista solicitar a Francia su participación?

Otegi: "Más que realista, yo pienso que resulta absolutamente indispensable. En efecto, Francia mantiene su posición manifestando que la cuestión vasca es un problema que únicamente concierne a España. Me parece que ni ellos mismos se lo creen. Es una mentira absoluta, porque hay Vascos en el Estado francés, que además en este momento, están reclamando una institución propia, y un estatuto político que de al País Vasco francés un reconocimiento institucional".

"Estoy convencido de que si las cosas van avanzando en el País Vasco, en el Estado español, el Estado francés tendrá también que modificar su posición. Porque los vascos tienen un problema con los dos estados; en definitiva, el tema vasco es un problema europeo, y Europa también debe encontrar una solución".

Euronews: ¿Cree usted que ETA debería perdir perdón por el sufrimiento causado?

Otegi: "En mi opinión, cuando estas condiciones se plantean al inicio de un proceso, a menudo buscan la humillación del contrario, o intentan poner "palos en las ruedas". Seguramente, este tipo de gestos serán bienvenidos cuando el proceso avance, por parte de todos los partidos, pero pienso que plantearlos al principio, no pretenden más que obstaculizar el proceso".

"Si finalmente, como en Irlanda, llega un momento definitivo y un acuerdo final, estos gestos serán seguramente necesarios por ambas partes. Además, estoy convencido que entonces no serán un obstáculo, una vez que el proceso y el conflicto sean superados".

Euronews: Gracias

Otegi: "Gracias a usted".

.... ... .

Una Garzonada Musical

Mis felicitaciones y mejores deseos a la banda "Grande-Marlaska".

Lean esto:

Los miembros del grupo musical Garzón, una de las bandas revelación de la escena del pop independiente, recibieron el pasado martes 18 de julio una notificación de los representantes legales de Baltasar Garzón en la que se les insta a "cesar en los actos que constituyen una intromisión a la imagen" del juez de la Audiencia Nacional.

En el burofax enviado por el despacho de abogados Medina Cuadros se insta al grupo a que, antes de siete días, cambie el nombre de su página web (www.superjuez.com) y suprima tanto las fotografías del magistrado que aparecen en la misma como las alusiones que directa o indirectamente se refieren él. En caso contrario, "se iniciarán las pertinentes acciones judiciales".

El portavoz del grupo, que tocará hoy viernes en el Festival Internacional de Benicàssim, ha asegurado que se trata de un "terrible malentendido": "Cuando nos pusimos ese nombre sólo pretendíamos rendir un sentido homenaje a un prohombre que ha revalorizado conceptos denostados hoy día como ecuanimidad, progresismo y modestia". No obstante, pese a la total confianza del grupo en la justicia española -"que Garzón sea juez y tenga más abogados que OJ Simpson no quiere decir absolutamente nada"-, la banda ha decidido ir un paso más allá de las recomendaciones del magistrado: "Como dijo el caudillo tras la voladura de Carrero, no hay mal que por bien no venga. En realidad, hacía tiempo que nos habíamos dado cuenta de que no tenía sentido seguir llamándonos Garzón.

El objetivo del nombre era homenajear al juez más grande de España. Sin embargo, el tiempo, ese juez supremo que da y quita razones, ha dictado sentencia por nosotros. Todo lo que sube, baja. Hay que mirar hacia el futuro. Por tanto, desde hoy viernes 21 de julio, el grupo Garzón pasa a llamarse Grande-Marlaska".





.... ... .

lunes, 24 de julio de 2006

Los Vascos y el Tour del 2006

Gara publicó un recuento del desempeño de los vascos durante el Tour de France del 2006.

Helo aquí:

Los vascos han cumplido: trabajo y combatividad

El nivel medio ha sido notable: 8 de los 14 que han terminado, entre los 50 primeros

Bilbo

Por tercer año consecutivo, los ciclistas vascos se despiden del Tour con un rosco. En cualquier caso, el nivel medio exhibido por los nuestros ha sido notable, aunque no se haya visto reflejado en los resultados. De los 17 que comenzaron en Estrasburgo, todos, salvo Iban Mayo, Alberto Martínez y David López, llegaron ayer a París.

Zubeldia ha vuelto a ser el mejor en la general y prácticamente todas las escapadas han tenido apellido vasco. En cuanto combatividad y ganas más no se puede pedir.

Ese buen nivel medio se ve reflejado también en la clasificación general, con ocho de los 14 que han terminado entre los 50 primeros:a Zubeldia, noveno, le siguen Vila, 22º, Arrieta, 28º, Zandio, 33º, Camaño, 35º, Astarloza, 36º, Egoi, 42º, y Landaluze, 51º.

El Tour del Euskaltel-Euskadi ha estado marcado por la retirada de Mayo y el rendimiento regular de Zubeldia, lo que le ha llevado a terminar noveno y a mostrar el maillot naranja en todos los momentos decisivos de la carrera. Por tercer año consecutivo se van de vacío tras las victorias de Laiseka de 2001 en Luz Ardiden y de Mayo de 2003 en Alpe d’Huez.

Isasi, el ejemplo naranja

Pero sería muy injusto quedarse sólo con eso. Y es que la actitud y la combatividad mostrada por los otros siete corredores ha sido de diez. Todos se han involucrado en carrera, sobre todo, en las primeras dos semanas. El equipo se mostró en carrera hasta que las fuerzas les acompañaron.

Memorable es la carrera que ha desarrollado Isasi: ha cazado escapadas, ha trabajado para el equipo y en un esprint acabó tercero tras los inalcanzables Freire y Boonen. Landaluze también se ha dejado la piel y sólo un suspiro le apartó del triunfo camino de Gap. Lo mismo se puede decir de Unai Etxabarria, el corredor con más kilómetros en fuga en la primera semana. El resto, como mínimo, lo ha intentado y Aitor Hernández, Verdugo y López, además, han acumulado una experiencia que será muy importante en los próximos años.

Los kilómetros y los esfuerzos acumulados han pesado a los corredores de Gorospe en la última semana, y Zubeldia se ha encargado de asumir el protagonismo del equipo. El guipuzcoano ha estado con los mejores hasta el último ataque. Todos conocemos que no es un corredor explosivo y a su ritmo ha sabido meterse en el top ten, y supera así el 15º puesto del año pasado. Este año ha subido un peldaño, pero se ha quedado lejos del excelente quinto puesto que logró en 2003. El mismo ha reconocido que todavía le falta «una escalera» para llegar a aquel rendimiento. En cualquier caso, ha cogido confianza y se ha visto con los mejores, algo esencial para el futuro.

Arrieta, sobresaliente

Al margen de los corredores naranjas, el balance es idéntico: notable en la lucha y las ganas, aunque sin resultados. Un ejemplo para todos debe ser Arrieta. El corredor navarro del Ag2r ha realizado un Tour redondo: supo meterse en una escapada buena y se quedó a dos kilómetros de levantar los brazos ­el muro de Cauberg se lo impidió­ y en los Pirineos y los Alpes realizó una sensacional trabajo de equipo a favor de Dessel y Moreau, lo que le ha servido para finalizar 28º, el tercer mejor vasco en la general. Astarloza, por su parte, tenía muchas ilusiones puestas en la carrera puesto que se encontraba en su mejor momento, pero, enfermo, nada pudo hacer en los Pirineos y bastante arrojo tuvo para no bajarse de la bicicleta. Más recuperado, hizo buenas etapas en los Alpes.

Egoi Martínez ha sido de lo poquito que se ha salvado del Discovery Channel. Bruyneel tiene que estar contento con él. El de Etxarri Aranatz se ha involucrado en carrera y ha estado combativo, pero dos caídas han lastrado su rendimiento.

Trabajar para otros

Tras Zubeldia, Vila ha sido el mejor vasco, 22º. El de Lampre ha desarrollado un gran trabajo personal y colectivo que no se ha visto reflejado en resultados para el Lampre. En Alpe d’Huez realizó una etapa sensacional a favor de Cunego. Tras Giro y Tour, se ha ganado un merecido descanso.

Zandio y Txente han sido dos de los apoyos de la revelación Pereiro. El primero no ha sido tan protagonista como el año anterior, pero su labor en los Alpes ha sido encomiable. Txente, por su parte, no ha podido cazar ninguna escapada y, si Zandio trabajaba en la parte final de las etapas, él hacía el trabajo oscuro y que no se ve en los inicios de cada jornada.

Garate se intentó lucir el día en que Landis ganó el Tour. Al menos, lo intentó, después de tener que trabajar de lo lindo para Boonen en la primera semana y media. El flamenco no pudo recompensar el trabajo del guipuzcoano.

Por último, Alberto Martínez llegó con el depósito medio vacío al Tour y notó en exceso el alto ritmo de carrera. Ya había cumplido durante la temporada con el Agritubel y se retiró en su debut.

.... ... .

sábado, 22 de julio de 2006

Cronopiando : ¡Más Difícil Todavía!

Les presentamos el más reciente Cronopiando de Koldo Campos Sagaseta:

Cronopiando

¡Más difícil todavía!

Koldo Campos Sagaseta

Todavía deben andar por ahí, sin tirar a la basura (a la verde por supuesto) los periódicos que recogían la peregrina semejanza que la dirigente del Partido Popular San Gil hacía del encuentro entre el PSOE y BATASUNA con el de Franco y Hitler, cuando la inefable señora vuelve y plantea que con Franco teníamos paz.

De su primer ejercicio de síntesis comparativa me quedó la duda de quién sería Franco, si el PSOE o BATASUNA .

Si fue el PSOE que vino de Alemania a esperar a BATASUNA en un andén de Hendaya, o BATASUNA la que salió de Berlín a encontrarse con el PSOE.

Y por ello, ahora no sé, si añora la paz del PSOE o la paz de BATASUNA.

Lo que es innegable es que, esta señora, dispone de una increíble capacidad para superarse en el ejercicio de la única neurona de la que se le tienen sospechas, apenas rumores, y que cualquier límite que se le suponga puede rebasarlo con generosidad al otro día y mejorar la anterior estupidez.

Créanme, y no lo digo para disculparla sino para comprenderla, no es una hipócrita, es que es así de idiota.

.... ... .

Lo Que Calla Ibarretxe

Hace unos días les presentamos aquí una entrevista de Juan José Ibarretxe al medio informativo El Clarín de Argentina. En esa ocasión el lehendakari de la CAV hablaba de los derechos de los vascos y de como el gobierno de Madrid violenta los mismos. Pues bien, en esta nota aparecen preguntas que no creamos Ibarretxe vaya a querer contestar:

Una resolución que interpela a Ibarretxe

La resolución del Ararteko referente a la falta de colaboración del Departamento de Interior del Gobierno de Lakua en relación a una queja que interponen dos detenidos por la Ertzaintza denunciando torturas es un documento que conviene leer con detenimiento, puesto que tiene una gran carga de profundidad y varios extremos sobre los que convendría que reflexionaran aquellos que sostienen la actuación del Ejecutivo tripartito.

El Ararteko critica, por una parte, que la Consejería de Balza no abrió ninguna investigación interna después de comprobar que tres personas que denunciaron torturas habían implicado a una cuarta en un delito que era imposible que hubiera cometido. Por un caso similar, en el que cuatro personas se vieron falsamente implicadas en la muerte de un concejal de UPN tras una detención con denuncia de torturas, el Gobierno de Lakua exigió al CGPJ la inmediata apertura de una investigación y, tras afirmar que «alguien debe ser responsable» de lo ocurrido, señaló directamente al Gobierno del PP, por ser el «responsable de la investigación policial».

Pero más grave resulta aún la constatación de que sabiendo el Departamento de Interior que el acusado no podía estar implicado en los hechos, puesto que figuraba en un atestado por accidente de tráfico a la misma hora en un lugar distante, siguiera adelante con el caso. Y que además, luego, cuando la Audiencia Nacional española tuvo conocimiento de esa prueba fundamental, retrasara su envío, provocando que el imputado siguiera en prisión. Esta actuación da cuenta de una animadversión evidente contra estas personas y contrasta con la diligencia con la que la Ertzaintza remite a la Audiencia Nacional continuos informes sobre actividades de la izquierda abertzale. Cabe observar aquí una notable falta de imparcialidad del Departamento de Interior.

No son menores también otras críticas y quejas del Ararteko referentes a la falta de colaboración y a la remisión de datos incorrectos.

Con todo, esta denuncia no se detiene en el Departamento de Interior. La resolución del Ararteko supone, en buena medida, una interpelación directa al lehendakari, puesto que Juan José Ibarretxe conocía los datos fundamentales de este caso, porque las familias afectadas se han mostrado activas y constantes en su explicación. ¿Pueden dar lecciones de ética y de respeto a los derechos humanos quienes han detenido y contribuido a mantener en prisión a una persona sabiendo que era inocente? ¿Cómo se obtuvieron los falsos testimonios inculpatorios?


.... ... .

viernes, 21 de julio de 2006

Disfrutar La Comida

Este artículo nos llega cortesía de Vascos México, aunque no somos monárquicos creemos que el disfrute de los alimentos y sobre todo el disfrute de la buena compañía a la mesa es algo positivo así que aquí lo tienen:

Comer como reyes

El 'Slow Food' es un movimiento joven y en expansión en la Comunidad Autónoma Vasca, famosa por su gastronomía

Gazteiz. Todos hemos visto, ya sea en películas o en grabados o representaciones gráficas, esos inmensos banquetes del medievo en los que la mesa sostenía platos vistosos y adornados, fuentes repletas de viandas y copas llenas de vino que componían la comida de reyes, nobles y damas. Hoy en día esa estampa es sólo un recuerdo. Nuestras comidas son simples y copiosas y nuestras pequeñas mesas acogen por lo general dos únicos platos preparados con rapidez. Los avances en la industria de los alimentos y nuestro ritmo de vida han convertido el arte de cocinar y el placer de comer en una breve parada en el camino a la oficina o al colegio, y es aquí donde un movimiento nacido en Italia en 1986 alza su crítica al aire. Se trata del Slow Food (comida lenta ).

El Slow Food ensalza la relevancia del acto de comer acudiendo a su fondo cultural y reivindicando los usos y formas anteriores al imperio del Fast Food , del que es antagonista. Esto ha requerido un gran proceso documentativo en cada país afiliado, a la búsqueda de recetarios antiguos y en desuso y de platos e ingredientes que traer del pasado al puchero. Además, se relaciona con el ecologismo al abogar por los ingredientes naturales y defender especies animales que antes suponían un plato común, pero a día de hoy escasean. Por esto, Slow Food es un puente entre el agricultor y el consumidor que pasa por encima de los procesos industriales a los que se somete la comida antes de llegar a los comercios con su envoltura, etiqueta y código de barras.

implantación en el mundo

"Lo que comenzó como un grupo de amigos reuniéndose para disfrutar de las buenas comidas y vinos de Piamonte ha crecido hasta convertirse en una asociación internacional con miles de asociados", reza la Guía Slow Food en lo referente a la organización del movimiento, que en efecto pasó a ser en 1989 una asociación reconocida en todo el mundo. La Dirección Internacional se compone de un presidente, dos vicepresidentes designados por el presidente, un comité de presidencia de seis personas y un consejo internacional con representantes de cada país que cuente con un mínimo de 500 afiliados al movimiento.

En una escala más pequeña, diversos países cuentan con sus núcleos de dirección y organización locales, denominados Convivium, palabra del latín que significa fiesta, y que actualmente están sobre todo en EEUU, Japón, Italia, Suiza, Alemania, Francia y Reino Unido. El resto de países afiliados suman entre todos 200 Convivium distribuidos por Tazmania, China... e incluso la Comunidad Autónoma Vasca.

Para la consecución de sus ideales, esta organización internacional lanzó desde su comienzo varias campañas que actúan paralelamente. A continuación, están listadas las más relevantes.

Educación Escolar

Para que la gente recupere la apetencia por los platos clásicos antes que por las comidas rápidas, Slow Food ve necesario "educar el gusto" de la humanidad, y qué mejor punto de partida que los niños. Es por esto que en el Congreso Internacional de la asociación celebrado en 2003 se decidió que cada Convivium debía fundar un Jardín Escolar en donde se mostrara a los niños esta filosofía. Actualmente, existen Jardines en Suiza, Sudáfrica, China, EEUU y Reino Unido.

El arca del gusto. Como parte de su campaña por la defensa de la biodiversidad, Slow Food creó en 1996 el Arca del Gusto, en donde se catalogan y conservan especies de plantas, condimentos y sabores olvidados ya en el plano gastronómico, para promover su resurgimiento. Entre los 750 productos que actualmente contiene el arca podemos encontrar algunos del País Vasco, como la sal de las Salinas de Añana en Álava.

Los baluartes

El concepto de los Baluartes nació en 1999 como un subproyecto a pequeña escala derivado del Arca del Gusto. Con esta iniciativa se pretende asesorar a productores artesanales de alimentos y a agricultores para asegurar su presencia en el mercado y perpetuar así el comercio de sus productos. Aunque cada Baluarte trabaja de forma distinta al resto en función del producto alrededor del cual se ha organizado, el objetivo base de defender la biodiversidad mediante el buen comer los une y pone en común.

'terra madre'

Así se llama al encuentro Mundial anual celebrado en Turín por los afiliados al movimiento Slow Food . Este evento reúne a miles de productores y agricultores de más de 120 naciones. En esta reunión masiva se realizan talleres y coloquios y se comparten experiencias y métodos de producción ecológicos y artesanales de acuerdo con el espíritu del Slow Food .

Dada la amplia gama de alimentos por descubrir y promover, dejar la apertura del movimiento relegada a un solo evento sería quedarse corto. Los amantes del buen comer de todo el mundo acuden a otros muchos eventos como el Salone del Gusto , celebrado cada año par en Turín, y que constituye un enorme mercado de cereales, quesos, vinos y otros productos. Otros actos son los dedicados a alimentos específicos, como los lácteos, que tienen su celebración llamada Cheese , Le Forme del Latte (Queso, la forma de la leche ), o el pescado y el marisco, en Slow Fish .

'citta slow'

Se denomina así a las ciudades que se comprometen a seguir un estilo de vida pausado y sano, fiel al espíritu del movimiento. Actualmente, en el País Vasco encontramos algunas localidades con una gran base para convertirse en Citta Slow .

país vasco

La Comunidad Autónoma Vasca es conocida, entre otras muchas cosas, por su gastronomía, variada y de calidad. No es de extrañar pues que Álava, Vizcaya y Guipúzcoa se sumasen al Slow Food para defender sus platos e ingredientes más artesanos y típicos, como el euskal txerria o las ya mencionadas sales de Salinas de Añana. Así, el movimiento encontró en cada provincia un foco de desarrollo aún joven y no muy conocido entre los ciudadanos, pero en constante desarrollo.

Slow Food Guipúzcoa no solo es el primer foco de esta ideología en Euskadi desde 2004, sino que es el pionero de España. Cuenta con 43 miembros y apoya eventos y lugares de comercio naturales como los mercados de Ordizia y Tolosa. Slow Food Donostia ha constituido como Baluartes productos típicos y bien conocidos como son las alubias de Tolosa y el euskal txerri , el cerdo vasco, promoviendo la recuperación de esta especie autóctona.

Slow Food Vizcaya es, de las tres provincias que se han sumado al movimiento, la que más recientemente se ha hecho oficial, aunque el germen del Slow Food llevaba ya cuatro años incubándose en pequeños focos de actividad independiente que les llevó a intentar unificarse bajo el sello característico del caracol de Slow Food , pero no salió bien. Mariano Gómez, Director del Convivium Vizcaya , trabaja en el estudio y preservación de las razas autóctonas, y vio en el Slow Food un medio para su defensa muy atractivo y novedoso. Así, el pasado 5 de julio Slow Food Vizcaya se oficializó aprovechando la celebración del Sukalki Eguna y reuniendo a sus 20 miembros actuales. Su junta directiva incluye a dos personas de Mungia, donde más avanzada está la instauración de la mentalidad de laCitta Slow .

Por último, Slow Food Álava lleva vigente desde 2004 y suma 100 miembros, entre los que se cuentan gastrónomos, cocineros y demás especialistas del sector. Organizan uno o dos eventos a la semana entre los que se cuentan charlas, catas y comidas, como el banquete medieval celebrado el pasado sábado en el que se degustaron platos como humus de garbanzo y de berenjena o pinchitos de anguila, plato muy típico en tierras alavesas en la antigüedad, pero casi desaparecido hoy día por la destrucción del hábitat del pez anguiliforme. Entre sus planes para el futuro, se prevé colaborar en el Mercado Medieval que tiene lugar cada año en Vitoria y ampliar su número de socios. En este aspecto, Alberto López Ipiña relata cómo notan un creciente interés en el movimiento Slow Food que supera sus capacidades para admitir más miembros, dadas las dimensiones de su local.

.... ... .

jueves, 20 de julio de 2006

Reconocimiento

Esta nota ha sido publicada en Europa Press:

LAB pedirá mañana en Vitoria el acercamiento y el "reconocimiento de su condición de políticos a los presos vascos"

El sindicato LAB ha convocado para las doce del mediodía de mañana una concentración en la Plaza de la Virgen Blanca de Vitoria bajo el lema "Euskal Presoak Euskal Herrira", en la que reclamarán "el reconocimiento por parte del Gobierno de su condición de políticos a los presos vascos", así como el fin de la política de alejamiento y de dispersión, que supone "un doble castigo para los presos y para sus familiares".

Según informaron hoy en un comunicado, "ante la proximidad de días tan señalados como las vacaciones, el Día del Blusa y la fiestas de Vitoria", en la concentración de mañana exigirán también para los presos "el respeto a sus básicas condiciones de vida y de su propia condición humana, el respeto a su salud y a su propio desarrollo cultural e intelectual, a la vida familiar, social y afectiva".

Asimismo, solicitarán "la no discriminación de los presos vascos en cuanto a la aplicación de las medidas de redención, aplicación de la libertad condicional en los casos de cumplimiento de penas, libertad condicional para los presos con enfermedades graves y para los presos preventivos, y otras medidas que la propia ley permite que puedan beneficiar a las personas presas y que no les son aplicadas por su propia condición política".

Además, manifestaron su "solidaridad, tanto con las personas presas como con sus familiares", en un momento "esperanzador" en el que "la inmensa mayoría de los agentes políticos y sociales coinciden en la necesidad de abrir un proceso de dialogo para la búsqueda de soluciones democráticas".

En este sentido, consideraron "necesario" que "los gobiernos tomen medidas en cuanto a derechos humanos básicos (que afectan fundamentalmente a las personas presas) y derechos políticos elementales (asociación, reunión, manifestación, publicación de ideas, etc) y que hoy por hoy siguen en Euskal Herria conculcados".

.... ... .

miércoles, 19 de julio de 2006

Campeón Navarro de Segalaris

Este artículo nos llega vía Vascos México:

Mariñelarena, campeón de Navarra de siega

Elene Arrazola

Leitza. La imagen del año pasado se volvió a repetir: Jon Kanflanka y David Mariñelarena segaron lo más rápido posible un terreno demás de 1.000 metros, bajo un sol radiante que no impidió que centenares de personas se acercaran hasta la antigua estación de Leitza para disfrutar de una gran exhibición de este deporte.

El segalari de Lantz, campeón en 2005, volvió a superar a Kanflanka, pero la disputa estuvo muy reñida.

Los dos deportistas segaron un terreno de 1.040 metros cuadrados en un tiempo predeterminado de 45 minutos. Los metros estaban repartidos en 6 parcelas diferentes, de 185 metros, de manera que los competidores podían controlar cuánto les faltaba para terminar. Mientras tanto, sus respectivos compañeros fueron recogiendo la hierba segada y la pisaron en enormes pesos especiales para la labor. El que más kilos recogiera se proclamaría campeón.

La victoria fue clara. Mariñelarena consiguió cortar 1.581,5 kilos de hierba, mientras que Kanflanka segó 1.298 kilos, 320 más de lo que acumuló el año pasado.

El ganador del día dejó boquiabiertos a los espectadores, ya que necesitó algo menos del tiempo determinado para terminar de segar el terreno, y es que acabó el trabajo en un tiempo récord de 43,23 segundos, dos minutos menos de lo que concedía la Federación.

pocos 'segalaris'

El presentador de la final aprovechó la ocasión para recordar que Mariñelarena y Kanflanka son los dos únicos segalaris que compiten en Navarra. Desde su micrófono mostró la esperanza que tiene la Federación de que en un periodo breve de tiempo aumente esa cifra.

Los aficionados a la siega no tendrán que esperar mucho para disfrutar de otra exhibición deportiva como la del pasado domingo. El fin de semana que viene se disputará en la localidad vizcaína de Mañaria la semifinal de sega de Euskal Herria.

.... ... .

martes, 18 de julio de 2006

Próximo Centro de la Diáspora en Azkarate

Ya habíamos escuchado acerca de este proyecto en el 2005 durante el Jaialdi en Boise, esta información adicional nos llega gracias a EuskoSare:

El centro de la diáspora se instalará en Azkarate en 2008

Albergará entre otros,un centro de información y de investigación genealógica

Frank Dolosor

ALBERGUE, restaurante, centro de información y de investigación genealógica son sólo algunas de las funciones que cumplirá el futuro centro internacional de la diáspora que abrirá sus puertas en 2008 en el castillo ubicado en la localidad de Azkarate ( Nafarroa Beherea). Un proyecto largamente deseado por quienes trabajan para estrechar relaciones entre los vascos establecidos por todo el mundo y sus descendientes.

El proyecto inició ayer su andadura con la firma de un convenio que vincula al Ayuntamiento de Azkarate, propietario de la mansión, y a la sociedad de Estudios Vascos, Eusko Ikaskuntza que, a través de su sitio en Internet, EuskoSare.org, ha creado una comunidad virtual que amplia día a día la comunicación entre los vascos de todo el mundo. José Ignacio García Ramos, presidente de EuskoSare, destacó la importancia de contar por fin con un lugar donde las personas puedan entrar en contacto físico y donde los vascos nacidos en otro país tengan un punto de referencia a la hora de visitar y conocer Euskal Herria.

Una de las principales funciones del centro será albergar a las personas que se decidan a conocer la tierra de sus antepasados. De ahí la puesta en marcha no sólo de habitaciones donde pernoctar sino también de un restaurante. Asimismo, contará con un centro de investigación genealógica que abrirá las puertas a todo aquel que desee encontrar sus raíces. Un trabajo que vienen desarrollando desde hace años asociaciones como Euskal Argentina y que tienen en EuskoSare una herramienta fundamental de la mano del programa de reencuentro familiar.

Este verano, un grupo de jóvenes se instalarán en Azkarate para iniciar los trabajos de rehabilitación del castillo, adquirido hace un año por el ayuntamiento de la localidad ante el temor de que el edificio acabase convertido en un restaurante o un hotel. Estos voluntarios, con edades a partir de 17 años, trabajarán en dos turnos durante agosto y setiembre para desmontar las antiguas estancias e iniciar la remodelación de la mano de la asociación Concordia, responsable de trabajos internacionales de cooperación.

La mansión conocida como Castillo de Fargas, anteriormente de Larregoien, fue construida en pleno centro de Azkarate en el siglo XVIII y remodelada en los siglos XIX y XX. El edificio tiene una planta rectangular con dos torreones en los extremos con numerosas estancias, lo que la convierte en el escenario perfecto para un centro como el proyectado.

.... ... .

Mika Etchebehere

Antes que el Che Guevara una mujer argentina descendiente de vascos como él luchó en contra del fascismo. Este artículo al respecto nos llega vía correo electrónico:

A 70 AÑOS DEL INICIO DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA : LA EPOPEYA DE MIKA ETCHEBEHERE

Una argentina, única mujer al mando de tropas republicanas en la Guerra Civil Española

Nació en Santa Fe. Con su esposo, otro argentino, se unió a las filas revolucionarias. El murió en combate. Ella lideró y luchó junto a su propia columna. Vivió hasta los 90 años.

Juan Carlos Algañaraz / MADRID | CORRESPONSAL

La legendaria historia de la argentina Mika Etchebehere, la única mujer con mando de tropa en el Ejército republicano, comenzó hace setenta años con el inicio de la Guerra Civil Española. En la decisiva batalla por Madrid, en noviembre de 1936, la capitana Mika Etchebehere ocupa un sector del frente en la zona de Moncloa, al mando de la columna miliciana del POUM, un partido de orientación trotskista después perseguido con saña y destrozado por los comunistas.

Mika y sus compañeros se cubren de gloria. Mal armados, los soldados siguen el ejemplo de valor y convicción de su joven comandante y no retroceden pese a la lluvia de balas de ametralladora y de obuses así como constantes ataques de la infantería fascista. Se defienden con "granadas" caseras hechas con latas de conserva y dinamita.

En su libro "Mi guerra de España", en una excelente reedición de Alikornio Ediciones, Mika recuerda aquellos momentos: "La trinchera tira por descargas. En sus puestos avanzados, los dinamiteros apuntan a los morteros que el enemigo trata de acercar a nuestras líneas. Las bombas parten a una cadencia vertiginosa Ebrios de cigarros (con los que encienden las mechas), los dinamiteros se arriesgan demasiado, tiran a pecho descubierto, como discóbolos rabiosos. Las ametralladoras cantan, como dicen los milicianos, a ráfagas constantes".

"Emparedada" en una trinchera, una zanja empapada de olor a tierra podrida. Mika rehace a sus milicianos, los cuida con mimo, les busca café y comida caliente, sin descuidar ni un instante la solidez de su posición. Empieza un bombardeo feroz, interminable, las explosiones detonan cerca de la capitana, hieren y matan a algunos de sus compañeros. Hasta que un obús cae sobre la trinchera y la tierra podrida sepulta a Mika. Piensa: "Ni bala ni metralla, solamente tierra por todo, pegajosa, hedionda. Ningún grito es posible. Mi boca está en la tierra...sólo el pensamiento funciona, anda, estoy lúcida, demasiado, rechazo esta muerte nunca prevista, sucia, estúpida, infamante."

De pronto los compañeros encuentran sus piernas que sobresalen en un montículo humeante. Palas, manos desesperadas, gritos de "¡Mika!, ¡Mika!" y tiran, escarban, hasta que consiguen salvarla. Mika sangra por la boca, la nariz, los oídos. Le echan unos cubos de agua y bebe unos reconfortantes tragos de coñac. "¡A la camilla!, ¡Al médico" La capitana se enfurece. Se queda con los suyos, nada de retiradas aunque la abruma el enterarse que han muerto otros compañeros enterrados como ella. Semiderruida, la posición de la capitana se mantiene, y su nombre es una leyenda revolucionaria.

¿Quién es esta mujer extraordinaria, valiente y abnegada, a la que los campesinos que la acompañan le preguntan por qué ha venido de tan lejos a luchar por ellos? Mica Felman nace en Moisesville, Santa Fe, el 14 de marzo de 1902, hija de inmigrantes judíos rusos que huían de la persecución. (Seguimos los valiosos datos del profesor argentino Horacio Tarcus, cuyo trabajo prologa el libro de Mika).

"Su infancia transcurre entre los emigrados rusos, muchos de los cuales eran revolucionarios huidos de las cárceles siberianas", señala Tarcus. A los 18 años, Mica Felman se va a estudiar odontología a Buenos Aires. Ya tiene fuertes contactos con la izquierda y es en el grupo Insurrexit donde conoce al amor de su vida, Hipólito Etchebehere, nacido en 1900 en Sa Pareira, Santa Fe, hijo de vascos franceses.

La pareja viaja a la Patagonia para reunir dinero con el cual marchar a Europa para participar en los movimientos antifascista y antinazi. Madrid es el primer destino, en 1931, un hervidero revolucionario donde se acaba de proclamar la República. Luego, Berlín y París, donde en 1934 ya forman parte de un grupo trotskista.

"Hippo" está enfermo de tuberculosis pero sólo piensa en unirse a las actividades revolucionarias en España. La pareja tiene pasaporte francés y no encuentran problemas para entrar en España pocos días antes que, el 18 de julio de 1936, comience la Guerra Civil.

Se confunden con obreros, campesinos y revolucionarios. Encuentran el POUM, Partido Obrero de Unificación Marxista, afín a sus ideas revolucionarias de oposición al stalinismo. De inmediato, los milicianos encuentran en el argentino "Hippo" al comandante que necesitan. Al mando de Etchebehere, con Mica que se llama ahora Mika, marchan al frente con su Columna Motorizada.

Antes de un mes, una ametralladora mata a "Hippo". Desolada, Mika recibe su capote, su fusil y un pañuelo empapado en su sangre. Sigue peleando en Sigüenza, atrapada con sus compañeros en la catedral de la ciudad.

El dirigente anarco-sindicalista Cipriano Mera, jefe de una división republicana, hizo este elogio de Mika, cuya columna estaba integrada entre sus unidades. "Una mujer valiente y capaz, acaso demasiado madre con los milicianos a sus órdenes. Había dado ya pruebas de gran serenidad y decisión. Cercada con otros camaradas en Sigüenza, logró abrirse camino y escapar del enemigo."

La epopeya de Mika continúa hasta que sus propios milicianos deciden elegirla su capitana, la única mujer con mando de tropa en el Ejército republicano, a la que no sólo adoran y respetan sino que siguen hasta la muerte en todos los combates en que la argentina dirige a sus soldados.

Los episodios de la vida de Mika en la Guerra Civil, su relación apasionada con Hipólito, el drama de una comandante que no sabía leer mapas ni entendía nada de mando militar, el triunfo de una mujer que lidera con éxito a sus milicianos, están relatados magistralmente en el libro de Mika.

Y después, la derrota. Primero, los comunistas que siguiendo la política de Stalin se dedican a perseguir al POUM. Mika es detenida bajo la acusación de ser "desafecta a la República". Cipriano Mera, un héroe del movimiento libertario que fue el corazón de la revolución en España, la salva y consigue refugiarse en Madrid.

Mika no huye cuando los fascistas toman la ciudad. La detiene una patrulla y enseña su pasaporte francés que la salva. Se refugia en el Liceo Francés y luego sus amistades de París la rescatan. Vuelve a la Argentina y retoma sus viejas amistades, pero en 1946 viaja a París, donde libra sus últimas batallas en las barricadas de 1968 y, años después, en las manifestaciones contra los crímenes de la dictadura militar argentina. A los 90 años, un 7 de julio de 1992, muere la capitana Mika Etchebehere que todavía conservaba el capote y el pañuelo ensangrentado de su amado "Hippo". Un respeto.

.... ... .