lunes, 24 de abril de 2017

Construir Desde la Raíz

Muchos pidieron el fin de la actividad armada de ETA pero la amenaza de represión por parte del estado español sigue tan vigente como siempre, en este texto dado a conocer en Naiz nos invitan a proponer y comprometerse en nuevas vías para lograr la anhelada autodeterminación del pueblo vasco:


La organización política armada Euskadi ta Askatasuna, de la que se han escrito y escribirán numerosos libros, muchos de sensacionalismo populista policial con fines comerciales sino subvencionados, pero bastantes con suficiente rigor para entender su existencia, ha decidido que su misión y tiempo ya han finalizado. Y como todo entramado clandestino en una desigual confrontación bélica ha tenido sus errores.

Iñaki Uriarte | Arquitecto vasco

Es sabido que su nacimiento obedece a la inaplazable necesidad de sublevación social política ante una persistente dictadura militar española y la indiferencia del PNV que empezó siendo nacionalista y vasco. Y esa rebeldía colectiva tuvo también otras expresiones magistrales y admirables, casi coincidentes en el tiempo, en el ámbito cultural educativo con la creación de ikastolas y el resurgimiento de la auto estima en las artes musicales y plásticas, e incluso en el medio laboral social con las cooperativas.

Épica. Algunas acciones de la organización por su desarrollo, efecto, y resonancia tuvieron una enorme trascendencia y consenso popular en algún caso internacional, atentado contra Carrero Blanco (1973), el de Melitón Manzanas (1968) y la fuga de la cárcel de Segovia (1976) entre otros. Resulta cínico no reconocer nuestra admiración entonces.

Ética. En este episodio de acción armada parece difícil poder aludir a la ética, pero en evitación de represalias se omiten y están en la memoria colectiva. De lo que si puede hablarse es de antiética, apatía. Recordando los miles de individuos, medios de comunicación, periodistas-policías, asociaciones victimistas, memoriales, etc. que durante décadas se han lucrado con incalculables cantidades de dinero público negro para mantener el tono gubernamental de represión, tortura, muerte y falsedades y que deseaban continuase el conflicto y el sustento.

Son, en cambio, muchas las personalidades que desde diferentes nacionalidades y ámbitos, incluso el eclesiástico cuando los obispos actuaban como vascos, no ahora que parecen curas castrenses con despreciables declaraciones, han dedicado esfuerzos con discreción y riesgos evidentes en la búsqueda de resoluciones. Y cuando ya todo estaba dispuesto, el afán de protagonismo de un lehendakari prisionero, más bien auto entregado a pactos y partidos españoles PP Y PSOE, se ha evidenciado con la renuncia a acudir a un momento histórico sublime y esa cobardía ha condicionado a la presidenta de Nafarroa mucho más dispuesta.

Estética. Las apariciones últimas de la organización en su proceso de desarme unilateral han tenido una cuidada escenografía, tanto al anunciar «el cese definitivo de su actividad armada» (2011.10.20) con la conocida sobria foto de tres activistas encapuchados de blanco, sobre vestimenta y txapela negra, la mesa blanca, la ikurriña, la bandera de Nafarroa y la de Arrano Beltza. Impactante imagen ya utilizada anteriormente en la tregua de Lizarra (1998).

El siguiente acto (2014.02.21) fue una entrega simbólica de armas por dos miembros de la organización ante otros dos de la Comisión Internacional de Verificación (CIV) mostrada en un video difundido internacionalmente por la cadena británica BBC, presentado en Bilbao en el Hotel Carlton, lugar singular como sede provisional del Gobierno de Euzkadi durante el criminal golpe militar franquista.

Acaparaba el espacio como elemento central de la composición una copia del Guernica de Picasso en una evidente alusión al motivo donde se originó en 1937 el espíritu de la subversión, y a la universal proclamación pacifista con la que debe entenderse el postrero y profundo mensaje del mural.

Durante muchos años algunos pensamos que hubiese sido un síntoma de pacificación y de sensibilidad haber acordado en su tiempo, en las negociaciones secretas entre la organización y el gobierno español, el cese de la lucha armada a cambio de la entrega del cuadro al pueblo que padeció las consecuencias del único acto verdadero de terrorismo, los bombardeos de poblaciones civiles. Esta es la derrota cultural de Euskal Herria.

Incluso el cartel multilingüe que proclamaba el acto de Bakegileak en Baiona, (todos somos artesanos de la paz) una mano azul puede entenderse como una interpretación de la conocida Paloma de la Paz de Picasso, simplificada y girada que regresa, desciende, después de un largo vuelo audaz entendido como un periplo resuelto

Epílogo. Una vez más un ridículo, aborrecible e injustificado espectáculo policial intentó arruinar, la resolución armada del conflicto en Luhuso (2016.12.16) incluso con detenciones pero no pudo impedir que el destacado grupo de bienhechores sociales, de héroes populares constituidos como Bakegileak (Artisans de la Paix) con sufrimiento, voluntad y convicción organizaran el pasado 8 de abril Desgite Eguna, el Día del Desarme, la solemne entrega del armamento de la organización. En un lugar memorable de Baiona Ttipia, entre el Aturri y el Errobi poco antes de su fusión y junto al Gaztelu Berria se desarrolló una emociónate y trascendental ceremonia pacifista.

Como muy acertadamente declaró Patxi Zabaleta (2016.10.24), «ETA no ha ganado la guerra pero sí ganó la apuesta de la paz». Dando por finalizado el último conflicto armado en Europa. Un hecho culminante en la historia reciente de Euskal Herria, el período de acción armada concluye del mismo que se inició, con el pueblo vasco como artífice. Ahora solo falta la liberación de todos los prisioneros políticos vascos. Hay un dicho italiano que es muy oportuno: finire in belleza. Y la gran labor de estas admirables personas debería ser además de reconocida propuesta como candidatura al premio Nobel de la Paz.

Una nueva lucha armada, de razones sociales, es imprescindible ahora, la defensa a ultranza de la lengua, cultura e identidad vasca como estructuras hacia la independencia pero no emanadas de las instituciones que ya se ha visto con el euskera han cedido vergonzosamente a requerimientos de los menesterosos del PSE, sino a una persistente y contundente exigencia popular.

En Catalunya el procés es una consecuencia de una concienciación colectiva basada en la autoestima de un pueblo con su idiosincrasia ya desde hace décadas y la desobediencia ante la tiranía es un recurso. La construcción nacional sólo es posible desde la radicalidad, es decir desde las raíces, con una inflexible firmeza de planteamientos. Nuestro día llegará.






°

domingo, 23 de abril de 2017

Los Retoños del Roble

En la Ciudad de México existen dos retoños "oficiales" del Roble de Gernika. El más antiguo está situado en el Colegio de San Ignacio de Loyola, mejor conocido como Colegio de las Vizcaínas. El más reciente fue plantado en un camellón en la Colonia Polanco, a cierta distancia de la Eusko Etxea de la capital.

El 80 Aniversario del bombardeo a Gernika se acerca y los vascos de la diáspora valoran el vínculo que significan estos retoños con la tierra de la cual migraron ellos, sus padres, sus abuelos...

De eso nos habla esta nota publicada en Deia:


Para las decenas de Euskal Etxeas del mundo, los retoños representan mucho más de lo que se puede imaginar

A. Atxutegi

Carlos Urrutia sobrevivió al bombardeo de Gernika. Por eso, cuando emigró a Estados Unidos, se llevó consigo una bellota del Árbol y lo plantó en el jardín de su casa en San Francisco. Y no dudó en donarlo al Centro Cultural Vasco de San Francisco cuanto éste se inauguró en 1982. “Fue él mismo el que lo plantó. Es un honor contar con un retoño porque simboliza la persistencia del pueblo vasco, la dedicación a nuestra cultura y es una imagen visual de nuestro País Vasco”, reconoce Pierre Etcharren, miembro del Centro Cultural. Está rodeado por siete losas, una por cada territorio que conforma Euskal Herria y junto a el está aparcada una de las carretas en las que vivían aquellos primeros emigrantes vascos en el oeste americano. “Para muchos, fue su primera casa al llegar a Estados Unidos. Estos tres símbolos -el árbol, los nombres de los territorios y la carreta- cuentan la historia de los emigrantes vascos en Estados Unidos”, explica. “Supone un lazo de unión con nuestras raíces, nuestra casa”, añade Philipe Acheritogaray.

Para las decenas de Euskal Etxeas del mundo, los retoños representan mucho más de lo que podemos imaginar. “Nos llena de orgullo y emoción. Reafirma nuestro sentir vasco y nos compromete con su legado de símbolo de la paz universal, al que podremos admirar y acompañar en su crecimiento”, destaca Alejo Martín, presidente del centro vascoargentino Gure Txokoa, en Córdoba. Un roble que ya tenían en la plazoleta Gernika se les secó y, tras contactar con la Casa de Juntas, les enviaron otro retoño. “El lugar donde será plantado no está aún reacondicionado. Además, el árbol llegó en parada vegetativa y hubo que esperar a que salieran sus primeras hojas y se vaya haciendo más fuerte”, relata Martín. Pero no duda de que, cuando llegue, esa jornada será muy especial. “La comunidad vasca siempre mantuvo un hondo sentir por nuestro Roble”.

Tampoco han podido plantar todavía en la Euskal Brasildar Etxea de Sao Paulo el retoño que su socia Dunia Goitia recibió de manos de la presidenta de las Juntas Generales durante el Congreso Mundial de las Colectividades Vascas de 2015. “Solicitamos el retoño porque toda Casa Vasca debería tenerlo; es uno de los emblemas más queridos por todos los vascos”, aseguran desde Brasil. Mientras continúa su proceso de aclimatación en la Serra de Cantareira, confían en plantarlo en el Palacio de Atxieta - “vasco fundador de la ciudad de Sao Paulo, que aloja el Parlamento de la ciudad”- a finales de este verano. “Será un motivo de gran orgullo y satisfacción”.

Pero los retoño no solo echan raíces en las Euskal Etxeak; también municipios marcados por la violencia han querido plantar en su suelo este símbolo de la paz. Es el caso de La Garriga (Barcelona) que sufrió, como Gernika, bombardeos sobre la población civil. Lo plantaron en 2009, en el 70º aniversario de los ataques, frente a uno de los refugios antiaéreos convertido hoy en museo. “Para nosotros es un privilegio tener un retoño por el simbolismo que, por sí solo, tiene. Es referencia dentro de los espacios de memoria del pueblo”, se enorgullece Enric Costa, del área de Patrimonio del Ayuntamiento.





°

Savatinger Z... eta

Resulta que al intelectual orgánico franquista le hubiera gustado que el colaboracionista vasco-estadounidense Mark Bieter fuese el editorialista en jefe del New York Times pues resulta que no le ha gustado ni en lo más mínimo ni el estilo ni el contenido del comentario vertido por el prestigiado periódico estadounidense con respecto a la culminación del componente del desarme dentro del proceso de DDR de ETA.

Savater pone en duda con un "según" que la cultura y el euskera hayan estado bajo asedio durante los cuarenta años que el propio Francisco Franco estuvo al frente del régimen. Sería entonces bueno recordarle a Fernandito que ETA nace como un colectivo estudiantil des-ar-ma-do y que fue la fiereza con la que los reprimió la dictadura lo que les forzó primero a la clandestinidad y muchos años después a la decisión de recurrir a la resistencia armada,  misma a la que han renunciado desde hace más de un lustro mientras que la contraparte insiste en mantener su necia estrategia de negación de los derechos culturales, lingüísticos, civiles y políticos del pueblo al que, pardójicamente, Savater pertenece.

Acto seguido el "filósofo" se despacha con la obra maestra de la propaganda españolista: la llegada de la democracia, sí, esa democracia que rinde honores a los franquistas, desde los que defendieron el honor de la Una Bajo Dios en el Rif hasta los que abnegadamente merecen un "Cara al Sol" por haber asegurado la vivienda a miles de españoles de buena cepa.

Fernandito celebra la autonomía vasca y el gobierno del PNV, que si no fuese por cierto pacto exquisitamente democrático que criminalizó a los partidos de izquierda vasca y que incluyó un apretón de manos entre peperos y sociatas para aupar al falso ingeniero Francisco López a la poltrona de Ajuria Enea, hubiera sido felizmente ininterrumpido. Que si las transferencias están incompletas después de cuarenta celebrados años es lo de menos. Que si el PNV ha preferido pactar con los españolazos traicionando a los partidos soberanistas vascos, peccata minuta, joer.

Pero la cosa no queda ahí no, los neoyorkinos se atreven a calificar a ETA como organización armada, olvidando que a los españoles, tan orgullosos de su inclinación colonialista y genocida, les apetece más el término terrorista, ese que Hitler aplicara a los partisanos yugoslavos, mismos a los que persiguió ferozmente utilizando tácticas muy pero muy parecidas a las que Madrid ha implementado en la Zona Especial Norte.

¿Y la cereza del pastel? ¡Le molestaron las declaraciones de Obtusar durante el Aberri Eguna Fenicio!

Nada que agregar.

Aquí tienen el sesudo comentario de Savater engalanando las páginas de El País:


Una ciudadanía común que alberga todas las identidades: ¡eso es España! A ver si logra convencerles

Fernando Savater

Tras la festiva entrega etarra de armas en Bayona, euskoequivalente del “¡puños fuera!” del inolvidable Mazinger Z, se han producido efectos dispépticos imprevistos. El New York Times se despacha con un editorial según el cual los vascos, cuyas cultura y lengua fueron maltratadas por Franco, han luchado desde entonces con las armas por la independencia. El NYT no menciona los 40 años de democracia, la autonomía vasca y el casi ininterrumpido gobierno del PNV durante todo este tiempo: se limita a decir que los insurgentes tuvieron finalmente por fuerza mayor que deponer sus armas —nunca se los califica de terroristas—, pero advierte que si Madrid sigue empeñado en que la Constitución niega el derecho de secesión unilateral (¡un capricho madrileño!) y limita los derechos políticos del martirizado Otegi, las hostilidades pueden reanudarse. Y preocupado por lo mismo está Jonathan Powell, uno de nuestros “artesanos de la paz” con más trienios, que califica de “locura” la reacción hosca del Gobierno de Rajoy ante el desarme (por lo visto esperaba fuegos artificiales en La Moncloa) y recuerda a John Carlin una palabra española intraducible (según él) y olvidada: “crispación”. Sin vergüenza.

Tras el Aberri Eguna también hubo sorpresas. Ortuzar pide una cosoberanía como la propuesta a Gibraltar, que en el caso vasco supongo que sería hispano-francesa en vez de hispano-británica: pues no veo las ventajas sobre lo existente. Mejor estuvo Nagua Alba, líder vasca de Podemos, en un diálogo con Bernardo Atxaga sobre la idea de patria. Alba dijo que es la ciudadanía la que construye la patria, que debe ser “abierta”. Y añadió: “La patria es plural y diversa, no se limita a una identidad nacional sino que las incluye a todas”. ¡Bravo! Una ciudadanía común que alberga todas las identidades: ¡eso es España! A ver si logra convencerles...






°

Otro Franquista se Va de Rositas

Por medio de esta publicación en inSurGente nos hemos venido a enterar de la muerte de otro franquista que se va, evadiendo la ley, depositario de la más completa inmunidad ante sus crímenes hasta el último de los días.

No sabemos si Juan José Imbroda tuvo la oportunidad de desplazarse desde Melilla para el entierro, pero lo más seguro es que el cántico con el que se despidió a Utrera Molina le hubiera erizado la piel.

Así mismo, nos preguntamos si el político socialdemócrata mexicano Marcelo Ebrard, ese que en su calidad de regente de la Ciudad de México diera las llaves de la ciudad  al yerno del finado, Alberto Ruíz-Gallardón, ha tenido a bien enviar sus condolencias.

Vean ustedes:


Observen la foto donde aparece al propio ex alcalde de Madrid
.
.

Franquismo en el funeral del ministro franquista Utrera Molina

Muere el exministro franquista José Utrera Molina a los 91 años. El que fuera gobernador civil de Sevilla, Ciudad Real y Burgos, subsecretario de Trabajo y ministro de la Vivienda ha sido despedido con el 'Cara al Sol' por una multitud a la salida del féretro de la iglesia de San Miguel de Nerja.

A la salida del féretro de la iglesia de San Miguel de Nerja, un grupo de personas con ropa oscura se han situado a ambos lados de la puerta y al tiempo que alzaban los brazos han coreado la sintonía falangista. El féretro con los restos de Utrera Molina ha permanecido parcialmente fuera del coche fúnebre hasta que el grupo ha terminado de cantar, a lo que ha seguido un "Viva España".

Varios allegados, entre ellos su yerno, el exministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón, han portado el ataúd desde la iglesia en la que se ha celebrado la misa hasta el coche, para su posterior traslado al crematorio de Vélez-Málaga, donde será incinerado, han dicho fuentes del tanatorio.

Nombrado, en 1974, ministro Secretario General del Movimiento y vicepresidente del Gobierno, Utrera Molina fue antes gobernador civil de Sevilla, Ciudad Real y Burgos, subsecretario de Trabajo y ministro de la Vivienda.

Licenciado en Derecho y Graduado Social, ingresó de joven en las organizaciones juveniles falangistas, donde ocupó diferentes cargos. Tras ser gobernador civil de Ciudad Real y Burgos, en 1962 ocupó este cargo en la provincia de Sevilla durante siete años hasta que en 1969 fue nombrado subsecretario de Trabajo, y en junio de 1973, ministro de la Vivienda.

En enero de 1974 fue designado ministro Secretario General del Movimiento y vicepresidente del Gobierno. Tras la muerte de Franco, encabezó en junio de 1977 la lista de candidatos de Alianza Popular al Senado por la provincia de Málaga pero no obtuvo el escaño.

En mayo de 1989 la editorial Planeta publicó sus memorias, bajo el título, Sin cambiar de camisa a las que siguieron una nueva reedición revisada y aumentada, publicada en 2008, bajo el título, Sin cambiar de bandera.

Durante su presentación en Madrid, Utrera Molina elogió a su yerno Alberto Ruiz-Gallardón (entonces alcalde de la capital española) al que calificó de "político de raza".

En 2010, escribió un artículo para el diario ABC en que criticó la Ley de Memoria Histórica y el hecho de que retiraran monumentos franquistas de las calles.

Casado con Margarita Gómez Blanco, el matrimonio tuvo siete hijos: José Antonio, Margarita del Prado, María del Mar (casada con Alberto Ruiz-Gallardón), María Rocío de los Reyes, María Victoria, Luis Felipe y César.

En la carta publicada hoy por su hijo, en el citado blog, éste afirma: "Llegaste a la política para servir y empeñaste tu corazón, tu tiempo y tu energía en ayudar a los que más lo necesitaban. Jamás miraste el color de los demás y nos enseñaste que no hay que mirar el color de la bandera sino la medida del corazón".

Luis Felipe Utrera señala: "Podrán quitar tu nombre de las calles pero jamás la gratitud de tantos miles de familias a las que procuraste una vivienda digna, escuelas para sus hijos, y tantas y tantas cosas que no cabrían en un libro".






°

En Qué Barrio nos Tocó Vivir

En esta editorial de Naiz se pone sobre la mesa el estado de descomposición en el que se encuentran las dos metrópolis que anulan nuestros derechos civiles y políticos. Se nos invita a estudiar seriamente sus deficiencias para así plantear de nuestra parte soluciones que apliquen a nuestra realidad.

Aquí la tienen:


Esta semana ha condensado como pocas el grado de perversión corrupta y de decadencia estratégica que viven los estados español y francés. En Madrid se ha destapado una vez más la relación directa entre la corrupción institucionalizada, el Partido Popular y el tejido empresarial español. A estas alturas lo increíble no es la corrupción del PP, sino que esta no provoque más reacción en el sistema político que una serie de lamentos y aspavientos, ninguna decisión ni propuesta. En París, la última semana de campaña electoral ha expuesto todas las debilidades de la V República, desde las de valores hasta las económicas. Un país en estado de excepción que va camino de convertirse en una nueva normalidad, con la mayor parte de sus candidatos presidenciales envueltos en corruptelas entre obscenas y ridículas –pero muy significativas–, anclados a la nostalgia de un mundo que ya no es, que nunca va a volver a ser. Hoy el establishment europeo estará pendiente de una serie de carambolas para sostener una inercia que solo garantiza poder mantener durante un poco más de tiempo la farsa.

Partido Popular, ¿dónde está el límite?

¿Qué tendría que suceder para que el resto de fuerzas políticas del Estado español considerasen que el PP no tiene legitimidad para gobernar? ¿Por qué causa se pararía una negociación con ese partido? ¿Cuál debería ser el escándalo que estableciese definitivamente un cordón sanitario en torno a un partido tan corrupto, tan autoritario, tan negacionista y tan tramposo?

Evidentemente, sus impresionantes resultados electoral en una coyuntura objetivamente tan desfavorable para ellos obligan a medir las consecuencias de este tipo de posiciones. Si no se acierta a formular un mandato alternativo se puede reforzar la hegemonía retrógrada. Pero si no se hace ocurrirá lo mismo. Porque no hay un PP malo de la corrupción y otro bueno de los presupuestos, uno totalitario de las mayorías absolutas y otro dadivoso de las minorías parlamentarias, uno inerte de Mariano Rajoy y otro belicoso de Esperanza Aguirre. Si no son los recortes, la mala gestión, el desfalco, el desprecio por los derechos de las personas, el machismo, su odio a la memoria histórica, el clasismo, la xenofobia, el doping electoral, la falta de cultura democrática… ¿qué puede forzar un cambio político?

Solo desde las naciones sin estado se puede articular ese cambio y solo se puede realizar en clave de soberanía. Porque es aquí donde existen hegemonías sociales alternativas, con una cultura política democrática y de la socialdemocracia a la izquierda. Concertar con el PP es, además de irreal, dar la espalda a las mayorías sociales de Catalunya y Euskal Herria. En Catalunya esa mayoría es en parte reacción al PP. En el caso vasco, el PNV ha demostrado que es capaz de adaptarse a ese carril central, pero tiene más problemas para cambiarlo. Por eso le pesa tanto la negociación que sostiene con el PP.

Curling político con diana desenfocada

Resulta imposible prever qué candidatos al Elíseo pasarán la criba de hoy. Las campañas electorales actuales, con escándalos que pueden caducar en minutos o revivir a las semanas, con remontadas sorpresivas de candidatos desahuciados, se asemejan al juego del curling. Si no se acierta en el impulso y se cepilla el hielo demasiado, la piedra puede sobrepasar su objetivo y dejar el camino libre al contrincante. Intentar sacar de la pista a otro puede abrirle el paso a un tercero. Y no hay nadie que en estos momentos levante la piedra de la socialdemocracia europea, descalificada de antemano por sus errores y la mediocridad de sus líderes.

Puede haber sorpresas en el resultado de hoy, visto lo visto en Londres y Washington incluso en la segunda vuelta, pero la tendencia decadente del Estado francés no parece tener freno. La arrogancia jacobina se muestra incapaz de afrontar retos de las dimensiones del fin del modelo asistencial, la desigualdad rampante, la pluralidad sociocultural, la perdida de peso geopolítico…

Por contraste, llama la atención la vitalidad que caracteriza el momento político en Ipar Euskal Herria. El compromiso compartido con la resolución de las consecuencias del conflicto vasco –con el desarme y el acto de Baiona como punto de inflexión–, y la implementación de la Mancomunidad, han logrado romper una inercia empobrecedora gracias a alianzas y liderazgos compartidos. Muchos de sus protagonistas son representantes de esa República –con todas sus taras, fobias y filias, y en algunos casos con posiciones ideológicas muy conservadoras–, pero han demostrado instinto político y carácter. La fuerza del momento está en su naturaleza endógena, no subordinada a las dinámicas estatales. Esa es, quizás, su mayor lección para el conjunto del país.






°

Administración Acuartelada

Uno de los contensiosos a resolver dentro del llamado conflicto vasco es el de la cantidad de elementos de las fuerzas armadas que el estado español mantiene estacionados en el territorio de Hego Euskal Herria.

Baste leer este reportaje publicado por Gara para tener un panorama preciso de la estrategia implementada por Madrid en la Zona Especial Norte así como de los kafkianos resabios del franquismo:


En Nafarroa hay 84 bienes propiedad de la Administración General del Estado. Y de ellos 66 están vinculados a los ministerios de Defensa e Interior. Son algunas de las cifras más impactantes del listado de bienes que el Estado español tiene en la CAV y Nafarroa.

Beñat Zaldua

El 78,6% de los bienes propiedad de la Administración General del Estado (AGE) español en Nafarroa corresponden a instituciones ligadas de un modo u otro a las Fuerzas de Seguridad del Estado (FSE). Si la presencia de España tiene un color en el herrialde, ese es el verde de la Guardia Civil, que tiene 55 bienes en Nafarroa, más de la mitad de los 84 que totaliza la AGE. Así se desprende del informe entregado por el Gobierno español al senador de EH Bildu Jon Inarritu, que requirió el listado de bienes propiedad de la AGE en Hego Euskal Herria.

La Guardia Civil tiene de media, por tanto, más de una propiedad por cada cinco municipios navarros; una ratio por encima de la media, agravada por el hecho de que Nafarroa es una de las pocas comunidades autónomas, junto a la CAV y Catalunya, con policía propia. Entrando al detalle, según el listado proporcionado por la Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes, la Guardia Civil cuenta con 34 casas-cuartel, 14 cuarteles, un cuartel ruinoso y otra propiedad en Baztan (además de la casa-cuartel), dos terrenos para ampliar los cuarteles de Corella y Lizarra, varias plazas de garaje en la Jefatura Provincial de Tráfico, una garita en el puente internacional de Urdazubi y un «solar con destino a la construcción de una casa cuartel de la Guardia Civil» en Larraun.

Las propiedades de las FSE no acaban ahí, ya que hay que sumar las cinco de la Policía española (el complejo policial de Beloso, los cuarteles de Iruñea y Tutera, y las aduanas de Urdazubi y Luzaide). Por su parte, la Gerencia de Infraestructuras y Equipamientos de la Seguridad del Estado (GIESE) gestiona otros cuatro bienes en Bera y Baztan, mientras que Instituciones Penitenciarias tiene dos dotaciones: la cárcel y el centro de inserción social de Iruñea.

Las propiedades de las FSE en Nafarroa contrastan con la que tienen en el resto de Hego Euskal Herria, ya que en Araba «solo» tienen 26, en Gipuzkoa 27 y en Bizkaia 21. El contraste resulta aún mayor en cuanto a la Guardia Civil se refiere, ya que frente a los 55 bienes en Nafarroa, en Araba son 8, en Gipuzkoa 14 y en Bizkaia 11.

Un Patrimonio Sindical discutible

Una de las figuras jurídicas que más aparece en el listado de 22 páginas es el de Patrimonio Sindical Acumulado, ya que la AGE enumera un total de 47 propiedades en toda Hego Euskal Herria bajo este epígrafe legal. Merece la pena detenerse en ello, pues el apunte tiene miga y, sobre todo, historia. Al morir Franco, el sindicato vertical franquista se disolvió y su patrimonio –fruto del expolio de los sindicatos republicanos y de la acumulación de bienes lograda con las aportaciones obligatorias de trabajadores y empresarios al sindicato vertical– pasó a manos del Estado. Si bien parte del patrimonio histórico fue devuelto –física o económicamente–, la Administración General del Estado se quedó con la titularidad de buena parte del patrimonio acumulado por el sindicato vertical gracias a una ley aprobada en 1986, que contempla que estos bienes «se ceden en uso a las organizaciones sindicales y empresariales», según se lee en la web del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Choca que las organizaciones empresariales puedan disfrutar del Patrimonio Sindical Acumulado, pero así lo estableció esa ley, alegando que bajo el franquismo los empresarios también estaban obligados a hacer sus aportaciones al sindicato vertical. Así, aunque el informe no explicita el uso que se da a 20 de los locales, sí que consta que la CEOE ocupa uno de los edificios de la AGE en Araba, mientras que Adegi hace lo propio con unas instalaciones en Donostia y la Confederación de Empresarios de Navarra en Iruñea. Entre los sindicatos, UGT tiene la cesión de cuatro locales, CCOO de tres, ELA ocupa dos y, finalmente, LAB uno.

Pero lo que más llama la atención es que la mayoría de inmuebles inscritos como Patrimonio Sindical Acumulado son explotados por la propia AGE, a través de diversos ministerios. El de Empleo y Seguridad Social es el que más partido saca al patrimonio sindical, ya que utiliza al menos nueve locales para oficinas del Servicio de Empleo, entre otros. Las otras siete, sin que la documentación aportada por el Ejecutivo arroje explicación ninguna, están situadas en Bilbo y son utilizadas como oficinas de Extranjería de la Subdelegación del Gobierno español.

Campos en Araba, trasteros en Ermua

El informe entregado a petición del senador Inarritu también deja un reguero de datos curiosos sobre los que no se añade información alguna, como son las decenas de fincas rústicas y terrenos en polígonos que el Estado tiene en propiedad en Araba, las múltiples viviendas que el Ministerio de Justicia tiene en capitales como Gasteiz, Donostia y Bilbo para personal de la Administración de la Justicia, o los 24 trasteros que el Estado español tiene en Ermua.

En resumen, el informe es una fotografía superficial de la presencia patrimonial del Estado español en Hego Euskal Herria, y sirve para poner negro sobre blanco realidades a veces olvidadas como la omnipresencia de la Guardia Civil en Nafarroa, si bien la información resulta muy limitada, de modo que resulta imposible conocer el origen de los bienes de la AGE. No está de más recordar al respecto que, por ejemplo, el cuartel de la Guardia Civil en Leitza –que no es propiedad del Estado, sino de la Diputación foral– fue una donación hecha con la condición de que el edificio fuese utilizado para actividades de carácter social y cultural.

Una casa de la Guardia Civil en Bilbo, descrita como «Vivienda Jefe Dirección General de Tráfico»

Hace menos de un mes, un pequeño escándalo ocupó brevemente cabeceras y noticiarios: al director de la Dirección General de Tráfico, Gregorio Serrano, le fue adjudicada una vivienda propiedad de la Guardia Civil en Madrid como residencia. Una casa en la que Serrano proyectó además una reforma por valor de 50.000 euros. El escándalo salió rápidamente a la luz pública y Serrano tuvo que comparecer ante los medios para asegurar: «A mí nadie me ha adjudicado nada por la cara. Yo no he ocupado nada por la cara»

La documentación recientemente entregada por el Gobierno a Inarritu, sin embargo, da a entender que es una práctica más extendida de lo que se creía, ya que entre los bienes que la Guardia Civil tiene en Bilbo consta también una propiedad descrita como «Vivienda Jefe DGT».






°

Sanjurjo y los Pretextos Imbeciloides

No lo dejó cuajar, decían las abuelitas.

Como ya les habíamos comentado, lo de la cristiana sepultura a los restos del genocida fascista José Sanjurjo realmente apesta y ante la exigencia de esclarecer las circunstancias debemos estar preparados para una andanada de respuestas infantiloides, como la del pepero Juan José Imbroda, que de seguro llenó de orgullo a José Antonio Sánchez, el apologista del colonialismo español

Se necesita ser o muy cínico o muy estúpido para justificar la asistencia al entierro de un franquista con lo que el entonces decadente imperialismo español hizo en el Rif.

Les invitamos pues a leer esta nota publicada en Naiz:


El presidente de Melillla, Juan José Imbroda (PP), ha señalado que acudió al entierro del general franquista José Sanjurjo en el panteón de Melilla «porque ha sido uno de los militares que defendieron a Melilla en la guerra de 1921», y que ««algunos quieren ganar la guerra ahora, 81 año después».

En rueda de prensa, Juan José Imbroda, presidente de Melilla, ha rechazado las críticas por su presencia al sepelio que se realizó de forma «íntima y privada» el pasado 23 de marzo en el Panteón Militar de Regulares 2, en el Cementerio de Melilla, con la presencia del actual comandante general de Melilla y una comisión militar formada por coroneles de las unidades radicadas en la ciudad, así como familiares del general Sanjurjo, que fueron los que pidieran que se enterraran los restos del militar en el panteón después de que el Ayuntamiento de Iruñea, decidiera la inhumación de los restos de Sanjurjo y otros militares, como el general Mola, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica.

Imbroda ha manifestado que acudirá a todos los entierros de personas que «hayan luchado por defender la españolidad de Melilla», como es el caso del general de Sanjurjo, cuando en 1921 desembarcó en Alhucemas en el transcurso de la guerra del Rif,

El también senador del PP ha defendido sus «convicciones democráticas», tras las acusaciones de Podemos, y ha subrayado que el hecho de asistir al entierro del general Sanjurjo, que tomó parte en los golpes de Estado del 1932 y 1936, no es óbice para condenar la dictadura de Franco. «No he sido franquista nunca», ha afirmado Imbroda.

Imbroda ha defendido la historia «guste o no guste», y ha criticado que «algunos quieren ganar la guerra ahora, 81 año después, y volver al 17 de julio de 1936».

El presidente de Melilla ha señalado que el comandante general de Melilla, Fernando Gutérrez de Otazu, fue quien le comunicó que se iba producir el entierro y él decidió asistir porque el general Sanjurjo defendió Melilla: «Sin las acciones como las suyas, ahora no ondearía la bandera de España en Melilla ni estaría yo aquí», ha subrayado.





°

sábado, 22 de abril de 2017

Saque de Honor

La joven promesa del golf Jon Rahm, de la famosa águila, da a conocer su sueño... y tiene que ver con un balón y una catedral.

Les compartimos esta nota publicada en El Desmarque:


Jon Rahm, athleticzale hasta la médula, opinió sobre el saque de honor que hará Sergio García en el partido de fútbol entre Real Madrid y Barcelona y ha declarado que si le pasara a él en San Mamés no sabe si habría algo mejor a lo que podría aspirar.

"Si hiciese un saque de honor en San Mamés no sé si habría algo mejor a lo que podría aspirar. Espero que no me lo pidan hasta que gane un 'grande', porque no es ninguna broma ganarlo. Esperemos que sea más pronto que después, aunque por ahora solo he jugado tres 'grandes' en mi vida. Me queda mucho por aprender, espero que pase pronto y si no con que pase me conformo", ha declarado.

Rahm se ha mostrado ambicioso en su discurso y ha asegurado que jugadores como Sergio García son una referencia a seguir para intentar llegar a ganar algún día un torneo "grande". "Si tuviese una carrera como la que ha tenido Sergio estaría satisfecho. Es uno de mis grandes ídolos y ha cerrado muchas bocas. Ser numero uno algún día es lo que me motiva. El hecho de pensar en ponerme la chaqueta verde o ganar el US Open es algo que me motiva día a día. Me auto-motivo fácilmente porque me gusta ir al campo entregado a lo que voy a hacer", ha apuntado.

El golfista de Barrika, que está en su primer año en el circuito profesional, ha dicho ser "muy optimista y aspirar a cotas muy altas" en su carrera deportiva. "Me veo bien, me veo cómodo y me veo con posibilidades este año de ganar algún torneo y seguir jugando torneos grandes. Mi calendario lo decido yo y ahora todo depende de mi lo que quiera o no quiera. Me dejo aconsejar por los que más saben, pero lo decido yo", ha apuntado.

"Voy a limitar el número de torneos que juego. Ahora estoy jugando menos que otros, pero sí voy a estar en los campos que más me llaman la atención. Quiero llegar a final de año a torneos importantes descansado", ha confesado el deportista en una videoconferencia desde Arizona celebrada en Ifema en el marco de la feria Unigolf.

Rahm ha ganado en su primer año dentro de la PGA el Farmers Insurance Open y ha cuajado una buena actuación en su primer Major de la temporada, con una destaca escalada en las diferentes clasificaciones mundiales, European Tour y Fedex Cup.






°

El Neoliberalismo Digitalizado de Macron

Cuando decimos que vemos con nuestra sana gota de suspicacia lo que está sucediendo en el estado francés con respecto al conflicto vasco en general y al tema de los presos políticos en particular, es porque tomamos en cuenta el negro historial de París en asuntos como estos, y claro, no podemos sustraernos al pragmatismo de la realpolitik, tal como nos alerta tanto Abdullah Öcalan en su más reciente libro como el Sub Galeano en su reciente aparición ante los medios alternativos de comunicación... y lo que denuncia este reportaje publicado en La Marea:


Los planes del candidato francés están lejos de establecer un sistema social que afronte los riesgos derivados de la modernidad, sino de otorgarles un espacio digital privatizado dentro del cual los ciudadanos puedan asumir y afrontar dichos riesgos

Ekaitz Cancela

No existe candidato que represente de forma más apropiada el intento por redefinir el ideal del capitalismo en el siglo XXI como Emmanuel Macron. Pintado como el único garante del progreso, tiñe de nuevo un liberalismo frente al cual se enmohecen las armas forjadas para luchar contra el antiguo. También responde al objetivo de superar la resistencia al neoliberalismo, asociado ahora a los partidos de izquierda y derecha tradicionales. Extraer de la sociedad la idea de que esa ideología tallada durante décadas debe corregir los efectos destructivos que ha tenido el mercado: tal es el milagro Macron. Es una “revolución pacífica”, explicaba su portavoz Laurence Haïm modernizando el concepto de “revolución pasiva” de Gramsci, que llega en un momento en el que a la incapacidad para reordenar el mapa liberal se suma la explosión digital. La nación francesa parece volver a marchar a la vanguardia de su tiempo bajo la curiosa dicotomía presentada por las élites mediáticas e intelectuales: el nuevo fascismo del Frente Nacional o ese joven heraldo de un capitalismo renovado. Léase, digitalizado. “Emmanuel Macron o Marine Le Pen, elijan”.

En un tiempo en el que el temor a la robotización planea sobre nuestras cabezas, los algoritmos y la inteligencia artificial comienzan a reemplazar la decisión individual, Emmanuel Macron idealiza la automatización en la gestión política. Es un “autómata, un robot construido en un laboratorio para que parezca un ser humano agradable”, ha apuntado Suzi Weissman. Pero algo no pinta bien. Y ese algo es el inconformismo con la dialéctica del “sentido común” con el que trata de venderlo el establishment europeo. No es de extrañar entonces que Weissman también expresara que el candidato francés le recuerde a Tony Blair. Recientemente, el exprimer ministro británico resumió en el New York Times la nueva agenda que el centro político tendría a bien implementar: “Debe haber una alianza entre los que impulsan la revolución tecnológica, tanto en Silicon Valley como en otros lugares, y los responsables de las políticas gubernamentales”. No obstante, si el ideólogo de la Tercera Vía quiso decir que ser progresista hoy supone dejar el control de progreso en manos de las fuerzas tecnológica, Macron se adelantó al intento por digitalizar el thatcherismo hace ya varios años.

En la primavera de 2014, tras dejar su trabajo como asesor económico del presidente François Hollande, el exbanquero viajó a Silicon Valley con la intención de establecer su propia startup tecnológica, lo que le granjeó ser definido como “el Uber de la política europea” por Michael Gove. Después, ya convertido en ministro de Economía, Industria y Digital, propuso la Ley de Nuevas Oportunidades Económicas (NOÈ), una suerte de flexibilización digital del mercado laboral para ensalzar aún más la figura del emprendedor. “El emprendimiento encarnado por la tecnología francesa es parte de la solución a la crisis de nuestra sociedad”, declaró. Se trataba de incorporar en el marco jurídico lo que Pierre Dardot y Christian Laval definieron en términos foucaltinos como la “gubernamentalidad emprendedora”. Así, el discurso neoliberal de Macron no se articula con un llamamiento al mercado sino que, con la excusa del mundo digital, trata de convertir la actividad estatal en la continuación de un autogobierno en el que los ciudadanos se comportan cual empresarios. Como lo expresaron ambos autores, el modo de gobierno específico en esta forma de entender el neoliberalismo “promueve la empresa al rango de modelo de subjetivación: todo el mundo es manejado como una compañía y es diseñado como capital para dar un fruto”.

Según señala una información de L’Expansion, para promocionar aquella legislación, el entonces cargo público realizó un maratón por Palo Alto en la que mantuvo encuentros, entre otros, con Astro Teller, director de Google X (rama semisecreta de la multinacional que se ocupa de los proyectos más futuristas), o el CEO de Apple, Tim Cook -con quien no trató el delicado tema de su ingeniería fiscal-. Tampoco es casualidad que se reuniera con Paul Duan, un emprendedor que utiliza los datos para resolver los problemas de la sociedad y que afirmó poder reducir el desempleo en Francia en un 10% gracias a un algoritmo de “matching profesional”. Si el intelectual bielorruso Evgeny Morozov denunció en La locura del solucionismo tecnológico (Clave Intelectual, 2015) ese pensamiento mágico que trata de resolver todos los problemas del mundo con el uso de la tecnología o la mediación algorítmica, Morozov ofrece en un libro que se publicara en otoño la teoría de un “capitalismo del click” fundamentado por el “extractivismo de datos”: el intento de Silicon Valley por recoger toda nuestra información para ofrecer después a las instituciones respuestas a funciones que corresponden a las políticas públicas. Ambas ideas parecer encajar con el pensamiento del candidato de En Marche!
Libertad, igualdad, fraternidad… e innovación

Pese a que aquella ley fuera denegada finalmente por el Elíseo, como aspirante no ha dejado pasar algunas oportunidades para reiterar sus intenciones. Cuando Donald Trump firmó su polémica orden ejecutiva sobre migración, el candidato francés se solidarizó con los emprendedores asentados en California. “Quiero que todos aquellos que representan la innovación y la excelencia en Estados Unidos escuchen lo que les decimos: desde el próximo mayo, tendréis la puerta abierta de Francia”, dijo. En este sentido, el filósofo francés Éric Sadin ha sido quien mejor ha sabido entrever lo que trasciende a las ideas del más que posible futuro presidente de la República. En un ensayo reciente publicado y editado en francés expone lo que define como “la siliconización del mundo”, la inevitable convicción de que el modelo de Silicon Valley representa el horizonte insuperable de nuestro tiempo. “Se trata de adornar un nuevo tipo de capitalismo con virtudes igualitarias en el que todo emprendedor tiene la capacidad de conectarse y florecer,” explica Sadin. “Pero, en realidad, es un modelo de civilización basado en la mercantilización completa de la vida y la organización de la sociedad automatizada mediante la fibra de alta velocidad”.

Insistiendo en el propósito de Macron -autodefinido como “un europeo generoso e innovador”- por empujar de forma más consistente reformas neoliberales camufladas bajo el tinte de lo novedoso y el aspecto aparente de “lo abierto”, conviene hacer mención a lo que Sadin llama la “razón digital”. “Lo que fortalece tanto el poder como la legitimidad del tecnopoder contemporáneo es ante todo el dogma de la innovación, entendida como la condición primordial para garantizar la viabilidad presente y futura de las sociedades”, señalaba en un libro titulado La vía algorítmica. No obstante, ese liberalisme numérique (liberalismo digital) que profesa Macron se aleja bastante de la herencia ilustrada. “Una sociedad que carece de la fuerza para reflexionar sobre el camino hacia el que tiende; la sumisión completa del individuo a las leyes de la estructura del mercado, a través de una técnica de domino que se arrastra digitalmente por todas las partes de su mente, habría renunciado a expresar su poder político”.

Como si fuera la viva imagen de las teorías denunciadas por Morozov y Sadin, el programa de Macron presenta soluciones semejantes para afrontar los cambios del nuevo siglo. “Lo digital no es una industria: es una transformación profunda de la forma de producir, consumir, aprender, trabajar; de vivir con sencillez,” reza su propuesta para digitalizar la organización social francesa, incluidos los servicios públicos. Sus planteamientos ofrecen pocos visos para creer que revertirá la estructura de privatización de los últimos años, pero sí para pensar que la retorcerá cediendo los datos de los ciudadanos para lo que espera sean “los nuevos titanes tecnológicos franceses”, como ya ha sucedido con el partenariado firmado entre el Servicio Nacional de Salud británico y Google DeepMind.

En suma, los planes de Macron están lejos de establecer un sistema social que afronte los riesgos derivados de la modernidad, sino de otorgarles un espacio digital privatizado dentro del cual los ciudadanos puedan asumir y afrontar dichos riesgos. Y una vez “liberada la innovación” de sus grilletes, quien no triunfe no merecerá ser sostenido por el Estado. Así lo captó el corresponsal Rafael Poch durante un mitin reciente: “Hay que liberar las energías, dejar de proteger a los que no pueden y no tendrán éxito”, dijo Macron. Que este “manifiesto producto del marketing del establishment para hacer pasar continuidad por ruptura triunfe, sería algo sin precedentes en la historia de este país”, observaba Poch. También que, por primera vez, la teología de Silicon Valley para la transición hacia un neoliberalismo digital pueda calar con tanta fuerza en una jefatura de Estado europea.





°

Lo de Sanjurjo Apesta

Ha pasado casi un mes desde que Madrid pisoteara su propia Ley de la Memoria Histórica, mostrando al mundo que el legajo en cuestión es letra muerta, pero la verdad ha logrado penetrar el muro de silencio y hoy sabemos que el régimen borbónico franquista ha enterrado en Melilla los restos de José Sanjurjo expulsados de Iruñea.

Lo que no está tan muerto es el régimen del 36 que, como el monstruo de Viktor Frankenstein, es mantenido vivo por sus herederos en cada una de sus acciones, en cada una de sus omisiones. Es un monstruo que demanda sangre, que demanda represión, que demanda hacer mofa de sus víctimas.

Vaya, que ellos para burlarse no necesitan Twitter, tienen a las mismísimas instituciones del estado para hacerlo.

Aquí una nota de inSurGente sobre el tema:


El cuerpo del militar golpista fue trasladado desde la base de Colmenar Viejo (Madrid) hasta Melilla a bordo de un helicóptero del Ejército de Tierra. Sus restos fueron exhumados en noviembre de la cripta del Monumento a los Caídos de Pamplona en aplicación de la Ley de Memoria Histórica de Navarra.

El Ejército de Tierra, a través de la Comandancia General de Melilla, admitió ayer que el general José Sanjurjo, exhumado del cementerio de Pamplona por decisión del Ayuntamiento navarro gobernado por Bildu, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica, por su doble participación en golpes de Estado contra la República en los años 1932 y 1936, ha sido enterrado en el Panteón Militar de Melilla atendiendo su condición de ex Comandante General de Melilla y a petición de su familia. El entierro tuvo lugar el 23 de marzo y “no fue secreto” -se hizo a las 13.00 horas con toda los mandos asistentes uniformados- aunque sí “íntimo y privado”. La Comandancia, en un comunicado, ha subrayado que “no hubo honores militares, no formó ninguna unidad ni piquete”, como tampoco hubo durante el acto “ningún guión (bandera) ni cornetín”. “Atendiendo a que fue comandante general de Melilla, estuvo al mando de fuerzas de Regulares y estaba en posesión de dos cruces Laureadas de San Fernando (1914 y 1926), se autorizó que el entierro se celebrase en el cementerio municipal de Melilla”, añade el Comunicado.

La portavoz de EH Bildu en el Congreso, Marian Beitialarrangoitia, ha solicitado la comparecencia de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, para que explique la participación de autoridades militares en el entierro del general franquista.





°